2014 – SIN PROTOCOLO entre empresas y con deuda externa…

 

2014 – SIN PROTOCOLO entre empresas y con deuda externa…… 1

Senderos sinuosos…… 1

HOMBRES y HECHOS…… 3

YAMAHA – EJEMPLO de DESARROLLO…… 3

RELATO de la presidente Fernández de Kirchner…… 4

Estado del ESTADO al asumir el Presidente Mauricio Macri…… 9

 

2014 – SIN PROTOCOLO entre empresas y con deuda externa…

 

Entre los argentinos tiempo de continuas confrontaciones verbales expresadas mediante el casi diario uso de la cadena de radio y televisión por la presidente de la Nación Cristina Elisabet Fernández Wilhelm de Kirchner quien desde la muerte de su esposo Néstor Carlos Kirchner Ostoic (27-10-2010 siendo diputado nacional y secretario del Parlasur), es la firme conductora del Frente para la Victoria que el núcleo familiar constituyó en la provincia de Santa Cruz como herramienta política para competir en sucesivas elecciones en aquel despoblado territorio; desde mediados de la década del ‘90 con apoyo de sectores de diversos partidos políticos ampliado para poder concretar el imaginado proyecto de inclusión social que en los hechos favoreció principalmente a quienes habían sido sus aliados desde la intendencia de Néstor Kirchner (1987-1991), durante las sucesivas gobernaciones…

Su esposa Cristina como legisladora provincial, luego senadora por Santa Cruz y diputada nacional, primera dama 2003-2007, senadora por la provincia de Buenos Aires… Designados familiares en diversas áreas: la maestra Alicia Catalina Antonia Kirchner Ostoic ex esposa del tesonero operador Armando Bombón Mercado 1943-2013), fue ministra de Desarrollo Social desde el comienzo de la presidencia de su hermano hasta la finalización del segundo mandato de su cuñada y mientras tanto, sus hijas Natalia y Romina desempeñando hasta la actualidad importantes funciones en sedes santacruceñas.

…………………………………………………………………………………….

Senderos sinuosos…

Largo ha sido el camino hacia la libertad e independencia iniciado el 25 de Mayo de 1810 cuando en el Cabildo de Buenos Aires eligieron al Coronel Cornelio Saavedra para presidir la primera Junta de gobierno necesariamente ampliada con representantes de las restantes de las provincias como primeros ensayos de formas de gobierno, fracasada Junta Grande seguida por dos Triunviratos y después los Directorios… Tiempo de caudillaje y de luchas regionales entre quienes apoyaban el centralismo bonaerense con el control de la aduana y relaciones exteriores y quienes imaginaban una república federal… Intolerancia e intransigencia fue la causa de la creación del Estado de Buenos Aires separado de la provincias que lograron sancionar la Constitución de la Confederación Argentina  el 1º de Mayo de 1853 en el Cabildo de Santa Fe de la Vera Cruz, promulgada el 25 por el entrerriano Gral. Justo José de Urquiza y después de años de sangrientas luchas, considerada por las autoridades del Estado de Buenos Aires hasta que lograron que se incorporara el reconocimiento de la capital federal en esa ciudad-puerto que sigue siendo como un imán que atrae a migrantes de la mayoría de las provincias no sólo dedicados a la política, lamentablemente hacinados en Villas situadas cerca de estaciones ferroviarias y debajo de autopistas sin los mínimos servicios de cloacas y agua potable.

En ese contexto histórico y después de la última reforma constitucional de 1994 durante la presidencia del doctor Carlos Saul Menem (Partido Justicialista)  tras un acuerdo expresado en el Núcleo de Coincidencias Básicas con el anterior Raúl Ricardo Alfonsín (Unión Cívica Radical), fue autorizada la reelección presidencial en sólo un período consecutivo. Tras la reelección del doctor Menem (1995-1999), fue la platense Cristina Fernández de Kirchner –quien encontró su lugar en el mundo en El Calafate-, quien también su reelecta con mandato hasta el 10 de diciembre de 2015.

No ha sido por casualidad que en la litoraleña Cofradía de los Duendes, la anciana ciudadana que colaboró en el empadronamiento promovido desde las unidades básicas tras la sanción de la Ley Nº 13.010/23-09-1947 y breve tiempo después lamentó la turbulencia evidente en 1951 cuando vigente la nueva Constitución de 1949 había comenzado la campaña electoral para la reelección del General Juan Domingo Perón cuya segunda presidencia fue interrumpida por el tercer golpe cívico militar iniciado el 16 de septiembre de 1955… ante la evidente declinación del movimiento nacional justicialista visible en los primeros años de la década del ’70 y los controvertidos relatos hasta la renuncia del presidente y vice –Cámpora-Solano Lima-, breve período del presidente provisorio diputado nacional Raúl Lastiri y con el 60% de los votos positivos para la fórmula PERÓN-PERÓN, inicio de la tercera presidencia del Teniente Gral. El 12-10-1973 cuando un sector de jóvenes junto a mayores periodistas y escritores, en nombre de la causa de la justicia social decidió seguir operando desde la clandestinidad… No fue por casualidad el fallecimiento del generador y conductor del movimiento JUSTICIAlista 01-07-1974 a las 13:15), tampoco la continuidad de una guerra civil no declarada con partes de quienes se identificaban con nombres de guerra y conducían comandos armados que colocaban bombas, asaltaban regimientos para conseguir más armas, medicamentos e instrumental quirúrgico, el terror en las calles…

Licencias por enfermedad de la sucesora presidente María Estela Martínez Cartas de Perón… Trágica etapa en la historia de los argentinos, mimetismo y complicidades que generaron atroces desenlaces, heridas que no terminan de cicatrizar.

ELOCUENCIA del silencio…

…………………………………………………………………………………….

   La segunda mujer que ejerció el Poder Ejecutivo Nacional fue Cristina Fernández Wilhelm de Kirchner Ostoic desde el 10 de diciembre de 2007 y reelecta se despidió con una enorme concentración de pobladores de distintas provincias pertenecientes a su Frente para la Victoria  congregados en la Plaza el día antes de asumir el electo presidente Ing. Mauricio Macri a quien avisó que no participaría en el acto de toma de posesión cuando como es tradición protocolar es la autoridad saliente quien coloca la banda y entrega el simbólico bastón al electo por amplia mayoría de votos. Insólita noticia ha sido saber que desde la Presidencia hasta ministerios y diferentes áreas administrativas donde terminaban mandatos candidatos del Frente para la Victoria, borraron registros o retiraron discos rígidos…

La ex presidente desde su portal  aún responde a buscas sobre informaciones de integrantes de sus gabinetes y también aparecen las improvisadas casi diarias alocuciones… Así es como la recopilación inicial sólo con secuencia de actos y breves referencias recopiladas por la anciana santafesina, con rápidas pulsaciones sobre el teclado todavía pueden ser ampliadas con las versiones oficiales que en estos documentos están reiteradas señalando con cursivas lo que facilitará sucesivas relecturas.  Oportuno es expresar que Daniel Osvaldo Scioli era gobernador reelecto en la provincia de Buenos, precandidato a la presidencia de la Nación  acompañado en la fórmula por el doctor Carlos Zanini, segundos en el ballotaje…

HOMBRES y HECHOS…

Intendente de General Rodríguez perteneciente al Frente para la Victoria: Juan Pablo Anghileri, profesor también de sinuosa trayectoria…

  1. 2012. Denunciado a principios de la segunda década del siglo XXI el docente Juan P. Anghileri por evasión fiscal porque durante 35 años no declaró las mejoras en sus vivienda pagando por una superficie cubierta de 113 m2 siendo en realidad el doble. Información detallada publicada en
2014 Enero 24. Hoy en la Noticia desde La Plata, capital de la provincia de Buenos Aries recordó parte de la trayectoria del Intendente de San Martín Juan Pablo Anghileri y tras el fracaso del kirchnerismo en las últimas elecciones del distrito, no lograron la aprobación de las tasas tras el voto negativo de ocho concejales.  En esas circunstancias durante el diálogo con un periodista de la radio Cadena 1 FM, “…el jefe comunal no pudo contenerse, acusándolos de ‘hablar de moral con la bragueta abierta’, tiró el ex profesor… ‘Te puedo mostrar todos los recibos de impuestos al día, y nunca estuve en una moratoria, y le pido a todos los miembros de la oposición que rechazaron el aumento, que hagan lo mismo, mostrando su casa y el lugar donde viven, y los desafío a todos los concejales a hacer lo mismo… si están todos al día, sería excelente que muestren sus impuestos, pero si se tuvieron que meter en una moratoria para pagar, siendo concejales es vergonzoso. Hablan de moral con la bragueta abierta’, fue la frase textual.”

Enfocada esa discusión, desde el diario Acción explicaron: “…Anghileri, cobardemente, no individualizó a los concejales que supuestamente y según sus palabras se acogieron a la moratoria, refugiándose en el vulgar y ordinario chisme”.

YAMAHA – EJEMPLO de DESARROLLO…

1955 Julio 01. Establecida Yamaha Motor Company por “la compañía Nippon Gakki, conocida por su producción de instrumentos musicales con la marca Yamaha. Fue entonces cuando inició sus actividades como fabricante de motocicletas en la actual ciudad de Hamakita siendo el señor  Genichi Kamakawi presidente de Nippon Gakki y  utilizó la maquinaria de la compañía destinada a mecanizar hélices metálicas de aviones para desarrollar la primer moto Yamaha, YA-1 de 125cc. Dicho modelo de dos tiempos fue el primero de su tipo en competir en una carrera.” Desde entonces… “Yamaha Motor trabaja para crear productos que se encuentren entre los mejores del mundo mediante su constante búsqueda de calidad. Yamaha Motor Argentina es una empresa transnacional consolidada en 1995 en el mercado argentino con el respaldo y desarrollo de todas las compañías del Grupo Yamaha en el mundo. La empresa comercializa sus productos al público a través de una red de 159 concesionarios oficiales de motos y 139 de marina y productos de fuerza; todos ellos capacitados para dar el mejor servicio a los usuarios.  (…) Con el objetivo de expandirse en el corto plazo, la compañía inauguró el 11 de Octubre del 2007, su planta en la localidad de Ituzaingó; donde se comenzó a ensamblar las primeras unidades de la YBR 125ED… las necesidades edilicias cambiaron y el 16 de octubre de 2009 se trasladó la línea de producción a un nuevo predio ubicado en Ituzaingó, a sólo cinco cuadras de las oficinas iniciales de Avenida Perón. De esta manera, las superficies quedaron divididas entre operaciones comerciales y producción. (…)  El crecimiento de la empresa en el mercado local, el predio resultó pequeño y comenzó a pensarse en una expansión y mudanza a General Rodríguez  Yamaha Motor Argentina inauguró el 23 de julio de 2014 su planta ubicada en la localidad de General Rodríguez.(…) La inauguración fue acompañada con equipos tecnológicos de última generación, el desarrollo de nuevos programas de profesionalización para su personal, mejoras en la productividad, y el compromiso continúo de la compañía en la búsqueda de calidad. La planta está ubicada en el km 20 de la Ruta 24, a 1,5 km del Acceso Oeste en la localidad de General Rodríguez. En un terreno de 96.000 m2, se ha ubicado una nave de 16.500 m2 con dos líneas de producción, área de servicio técnico, logística y depósito, sector de repuestos, ventas, áreas administrativas e instalaciones comunes como vestuarios, comedor, recreación y estacionamiento.”
Tras sucesivas lecturas, síntesis de Nidia Orbea Álvarez de Fontanini.

………………………………………………………………………………………………

RELATO de la presidente Fernández de Kirchner…

2014 Julio 23.  “Acto de inauguración planta Yamaha: palabras de la Presidenta de la Nación / …momento global. Y también, hacer frente, como decía Wado [de Pedro], que no respetó el protocolo, pero a mí me gusta cuando no respetan el protocolo y dicen algunas verdades como, por ejemplo, el ataque de los…

 

Improvisada alocución de la presidente Cristina Fernández de Kirchner:

Muy buenas tardes a todos y a todas; señor Gobernador de la provincia de Buenos Aires; señor Intendente de General Rodríguez; señor Presidente de Yamaha Argentina; señor Presidente de Yamaha para América; señor Embajador del Japón; Intendentes que hoy nos acompañan; amigos y amigas: realmente hoy es un día muy especial porque exactamente, hace un año, estábamos como lo veíamos recién en el corto reunidos con los ejecutivos de Yamaha, que nos anunciaban la instalación, aquí, en el Parque de General Rodríguez de esta planta para producir motos y hoy, a un año, estamos aquí los argentinos y todos ustedes, junto a los trabajadores, inaugurando precisamente una fábrica de motos.
La moto que ven a mis espaldas, que es la YBR 125, Precios Cuidados, que está incluida, que tiene ya un 35 por ciento de componentes nacionales, su precio es 18.000 pesos y se puede adquirir con Tarjeta Argenta y con precios del Banco Nación, así que a ponerse las pilas; es la mota que la más se vende para todos los chicos y chicas, repartidoras de delivery, así que ya saben – los de la competencia me van a matar, pero no importa- acá hay que vender y consumir, muchachos. Porque de esto se trata uno de los pilares del modelo, que allá por el 25 de mayo de 2003, instalamos en la Argentina tiene precisamente en el consumo interno, pero consumo interno de cosas hechas por trabajadores argentinos, porque no es igual cualquier consumo.
Yo quiero que cada vez consumamos más cosas hechas por los argentinos, porque esto significa valor agregado y trabajo. Hoy charlaba con muchos chicos, en la línea de producción, muy jóvenes, para muchos de ellos era su primer trabajo; para otros era su segundo trabajo. Me había olvidado de saludar también al señor Secretario de SMATA, el compañero Pingnanelli, que también quiero saludarlo y hoy estamos aquí y es muy importante que rescatemos esto que es el desarrollo de la industria nacional y que cada vez podamos incorporar a motos, autos, tractores mayores componentes nacionales.
Cuando recién venía para acá, pegadito acá a la fábrica, está otra que también se instaló durante nuestra gestión: la de tractores Acko, que es una de las marcas líderes, a nivel mundial y veíamos la cantidad de tractores que ya tienen listos y que sirven también como insumo esencial para la fabricación de productos primarios, en la República Argentina.
Y quiero también recordar el General Rodríguez, que visité hace muchísimos años, al comienzo de la gestión de Néstor, yo la primera visita que hice a General Rodríguez, fue a La Serenísima, porque General Rodríguez era serenísima dependiente y ahora podemos decir que después de más de once años, muchísimas fábricas se están instalando, tenemos este parque Industrial que no existía y otro parque industrial privado, a punto también de abrirse y seguimos incorporando trabajo, que no sólo pasa aquí con esto que estamos viviendo, pasa también y además lo que es importante, porque dije consumo, industrial nacional e inversión pública. (APLAUSOS). ¿Y dónde está la inversión pública que algunos llaman gasto público? En el programa, entre otros, por ejemplo de Incentivos ala producción, a la industria de inversión, que son los Programa del Bicentenario, y está fábrica también tiene inversión hecha por todos los argentinos, para poder instalarse. Como también la tiene la empresa familiar, en San Rafael, provincia de Mendoza, que una moderna tecnología de cañones de punzado para la industria petrolera, con créditos del Bice, del FONTAR. El FONTAR, es un fondo especial, del Ministerio de Ciencia y Tecnología para todo el desarrollo.
Lo que acabamos de inaugurar, hoy, en Mendoza es un producto totalmente de innovación tecnológica, en materia de perforación petrolera, ideada, creada, proyectada, desarrollada por técnicos, profesionales y obreros argentinos y que vamos a vender al mundo. (APLAUSOS). También de inversión privada, más inversión pública, otro de los pilares fundamentales de este modelo y de este proyecto.
También en Granadero Baigorria, inauguramos –yo dije ampliación, pero en realidad es inauguración– una planta, también una empresa familiar, de productos electrodomésticos Liliana, de la Familia Jacobson. Señor Jacobson recordaba el año 2002, cuando apenas tenían 200 trabajadores, hoy tienen 630 y con proyección, en esa planta que han inaugurado, de poder albergar hasta 2.000 trabajadores. También ahí, en esa inversión, estuvo presente el Estado con inversión del Banco Nación y del Banco BICE y por eso se pudo llevar adelante, pero lo que es más importante también, lo que él mencionó no lo hizo para chuparme las medias, porque yo soy la Presidente y por la protección de la industria, saben por qué lo hizo. Por lo que sufrió la familia Jacobson, en el año 2001, en ese año como tantísimas otras empresas sufrió problemas financieros porque no podían competir con la importación, pero no porque no estuvieran en condiciones los industriales argentino de competir contra productos importados, sino porque muchas veces los productos importados vienen con dumping, que esto es dumping social, dumping económico y entonces se hace prácticamente imposible. Porque además, este proyecto de desarrollo industrial, de valor agregado, se ha hecho también con inclusión social, con la inclusión de más de 6 millones de puestos de trabajo, con la generación de convenciones colectivas de trabajo, que nos permiten decir con orgullo que los trabajadores argentinos son los mejores remunerados de América latina y que los salarios argentinos son, comparativamente, los de mayor paridad adquisitiva –medida en dólares– comparadas con otros trabajadores de toda la región de Latinoamérica.
Por eso también, hoy, para mí estar aquí en esta fábrica, también compartir en Mercedes, provincia de Buenos Aires, junto a una empresa multinacional de la importancia de Max, la incorporación de una nueva línea de producción para alimentos para mascotas, lo cual revela también la situación de crecimiento de la sociedad argentina nos pone muy contentos y muy orgullosos. Esto no quiere decir que no tengamos dificultades, sabemos que en materia de bienes de consumo durable, como por ejemplo las motos, hemos tenido una caída, del 20 por ciento en materia de producción. Esto también tienen que ver, por supuesto, con la generación de expectativas. Yo quiero hablar, hoy, y reflexionar, junto a todos ustedes, del especial momento que vive el mundo y que también vive la República Argentina: veníamos de cifras muy altas de consumo, con lo cual no queremos caer, pero el 20 por ciento impacta, pero lo que más impacta –y si se me permite porque la economía no es una ciencia exacta– son muchas veces las malas expectativas, que se generan a través de rumores, de políticas, a través de gurúes, de pronósticos, de profecías de que todo nos va a ir peor y entonces –finalmente– terminamos teniendo problemas. ¿Por qué? Porque muchas veces la gente, ante el temor, retraer el consumo de los bienes durables, cosa que no sucede, por ejemplo, en materia de supermercado, que han aumentado, respecto de mayo, un 4,30 por ciento el consumo, porque obviamente por más que le generen esto nadie deja de comer, ni de comerse un asadito, ni de tomarse un vinito, ni de salir a comer. Pero realmente cuando se trata de la inversión de un auto, de una moto, de una casa, si le generan mala onda y malas expectativas, entonces, esto impacta negativamente.
Y déjenme darles un ejemplo de cómo cuando se siguen esas malas expectativas, esas malas ondas, muchas veces finalmente termina siendo la autoprofecía cumplida y terminan perdiendo. Voy a tomar un ejemplo con un tema que es muy tradicional en nuestro país, uno de nuestros principales commodities: la soja. Se dijo y se especuló con que el dólar iba a estar, no sé, a 20, 25; 30 pesos, a cualquier cosa y entonces se recomendaba que no se vendiera soja; podíamos ver parte de la cosecha del año pasado, que no se vendía y fíjense ustedes, la soja que llegó a estar a 558 dólares, un promedio de 540; 550 dólares, durante el tiempo en que no se vendía, hoy bajó a 474 dólares la tonelada. Se estima, que en los últimos quince o treinta días se ha perdido entre 20; 50 dólares por tonelada, por productor, lo cual nos pone muy mal, y también de ingresos para el Estado, porque obviamente no solamente pierde el productor. ¿Y esto a qué se debe? A que muchos especulaban con el tema de que podría haber otro tipo de cambio, o que tal vez podrían guardar la soja dos o tres años, hasta que el gobierno actual se fuera y los pronósticos realmente son a la baja del precio, porque hay una desaceleración de las economías emergentes. Esto no es un invento de esta Presidenta, ustedes saben que hace pocos días estuvimos reunidos con los BRICS, que son los países emergentes por naturaleza (China, Rusia, India, Sudáfrica, y nuestro principal socio, que es la República Federativa del Brasil). Entonces, qué es lo que debemos hacer los argentinos, fundamentalmente frente a esto, que se plantea como una caída del PBI global: incentivar lo que siempre hemos hecho: el consumo interno, consumir que fue lo que nos salvó durante las épocas de mayores crisis (2008 y 2009) y nos permitió salir adelante, con mucha fuerza, en el año 2010 y 2011. Porque la demanda agregada se compone de cuatro elementos básicos: consumo interno, inversión pública, inversión privada y consumo externo. El consumo externo son las exportaciones y éstas en todo el mundo y para todos los países han caído en volumen y en precio, por lo cual es imprescindible que todos los argentinos tomemos conciencia de que necesitamos fortalecer más que nunca el mercado interno.
Por eso les digo, si quieren hacer una inversión y si quieren conservar el trabajo compre una moto, si es que puede; compre una plancha si es que la necesitan; compren un lavarropa, si es que lo necesitan porque están manteniendo el trabajo de otros argentinos, que también le van a comprar las cosas que ustedes producen y consume. (APLAUSOS).
Miren esto, me acuerdo que el Presidente Lula, que era presidente conmigo, en el año 2009, y yo nos cansamos de explicarlo a lo largo y a lo ancho. Y nos dio resultados, tuvimos problemas, pero pudimos salir adelante y vamos a salir adelante. (APLAUSOS).
Porque, además, obviamente esto no tiene punto de comparación con lo que fue la crisis del 2009, que fue catastrófica. Lo recuerdo que me faltó vender chicles y caramelos por las calles para convencer, pero si es necesario volver a salir a vender chicles y caramelos voy a volver a hacerlo porque a mí no se me caen los anillos para decirle a los argentinos las cosas que tenemos que hacer, la dirección que debemos tener para conservar este modelo virtuoso, que permite tener esta moto, que permite tener los tractores, que tenemos afuera y que nos ha permitido reposicionarnos en el mundo, con lo que ha pasado este último fin de semana con inversiones… muchos sonreían y nos miraban con cierto dejo de ironías, cuando anunciábamos la presencia del señor Presidente de la República Popular China, con una nutrida delegación para venir a hacer importantes asunciones en la Argentina.
Y la verdad que hicimos importantes anuncios, en la Argentina: vamos a comenzar las represas “Néstor Kirchner” y “Jorge Cepernic”, por más de 4.700 millones de dólares. (APLAUSOS).
[El Duende Gris señala el espacio donde está escrito:
“Del dicho al hecho hay un gran trecho”… “Quien siempre me miente nunca me engaña.”]

 

Continuaba su relato la presidente Cristina Fernández de Kirchner, el 23 de julio de 2014 cuando inauguraron la planta YAMAHA en Gral. Rodríguez…

Ya estamos trabajando en el Belgrano Cargas con una inversión de 2.470 millones de dólares. Vamos a empezar y si Dios quiere, cuando vaya próximamente a China podremos firmar definitivamente la construcción de la usina nuclear por la cual nos van a financiar el 85 por ciento del total de la obra de esa cuarta central nuclear de la República Argentina, además de haber obtenido créditos por más de 400 millones para barcos de dragado.
Y también, algo muy importante: la firma entre el Banco Central de la República Argentina y el Ministerio de Comercio de la República Popular de China, de un swap. ¿Qué es un swap? Un swap es un acuerdo entre las autoridades monetarias de dos países donde ante momentos de stress monetarios, ellos lo llaman stress para quedar fino, yo digo especulación y ataque que uno sufre en materia monetaria, podamos contar con un apoyo de hasta 11.000 millones de dólares por parte del Gobierno de la República Popular de China para nuestras reservas del Banco Central y de esta manera contrarrestar ataques especulativos.
Esto es muy importante, porque algunos decían que no, que era en yenes, que no, que era mentira, que era comercial, que era únicamente para comprarles cosas o productos a China.
No, señores, es esencialmente de carácter monetario, de carácter financiero. Porque, ¿saben qué? Hay un mundo nuevo, hay actores nuevos que no quieren pisarte la cabeza, quieren cooperar con vos para ver si juntos podemos arrastrar este inmenso carro que hoy es el mundo y que ha sido sostenido por las economías emergentes que tuvimos que soportar la crisis generada por los países en desarrollo, que todavía no han podido recuperarse y que nos quieren tirar el muerto a las economías emergentes. (APLAUSOS)
Entonces, la reunión de hace pocos días del BRICS con UNASUR, la asunción por parte de los países que mejor posicionados están en los emergentes países para poder hacer frente a este momento, significa la reformulación de un nuevo ordenamiento global y Argentina estará y está allí presente. Yo me siento muy orgullosa de ser la Presidenta que haya firmado un acuerdo estratégico de integración con lo que hoy constituye, sin lugar a dudas o está a punto de constituir tal vez, la primera economía del mundo, pero no para ir contra nadie, sino para entre todos, tratar de superar este momento global.
Y también, hacer frente, como decía Wado, que no respetó el protocolo, pero a mí me gusta cuando no respetan el protocolo y dicen algunas verdades como, por ejemplo, el ataque de los fondos buitres que está sufriendo internos y externos muchas veces esos buitres, la República Argentina.
Yo quiero decirles a todos los argentinos, quiero decirles que la Argentina no va a estar en default. ¿Saben por qué? Por una razón muy sencilla, esencial, elemental, tan obvia que no tendría que decirla. ¿Pero saben por qué no vamos a estar en default? Por en default entran los que no pagan y Argentina pagó. (APLAUSOS) [Pagar una parte no es pagar TODO…]
Así que, van a tener que inventar un nombre nuevo, no sé cuál será, porque siempre las calificadoras, los bancos de inversión, los gurúes, los académicos siempre encuentran algún término con el cual disfrazar lo que realmente pasa. Pero van a tener que encontrar un nuevo término que refleje que un deudor pagó y alguien bloqueó y no deja llegar ese dinero que es de terceros, a esos terceros que son los tenedores del canje del 2005 y del 2010 que entraron de buena fe.
Sobre esto, también quiero hablar, poquito, porque dicen que Argentina nunca negoció. Yo quisiera que hablaran, no ya con algún ministro de este Gobierno, porque obviamente puede pecar de parcialidad, pero el canje del año 2005, durante la gestión del presidente Kirchner, este la llevó a cabo y su ministro de Economía hoy es un hombre que está en otro partido y en otro lugar. Nos hemos cansado de viajar por el mundo en el año 2005 y en el año 2010 negociando con bancos, con inversores, tratando de convencer a la mayor cantidad posible de gente para que ingresara a esos canjes.
¡Cómo que no negociamos! Ahí están las constancias en el Fondo Monetario Internacional, en los viajes, en los diarios, en todos los organismos multilaterales de crédito, en todos los bancos, los show roads que hicimos en todo el mundo acerca de estas cuestiones. Creo que hasta estuvimos en Abu Dabi, si mal no recuerdo, presentando lo que era la reestructuración de la deuda soberana. Nos cansamos de recorrer el mundo, obteniendo en el primer canje, una adhesión del 76 por ciento y llegando en el segundo canje a una adhesión del 92,4 por ciento.
Y si no les basta con esa negociación, podemos hablar de la negociación con Repsol, que nos llevó 2 años y durante los últimos 4 meses, antes de cerrar, reuniones prácticamente diarias. Y si no les alcanza, la negociación que hicimos con el Club de París, del cual pasaron 8 ministros de Economía sin poder llegar a ningún acuerdo. Y si no les alcanza, lo del CIADI.
¿Y saben qué? Lo más gracioso de todo, yo no sé si reírme o llorar, pero lo más gracioso de todo es que todo lo que nosotros arreglamos y pagamos, se endeudaron otros. A nosotros nos tocó el rol de pagar y hacernos cargo de los platos rotos. Pero no nos quejamos, porque nos hacemos responsables. Somos gobernantes que ponemos la cara, que ponemos la cara y, fundamentalmente, quiero decirles a todos y cada uno de los argentinos que esta Presidenta no va a firmar nada que comprometa el futuro de las generaciones de Argentina como hicieron otros que firmaron cualquier cosa y después tuvimos que venir nosotros a hacernos cargo. (APLAUSOS)
El otro día, leía que alguien decía y lo decía con acierto, que podía caberle responsabilidad penal a los funcionarios argentinos si violaban la cláusula Ruffo. Ustedes dirán ¿y qué es eso de la cláusula Ruffo?   [Tal es el nombre de un hermoso perro de caza cercano…]
La cláusula Ruffo, vieron como cuando ustedes firman un contrato de alquiler o un contrato de compra-venta, bueno, es una de las cláusulas que firmamos en los prospectos, en los contratos que hicimos con cada uno de los tenedores de deuda del canje 2005 y 2010. Cada uno de ese 92,4 por ciento, tiene a su favor la cláusula Ruffo.
¿Qué dice la cláusula Ruffo? La cláusula Ruffo dice que si uno firmó y acordó en el 2005, la Argentina después no puede pagarle a otro tenedor mejor o más de lo que le pagó en el 2005 al que acordó. Y del 2010, también Ruffo dice que no puede pagarle a nadie después, más de lo que le pagó al 2005 o al 2010. Son lo que se llaman las cláusulas de incentivo para que entre la mayor cantidad de gente a firmar.
¿Y saben qué dice la cláusula? Que si uno viola esa cláusula, se cae todo lo acordado, se caen las quitas que Néstor logró por primera vez en la historia, se caen todos los plazos y te exigen todo junto los punitorios, las quitas y los plazos que recién vencen en el 33 –escucharon, 2033- de una para que lo pagues todo junto.
Como verán, la cláusula Ruffo es de cumplimento, lo que quieren decir ello, imposible su violación porque estaríamos tirando abajo lo que tan trabajosamente le costó a los argentinos. Pero sobre todas las cosas, estaríamos tirando abajo los 190 mil millones de dólares que ya llevamos pagados de deuda a nuestros tenedores. Deuda que, por otra parte, la pudimos pagar sin necesidad de que nadie nos volviera a prestar nada, sin acceso al mercado de capitales.
¿Y saben por qué lo pudimos hacer? Por ustedes, por cosas como la industria nacional, por tener trabajo nacional, por tener posibilidad de exportar, por tener posibilidad de consumo, por tener inversión pública, por tener trabajadores bien remunerados, por haber tenido Asignación Universal por Hijo, que también incentivó el consumo, por haber incorporado a millones de jubilados que no podrían estar jubilados si no lo hubiéramos hecho. Por todo eso pudimos pagar. (APLAUSOS)
Entonces, lo que digo es… Cuando leía el otro día que a cualquier funcionario podían caberle responsabilidades penales y civiles, tienen razón. ¿Pero saben qué? A mí lo que más me preocupa no es la responsabilidad penal o histórica; a mí lo que más me preocupa es la responsabilidad ante la historia, ante la mirada de mis hijos, de mis nietos y de millones de argentinos que no me van a hacer firmar cualquier cosa amenazándome con que el mundo se viene abajo, porque eso yo también lo viví. Lo viví como diputada, cuando nos decían que con el megacanje y el blindaje nos iban a llover los dólares. ¡Qué dólares, nos llovieron piedras, sapos y culebras! Eso es lo que nos llovieron a los argentinos después del megacanje y el blindaje.
Y les recuerdo algo, hagan un ejercicio y comienzo con el principio de mi intervención, de las expectativas, de los rumores, de lo que dicen que va a pasar. Yo le pregunto a cada uno de los argentinos: ¿a alguno le dijeron en algún diario que mañana le ponían el corralito? No. Repasen los titulares de aquella época. Les decían que todo estaba bien, que todo iba fenómeno.
Recuerdo el caso de una amiga, miren ustedes hasta dónde llegan las cosas, una amiga que tenía cierta desconfianza con los bancos y no le ponía la plata, su plata, sus ahorros, en el banco y su hermano trabajaba en un banco, en sistemas, y la convenció que pusiera los ahorros. Tres días antes, a la pobre Luciana, de que viniera el corralito, todavía lo quiere matar al hermano.
Pero esto es lo que nos pasó, porque cuando se nos cayó el mundo encima, no nos avisó ningún diario, no nos avisó ningún analista, ninguno de los economistas, de esos que saben lo que va a pasar no solamente mañana, sino dentro de un siglo, nadie le dijo nada a los argentinos. ¿Saben por qué? Porque ellos también son parte del sistema que ayudó a que los argentinos nos viniéramos abajo. Esta es la verdad. (APLAUSOS)
Y hoy, quieren asustarnos a los argentinos diciendo que si no hacemos lo que quieren los fondos buitres, no van a ingresar capitales ni vamos a tener acceso al financiamiento. Y digo yo, desde el año 2003 a la fecha, ¿cuándo tuvimos acceso al financiamiento internacional?
¿Quieren que les cuente cuándo tuvimos acceso al financiamiento internacional? En toda la década del 90. Ahí entraban los dólares. ¡Y cómo no iban a entrar! Si tenían una tasa de retorno del 10, del 14, 15 por ciento cuando en cualquier país del mundo apenas te pagaban el 1 y medio o el 2 por ciento por tener un depósito a plazo fijo en dólares.
Por eso, yo lo que les pido a los argentinos es mucha unidad nacional, no importa si no están de acuerdo con el Gobierno en algunas cosas o en todas, pero en lo que no podemos dejar de estar de acuerdo los argentinos, es que no podemos volver para atrás al infierno que significó la deuda externa durante décadas y que pesó sobre las posibilidades de crecimiento, de desarrollo, de conocimiento, de educación, de vivienda, de salud, de universidades de millones de argentinos. No nos podemos dejar arrebatar el presente y mucho menos el futuro.
Vamos a seguir hablando, vamos a ir cuántas veces sea necesaria adónde tengamos que ir, pero con nuestras razones, que no son caprichos en absoluto. Tan es así que cuando pedimos, porque dicen que la cláusula Ruffo no aplica, bueno, si no aplica, que nos den un seguro de esos que hacen los bancos, como hacen seguro contra default, que hagan un seguro contra la cláusula Ruffo, total, si no aplica, la prima les va a salir muy barata y van a obtener mucha renta y nosotros quedamos cubiertos, de paso, de que no se nos venga todo encima.
Ni una sola respuesta, absolutamente silencio. Porque todos saben… ¿Saben qué pasa? En realidad, como me dijo un importante presidente de un país extranjero. “Presidenta: ¿usted cree realmente que esto puede ser un problema por 1.000, 2.000 o 3.000 millones de dólares? No, lo que quieren es hacer caer la reestructuración para volver a esa Argentina que pagaba cuando no le alcanzaba el dinero con recursos naturales”. Y hoy tenemos y lo mencionaba la gente de Mendoza, la segunda reserva de gas shale del mundo y la cuarta de gas shale de petróleo.
Esto no solamente significa el autoabastecimiento energético, clave para el siglo XXI. Tres claves va a tener el siglo XXI: energía, alimentos e investigación y desarrollo en ciencia y tecnología. Y en las tres, estamos andando muy bien.
Esto que estamos inaugurando en Mendoza, que es una industria, una investigación y desarrollo aplicada a la industria petrolera; las otras investigaciones que nos decían los empresarios, el desarrollo que está teniendo toda la maquinaria vinculada con la explotación de petróleo no convencional que además argentinos, tenemos la inmensa suerte de tenerlo en una zona totalmente accesible pero prácticamente desértica, con lo cual nos permite una competitividad en materia de exploración, explotación, extracción y transformación de ese gas en otros derivados, sin precedentes en nuestra historia. ¿Y saben qué? Justo cuando nos estamos desendeudando.
¿Saben cuál es el porcentaje de la deuda externa argentina en moneda extranjera en manos de tenedores privados? Solo el 8 por ciento del PBI. Cuando vino Néstor era el 166 por ciento del PBI, de un PBI sustancialmente inferior al actual.
Está tan claro lo que se pretende, que muchas veces, cuando uno escucha algunas palabras que algunos dicen “cantos de sirenas”. No, no son cantos de sirenas, las sirenas son más lindas, cantan más lindo, son graznidos de carancho y graznidos de buitres.
Bueno, no estamos dispuestos. Vamos a estar dispuestos, como siempre lo he dicho, a honrar las deudas con el 100 por ciento de nuestros acreedores, en forma equitativa, justa, legal y sustentable, para poder seguir adelante con esta Argentina de crecimiento y de progreso, que nos ha permitido crear 9 universidades, que nos ha permitido además, desarrollar con recursos del Estados planes como PROGRESAR, PROCREAR, PROAUTO, todas políticas proactivas, contracíclicas precisamente para apuntalar un país y un modelo que necesita hoy más que nunca del trabajo y del esfuerzo compartido. Como nos tocó el día lunes subirnos a trenes como hacía 50 años los argentinos no veían.
Me acuerdo cuando hicimos los anuncios, muchos en algunos medios se descreían y se burlaban. Y ahí están, y ahí va a estar el 15 de septiembre el Sarmiento completo, completamente modernizado.
Dos cosas pido: una, que los cuiden y, la segunda, ya le di instrucciones al ministro Randazzo que, por favor, y discúlpenme los fumadores, prohíba fumar adentro de los trenes porque necesitamos, en serio, aunque no tenga mucho que ver con lo que estoy hablando, todo tiene que ver con todo, primero, porque estamos cumpliendo con una ley nacional, está prohibido fumar en lugares cerrados y, segundo, porque nos ayudamos entre todos a respetarnos y a vivir un poco mejor.
Pero no creían y ahí están y vamos a hacer la inversión, estamos haciendo la inversión en materia ferroviaria más importante de los últimos 60 años. El Belgrano Cargas que nos va a permitir dar una competitividad muy grande a la economía argentina.
Tenemos que mejorar y aquí quiero dirigirme a mis compañeros trabajadores, a los sindicatos, tenemos que mejorar la competitividad, tenemos que mejorar el tema de lograr que haya menos ausentismo, que tengamos mayor productividad. Porque es un mundo muy competitivo y si no nos ponemos a tono, te terminan pasando por encima.
Ahí están los laburantes: muchachos, hay que cuidar lo que han conseguido, porque lo que han conseguido es la posibilidad de estudio, de trabajo para ustedes, para sus familias, de dignidad, tener trabajo es ser digno, tener trabajo es poder formar una familia, es el gran articulador social.
Yo les pido a todos que cuidemos las cosas que hemos logrado conseguir; los errores que podamos tener, tratemos de corregirlos y cada uno en su lugar, por pequeña que le parezca su responsabilidad, por pequeña que le parezca su función, la lleve adelante pensando en el otro, en la Patria.
¿Vieron cómo hizo la Selección Nacional? Lo mismo, todos unos al lado del otro, con los dientes apretados y trabajando por la Argentina, por los colores de la Argentina, que es trabajar por el futuro nuestro y de nuestra familia.
Muchas gracias a todos, feliz inauguración de la fábrica de motos Yamaha, felicitaciones a la fábrica Liliana, felicitaciones a los mendocinos con su moderna invención en materia petrolera, felicitaciones a MARS en Mercedes y felicitaciones a todos los argentinos y argentinas de buena fe y de mejor corazón que creen que un país mejor, no solo es posible, sino también necesario.
Gracias y un saludo de corazón, los quiero mucho a todos y a todas.
Gracias. (APLAUSOS)

……………………………………………………………………………………………

Estado del ESTADO al asumir el Presidente Mauricio Macri…

[Asumió el 10-12-2015, primer Ingeniero en la presidencia de la Nación, cofundador y conductor del Partido PRO-Coalición Cambiemos impulsada por la diputada nacional Dra. Elisa Carrió (Coalición Cívica-UCR)…]

Mientras el presidente Ingeniero Mauricio Macri pronunciaba su primer discurso inaugurando el período 2016 ante la Asamblea Legislativa, agresivas y grotescas expresiones de integrantes de la agrupación política La Cámpora -entre otros sectores-, una vez más fueron la evidencia de la deficiente formación democrática hasta el límite de no respetar los esenciales derechos humanos…

 

2016 Marzo 01. Oportuno es reiterar lo expresado por el Presidente de la Nación  Ing. Mauricio Macri:

Señores gobernadores, señores miembros de la Corte Suprema, representantes de gobiernos extranjeros, invitados especiales, integrantes del Congreso, muy queridos argentinos: esta es mi primera apertura de sesiones como presidente y me alegra mucho hacerlo en un contexto de optimismo como el que se vive hoy en la Argentina. Y lo comparto, porque hemos empezado una nueva etapa en nuestra vida democrática llenos de ilusiones.

Más allá de las diferencias que hay -y deben existir- entre los distintos bloques de este Congreso, tenemos grandes coincidencias: queremos una Argentina desarrollada y queremos el bienestar de nuestra gente. Entonces, los invito a que focalicemos nuestras energías en tratar de ver cómo hacemos crecer este país, cómo mejoramos su educación, su salud, su seguridad, cómo generamos empleo y cómo reducimos la pobreza y llevamos felicidad a todos los argentinos.
Llevamos años, años, en donde la brecha entre la Argentina que tenemos y la que debería ser es enorme y ello nos ha llevado a enojos, a resentimientos, a una búsqueda permanente del enemigo o el responsable -interno o externo- de por qué nos faltan las cosas que nos correspondían. Y hasta nos llevó a aislarnos del mundo, pensando que el mundo nos quería hacer daño. De nada sirvió esa búsqueda de falsas culpas y causas; lo único que nos trajo es una inaceptable cantidad de compatriotas en la pobreza, instituciones sin credibilidad y un Estado enorme que no ha parado de crecer y no brinda mejores prestaciones. Tenemos leyes que reconocen muchísimos derechos, pero quedan solamente en el papel.
Pero todos sabemos que somos mucho mejor que esto. Claro que sí; somos un gran país con una enorme potencialidad. Y vamos a salir adelante por la capacidad, por el talento, por la creatividad y por la fuerza de nuestra gente. Pero lo primero que tenemos que hacer es reconocer que no estamos bien, aunque nos duela, aunque cueste. Pero es la forma de poner el punto de partida en búsqueda de ese horizonte que todos soñamos. Y hoy vengo acá a proponerles una hoja de ruta en la cual espero que se apasionen, que se enamoren de ese futuro que podemos conseguir.
Nos toca gobernar en un año histórico. El año del bicentenario. Espero que todos estemos a la altura de los desafíos. (Aplausos.)
Quiero ser claro sobre el punto de partida, ya que venimos de años en los que el Estado ha mentido sistemáticamente, confundiendo a todos y borrando la línea entre la realidad y la fantasía. Así, la credibilidad y la confianza fueron destruidas. Encontramos un Estado desordenado y mal gestionado, con instrumentos de navegación rotos, se ocultó información, faltan documentos, no hay estadísticas, cuesta encontrar un papel.
En los años que van de 2006 a 2015, los argentinos pagamos al Estado nacional casi 694 mil millones de dólares más en impuestos que en la década del 90. Repito: de 2006 a 2015, los argentinos pagamos más impuestos por 694 mil millones de dólares que en la década del noventa.
Pese a eso, encontramos un Estado con dificultades para resolver sus principales responsabilidades. Más recursos no implicaron una transformación de nuestras escuelas, hospitales o una mejora en la seguridad. Más recursos no permitieron ni siquiera reducir los problemas estructurales de pobreza e indigencia. La falta de planeamiento y de un pensamiento responsable de largo plazo, sumado a la corrupción, la desidia y la incompetencia, hizo que hoy nos encontremos con un Estado con poca o nula capacidad para poder atender sus obligaciones.
Nos acostumbramos a vivir así y hasta pensamos que era normal. No lo es. No lo puede ser. No podemos tolerar que en un país como el nuestro, con tanta riqueza, todavía mueran chicos de hambre. Según el último informe del Observatorio Social de la Universidad Católica Argentina, el 29 por ciento de los argentinos está en la pobreza y el 6 por ciento vive en la indigencia. Además, alrededor del 42 por ciento de la población carece de cloacas, el 13 por ciento no tiene agua corriente y más del 40 por ciento no tiene conexión a la red de gas. El modelo de inclusión social y crecimiento, del que tanto habló el gobierno anterior, nos llevó a la pobreza y a la exclusión.

Hace una década que la Argentina es uno de los países con mayor inflación del mundo, con un promedio anual arriba del 20 por ciento y una inflación acumulada aproximadamente de 700 por ciento en los últimos diez años. La causa principal de esta inflación fue la utilización del Banco Central para financiar el gasto público y atender los servicios de la deuda, tanto emitiendo pesos como usando sus reservas. Esto sometió a la población a una suba de precios constante que daña, sobre todo, a los hogares que menos tienen.

Aun con casi 694.000 millones de dólares de ingreso extra encontramos un Estado cuyo déficit es uno de los mayores de la historia de nuestro país: 7 por ciento del PBI. Esto quiere decir que, a pesar de contar con tantos recursos, el Estado gastó más de lo que podía, emitió de manera irresponsable y generó inflación.

Esto sucedió mientras vivíamos uno de los momentos de mayor presión tributaria de la historia, al mismo tiempo que el Estado concentró recursos de las provincias de forma unitaria y centralista como nunca antes en las últimas décadas.
Hace trece años, en este Congreso, el presidente Néstor Kirchner habló de la importancia de los superávits gemelos, especialmente del superávit fiscal. Eso después fue dejado de lado.
Recibimos un Banco Central en crisis, con reservas que cayeron de 47.000 millones de dólares a cerca de 25.000 desde que se impuso el cepo.
La Argentina tiene uno de los menores porcentajes de reservas respecto del PBI de América latina: 6 por ciento. Se compara con el 17 por ciento de Chile y México y el 25 por ciento de Brasil. / Nos encontramos con una delicada situación fiscal; una de las peores de las últimas décadas, por la irresponsabilidad e incompetencia de la anterior gestión. Va a llevar un tiempo ordenarlo pero estamos comprometidos a hacerlo. (Aplausos.)

Nos encontramos con un país lleno de deudas: deudas de infraestructura, deudas sociales, deudas de desarrollo. En estos años de vacas gordas no ahorramos sino que nos comimos nuestro capital, como tantas veces nos ha sucedido en el pasado.

Mucho se habló de la negociación con los holdouts, también conocidos como “buitres”. Ahora dependerá de este Congreso si terminamos o no de cerrar este conflicto que lleva quince años. /  Confío en que va a primar la responsabilidad sobre la retórica y que juntos vamos a construir los consensos necesarios.

No resolver este conflicto les costó caro a los argentinos y favoreció a los tenedores de bonos, que se enriquecieron con eso. La deuda pasó de 3.000 a 11.000 millones de dólares. Mientras esa deuda aumentaba, se pagó al Club de París, sin negociar, intereses y punitorios. Y lo peor es que seguimos teniendo la peor calificación en ese instituto de crédito. / Calculamos que el no acceso al crédito le costó a la Argentina 100.000 millones de dólares y más de 2 millones de puestos de trabajo que no se crearon.

Durante los últimos cuatro años no creció el empleo en la Argentina, tanto por la inflación como por las trabas que ponía el Estado a las personas y a las empresas: cepo cambiario, restricciones para importar, para exportar, retenciones. El Estado fue obstáculo en vez de ser estímulo y sostén.

Alrededor de 1.200.000 personas están desempleadas y hay aproximadamente 3.800.000 argentinos que trabajan “en negro”, una deuda muy grande que tiene nuestro país.

El trabajo “en negro” pone a los trabajadores en una situación muy vulnerable.

Lo que sí aumentó fue el empleo público pero sin mejorar los servicios que presta el Estado. Nos mintieron, camuflando el desempleo con empleo público.

Entre 2003 y 2015 la cantidad de empleados públicos creció un 64 por ciento. Pasó de aproximadamente 2.200.000 empleos en 2003 a 3.600.000 en 2015.

Encontramos un Estado plagado de clientelismo, de despilfarro y corrupción. Un Estado que se puso al servicio de la militancia política y que destruyó el valor de la carrera pública.

Mucho de esto se explica por la corrupción. Ocupamos el lugar 107 entre los 168 países del ranking de transparencia internacional, muy por debajo de Uruguay y Chile, y también por debajo de Cuba, México, Brasil, Colombia y Bolivia.

La corrupción mata, como lo demostró Cromañón, la tragedia de Once y “las rutas de la muerte”. En cada área de gobierno hemos encontrado ejemplos de falta de transparencia, ineficiencia y, en muchos casos, corrupción.

La corrupción no debe ni puede quedar impune. Debemos darle todas las herramientas al Poder Judicial para que trabaje en forma independiente, pero con tiempos veloces. También fortaleceremos la Oficina Anticorrupción que encontramos desmantelada.

Mayor gasto público no implicó mejores políticas públicas. Una de las principales responsabilidades del Estado es cuidar la seguridad de los argentinos. Nos encontramos con un Estado débil, con fuerzas de seguridad mal equipadas, mal remuneradas, mal entrenadas y maltratadas. Un Estado con poca o nula capacidad de investigar y prevenir. Entre la incompetencia y los traumas ideológicos, casi todas las políticas de seguridad de los últimos años han sido un fracaso. Es por eso que los argentinos hoy tienen miedo, se sienten desprotegidos.

Tenemos un muy preocupante panorama en materia de violencia, crimen, tráfico de drogas y de personas, producto de estas malas políticas. ¡La inseguridad no es una sensación! Es un flagelo que ha sido negado sistemáticamente, generando otra violencia, la verbal: la denigración de sentir que el Estado no sólo no te cuida, sino que te falta el respeto.

Desde 2008 no se publican los datos del delito. Los primeros datos que pudimos relevar nos indican que estamos en 3.400 homicidios por año, lo que representa un aumento del 40 por ciento respecto de 2008.

Hoy, la Argentina es un país próspero para los narcotraficantes. Somos un país que recibe droga, la transforma, la vende internamente y la exporta a Europa, África, Asia, Australia, Medio Oriente y a países vecinos como Chile y Uruguay.

Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, la Argentina es el tercer país proveedor mundial de cocaína. El consumo ha crecido exponencialmente empujado por un narcotráfico que se siente libre para expandirse. Nuestras fronteras están virtualmente indefensas, ya que sólo el 17 por ciento está radarizado y, encima, nuestra capacidad de defensa aérea es muy escasa. De hecho, todo nuestro sistema de defensa está desatendido, con aviones que no vuelan, unos pocos barcos que funcionan y escasez de equipamiento en todas las fuerzas armadas.

Será una tarea de la Justicia investigar si esta situación que recibimos fue fruto de la desidia o la incompetencia, o de la complicidad. (Aplausos prolongados.)

La educación pública tiene severos problemas de calidad y hoy no garantiza la igualdad de oportunidades. Si bien hay una importante inversión pública, esto no se tradujo en una escuela basada en la innovación, la exigencia y el mérito. Por todo el país encontramos escuelas con severos problemas de infraestructura, maestros que no tienen suficiente capacitación, alumnos que aprueban sin aprender y padres que no se comprometen.

Se han abierto nuevas universidades, y eso es muy positivo; pero también muchas de ellas han sido espacios de militancia política más que de excelencia académica.

Encontramos un Estado que dio poca importancia al rol de la evaluación. En algunas jurisdicciones donde se aplicó la Prueba Nacional de Evaluación respondió sólo el 23 por ciento de los estudiantes.

El Estado no cumplió con exigir la obligatoriedad; tampoco fueron publicados sus resultados. Una vez más se escondieron las estadísticas.

La salud pública también tiene enormes desigualdades y problemas estructurales, empezando por el PAMI, institución responsable de cuidar a nuestros queridos abuelos, en el que hemos encontrado despilfarro y corrupción como en las peores épocas, y siguiendo, el uso de los recursos para la militancia política, como el caso del Hospital Posadas.

Donde más decadencia hemos encontrado es en nuestra infraestructura. Lo más indignante es que no faltaron recursos. Se hicieron muchas licitaciones y se gastó muchísimo dinero. Sin embargo, prácticamente todas nuestras rutas, puertos, trenes y comunicaciones están deteriorados o saturados.

Empecemos por la energía. Hoy nuestro país tiene déficit energético. Eso quiere decir que pasamos de un país que generaba más energía que la que consumía a uno que debe importar sus necesidades, o parte de sus necesidades. Esto pone una enorme presión sobre nuestros recursos fiscales y nos genera una dependencia del exterior.

Desde 2003 hasta 2014 se perdió un stock de reservas equivalente a casi dos años de producción de petróleo y a más de nueve años de producción de gas, lo que significa una pérdida de 115.000 millones de dólares. Y como si eso fuera poco, la importación se hizo sin control, sin transparencia y con corrupción.

La ausencia de incentivos a la inversión se vio, sobre todo en el mercado eléctrico, tanto en generación como en distribución. Esa es la causa de cortes de luz, que pasaron, de 2003 a 2014, a casi cuadruplicarse.

Nos encontramos con un precio mayorista de la electricidad diez veces por debajo de su costo y una gran variedad de precios minoristas en cada provincia, generando una profunda injusticia hacia alguien que vivía en el interior respecto de los que vivían en el área metropolitana.

Por último, el desarrollo de las energías renovables es casi nulo, más allá de que tenemos una de las mayores potencialidades en energías solar y eólica.

La conexión física tiene enormes problemas, con rutas en mal estado, trenes que funcionan mal o no funcionan, puertos atrasados en tecnología, una hidrovía subaprovechada y poca conectividad aerocomercial. El 40 por ciento de las rutas está en pésimo estado, pese a que en los últimos diez años el presupuesto de Vialidad aumentó más de diez veces. Y luego de doce años, la cantidad de kilómetros de rutas con problemas de seguridad, llamadas “rutas de la muerte”, pasó de 1.000 a 3.400. Y los costos de obra se cotizaron a casi el doble del promedio de obras equivalentes en Latinoamérica.

La inversión se distribuyó según conveniencias políticas y no de acuerdo a un plan vial federal. Hay más de 930 obras iniciadas que estaban paralizadas o semiparalizadas a diciembre de 2015.  Se dejó una deuda de más de 12.300 millones de pesos y terminar estas obras, que tienen veinticuatro meses de plazo de ejecución en promedio, llevaría más de 123.000 millones de pesos, lo que significa que ustedes deben haber puesto en el presupuesto más de 60.000 millones de pesos para avanzar con esos planes de obras. Pero no, el presupuesto nacional aprobado tiene tan solo 22.000 millones de pesos.

Esta anormalidad venía desde hace rato y servía solamente para mantener las obras vivas y seguir acumulando gastos improductivos. / Lo mismo pasó con los ferrocarriles. Los trenes comunican sectores productivos de diecisiete provincias, pero tras décadas de abandono y falta de inversión, el sector ferroviario fue perdiendo competitividad. Y todo esto fue en contra de la generación de empleo.

El año pasado el Belgrano Cargas tocó su mínimo histórico de transporte de cargas. Transportó 2 millones y medio de toneladas. Son 3 millones y medio de mercadería menos que en 2001. Por esta gran caída se estima una pérdida de 2.025 millones de pesos solamente en 2015.

Todos estos problemas llevaron a nuestro país a una pérdida de competitividad con una economía cada vez más cerrada y temerosa. Estamos en el puesto 6, entre 142 países, en el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial.

En un mundo globalizado estamos obligados a competir. La competitividad no es un tema que beneficie a inversores o a empresarios, sino que es clave para el desarrollo, para generar empleo y reducir la pobreza.

Podría seguir todo el día, pero, por respeto a ustedes aquí presentes y a los argentinos que están mirando, voy a cortar acá. Pero me comprometo a publicar todos los datos, área por área, para que todos los argentinos sepan el estado en que estaba la Argentina en diciembre de

  1. (Aplausos prolongados.)

Este diagnóstico no debe servirnos para deprimirnos, ni siquiera para enojarnos. Tiene que servir para que tomemos conciencia de la magnitud del desafío que tenemos por delante, pero, sobre todo, para reafirmar que somos mejores que esto; somos mejores que la vida que llevamos. Los argentinos, juntos, podemos lograr superar cada uno de estos problemas. No estamos condenados a vivir mal, a vivir tensos, a vivir con miedo e inseguridad. Pero es hora de dejar de compararnos con nuestras peores épocas. Levantémonos la vara y comparémonos con todo lo que podemos hacer. Ese es el desafío. (Aplausos prolongados.)

En estos casi tres meses de gestión trabajamos para normalizar nuestro país, enfrentando desafíos en lo social, en lo político y en lo económico; también, en nuestro vínculo con el mundo, en nuestra relación con la Justicia, en el diálogo con los gobernadores y en el trato con la prensa. Cumplimos con lo que creemos es el espíritu de la democracia. La democracia es un sistema de unión y entendimiento, un mecanismo para resolver conflictos más que para generarlos. Es momento de unir a los argentinos y respetar nuestras diferencias. (Aplausos.)

Lo primero que hicimos fue convocar a nuestros gobernadores, más allá de que la mayoría no pertenece a Cambiemos. Y no quedamos en una declaración. Atendimos las emergencias juntos, debatimos alrededor de los recursos, discutimos las obras que nos pueden ayudar a crecer. Y yo quiero agradecerles a los gobernadores por su generosidad de aceptar esta nueva forma de trabajar en equipo. Para nosotros, el poder no es propiedad de nadie; creemos realmente en la división de poderes. El sentido del poder es respetar la ley y servir al ciudadano (Aplausos.), no ponerse al servicio de quienes gobiernan. Nosotros tenemos que estar al servicio de nuestra gente.

Ahora que empieza el año parlamentario también queremos convocarlos a ser parte de este mismo equipo, a través de un Congreso activo que discuta las leyes, que busque las mejores soluciones y las mejores medidas para los argentinos.

Este año se cumplen 40 años del golpe militar; un golpe que consolidó la época más oscura de nuestra historia. Aprovechemos este año para gritar todos juntos “nunca más a la violencia institucional y política”. (Aplausos prolongados.)

La democracia se empobrece cuando la relación con los demás…

– Manifestaciones.

Sra. Presidente.- Silencio, por favor.

 

Sr. Presidente de la Nación.-. La democracia se empobrece cuando la relación con los demás pasa por imponer y someter.

Queremos acabar con la lógica de amigos y enemigos. Es cierto que hay conflictos, pero ellos son parte de la democracia, y vivir en democracia significa administrarlos usando el diálogo. La Argentina que viene es el país del acuerdo, del encuentro, del cuidado y de las buenas intenciones, que sé que compartimos con todos los argentinos. Los tres grandes desafíos son: la Argentina con pobreza cero, derrotar el narcotráfico y unir a los argentinos. (Aplausos.)

Para salir de la pobreza necesitamos más trabajo y menos inflación, que es la que devora el salario de los que menos tienen. Mi obsesión, nuestra obsesión va a ser más y mejores trabajos y menos inflación. (Aplausos.)

La inflación existe porque el gobierno anterior la promovió, ya que creía que era una herramienta válida de la política económica. (Aplausos.)

– Manifestaciones.

Sr. Presidente de la Nación.- Siempre estuvimos en contra de esa mirada. La inflación es perversa. Destruye no solo el poder adquisitivo de los más débiles sino que destruye la confianza y la previsibilidad, promoviendo la especulación y la falta de información.

La inflación ha estado alta estos meses, producto de la inercia de muchos años de inflación alta y de la transición irresponsable que vivimos. (Aplausos.) Pero estamos convencidos de que la inflación va a ir bajando hacia el final del año. La principal medida para eso.

– Manifestaciones.

Sra. Presidente.- Silencio, por favor. Vamos a respetar al presidente, por favor.

Sr. Presidente de la Nación.- Hay que respetar el voto democrático.

– Manifestaciones.

 

Sr. Presidente de la Nación.- Señores: hay que respetar el voto de la democracia. (Aplausos.)

Sra. Presidente.- Vamos a seguir escuchando el mensaje del presidente, por favor. / ¡Silencio, silencio!

– Manifestaciones.

Sra. Presidente.- Después tendremos tiempo de debatir entre nosotros. Por favor, escuchemos.

 

– Manifestaciones.

Sr. Presidente de la Nación.- Pero estamos convencidos de que la inflación irá bajando con el correr de los meses porque la principal medida para eso fue ir reduciendo la emisión monetaria descontrolada de estos años e ir bajando el déficit fiscal, que debe llegar a cero al final del cuarto año.

Además, queremos mejorar la competencia y el funcionamiento del mercado para que nadie abuse de sus posiciones dominantes y especule contra el consumidor. Quiero ser bien claro en esto: que nadie crea que seremos tolerantes con aquellas empresas que se quieran poner por encima de la Justicia. (Aplausos.) No vamos a tener la arbitrariedad ni seremos matones como algunos han sido (Aplausos.), pero fortaleceremos la defensa de la competencia, los controles ambientales y combatiremos la evasión impositiva y previsional.

También anunciaremos la actualización automática de los montos de las jubilaciones, de las asignaciones familiares y de la asignación universal por hijo. (Aplausos.)

Aumentamos en 160 por ciento el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias para que dejen de pagarlo quienes no corresponde que lo hagan (Aplausos.) El 75 por ciento de los contribuyentes que paga este impuesto verá un beneficio en sus bolsillos de entre el 9 y el 22 por ciento, y el complemento imprescindible de las escalas deberá ser tratado por el Congreso lo antes posible. (Aplausos.)

Aumentamos la cobertura de asignaciones familiares y los montos para quienes más lo necesitan: más de 1.200.000 chicos pasarán a ser incluidos y 1.600.000 chicos que ya recibían asignaciones pasarán a cobrar el máximo. (Aplausos.) Entre estas dos medidas, solo en el

2016 hemos transferido casi 50.000 millones de pesos del Estado al bolsillo de los trabajadores (Aplausos.), y muchas de estas medidas surgieron de escuchar durante años el reclamo de nuestros sindicalistas. Cuando me reuní con ellos, tuvimos una enorme coincidencia sobre el diagnóstico y sobre los compromisos a asumir. Valoro mucho su experiencia y el aporte que pueden hacer en este desafío de sacar el país adelante.

A todos nos gustaría ir más rápido, pero tenemos que ser muy responsables frente al estado de fragilidad en que recibimos nuestra economía. (Aplausos.) Y cumpliendo con un compromiso que asumimos en la campaña, levantamos el cepo y todas las restricciones cambiarias sin que ocurriese ninguna de las desgracias pronosticadas. (Aplausos.)

También sacamos las retenciones a la exportación en todos los sectores primarios e industriales excepto la soja, que tendrá una reducción paulatina. Suprimimos las trabas al comercio exterior que frenaban la economía y nos ponían en conflicto con la Organización Mundial del Comercio, lo que impulsará el crecimiento de la producción y del trabajo en todas las provincias. (Aplausos.)

Ustedes saben las crisis que enfrentaban las economías regionales y que algunas aún enfrentan. Ponerlas en marcha con estas medidas era clave para poder generar trabajo en las provincias. Necesitamos volver a crecer cuanto antes para que, de esa manera, se genere trabajo digno en todo el país.

Para impulsar el turismo y nuestra economía, vamos a cumplir nuestra promesa de hacer de Aerolíneas Argentinas una empresa bien administrada que sirva para que tengamos un país más conectado sin que sea una carga para todos los argentinos. (Aplausos.)

Dimos los primeros pasos para el sinceramiento del sector energético. Entendemos que esto afectó a muchos, pero nos guiaron los principios de la equidad y de la sostenibilidad. Igualamos la situación entre la región metropolitana y el resto del país y creamos una tarifa social para quienes realmente necesitan el apoyo del Estado.

Estamos en default desde el 2002 y en estos meses dimos pasos necesarios para cerrar esta etapa.  Mucho se habló de la renegociación con los holdouts, también conocidos como “buitres”. Ahora dependerá de este Congreso si terminamos o no de cerrar este conflicto que lleva 15 años. Confío en que va a primar la responsabilidad sobre la retórica y que juntos vamos a construir los consensos necesarios. (Aplausos.) No resolver este conflicto les costó caro a los argentinos.

– Manifestaciones.

Sr. Presidente de la Nación.- No resolver este conflicto le costó caro a los argentinos. Estamos construyendo relaciones maduras y sensatas con todos los países del mundo.

– Manifestaciones.

Sr. Presidente de la Nación. -Muchas gracias, muchas gracias. Muy atentos en su acotación. Yo les vengo a decir que esto lo tenemos que construir juntos. Así que me alegro de que hayamos tenido una primera tarea, de que la hayamos hecho juntos. (Aplausos.)

Estamos construyendo relaciones maduras y sensatas con todos los países del mundo. La globalización es una realidad. Y creemos que, además de las amenazas y desafíos que eso trae, nos brinda inmensas oportunidades que debemos aprovechar.

Lo primero que hicimos es dar una señal clara de la importancia que tiene el Mercosur para nosotros, reimpulsando conversaciones con Brasil, Uruguay y Paraguay. Pudimos poner en marcha nuevamente las conversaciones con la Unión Europea, para que se inicie la negociación entre ambos bloques.

Cerramos conflictos pendientes y deudas con Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia; y también reafirmamos nuestro compromiso con la democracia y los derechos humanos en la región. Conversé también con los presidentes de México, Perú, Ecuador y Colombia para impulsar una agenda de trabajo compartido. Además de esto, restablecimos relaciones con los Estados Unidos, Francia, Italia, Inglaterra, Alemania e Israel, luego de años de conflictos, diferencias o, a veces, simplemente negligencias.

En el caso del Reino Unido, tal como conversamos con el primer ministro Cameron, dialogar no implica renunciar a nuestro reclamo sobre la soberanía de las Islas Malvinas. (Aplausos.) Al contrario: el aislamiento y la retórica vacía alejan cualquier posibilidad de encontrar una solución.

También reafirmamos nuestra relación estratégica con China, el diálogo con Rusia y con los países árabes. Queremos abrir el trabajo con los países africanos y fortalecer mucho la relación con todo el este asiático.

Pero para hacer la Argentina del siglo XXI tenemos que construir un Estado del siglo XXI: un Estado integrado, eficiente, inteligente, transparente, participativo e inclusivo; un Estado que esté, sobre todo, al servicio de la gente. (Aplausos.) Para construir este Estado creamos el primer Ministerio de Modernización de nuestra historia que trabajará con cinco ejes principales: modernización administrativa, actualización de la infraestructura tecnológica, gobierno abierto, gobierno digital y, finalmente, una política que desarrolle los recursos humanos y que dé valor a la carrera pública. (Aplausos.)

 

Otro gran objetivo que nos propusimos como gobierno es derrotar el narcotráfico, la principal amenaza a la seguridad. Tal como hablamos con el Santo Padre, tenemos que trabajar todos juntos en esta lucha contra este flagelo que enferma y mata a nuestros hijos. Desde que empezamos a gobernar, reconocimos el problema. Decretamos la emergencia en seguridad y dispusimos que el Consejo de Seguridad Interior permanezca en sesión permanente.

Al cumplir con el compromiso que compartí con todos los candidatos a presidente de transferir la Superintendencia Metropolitana de la Seguridad de la Policía Federal a la Ciudad de Buenos Aires, comenzamos a trabajar para profesionalizar y especializar en delitos complejos a nuestra Policía Federal, y que actúe en todo el país. Aun falta mucho, pero estamos cambiando la tendencia cada día.

El desafío de unir a los argentinos es el más importante de todos porque es el que necesitamos para concretar el de pobreza cero y derrotar el narcotráfico. Quienes vivimos en este país tenemos muchas heridas que sanar. Durante años fuimos conducidos a un enfrentamiento permanente de persecuciones, choques y negar al otro. No se sale de la cultura del enfrentamiento con venganza sino fortaleciendo nuestra hermandad. (Aplausos.)

No nos olvidaremos de que hace poco más de un año aparecía muerto el fiscal Alberto Nisman en circunstancias que todavía son inciertas pero que, de a poco, comienzan a aclararse.

No nos olvidaremos tampoco de los argentinos víctimas del terrorismo. Acompañamos la declaración de inconstitucionalidad del Memorándum de Entendimiento con Irán. (Aplausos.) Queremos saber qué ocurrió; y, por eso, también elevamos a rango de Secretaría de Estado la Unidad Especial de Investigación de la causa AMIA. Necesitamos verdad y justicia.

También hemos encarado una normalización de los medios públicos buscando que sean pluralistas y de calidad, y no espacios de difusión de propaganda de gobierno. (Aplausos.) Lo mismo hicimos con todas las expresiones culturales y de difusión del Estado. Sostuvimos la gratuidad de Fútbol para Todos logrando ya bajar los costos; y seguiremos en esa línea al licitar el sistema en el segundo semestre.

Además, hemos lanzado el Plan Belgrano, un ambicioso proyecto de reivindicación histórica del norte argentino. Luego de muchas décadas de postergación, desarrollaremos inversiones públicas de infraestructura productiva y social. El objetivo es llevar desarrollo y trabajo a los que viven en las provincias del Norte Grande. (Aplausos.)

Quiero una Argentina unida. Y lo mismo me decían todos aquellos argentinos que me abrieron las puertas de sus hogares, que me abrieron sus corazones, que compartieron conmigo sus dudas, sus miedos y sus angustias. Como ese pequeño productor que me dijo que tenía que abandonar su tierra porque eran tantas las trabas que le ponía el Estado que ni siquiera pagaba sus insumos; o como esas mujeres y esos hombres que me decían que no llegaban a fin de mes producto de la inflación…

– Manifestaciones.

Sr. Presidente de la Nación.- …o esos padres que no podían conciliar el sueño hasta que sus hijos volvían a casa, por la inseguridad en la que vivimos. Es duro, claramente, escuchar esos relatos. Es triste.

Pero también escuché otra cosa: una esperanza arrolladora; una convicción de que juntos vamos a salir a adelante. Por eso les prometí que no me iba a olvidar de ellos, y no me puedo olvidar de ellos. No me quiero olvidar de ellos, es la parte central de mi Presidencia.

Cada día, cuando llego a mi oficina, lo que pienso es qué injusticia podemos corregir, qué desigualdad podemos solucionar demostrando que es mentira que eran inevitables. Y ahí está nuestro principal problema: esa negatividad que nos ha llevado a pensar durante años que era así, que la corrupción era una forma de ser de los argentinos, que la pobreza vino para quedarse y no tiene solución. Yo hoy quiero denunciar esa visión triste, aplastante, frustrante, porque no es verdad. Todo puede cambiar y ya lo estamos cambiando (Aplausos.)

– Manifestaciones.

Sr. Presidente de la Nación.- Por eso les pido: no tengamos miedo; no tengamos miedo a la transformación. Estamos juntos; estamos juntos el gobierno y los ciudadanos, los ciudadanos entre sí, y este presidente junto a 40 millones de argentinos formando el equipo que va a cambiar la historia. (Aplausos.)

Desde esta realidad en la que estamos, que no queremos negar sino transformar, vamos a proponer una agenda de trabajo para el futuro. En primer lugar quiero mencionar una intensa agenda para vincularnos con el mundo, para tener una Argentina protagonista en los debates y procesos de la agenda internacional. La Argentina puede ser parte de la solución de cuestiones globales como la agenda de pobreza, la distribución del ingreso, la democracia y los derechos humanos, la pelea contra el terrorismo y el narcotráfico, la investigación científica y tecnológica, la preservación de la paz, el diálogo interreligioso, la promoción del comercio y las inversiones y la lucha contra el cambio climático.

En este último sentido, le pido a este Congreso que apruebe lo antes posible los compromisos que asumimos en la última Cumbre de Cambio Climático en París, demostrando nuestra profunda convicción en la defensa del medio ambiente. (Aplausos.)

La Argentina es un país que tiene todo para dar. El mundo lo está viendo y por eso, paso a paso, nos estamos convirtiendo en un lugar del que todos quieren saber, donde todos ven oportunidades.

Para insertar a la Argentina en el Siglo XXI todo empieza con la educación, Ahí es donde se gesta el futuro del futuro. Por eso, hace unas semanas, en Jujuy, el ministro Bullrich, junto a todos los ministros de Educación de las provincias, fijaron un acuerdo llamado Declaración de Purmamarca que traza los ejes de la revolución educativa que queremos afianzar. Entre otros puntos, el documento propone implementar la innovación educativa y el aprendizaje en entornos digitales y con nuevas tecnologías, e incorporar progresivamente la jornada extendida a través de actividades escolares, artísticas y deportivas.

En esa declaración también se incluyó la necesidad de avanzar en la obligatoriedad a partir de los tres años de edad. Los primeros años de vida son clave para el desarrollo. (Aplausos.) Por eso vamos a presentar un proyecto de ley de universalidad de la educación de nivel inicial a partir de los tres años.

El otro proyecto de ley que considero primario para nuestro futuro es el de la creación del Instituto de Evaluación de la Calidad y Equidad Educativa. Para mejorar la educación tenemos que evaluar, tenemos que saber dónde estamos parados, y permitir generar la jerarquización del rol del docente. De esta manera, mejorando la educación pública y profundizando las políticas de ciencia y tecnología nos iremos acercando más a una sociedad del conocimiento. El futuro de nuestro país pasa por ese valor agregado que podemos generar a partir de la investigación, el desarrollo y la transferencia tecnológica, la creatividad, el pensamiento y la innovación. Pero tenemos que asegurarnos de que todos los argentinos puedan ser parte de esta realidad. (Aplausos.)

Vamos a trabajar también para que en cuatro años hasta el pueblito más alejado tenga acceso a Internet con la misma tecnología, velocidad y calidad que en otros países. Hoy esto es un derecho básico, una necesidad central para poder desarrollar una economía del conocimiento y la innovación.

Para cuidar a los que menos tienen vamos a proponer la devolución del IVA para los productos de la canasta básica alimentaria. (Aplausos prolongados.)

Hemos ampliado las asignaciones familiares y vamos a proponer ampliar la Asignación Universal por Hijo para llegar a cada vez más niños. Además, me comprometo a trabajar para que al final de la gestión todos los niños reciban un ingreso universal a la niñez, proyecto de autoría de la doctora Carrió. (Aplausos.)

Espero que en los próximos meses podamos avanzar entre todos en la búsqueda de consensos para lograr un diseño unificado y transparente que cubra a todos los niños.

Los jubilados también serán una prioridad para nosotros. La enorme cantidad de juicios previsionales marcan una deuda que aún no ha sido saldada. Debemos trabajar juntos para construir el camino que nos permita ir normalizando lo pendiente y, a la vez, diseñar una respuesta sustentable al reclamo del 82 por ciento móvil. (Aplausos.)

Tenemos que cambiar la tendencia en la lucha contra el narcotráfico. Eso va a requerir de muchos cambios legislativos que espero el Congreso trate con la velocidad y la seriedad que el tema requiere. Proyectos como la reforma del Código Procesal Penal, el fortalecimiento de la justicia federal, la ley del arrepentido y del decomiso de bienes provenientes del crimen organizado tienen que estar entre las prioridades de este Congreso. (Aplausos.)

Para unir a los argentinos tenemos que fortalecer nuestras instituciones. Debemos fortalecer la transparencia y los órganos de control. Para eso, promoveremos la rápida sanción de la ley de acceso a la información pública para que junto a la política de gobierno abierto tengamos un Estado transparente y abierto a la colaboración. (Aplausos.) También necesitamos una nueva ley de compras públicas y de desarrollo de proveedores para romper los bolsones de corrupción y mejorar la eficiencia. (Aplausos.)

Impulsaremos una reforma de la justicia para fortalecer su independencia y mejorar su funcionamiento. Hace falta regular la subrogancia de jueces, reformar el Consejo de la Magistratura y reformar las leyes orgánicas del Ministerio Público Fiscal, de la defensa pública y del Poder Judicial. También les pido que avancemos en la designación de los jueces de la Corte Suprema, así normalizamos lo antes posible su funcionamiento. (Aplausos.)

 

Ha habido un gran consenso en que no podemos seguir votando como lo hicimos en el 2015. Por eso, en este año en que se cumplen cien años de la elección de don Hipólito Yrigoyen, primer presidente votado en elecciones libres. (Aplausos.) .impulsaremos una ambiciosa reforma política. Ya estuvimos reunidos con todos los partidos políticos y hay consensos acerca de las principales reformas: terminar con la boleta papel, hacer independiente el control del comicio y unificar el calendario electoral. Espero que este tema sea una demostración de la construcción de consensos y acuerdos que demuestren que estamos a la altura de la historia. (Aplausos.)

Debemos unirnos en esta agenda de crecimiento y, sin importar el partido político al que pertenezcamos, tenemos que trabajar unidos para cuidar a los argentinos.

Quiero un país donde la igualdad no sea uniformidad. Creo en la diversidad inclusiva y celebrada. Creo que cada uno tiene derecho a pensar como le parezca y quiero que en este país todos podamos elegir y tener un Estado que estimule eso; pero también quiero decirles hoy que tenemos que alejarnos definitivamente de la viveza criolla mal entendida. (Aplausos.) .de la búsqueda del atajo. Tenemos que apostar al trabajo en equipo. Tenemos que recordar lo que nos enseñaron nuestros padres y abuelos, que es la cultura del trabajo, la cultura del esfuerzo, ese esfuerzo que dignifica, ese esfuerzo que te eleva la autoestima; esa responsabilidad del esfuerzo que te aleja de la deshonestidad y de la improvisación. Esa responsabilidad que tiene que llevarnos a entender que no nos podemos sentar a esperar que alguien resuelva nuestros problemas. Nosotros con nuestro esfuerzo lo vamos a hacer. Por eso, me acordaba, alguien una vez me dijo que yo soy un ingeniero construyendo puentes. Y esa metáfora me gustó.

Me gustaría poder hoy decirles que voy a construir un inmenso puente  que nos lleve de las frustraciones y de las amarguras del pasado a la alegría de construir ese futuro maravilloso. Pero ese puente no lo construye un ingeniero ni una persona sola: ¡ese puente lo construimos todos juntos o no se construirá jamás! (Aplausos prolongados.)

¿Cuál es el país con el que sueño? Un país que no mienta, un país que te cuida, un país donde la gente no se rinde, un país que crece y te ayuda a crecer, un país que estimula el desarrollo personal y de la familia.

– Manifestaciones en el recinto.

Sr. Presidente de la Nación.- Un país que te convoca a tu aventura personal.

Y yo estoy aquí en buena fe, con las mejores intenciones, sin querer tener razón, sin resentimientos ni rencores, para proponerles una vía de crecimiento, un proyecto de crecimiento. (Aplausos.) Estoy abierto a recibir todas las mejoras que ustedes tengan para introducir. Es más, quiero lo mejor de cada uno de ustedes para darle lo mejor a los argentinos. (Aplausos.)

Sé que a los argentinos nos han prometido mucho muchas veces y nos han cumplido muy poco. Entonces nos cuesta creer. Pero yo les digo que no les voy a mentir. Estas transformaciones no se hacen de un día para el otro. Estas transformaciones, estas grandes transformaciones, se llevan a cabo dando pequeños pasos todos los días. Pero la buena noticia que tengo para darles es que ya empezamos a dar esos pequeños pasos.

¡Porque se puede! ¡Claro que se puede! Y por eso los invito a todos, absolutamente a todos, a compartir estos desafíos, sabiendo que los vamos a poder llevar a cabo. Y diciendo esto, dejo formalmente inauguradas las sesiones ordinarias del Congreso.

Muchas gracias. (Aplausos.)

…………………………………………………………………………………………………….

2016 Abril 22. Diario “La Nación”, Buenos Aires. Título: La Argentina sale del default después de 14 años: comenzó el pago a los holdouts y Griesa levantó las cautelares  / El Ministerio de Hacienda informó el inicio de las transferencias a los bonistas y el magistrado terminó con las restricciones para pagarle a los bonistas que entraron en los canjes

[Fuente: http://www.lanacion.com.ar/1891784-comenzo-el-pago-a-los-bonistas-que-estan-en-default-desde-2001]

Hoy miércoles, 30 de noviembre de 2016- Hora 04:09:10

Nidia Orbea de Fontanini. SEPA Argentina.