EL N.I.R.E. – ROA BASTOS – LOS PUÑOS de la PALOMA

N.I.R.E. – Núcleo de Integración Regional de Escritores…

Cerca del escritor Augusto Roa Bastos, su amigo doctor Alejandro Maciel (argentino, psiquiatra, escritor), logró reunir el 23 de julio de 2004 en la Embajada Argentina en Paraguay a un grupo de escritores que respondieron a una “convocatoria abierta” difundida en el Paraguay, en tres provincias argentinas (Chaco, Corrientes y Santa Fe) y en la República Oriental del Uruguay.

Sabido es que entre los asistentes estuvo César González…

Así comenzó la organización del Núcleo de Integración Regional de Escritores.

* * * * * * *

Invierno de 2005 – Entre palabras y sueños…

Primer lustro del siglo veintiuno. Graciela Hernández de Aranda, directora del Departamento de Literatura de al Secretaría de Cultura de la provincia de Santa Fe, estaba terminando de elaborar el cronograma de actividades culturales que se desarrollarían durante la XI Feria del Libro de Santa Fe, organizado conjuntamente con la Municipalidad de la Ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz, la Universidad Nacional del Litoral con aportes de editoriales y librerías locales; asociaciones de escritores, de artistas plásticos y músicos… No ha sido por casualidad encontrar esta información de “el Grupo de los Cuatro”:

De:Alejandro Maciel” <talomac@…>
Fecha: Sáb Ago 20, 2005  11:18 pm
Asunto: Saludos a todos desde Paraguay

Gente: ¿Qué nos pasa que estamos todos incomunicados? Os cuento que “el grupo de los 4” léase Mabel Pedrozo, Luis Hernáez, Amanda Pedrozo y Alejandro estamos por iniciar un ciclo de conferencias que iniciaremos con “Sexo y Literatura” en el Café Italiano del centro de Asunción el sábado 27 próximo a las 18 hs.

Es el mismo tema que llevaremos a la Feria del Libro de Santa Fe donde Normita Segades nos arregló encuentros con la gente santafesina, nacida en los pajonales donde crecen los yuyales del río Carcarañá.

Estaremos en la Feria santafesina los días 9, 10 y 11 de septiembre. Seguimos con la obsesión de la integración, tuve un asueto por todo el tema de don Augusto que se habrán enterado pero justamente la misión que me dejó es la de integración. Ahora sí, sin parar. Ya está casi listo el mono de la revista-libro.

Saludos para todos: Alejandro Maciel.

El propósito de integración estaba reflejado en sucesivas respuestas:

De: “Cesar Bisso” <cbisso@…>
Fecha: Dom Ago 21, 2005  11:37 pm
Asunto: Ánimo, cumpa…

Alejandro, más allá de las interrupciones en el diálogo electrónico, da gusto saber que pronto nos veremos en Santa Fe.
Un fuerte abrazo.
César.

Era evidente que Esteban González del Chaco, quedó en el camino…

Esteban Gonzalez” <steban45@…>
Fecha: Lun Ago 22, 2005  12:40 pm
Asunto: de Esteban

Alejandro

Al fin lindas noticias, entonces hay que organizarse para ir a Santa FE. Ya estaba preocupado de tanto silencio, solo Norma responde y el otro energúmeno santafesino se perdió en los pajonales.

En cuanto a la propuesta de la conferencia es solo oral o tiene ribetes de experiencias prácticas.

A que hora VA? después de la 22 supongo.
Un abrazo.
ESteban

Diversas circunstancias, impidieron que Esteban llegara a la capital santafesina.

Es oportuno reiterar su mensaje del 5 de septiembre, porque hay insoslayables señales acerca de su labor literaria:

De: “Esteban Gonzalez” <steban45@…>
Fecha: Lun Sep 5, 2005  8:17 pm
Asunto: de Esteban, del Chaco.

ESTOY TRATANDO DE ARMAR MI VIAJE AL SANTA FE, PERO VIENE MUY COMPLICADO POR LA FACULTAD Y NO ME DAN LOS TIEMPOS. TE ESTOY ENVIANDO MAÑANA ALGO DE MATERIAL.
POR AHORA LA NOTICIA FRESQUITA ES QUE GANÉ EL SEGUNDO PREMIO DEL PROVINCIAL DE POESÍA 2005 CON UN LIBRO QUE SE LLAMA “CAUSAS Y EFECTOS” YA GANÉ EL AÑO PASADO CON “MALOS PENSAMIENTOS” Y ANTES CON “CIUDAD MARGINAL”.
SUBSECRETRIA DE CULTURA PRESENTA EL 15 “CIUDAD MARGINAL” OTRO LIBRO PREMIADO DONDE SE MENCIONA QUE FORMO PARTE DEL NIRE.
DESPUÉS DEL 15 LLEGARÁN ALGUNOS LIBRITOS PARA
COMPARTIR CON LOS CHICOS Y LAS CHICAS DE ASUNCIÓN.
ABRAZOS
ESTEBAN

¡Alegría al compartir!…

De: “mariadelpilar” <mariadelpilar@…>
Fecha: Mar Sep 6, 2005  8:01 pm
Asunto: Re: [nire2004] de Esteban, del Chaco.

¡FELICITACIONES, ESTEBAN” Con “nirenianos” como vos seremos famosos enseguida! en serio, me alegra mucho este premio a tu poesía y no dejes de tenernos al tanto de entrega, presentación de libro o actos de este tipo en los que podamos acompañarte (y darnos corte, de paso). saludos.
Lástima que no puedas ir a Santa Fe
Un abrazo
PILAR ROMANO

* * * * * * * * * * *

De: “Amanda Beatriz Pedrozo” <pedrozocibils@…>
Fecha: Mar Sep 6, 2005  9:20 pm
Asunto: FW: [nire2004] para esteban

Esteban
si esto fuera un telegrama diría: contenta por premio.
Como no es, te expreso el vy’apa un poco más extensamente: avanti con la

poesía, qué contenta estoy y a ver cuándo podemos leer tu libro de poemas,
qué bueno. Ojalá puedas estar en Santa Fe, si no estás, a ver cuándo te
podés pegar un viajecito para acá. Que vayan bien tus cosas, amigo.
Amanda’te felicito!

Una vez más, la perseverancia de Norma Segades estaba generando otro puente

…………………………………………………………………………………….

2005 – Relaciones entre escritores…

Sueños, sueños, sueños… continuos esfuerzos, frustraciones y logros.

Durante el siglo XX fueron comunicaciones mediante misivas o cartas, breves diálogos telefónicos, comunicaciones a distancia mediante radioemisoras, periódicos locales o diarios de distintas provincias.

En las últimas décadas mediante la red de redes es posible avanzar en distintas direcciones. Ha sido interesante recopilar datos acerca de cómo se fue entrelazando la trama sobre la urdimbre generada en Asunción del Paraguay:

En esta reiteración, sólo cambio de minúsculas por mayúsculas considerando que generalmente ante la celeridad no hay relecturas previas al envío…

Jueves 23-06-2005: a Norma Segades

¡Hola, amigos!

Bienvenida a la cordobesa Celina.

Para Norma Segades: Tenemos interés con Cacho Acosta de ir a la Feria
del Libro a Santa Fe, en septiembre. Sólo que debido a la crisis
quisiéramos saber si habrá algún privilegio para los miembros del NIRE
si tendremos algún tipo de rebaja, ya que nuestros bolsillos están
exánimes (somos dos jubilados en la Argentina de hoy)

Si fuera factible conocer con anticipación parte del programa, para
aprovecharlo mejor, sería ideal.

Un afectuoso saludo para todos.

Griselda Morand y Cacho Acosta

Aviso de César González:

Señores escritores, hoy comienza la Libroferia de Asunción, quien tenga tiempo y ganas es hasta el domingo 3 de julio. Soy César González y tuve la suerte de participar de la primera reunión del Nire en la Embajada Argentina de Asunción. Estará la Cámara Uruguaya del libro y la Cámara Cordobesa mostrando novedades. CESAR

Viernes 24-06: De Ale…

Griselda y gente del Nire: la Feria del Libro de Santa Fe nos invita los
días 9, 10 y 11 de septiembre a participar de la misma. Envíen sus
propuestas por favor. Alejandro Maciel.

Julio: Martes 05: de Amanda Beatriz Pedrozo (Cibils)

Un abrazo a todos, muchachos y muchachitas núbiles. Acá en la otrora bella Asunción del Paraguay nos hemos reunido con la Pilar y pensamos que un
posible tema para Nire en la Feria del Libro de setiembre es la cuestión del
bilingüismo, o también la cuestión del sexo en la literatura (derivaciones,
a discutir). Podemos abrir una lista de ideas y discutir un poco esto, a ver
qué decidimos. Sugerencias, serían el punto de partida.

Hablemos.

Y sí, nunca seremos mayoría, esa es la joda. Tengo un amigo que por este
tema de la mayoría y la minoría decidió declararse niño y dejó de ser adulto
por lo tanto, anda trepado a las rejas y prendido con el alma grita que da
miedo. Él quería asustar a la mayoría y ahora está tan asustado que da
miedo, pobrecito. Eso es lo que nos pasa a veces a los que nunca seremos
mayoría pero soñamos con darles un buen susto, un día de estos… en suma,
me encantó tu poema. Me recuerda cosas…y avisá cuando vengas, que podemos encodarnos en una mesa y tomarnos un café. También, claro, nos veremos todos allá por setiembre en Santa Fe. Un abrazo Amanda

Jueves 07: Blanca

Hola amigos podrán decirme q hay de la feria del libro en santa fe?
cuando planean una reunión para juntarnos a fantasear un rato?

Besos Blanca

Sábado 9: de Norma Segades

Blanca:

 Soy Norma Segades Manias. La Feria del Libro de Santa Fe se realizará entre el 8 y el 18 de septiembre. Los días reservados para el NIRE son el viernes 9, sábado 10 y domingo 11 de septiembre. Habrá dos mesas redondas por día reservadas para escritores paraguayos, escritores del noreste y escritores santafesinos. Estoy averiguando el tema de los alojamientos. Por ahora, el precio que manejo es de habitaciones dobles a $ 68 y triples a $ 100 en un hotel nuevo que queda a escasos 150 metros del Predio Ferial Municipal, lugar donde he centralizado TODOS los eventos. El precio incluye estacionamiento y desayuno continental. Por otra parte, y satisfaciendo gentiles pedidos, estoy gestionando otro hotel (apenas a 100 metros de distancia) que nos conseguiría AMSAFE (Asociación del Magisterio Santafesino-Gremio docente) pero aún no tengo una respuesta concreta.

Espero que estos precios los satisfagan porque no siento demasiada inclinación a ejecutar esas diplomáticas labores que desempeñan tan bien los agentes turísticos.

Cariños desde Santa Fe, Norma

Respuesta de Blanca el mismo día:

Gracias Norma, puedo sumarme?

Tu ciudad es una deuda pendiente conmigo, algún día te contare no tengo problemas de alojamiento y sería un gusto ver a los amigos me mantendré en contacto

Cariños Blanca

Contestación al día siguiente: Querida Blanca: El coordinador continúa siendo Alejandro. Comunícate con él. Besos, Norma.

Sa. 09: de Amanda a Ale…

Ale Ya por si acaso al final no se va con nosotros mi hermanita ermitaña,
quiero reservar tu cuerpito para que durmamos juntos, hablo del tema del
hotel en Sta. Fe, ya me acostumbré a verte a vos mante en anatómico, así que
una vez más no importa y vos ya sabés que no soy molestosa salvo porque
canto en el baño. No te comprometas luego con otra cristiana, al menos hasta
que sepamos si Mabelita rompe su ostracismo o no.

Y a ver si debatimos el tema de los temas que podemos desarrollar allá.

Un abrazo Amanda

Agosto – Sábado 20: mensaje de Ale

Gente: ¿Qué nos pasa que estamos todos incomunicados? Os cuento que “el grupo de los 4” léase Mabel Pedrozo, Luis Hernáez, Amanda Pedrozo y Alejandro estamos por iniciar un ciclo de conferencias que iniciaremos con “Sexo y Literatura” en el Café Italiano del centro de Asunción el sábado 27 próximo a las 18 hs.

Es el mismo tema que llevaremos a la Feria del Libro de Santa Fe donde Normita Segades nos arregló encuentros con la gente santafesina, nacida en los pajonales donde crecen los yuyales del rio Carcarañá.

Estaremos en la Feria santefesina los días 9,10 y 11 de septiembre. Seguimos con la obsesión de la integración, tuve un asueto por todo el tema de don Augusto que se habrán enterado pero justamente la misión que me dejó es la de integración. Ahora sí, sin parar. Ya está casi listo el mono de la revista-libro. 

Saludos para todos: Alejandro Maciel.

Do. 21: de César Bisso

Alejandro, más allá de las interrupciones en el diálogo electrónico, da
gusto saber que pronto nos veremos en Santa Fe.

Un fuerte abrazo. César.

(César Bisso, santafesino residente en Buenos Aires, no estuvo en esos encuentros en la Feria del Libro de Santa Fe…)

Lu 22: de Esteban…

Alejandro / Al fin lindas noticias, entonces hay que organizarse para ir a Santa FE. Ya
estaba preocupado de tanto silencio, solo Norma responde y el otro
energúmeno santafesino se perdió en los pajonales.

En cuanto a la propuesta de la conferencia es solo oral o tiene ribetes de
experiencias prácticas.

A que hora VA? después de la 22 supongo.

Un abrazo.

ESteban

De Ale a Esteban

Esteban: varias cosas, estamos preparando la antología yoguajá. Mandame una poesía tuya reciente, por favor. Y estamos armando la caravana para estar en Santa Fe el 9 de septiembre en punto, si querés sumarte, te integramos a las mesas y actividades que nos facilitaron. Norma nos mandó el precio de hoteles y está en 63/día para 2 personas. No me dice el precio de la single pero calculemos que andará por 40.

Bueno, esperamos noticias, el tema del sábado es a las 18 horas y va como Extensión Universitaria de la UCSA (Univ. del Cono Sur) que otorgará certificados a los asistentes. Y se agregó que estará una profesora de Lit. Latinoamericana norteamericana de la Univ. de Iowa que se llama Jennifer French. Creo que saldrá algo interesante. Alejandro.

Ma. 23: Respuesta de Esteban González

Alejandro

Haré lo imposible por ir a Santa FE para acompañarlos aunque sea un día.
Es una buena oportunidad para charlar un poco del grupo y celebrar
algunas cosas.

Abrazos para todos. Esteban

De Amanda Beatriz Pedrozo

Preparemos el alma y pongámonos en remojo todos, tratemos de estar allá el
9, muchachos (no ando con el tema del problema de género aplicado a las
palabras, así mis congénes entran en esto de “muchachos”) al menos el
encuentro en sí ya será positivo.

Abrazote a todo, y a preparar los temas. Amanda

De Celina a Norma Segades

Norma: Muchas gracias por enviarme tus poemas. Hacía unos días que no abría mi correo, qué bueno es encontrar noticias de gente como uno! Subrayado aquí

Me estoy enterando de la Feria de Santa Fe, no se podré ir, tengo publicaciones solo en 5 antologías y un poemario, mi libro esta en editorial “Poemas de amor en la página equivocada”, lo estoy publicando a través de la Cámara de Diputados de Santiago del Estero, pero aún no ha salido a luz.

También, les cuento que he llegado de Chile, hace 10 días, fui al XXVI Simposio de Literatura, que realizó el ILCH, donde fui bien recibida, y donde gustó mi trabajo. Además fue en Puerto Varas (cerquita de Puerto Montt) y realmente es un lugar precioso.

Bien, si quieren mandarme más información, siempre agradecida, hasta pronto Celina.

05: De Esteban González a Ale

ALEJANDRO / ESTOY TRATANDO DE ARMAR MI VIAJE AL SANTA FE, PERO VINE MUY COMPLICADO POR LA FACULTAD Y NO ME DAN LOS TIEMPOS. TE ESTOY ENVIANDO MAÑANA ALGO DE MATERIAL POR AHORA LA NOTICIA FRESQUITA ES QUE GANÉ EL SEGUNDO PREMIO DEL
PROVINCIAL DE POESÍA 2005 CON UN LIBRO QUE SE LLAMA “CAUSAS Y EFECTOS” YA GANÉ EL AÑO PASADO CON “MALOS PENSAMIENTOS” Y ANTES CON “CIUDAD MARGIN AL”.

SUBSECRETARÍA DE CULTURA PRESENTA EL 15 “CIUDAD MARGINAL” OTRO LIBRO PREMIADO DONDE SE MENCIONA QUE FORMO PARTE DEL NIRE.

DEPUES DEL 15 LLEGARAN ALGUNOS LIBRITOS PARA COMPARTIR CON LOS CHICOS Y LAS CHICAS DE ASUNCIÓN.

ABRAZOS ESTEBAN

Respuesta de Amanda a Esteban

Si esto fuera un telegrama diría: contenta por premio. Como no es, te expreso el vy’apa un poco más extensamente: avanti con la poesía, qué contenta estoy y a ver cuándo podemos leer tu libro de poemas, qué bueno. Ojalá puedas estar en Santa Fe, si no estás, a ver cuándo te
podés pegar un viajecito para acá. que vayan bien tus cosas, amigo.
Amanda’te felicito!

2005 – Impulsos desde Santa Fe de la Vera Cruz…

La escritora Norma Segades-Maniás -destacada presidenta de la Asociación de Escritores de Santa Fe-, coordinó con el Departamento de Literatura dependiente de la Secretaría de Cultura de la provincia, un encuentro que se realizó el viernes 9 de septiembre de 2005 a las 17 en la Sala “Orestes Abiatte”.

En el cronograma pertinente, anunciaron la presencia de “A. Maciel (Ctes) y Luis Hernández (Paraguay)”.

Llegué en esos últimos días del invierno hasta la pequeña sala distinguida con el nombre del autor de incontables aforismos –única situada en planta alta-, y esperé la llegada de los organizadores…

Minutos después, pulsaban en la memoria señales insoslayables porque suele ser frecuente que los intentos de comunicación sean insuficientes para lograr la concurrencia de personas a tales encuentros, tanto por coincidir el horario con determinados compromisos laborales como por situaciones personales ineludibles, aunque también como consecuencia de la apatía o peor aún, de antipatías…

Advertí el ánimo de los escritores que habían llegado desde distintas latitudes. Norma una vez más supo promover el diálogo. Escuché algunos comentarios de Alejandro Maciel acerca de los propósitos de ese nucleamiento. También hablaron Adriana Pedrozo y Luis Hernáez. Después, expresaron cómo sería posible seguir comunicándonos mediante correo electrónico. Lo intenté: dos o tres mensajes y después, prolongada pausa… mientras todos seguimos avanzando por el Único Camino.

…………………………………………………………………………………….

Durante el encuentro del viernes 9 de septiembre de 2005 en la Feria del Libro de Santa Fe, en la Sala “Oreste Abiatte” anunciaron el propósito de elaborar planes de integración cultural entre Brasil e Hispanoamérica.

Durante otra pausa, continué la lectura de las páginas “no tan virtuales” del N.I.R.E. y encontré algunas señales insoslayables acerca de Alejandro Maciel. Aquí esa casi ficha que reitero destacando algunos datos con negritas y cursiva:

Datos
Usuario de Yahoo
talomac2004
Nombre real:
Alejandro Maciel
Ubicación:
Móvil 0981 457250 Asunción, Paraguay.
Edad:
48
Estado civil:
Soltero/a, pero reservado/a
Sexo:
Masculino
Código postal:
Médico Psiquiatra y Escritor
Más sobre mí
Pasatiempos
No bailo, no me drogo, no fumo, no tomo bebidas alcohólicas, no me interesan los juegos de azar ni deporte alguno, sólo leer y escribir. El mundo es una escritura.
Últimas noticias
Está por salir mi última novela infantil: El Dragón y la Gallina, ya salió La Bruja de Oro que va por 3ra. edición en Paraguay (Edit. Servilibro) y 1ra edición en Ecuador (Edit. Libresa)
Tu cita favorita
¿Hasta dónde llegará una mujer en el camino de la salvación?
Enlaces
Página de inicio:
www.roabastos.org

Cool Link 1

Ar.geocities.com/talomac2004/alejandromaciel.html

Recuerdo que empecé a conocer a cuatro personas durante el encuentro en la Sala Oreste Abbiate, presentados por Norma Segades-Maniás, amiga a perpetuidad…

El domingo 18 de septiembre de 2005 a las 11:26:18, sentí el impulso de enviar un mensaje a Norma Segades-Maniás, terminado así:

/…/ (PD) Ah… la revista del MERCOSUR que mencioné, sigue “viento en popa”… y también tendrán en el NIRE algunos datos. Ayer fui a ver la presentación de títeres de FLORENTINO SÁNCHEZ por intermedio de quien estoy vinculada a algunos escritores de la SADE de aquellos lares… Me dijo que efectivamente, saben del NIRE, pero vendrá el martes a casa para que le entregue una página voladora con información.  Por ahora, sólo trataré de ser “río que corre” llevando “barquitos de papel”… con noticias para que avancemos hacia “el arte de vivir y convivir”.  Estaba por avisarte que colocaré tu dirección de correo electrónico. Una sugerencia: preservar tu posición como coordinadora, por tus actitudes y templanza, eres una persona meritoria y necesaria. Nidia

El mismo día, recibí esta respuesta:

Nidia querida:

El Alejandro Maciel me autorizó a darte su mail: aquí va [talomac@pol… ]

Estoy elaborando esta síntesis tras aquel encuentro, y reconozco que sólo rememoro rostros, miradas y voces de dos asistentes…

Es emocionante ver cómo se intenta estimular al núcleo inicial de una asociación civil con propósitos solidarios y por ello, quedan aquí más señales y algunos interrogantes…

Griselda Morand y Cacho Acosta, querían estar en la XI Feria del Libro de Santa Fe -lo leí en mensaje del 23-06-, ¿estuvieron?

Amanda Beatriz Pedrozo -Cibils- de Corrientes: sería oportuno tener correctos de nombres, apellido, localidad de residencia y si fuera posible, asociación de escritores pertinente. (Esos datos de todos.)

Blanca: consultó sobre el viaje a la XI Feria (¿estuvo?)

Esteban González: leí que recibió segundo premio provincial de Poesía 2005 por “Causas y Efectos” y el año pasado por “Malos pensamientos”, antes por “Ciudad Marginal”. Si le interesa que me envíe información, igual que todos los integrantes a la dirección nidiaorbea@hotmail.com es porque trabajo en actualización del portal www.sepaargentina.com.ar

Me animé y envié un mensaje al doctor Alejandro Maciel, consciente de que evidentemente es un profesional y escritor consultado con notable frecuencia:

ALEJANDRO MACIEL: ESTOY ELABORANDO DOS PROYECTOS DE DIFUSIÓN CULTURAL QUE ME HAN PEDIDO Y NO TENGO TIEMPO PARA SEGUIR LEYENDO LO QUE PUBLICAN EN VUESTRAS PÁGINAS.

A los fines de colaborar para la difusión del NIRE, agradeceré me envíen una breve síntesis -evaluación…- del encuentro en la Feria del Libro de Santa Fe y cualquier dato que consideren oportuno comentar.

Fraternal saludo. Nidia Orbea de Fontanini. Santa Fe de la Vera Cruz. (República Argentina)

El 18 de septiembre de 2005, leí y registré la última información:

243 Esteban, del Chaco
Alejandro Te mando algo de lo que escribí y dejo a tu criterio la elección….

Semanas después, comprendí que había transitado al borde del deslinde.

No recibí respuestas…

…………………………………………………………………………………….

Agrego este comentario…

Un escritor brasileño refiriéndose a la constitución del N.I.R.E. (Núcleo de Integración Regional de Escritores) con el propósito de vincular a escritores americanos que se expresan en castellano y escritores brasileros que escriben en portugués, expresó esta advertencia:

“…dos gemelos unidos por las espaldas y que jamás se vieron la cara”…

(Sábado, 10 de septiembre de 2005 – Hora 12:58:38)

Observo en una nota difundida por Internet, una fotografía: tres personas sentadas, en el medio Roa Bastos y a su lado, el Comandante Fidel Castro.)

Con el propósito de promover la “integración regional a través de proyectos concretos”, el doctor Alejandro Maciel informó que la SADE (Sociedad Argentina de Escritores) Filial Corrientes, estaba “a punto de publicar una revista ‘Cultura sin fronteras’ y pónganse en contacto con Darío Sbetzz (o algo así, nunca supe su apellido) y que se prepara la presentación en Paraguay del libro ‘Dársena sur’ (Selección de poetas argentinos contemporáneos)”, edición Servilibro…

Se impone otra pausa y la elocuencia del silencio.

…………………………………………………………………………………….

Aproximación a la trayectoria de Roa Bastos…

TODO tiene su tiempo…

Mientras en distintos ámbitos estaba latente el entusiasmo para avanzar desde “el N.I.R.E.”, orienté la mirada hacia diversas publicaciones orientadas hacia trayectorias literarias a los fines de elaborar aproximaciones biográficas y algunas conclusiones. Gratitud a quienes silenciosos, día tras día continúan sus siembras…

Augusto Roa Bastos, nació el 13 de junio de 1917 en Asunción del Paraguay. Tras un “percance económico” su severo padre Lucio Roa -descendiente de españoles- debió empezar a trabajar en la administración de una refinería de azúcar situada en Iturbe, pequeño pueblo distante aproximadamente doscientos kilómetros de la capital paraguaya. Allí Augusto pasó la mayor parte de su infancia cuidado por su madre ternura: Lucía Bastos, descendiente de descendiente de portugueses, entusiasta lectora y cantante. Sabido es que su libro Contravida

Infancia – El tren y la muerte…

Durante un diálogo por teléfono con Hugo Beccacece del diario “La Nación” –difundido en la Revista dominical, el escritor Augusto Roa Bastos, refiriéndose a su novela titulada Contravida, explicó que reflejaba algunas vivencias durante su infancia:

“…El pueblo donde transcurre la acción se llama Iturbe, como la población donde me crié. Nací en Asunción, pero mi familia tuvo un percance económico y nos tuvimos que ir a vivir a esa aldea. El Iturbe ficticio es una recreación del real. En mi novela cuento lo que era la vida en ese pueblo campesino, situado sobre una línea férrea, la única de Paraguay, que tenía un prestigio casi mitológico porque nos ponía en contacto con el mundo. Ese ferrocarril era lo que yo llamo la frontera del hierro. El paso del tren, una vez por semana, era un acontecimiento muy destacado que esperábamos con ansiedad. Una vez hubo un descarrilamiento y uno de mis compañeros, un chico, murió. Era un tren muy lento que tardaba tres días en recorrer la distancia entre Asunción y Encarnación.”

“Desde muy chico, la muerte fue una experiencia cotidiana para mí. En general, cuando se vive en el campo uno está más expuesto a los ciclos de la naturaleza. Ve morir animales, plantas, seres humanos. En mi caso, los muertos me permitían en la niñez ganarme algo de dinero, de un modo entre divertido y macabro. Mi padre trababa en un ingenio de azúcar como administrador. Había una balsa que cruzada el río transportando el ganado para el consumo local. Los troperos que acompañaban a esos animales cuando regresaban estaban borrachos, se caían al agua y se ahogaban. El balsero nos pagaba unas monedas para que nos echáramos a la corriente y rescatáramos los cuerpos de los muertos. Todavía recuerdo cuando tanteaba el barro y encontraba una cabeza o una pierna del ahogado. Todo eso lo cuento en Contravida.”

Padres – Familiares y amigos…

Hugo Beccacece dijo que suponía que “los padres del narrador están inspirados en sus propios padres” y Augusto Roa Bastos respondió afirmativamente:

“La madre es un retrato de mi madre. Era una mujer hermosa. Rubia, de ojos azules. Descendía de portugueses. Ella y mi padre trataban de ayudar a la gente del pueblo que vivía en condiciones muy duras”…

Desde los ocho años -como casi todos sus primos-, vivió en Asunción protegido por su tío, el sacerdote Hermenegildo Roa. En ese tiempo, pudo leer algunos libros de la biblioteca de su tío, Monseñor Hermenegildo Roa. Cursó estudios en un colegio católico. Rememoró aquella época mientras hablaba con Hugo Beccacece y refiriéndose a sus padres, dijo:

“Hubo también un episodio muy dramático que cuento en la novela y que ocurrió tal cual. Mi madre se enfermó y necesitaba atención que no podía dársele en Iturbe. El tren iba a tardar mucho en pasar. Para salvarle la vida había que llevarla a la ciudad de Villa Rica. Entonces mi padre y un amigo la pusieron en una zorra del ferrocarril y accionándola, a mano, la trasladaron. Yo también iba en la zorra para cuidar de mamá, para atenderla, le humedecía los labios con agua porque la fiebre la consumía. Creía que se iba a morir, pero en Villa Rica se curó La muerte en Paraguay, en mi juventud, era algo tan común que uno ya se iba resignando a ser una víctima. Siendo un adolescente, pasé por la experiencia de la Guerra del Chaco, en la que vi cosas terribles.

Sombras de la guerra…

Augusto Roa Bastos recordó que cuando comenzó la guerra entre Paraguay y Bolivia (1932), junto a algunos compañeros pupilos se escaparon para cooperar en esa lucha. Durante el diálogo con el periodista de “La Nación”, recordó algunas reacciones de sus padres y el momento de ese audaz escape:

“Cuando estalló la Guerra del Chaco entre Paraguay y Bolivia afloró en ellos una vocación humanitaria. Mamá y yo creamos una compañía ambulante de teatro y escribimos piezas que representábamos para alentar a los heridos, a la gente que regresaba del frente.”

“…Al empezar la guerra mis compañeros de colegio y yo nos sentíamos inflamados por el mito del héroe. Cinco de nosotros nos escapamos y nos subimos a un tren que llevaba soldados al combate.

Cuando llegamos al cuartel general, en el Norte, nuestros padres ya habían estado haciendo averiguaciones y pedido que no nos dejaran ir al frente. De modo que permanecimos en la retaguardia. Levábamos los ranchos de la comida a los heridos, los atendíamos, hasta cuidábamos de los prisioneros.

Fue una aventura terrible, una lección de vida y de muerte. Todos eran muy solidarios, a pesar de las circunstancias. Pero perdí mis ilusiones con respecto a los héroes y a las guerras. No hay nada más atroz, más penoso, que una guerra. Cuando llegué a esa retaguardia tenía 14 años; al abandonarla, me sentía centenario. Allí vi morir a uno de mis compañeros con el que me había fugado del colegio. Mientras transportaba un recipiente del hospital de campaña, lo alcanzó la esquirla de una bomba lanzada por un avión boliviano. Lo vi correr un trecho, iba apretándose las entrañas que se deslizaban entre sus dedos, pidiendo a gritos por su mamá.”

Periodismo y política…

Terminada aquella guerra, Augusto Roa Bastos trabajó en el diario “El País” de Asunción del Paraguay y llegó a desempeñarse como secretario de redacción. Designado corresponsal durante la segunda guerra mundial, residió en Inglaterra y allí entrevistó al Gral. Charles De Gaulle. Fue uno de los periodistas que presenció el Juicio de Nüremberg.

Regresó al Paraguay para continuar con su labor periodística y comenzó a dedicarle la mayor parte de su tiempo libre a la Literatura.

Publicó tres poemarios: “El ruiseñor de la aurora” / “El naranjal ardiente” y “Nocturno paraguayo” y la novela “Fulgencio Miranda” que fue distinguida con un Premio del Ateneo Paraguayo. Logró la puesta en escena de su obra de teatro titulada: “Mientras llegue el día”.

Adhirió al Movimiento Liberal Colorado. Una nota publicada en 1944 en el diario “El País” durante la presidencia de Morinigo fue la causa de una orden de detención en su casa. Sus críticas desde el periodismo y su participación en el movimiento civil de 1947 lo obligaron a emigrar hacia la Argentina, también estuvo en España, Italia e Inglaterra.

Logró refugiarse en la Argentina donde trabajó desde 1947 hasta 1976. Recordaba que había sido mozo en un hotel alojamiento, limpiavidrios, luego empleado en una compañía de seguros y también corrector de pruebas de imprenta. Vinculado con cineastas, comenzó a elaborar guiones cinematográficos. Hablaba de la Argentina como si fuera su segunda Patria. Mientras dialogaba con Hugo Beccacece en 1994, acerca de ese “destierro”, dijo:

“Al principio pasé por momentos difíciles. Pero Buenos Aires siempre había sido para los paraguayos interesados en la cultura la ciudad de América latina en la que alguna vez aspirábamos a pasar, por lo menos, una larga temporada. Yo viví allí treinta años. Los mejores. En un comienzo trabajé en lo que pude. Pasé por una compañía aseguradora, donde no vendí ningún seguro. Y llegué a ser el mozo o el mucamo de un hotel alojamiento de la calle Güemes. Era muy atento con las parejas. A veces me llamaban no sólo para servir, sino para participar… cómo diría, de los entretenimientos.

En una oportunidad me encontró con otro escritor ya consagrado (yo no era muy conocido) que se dio cuenta de que me había visto en otro lugar y en otras funciones. Él trató de disimular. Yo hice como que no había advertido nada. Me dejó una propina espléndida.

El escritor Antonio Requeni, ha destacado que los diecisiete cuentos de su libro “El trueno entre las hojas” (1953), “que hablan de la miseria y la violencia que asolaban la vida en la selva y los yerbatales” constituyeron el argumento para la película que dirigió Armando Bo siendo Isabel Sarli la principal protagonista.

“A aquel libro siguió en 1959 ‘Hijo de Hombre’ que obtuvo el premio Losada de Narrativa Latinoamericana”, filmada por Lucas Demare en la ciudad de Buenos Aires.

En 1960 publicó su novela “Hijo de hombre” donde rememora vivencias durante la Guerra del Chaco donde había participado como combatiente voluntario. Solía comentar que había elaborado esa obra pensando “en guaraní” porque era el idioma que hablaban los soldados, pero la escribió en “castellano”.

Durante la década siguiente, Roa Bastos publicó cuatro cuentos: “El baldío” / “Madera quemada” – Y’byrá caigüé / “Los pies sobre el agua” y “Moriencia” (1969). En 1971 editó “Cuerpo Presente”.

Es oportuno tener en cuenta que Augusto Roa Bastos vivió en la Argentina durante las sucesivas presidencias del General Alfredo Stroessner, hasta 1976…

En 1974 presentó su obra más difundida: “Yo, el Supremo”, novela que implica una aproximación a la vida del ex dictador paraguayo Gaspar Rodríguez de Francia quien con “mano dura” gobernó desde el comienzo de la etapa independiente y durante un cuarto de siglo (1814-1840). Esa novela también fue interpretada como una crítica al presidente Stroessner, quien lo autorizó para regresar al país en dos ocasiones y durante su tercera visita en 1982, fue expulsado.

En aquel tiempo, la circulación de esa novela estaba prohibida en todo el territorio paraguayo.

“Premio Cervantes 1989”

El 28 de abril de 1990, el Rey Juan Carlos de España en la Universidad de Alcalá de Henares le entregó el Premio “Cervantes” al perseverante escritor y periodista paraguayo Augusto Roa Bastos.

En el diario “La Nación” de la ciudad de Buenos Aires, en forma exclusiva publicaron el texto completo de su discurso titulado: “El Quijote en tierra guaraní”.

“El Quijote en tierra guaraní”

Aquí, la reiteración de un fragmento de lo expresado por Augusto Roa Bastos tas recibir el Premio “Cervantes” 1990:

“La concesión del premio me confirmó la certeza de que también la literatura es capaz de ganar batallas contra la adversidad sin más armas que la letra y el espíritu, sin más poder que la imaginación y el lenguaje. No es entonces la literatura -me dije con un definitivo deslumbramiento- un mero y solitario pasatiempo para los que escriben y para los que leen, separados y a la vez unidos por un libro, sino también un modo de influir en la realidad y de transformarla con las fábulas de la imaginación que en la realidad se inspiran. Es la primera gran lección de las obras de Cervantes.

Y es esta batalla el más alto homenaje que me es dado ofrendar al pueblo y a la cultura de mi país, que han sabido resistir con denodada obstinación, dentro de las murallas del miedo, de silencio, de olvido, de aislamiento total, las vicisitudes del infortunio y que, en su lucha por la libertad, han logrado vencer a las fuerzas inhumanas del despotismo que los oprimía. Hace un momento hablaba de un hecho que me enorgullece: el haber plasmado mi novela Yo el Supremo en el modelo del Quijote con esa apasionada fidelidad que puede llevar a un autor a inspirarse en las claves internas y en el sentido profundo de las obras mayores que nos influyen y fascinan.

El núcleo generador de mi novela, en relación con el Quijote, fue imaginar un doble del Caballero de la Triste Figura cervantino y metamorfosearlo en el Caballero Andante de lo Absoluto; es decir, un Caballero de la Triste Figura que creyese, alucinadamente, en la Escritura del Poder y en el Poder de la Escritura, y que tratara de realizar este mito de lo absoluto en la realidad de la Ínsula Barataria que él acababa de inventar; en la simbiosis de la realidad real con la realidad simbólica, de la tradición oral y de la palabra escrita. Imaginé que este vicedios del Poder hubiese leído la sentencia que se lee en el Persiles: No desees, y serás el hombre más rico del mundo. Cervantes lo deseó todo y fue el hombre más pobre del mundo, al menos en lo material, pero volvió ricos a los hombres de todos los tiempos con su obra imperecedera.

El Supremo Dictador de la República sólo deseó el poder absoluto y lo tuvo en sus manos sin dejar de ser también el hombre más pobre del mundo, puesto que su riqueza era de otra especie. Le bastó al déspota ilustrado que el país de cuya emancipación había sido el inspirador y ejecutor fuese el más independiente y autónomo en la América de su tiempo.”

Aunque no disponía de “holgados recursos económicos”, destinó ese premio de aproximadamente noventa mil dólares, a la instalación de editorial para publicar libros de escritores paraguayos.

1976 – Del exilio en la Argentina hacia Francia…

Augusto Roa Bastos estuvo exiliado en nuestro amado país desde 1947, tiempo de la primera presidencia del Gral. Juan Domingo Perón…

[Presidente electo con amplia mayoría y en funciones desde el 4 de junio de 1946, reelecto con el 62% de los votos positivos, destituido en septiembre de 1955 por la autodenominada “revolución libertadora”; desde entonces en el exilio y proscripto su movimiento político, desde Madrid retornó transitoriamente en 1972, al año siguiente reelecto presidente asumió por tercera vez el 12-10-1973, su esposa María Estela Martínez de Perón, vicepresidente y sucesora en la presidencia tras el fallecimiento del Tte. General Juan Domingo Perón el 01-06-1974, al comenzar el otoño de 1976 destituida por un movimiento cívico-militar.]

Al comenzar el 24 de marzo de 1976 el autodenominado Proceso de Reorganización Nacional en la Argentina, el periodista y escritor Augusto Roa Bastos decidió alejarse de Buenos Aires para seguir viviendo en Francia, donde ejerció la docencia en la Universidad de Toulouse. Allí integró una nueva familia, fue profesor de Literatura y de Guaraní.

Entusiasmo desde Toulouse…

Durante un diálogo con el periodista Hugo Beccacece -editor del suplemento cultural de “La Nación”-, Augusto Roa Bastos dijo:

“En Toulouse, donde resido desde fines de la década del setenta, he fundado una nueva familia. Mi mujer, Iris, es mexicana, americanista, enseña la lengua nahuatl, la de los aztecas. Tenemos tres hijos, Francisco, Silvia y Aliria. Además otros tres (Mirta, Carlos y Augusto) de uniones anteriores. Ya no me es posible volver a vivir en Paraguay. Mis hijos han hecho amigos en Francia, tienen aquí relaciones, debo preocuparme de que ellos puedan crecer felices”.

En 1992 publicó “La vigilia del almirante” y cuatro años después, hablando con Hugo Beccacece sintió el impulso de expresar:

“…Es curioso, pero después de la publicación de La vigilia del almirante, sobre la vida de Cristóbal Colón, me di cuenta de que había empezado a narrar hacia atrás, recordando. Y he seguido haciéndolo, a pesar de que estoy muy volcado al futuro.”

En 1993 fue editada su novela “El fiscal” y al año siguiente, “Contravida” (Editorial “Tesis”), situada en el pueblo Iturbe siendo así una recreación del lugar donde vivió su infancia.

Acerca de Contravida, Roa Bastos durante una conversación por teléfono con el periodista Hugo Beccacece del Diario “La Nación”, expresó:

Contravida es un relato autónomo, pero he tratado en él de reunir todas las líneas de mi narrativa.

Vuelven a surgir los hombres y las mujeres de Moriencia o de Hijo de hombre. Se llegan a contar las mismas historias de algunos de estos libros, pero alteradas. El lector que no conoce mi obra no se va a dar cuenta de eso, y no tiene importancia. Sin embargo, los que me siguen van a advertir esos cambios. Lo hice de un modo deliberado.

“Quiero darle a la lengua escrita algo de la movilidad que tiene la oral. No se olvide que Paraguay es una tierra bilingüe. El guaraní sólo tiene una existencia oral. La lengua escrita es el español. Al buscar variantes en las vidas y en esas peripecias de mis personajes estoy rindiendo un homenaje a esa tradición oral. No quiero que la literatura tenga una fijeza fúnebre. Al utilizar este recurso de negar, de transformar en un libro lo que dije en otro, he tratado de infiltrar la fluidez, la espontaneidad de la cultura oral en la escrita.”

“Fue el primer proyecto novelesco que tuve en Buenos Aires, en 1970, antes de escribir Yo, el supremo. Hice una primera versión que no terminé. Quedó relegada porque me pareció un fracaso. Pero conservo los originales porque los considero interesantes para estudios filológicos. Después, no hace mucho, hice una segunda versión. Ésta la destruí porque, entre tanto, se había producido el derrocamiento de Stroessner y lo que había escrito no se adecuada a lo que pasaba entonces en Paraguay. De todos modos, quiero aclarar que nunca me propuse escribir una novela política. No me interesa la literatura comprometida a la manera de Sastre, así como tampoco me interesa el realismo que se basa en el color local.”

En 1995, Roa Bastos publicó Madama Sui y breve tiempo después, comentó:

Sui es el apócope de Suinda, una especie de lechuza depredadora. La protagonista es una muchacha que ya aparece en mis libros, desde la época de Hijo de hombre, pero en éste se le da otro nombre”.

En 1996 regresó al Paraguay y allí vivió hasta sus últimos días.

Suelen rememorar que casi en el ocaso del siglo veinte, en 1999, el paraguayo José Luis Chilavert -controvertido arquero de fútbol-, se hizo cargo de los gastos de internación cuando Roa Bastos fue operado del corazón.

* * * * * * * * * *

Resonancias de Augusto Roa Bastos…

El 6 de noviembre de 2003, distintos medios informaron que el gobierno de la Nación Argentina condecoró con la “Orden del Libertador General San Martín” al escritor paraguayo Augusto Roa Bastos. Es la más alta condecoración que se otorga a un ciudadano extranjero. Sabido es que durante el gobierno del General Stroessner, huyó “en circunstancias novelescas” y que viviendo en Buenos Aires elaboró parte de su obra: Hijo de hombre (1960) y Yo, el Supremo (1974).

[Diario “La Nación”, República Argentina, Buenos Aires, domingo 9 de noviembre de 2003]

Tres días después, en el diario “La Nación” de Buenos Aires publicaron lo escrito por el escritor argentino residente en París, el santafesino Juan José Saer y destacaron que “evoca la generosidad del autor de Hijo de hombre y el papel de referente ético y literario que éste cumplió en los años sesenta para toda una generación de jóvenes intelectuales en América latina. Subraya, por otra parte, la desmesura formal y la fuerza arrolladora de Yo, el Supremo, la novela más ambiciosa de Roa Bastos, en la que retomó con audacia el tema del dictador latinoamericano”.

Comentarios de Juanjo Saer desde París…

El escritor santafesino Juan José Saer -argentino residente en Francia-, en su crónica enviada desde París, expresó:

“Para los escritores de mi generación, particularmente los narradores, Roa fue el interlocutor principal en los años sesenta. A pesar de la diferencia de edad, nos reconocíamos en sus ideas literarias y en sus posiciones éticas y políticas. Roa entró en contacto con nosotros y contribuyó a difundir nuestros primeros libros: prologó a Daniel Moyano cuando nadie lo conocía, y siempre podíamos contar con él en nuestras intervenciones públicas, revistas (como El Escarabajo de Oro que más tarde se llamó El Grillo de Papel, que dirigían Abelardo Castillo y Liliana Heker, o la más voluminosa aunque fugaz Literatura y Sociedad dirigida por Ricardo Piglia), debates, presentaciones de libros, tentativas editoriales. En mi caso personal, Roa intentó sin resultado hacer publicar algunos de mis primeros libros y creo que, para ilustrar su inusitada generosidad, vale la pena contar cómo nos conocimos: yo había publicado mi primer libro en una editorial de Santa Fe en 1960, y unos meses más tarde recibí la llamada telefónica de una persona que estaba de paso por la ciudad y que traía para mí un mensaje del escritor paraguayo Augusto Roa Bastos. Roa me mandaba un ejemplar autografiado de Hijo de hombre, que acababa de ganar el premio más importante que había en ese momento para la literatura latinoamericana, el Premio Losada, y en la dedicatoria me pedía que le mandara un ejemplar de mi libro de cuentos. De aquella época data nuestra ininterrumpida amistad.

De su obra literaria copiosamente reeditada, traducida, premiada, comentada, sobresalen los cuentos de El trueno entre las hojas, la “novela en forma de cuentos” (expresión de Antonio Di Benedetto) Hijo de hombre y la suma narrativa que constituye Yo, el Supremo, singular incursión en un género llamado del dictador latinoamericano, que, aunque podría tener su antecedente más antiguo en el Facundo de Sarmiento, inauguró oficialmente Valle Inclán, recuperó más tarde Miguel Ángel Asturias, y con el correr de los años se transformó en el rito de pasaje, por no decir la rima obligada, que parece otorgar patente de latinoamericanos a muchos narradores del continente. Haciendo pedazos el armazón rígido del tópico, incapaz de contentarse con la mera eliminación de los signos de puntuación para parecer moderno, Roa tuvo la inteligencia de introducir en el libro la problemática literaria rigurosamente contemporánea del momento en que lo escribía. Lo que en otros es tema local, en Yo, el Supremo se transforma en universalidad detectada en un lugar preciso y en un momento singular, el Paraguay del siglo XIX, la dictadura de Francia, que irradian sentido en infinitas direcciones, históricas, geográficas, literarias, espacio-temporales. Como todas las grandes novelas del siglo XX, el libro de Roa no se agota en la exposición de su tema, que es literalmente un pre-texto, o sea un núcleo anterior al texto que el trabajo de escritura desmonta, modula, dispersa en el texto hasta encontrar la forma única, válida únicamente para ese relato y para ningún otro, más allá del género, de la tradición, de los dogmas ideológicos o comerciales que pretenden elevar a regla intangible las convenciones y las conveniencias de la época.

Podría decirse que el rasgo principal de Yo, el Supremo es la desmesura, atributo que solamente en apariencia y en nombre de esas reglas que pretenden identificarse con lo clásico puede considerarse como negativo. La desmesura temática y un poco folclórica del género dictador latinoamericano, aun en las novelas que tratan de dictadores “modernos”, y que le da a veces un gusto desagradable a literatura de exportación, se transforma en la obra de Roa Bastos en desmesura formal, maquinaria inclusivista que, como la monstruosa Escila, devora todo lo que pasa a su alcance. Ese inclusivismo le permite además incorporar muchas contradicciones consideradas por algunos como irreconciliables: es una novela a la vez trágica y cómica, realista pero también fantástica, y, como mezcla sin complejos el pasado histórico con el presente de la escritura haciendo del anacronismo un instrumento formal, podría decirse sin error posible que, como el sueño para Freud, tal como lo describe en la Gradiva de Jensen, la novela del Supremo se construye sosteniéndose con un pie en el pasado y con el otro en el suelo igualmente fértil de la víspera.

Los detractores de Yo, el Supremo se basan a menudo en la esencia contradictoria y proliferante del libro para objetarlo, pero resulta evidente que esos pretendidos errores de construcción son los elementos más radicalmente renovadores que aporta. La prudencia es la menos relevante de las preocupaciones entre muchos de los grandes narradores modernos: Melville, Dostoievski, Flaubert, pero también Proust, Joyce, Faulkner, Gadda, Broch (con cuyos relatos la novela de Roa fue comparada alguna vez) fueron criticados e incluso desdeñosamente ignorados a causa de la ambición de sus proyectos, que entraban en conflicto con los prejuicios de la crítica. Cuando en agosto de 1954 apareció Una fábula, la novela de Faulkner que le había llevado años de trabajo, los críticos de Nueva York, entre los que Faulkner, a pesar de su influencia mundial, nunca había tenido buena prensa, se precipitaron en jauría para hacerla pedazos, por considerarla desproporcionada y caótica. Únicamente Malcom Cowley, que en 1942 había rescatado la obra entera de Faulkner del semiolvido en que se encontraba, escribió que Una fábula era tal vez, como lo pretendían sus críticos, imperfecta e inacabada, pero que de todas maneras sobresalía como una inmensa catedral por encima de las otras novelas del año que al lado de ella parecían correctas casitas de fin de semana sólo correctamente construidas. La imagen puede aplicarse a Yo, el Supremo en relación con no poca literatura en lengua castellana de su tiempo.Cursivas aquí.

…………………………………………………………………………………….

2003 – “Orden del Libertador General San Martín”

El lunes 11 de noviembre de 2003, distintos medios informaron que el distinguido escritor paraguayo Augusto Roa Bastos recibió la Orden del Libertador General San Martín –en el grado de Comendador-, otorgada por la Cámara de Senadores de la Nación (iniciativa de los senadores Eduardo Aníbal Moro -Unión Cívica Radical, ex presidente de la Cámara de Diputados del Chaco (2001), luego vicegobernador hasta el 10-12-2007) y Carlos Maestro representante de la provincia de Chubut perteneciente a la Unión Cívica Radical, ex gobernador reelecto (en funciones durante los períodos 1991-Dic. 11-1999).

[Leer más…

http://www.senado.gov.ar/web/proyectos/verExpe.php?origen=S&tipo=PR&numexp=

2955/03&nro_comision=&tConsulta=2 ]

Desde el diario “La Nación”, la periodista Susana Reinoso difundió lo expresado por el talentoso Roa Bastos durante un reportaje. Tras tal lectura, sabido es que “su héroe latinoamericano preferido” es el General José de San Martín…

“…porque fue un prohombre desde el centro al sur de América latina. Además, nació en Corrientes, donde se habla guaraní y representó esa necesidad de ir relegando la mediatización del español, sin que eso significara ampliar la presencia de las culturas aborígenes.”

A los ochenta y seis años de edad, sigue trabajando con entusiasmo en su tierra natal después de soportar un prolongado exilio y conmovido, refiriéndose a esa ineludible ausencia, dijo:

“…Se creó una especie de ruptura. Fue un fenómeno traumático, una verdadera mutilación de lo que hubiera sido, por ejemplo, mi desarrollo cultural en otras circunstancias.”

…………………………………………………………………

“Era la memoria de una cultura, de una lengua, que se volvía más intensa desde afuera. Porque el exilio es como una prisión en el vasto exterior. En mi caso, nunca me fui de Paraguay desde el punto de vista cultural”…

Aportes para la EDUCACIÓN…

Augusto Roa Bastos, en el Paraguay aportaba sus conocimientos y experiencias en la elaboración de un Plan de Alfabetización. Durante un reportaje expresó:

“Tratamos de avanzar a través de la naturalización de los signos y los símbolos; incluso, a través de la mezcla del guaraní con el español. Muchos países latinoamericanos, entre ellos Paraguay, han sido cuna de lenguas nativas sustituidas por el español como un medio más universal de expresión y de comprensión entre los pueblos. Yo pretendo que esta campaña de alfabetización aborde los distintos aspectos de la cultura y que, sin eludir el problema bilingüe, lleve a una comprensión del español.”

Cultura y bilingüismo…

Al aludir a sucesivos gobiernos paraguayos, afirmó que “han oprimido especialmente la cultura y la educación. El problema principal es que prevalece un sentido utilitario de la cultura… Al ser bilingüe, el sistema educativo paraguayo dificulta la afirmación de valores que aseguren la continuidad cultural”.

Durante el acto de entrega de esa distinción, Augusto Roa Bastos dijo:

“Yo llamo a esto un gesto de amistad latinoamericana.

La amistad no es sólo uno de los sentimientos más profundos del hombre, sino que traduce ese universo profundo de la hermandad de los seres humanos entre sí.”

Interrogado acerca de cómo es escribir en el seno de una cultura bilingüe, expresó:

“El problema bilingüe connota aspectos que se contradicen entre sí. El hecho de tener una lengua indígena ayuda mucho a diversificar la cosmovisión de un universo complicado como el nuestro. El guaraní tiene expresiones tomadas de una ancestral visión del mundo, que tenían las razas de la región. A tal punto, que los primeros intentos colonizadores del Paraguay tuvieron que emplear el guaraní para comunicarse con los naturales. El discurso no escrito subyace en el universo lingüístico hispano-guaraní. El texto piensa al escritor y no a la inversa.”

“La literatura argentina y paraguaya se expresan en español, y el guaraní está hoy relegado al mundo indígena. Pero se trata de una lengua muy bien organizada desde el punto de vista cultural, lingüístico, gramatical y semántico. Tiene expresiones de un enorme valor simbólico, porque casi en su totalidad se expresa en signos y símbolos. Entre el español y el guaraní no hay una conexión simbólica. La primera es la lengua madre de América y, en un sentido más amplio, esto refleja a la cultura local.”

…………….……………………………………………………………………

“Escribir es apasionante”…

En este momento, rememoro una crónica de Hugo Beccacece titulada: “Roa Bastos – Regreso con gloria” que comienza con este párrafo:

“Así como Borges es el escritor emblemático de la Argentina; Vargas Llosa, el de Perú, y Carlos Fuentes, el de México, Augusto Roa Bastos es el representante más conocido de la literatura paraguaya contemporánea. Pero hay una diferencia considerable: Roa es uno de los fundadores de la novelística de un país que siempre se ha debatido entre dos idiomas: el guaraní, de uso oral, y el español, la lengua culta que le ha permitido a paraguay abrirse al resto del continente americano y al mundo.”

Augusto Roa Bastos, al final de aquel reportaje dijo algo que coincidía con algunas de mis experiencias y pertinentes conclusiones:

“Escribir es apasionante, pero más me gusta leer. Para mí es más importante la lectura que la escritura. Uno no se da cuenta, pero se pasa la vida leyendo. Ya lo hacía el hombre primitivo, aunque no se había inventado el alfabeto. Leía la naturaleza, el cielo, el fuego, las plantas. Hoy leemos los libros, seguimos leyendo el cosmos. Cuando escribo, me gustaría conocer cuántas interpretaciones distintas surgirán en mis lectores de mis obras. Es un misterio. Además, cada lector ante la misma página, en distintos momentos, se imagina y siente cosas distintas. Nunca somos los mismos ante el mismo texto. Cada lectura, sin sospecharlo, traza nuestro autorretrato más que el del autor.”

…………………………………………………………………………………….

Otoño de 2005: tras una caída…

Una noticia difundida desde la agencia informativa “EFE” de Asunción, conmovía a los lectores de “La Nación” porque Augusto Roa Bastos…

“…se recuperaba ayer de la cirugía cerebral a la que había sido sometido el viernes último en el hospital Santa Clara, de esta ciudad. ‘Los médicos mantenemos un optimismo moderado. Creemos que está avanzando bien, lentamente pero con signos seguros’, dijo ayer a la prensa el médico personal del autor, Alejandro Maciel. ‘Las condiciones clínicas continúan siendo estables -agregó-. Anoche [por anteayer] se le retiró la asistencia respiratoria mecánica y el paciente respondió sin ningún tipo de alteración.’ Maciel dijo que el novelista, que en junio cumplirá 88 años, comenzará hoy su rehabilitación con fisioterapia.”

Desde marzo, era atendido pro dos enfermeras en su departamento y mientras estaba caminando, tropezó y como relató el doctor Maciel, “se golpeó el área frontal y temporal del hemisferio izquierdo de la cabeza”.

26-04-2005 HONRAS desde Asunción del Paraguay…

El talentoso escritor Augusto Roa Bastos, falleció el 26 de abril de 2005 en su tierra, su amada Asunción del Paraguay.

Nicanor Duarte Frutos, presidente del Paraguay, decretó tres días de duelo oficial por el fallecimiento de Augusto Roa Bastos aunque el escritor había manifestado su deseo de evitar las “honras fúnebres oficiales”.

Entre tantos comentarios difundidos tras su fallecimiento, sentí el impulso de recopilar lo expresado por el escritor y diplomático Abel Posse:

“La última imagen que tengo de él fue durante un encuentro nuestro en Caracas, en un congreso de escritores. Estaba casado con su penúltima esposa y acababa de tener un hijo. Ya era un hombre grande y verlo en las faenas de padre era realmente una imagen impactante: le daba la mamadera al niño, lo cambiaba, lo cuidaba. Él tuvo una etapa muy porteña, donde trabajó para Sur por pedido de Victoria Ocampo; luego, una etapa europea, y después se recluyó en un retorno sentimental y muy profundo hacia su tierra. En su etapa porteña su prosa se muestra muy cosmopolita, urbana, con una marcada influencia de Faulkner, a quien tanto admiraba. Después fue el escritor envuelto en su propia voz. Con ‘Yo el Supremo’ o con ‘Hijo de Hombre’ produce lo mejor de su literatura, y un juego de investigación histórica y narrativa que ha sido su creación mayor.”

…………………………………………………………………………………….

Trascendencia…

El jueves 28 de abril de 2005, en el diario “La Nación” publicaron una nota del periodista Tomás Eloy Martínez residente en Estados Unidos.

Rememoraba:

“…La última vez que hablé por teléfono con Augusto Roa Bastos, hace poco más de tres meses, nos quedamos al menos medio minuto en silencio. Lo sentí fatigado, tristísimo. ‘¿Estás ahí todavía?’, le pregunté. ‘Estoy -me dijo-, pero no sé por cuánto tiempo’. Me pareció otra de las bromas que se gastaba a sí mismo: las centellas de sarcasmo que dejaba caer sobre la decadencia del cuerpo y la fugacidad de la fama.

He leído que ha muerto en Asunción -adonde fue hace diez años para eso: para despedirse y morir- y me resisto a creerlo. Es una muerte que me agravia en primera persona. Augusto fue el primer amigo que tuve cuando llegué a Buenos Aires, poco antes de cumplir veinte años, y el escritor con el que he compartido más intimidades a lo largo de la vida. Creo que fui uno de los primeros lectores de Hijo de hombre, la novela que publicó en 1960, así como él fue el primero de mi novela Sagrado, a la que dedicó reseñas exageradas en el diario La Gaceta de Tucumán y en la revista Sur.

Fui el primero también, junto con Amelia Hannois -su compañera de entonces-, a quien leyó las páginas iniciales de “Yo el Supremo”, una madrugada en que lo llevé al hospital porque sentía que se estaba muriendo de un ataque al corazón, cuando lo que estaba desquiciándolo, en verdad, era la angustia de esa novela monumental, omnipotente, que le crecía por dentro como una población de difuntos.

Lo perdí de vista después del éxito abismal de su Supremo, aunque cada vez que pasé por París lo llamé a Toulouse, donde vivía, y él me llamaba cada vez que llegaba a Caracas, donde me refugié de las crueldades argentinas durante casi una década. Hace dos o tres años recuperamos la costumbre de hablarnos por teléfono. En verdad, era yo el que lo llamaba. Después del Supremo, me pareció que su camino de narrador navegaba con las velas caídas, y se lo dije. Para que me convenciera de lo contrario me envió en 2002 un relato extraordinario, Frente al frente argentino, parte de un libro escrito a ocho manos con Alejandro Maciel, Eric Nepomuceno y Omar Prego Gadea.

Es otra de sus obras maestras: un diálogo sobre la guerra y la creación artística entre el pintor Cándido López y el general Bartolomé Mitre, desvelado el uno por la traducción de La Divina Comedia y atormentado el otro por la torpeza con que su mano única, la izquierda, vertía en el lienzo las imágenes de la batalla de Curupaytí. Le prometí que escribiría sobre ese relato. Lo hago ahora, demasiado tarde.

Casi todos mis recuerdos de juventud están enlazados a la figura de Roa Bastos. Durante casi dos años me rescató de la pobreza invitándome a compartir los libretos de cine que le encargaban los productores y que él completaba en menos de una semana, con una facilidad y una felicidad que siempre me parecieron misteriosas. Una noche de 1963, el productor Sergio Kogan nos dijo que estaba urgido por encontrar un guión ‘a la medida de un boxeador y de una mujer infiel’. Había contratado al boxeador y no sabía qué hacer con él. Roa le dijo que yo tenía una novela con ese tema y que podía llevársela al día siguiente. Lo miré extrañado, imaginando que ya tenía listo el libro y que no podía presentarlo como propio. Pero cuando estuvimos solos me insistió en que completara en una noche lo que yo no era capaz de hacer en un año. ‘Vas a ver cómo la necesidad te da fuerzas’, me dijo. Tardé casi veinte horas en componer las sesenta páginas que entregué cuando se vencía el plazo, y aunque la película jamás se filmó aquella historia fue la semilla de la primera novela que escribí. Jamás pude repetir la hazaña, pero la experiencia me permitió aprender que la literatura es un fuego en el que es preciso hundirse con libertad y sin miedo, tal como lo había hecho Kafka cuando completó La condena en una noche que vale tanto como toda una vida.”

En 1978, Augusto llegó a Caracas con su esposa, Iris, y con Francisco, Tikú, el hijo mayor de ambos. Iris estaba embarazada y hacía calor: el calor húmedo, palpitante de los trópicos. A la hora del almuerzo, le conté a Iris la luna de miel de los padres de Augusto -tal como se la había oído a él mismo-, en un hotel junto a la laguna de Ipacaraí. Entonces Ángel Rama, que andaba por ahí, nos acercó un grabador y nos incitó a que registráramos la historia completa.

Las cintas se me perdieron en las cajas de una mudanza que transtornaba mi vida en aquellos meses y no pude entregárselas a Iris cuando regresaron a Toulouse ni publicar la transcripción. He vuelto a encontrarlas ahora, cuando Augusto yace en Asunción, junto a los ejemplares de sus libros y a las flores que la devoción de la gente va acercándole, y no me parece importuno volver a oír el aire de su voz, evocando los días en que empezó todo, porque el fin es, en verdad, siempre, un principio.

Mi padre se llamaba Lucio; mi madre, Lucía. La semejanza de los nombres es como una metáfora de la relación que vivieron: serena, armónica, profunda. El matrimonio duró cincuenta años, sin que el tiempo del amor pasara nunca. Mi padre era a la vez un hombre de lecturas y un hombre de acción. Los primeros libros que yo leí eran sus libros: los clásicos españoles (Quevedo, Cervantes) y las Confesiones de San Agustín, una obra que él conocía de memoria y que había determinado el fin de su vocación religiosa. Nunca te conté que mi padre fue seminarista y que después de una crisis colgó la sotana y se fue al monte a talar madera. La que me impulsó a escribir, sin embargo, fue mi madre. Hacia 1928, miles de paraguayos murieron cerca de la frontera de Bolivia, a la espera de una guerra que no había sido declarada. Algunos cayeron por hambre; otros no pudieron regresar a sus casas a pie. Yo tenía entonces once años y escribí una obra de teatro a dúo con mi madre. La representábamos de pueblo en pueblo, recogiendo dinero para los soldados.’

La conversación es larga, y oír otra vez la voz musical y sentenciosa de Roa Bastos, complaciéndose en repetir a veces las consonantes musicales de los guaraníes, que él pronunciaba con la lengua hacia adentro, deja caer sobre esta página la respiración de una melancolía que no sé cómo transmitir. La vasta obra que deja -menos vasta, sin embargo, que su talento, que su entrañable ternura- es una reflexión única sobre los dobleces del poder y sobre el duelo que la escritura entabla con él. Tanto Yo el Supremo como Frente al frente argentino despliegan una voz única que va abriéndose en incontables afluentes. El poder devora a los personajes, los somete al imperio de su mayúscula identidad, para terminar al fin vencido por la historia, sobre la que no ejerce influencia alguna.

Todavía estoy aquí’, me dijo la última vez que hablamos. Como si supiera que siempre estuvo aquí, en este y en todos los mundos, paraguayo y argentino a la vez, hasta la muerte.

Como si supiera que nunca lo dejaríamos ir.”

…………………………………………………………………………………….

2007: el “N.I.R.E.” en Porto Alegre…

Tras otra aproximación a la red de redes es oportuno destacar que “el NIRE”, se presentó entre el 3 y 5 de noviembre de 2007, en la Feria del Libro de Porto Alegre.

Diversos medios informaron que en tal encuentro estarían en representación del citado núcleo de integración regional de escritores, el argentino Alejandro Maciel y los paraguayos Adriana Pedrozo Cibils y Luis Hernáez, director de la Revista-libro “Palabras Escritas” (ed. Servilibro, 200 p.)

 nire

En una crónica informaron que el 4 de noviembre, presentarían el quinto número de la citada revista, incluyendo “importantes poetas brasileros contemporáneos”, entre ellos Sérgio Cohn, Mariana Ianelli, Marco Luchéis, Floriano Martins, Geraldo Neres, Lucila Nogueira y Rodrigo Petronio. Sabido es que también difundieron comentarios de catedráticos europeos referidos a escritores latinoamericanos.

Al día siguiente mediante un panel, analizarían diversas estrategias para el intercambio cultural entre Brasil e Hispanoamérica y anunciaron la presencia de funcionarios del Ministerio de Cultura de Brasil, presidentes de Sociedad de Escritores y los autores visitantes.

En otra crónica, informaron que el 6 de noviembre a las 16, en la “35ª Feria del Libro de la ciudad de Pelotas” en Río Grande del Sur, el doctor Alejandro Maciel pronunciaría una conferencias acerca de “La importancia histórica del Rey Juan VIº en la expansión del Brasil” (siendo el autor de la novela “El rey prófugo”, narración del “viaje de la Corte portuguesa desde Europa al Brasil en 1808 ante el avance de las tropas napoleónicas sobre Lisboa.

Los escritores Amanda Pedrozo y Luis Hernáez expresarían algunas conclusiones de sus experiencias e investigaciones, disertación anunciada como “Panorámica de la literatura del Paraguay contemporáneo”.

…………………………………………………………………………………….

2008 – Más lecturas…

Casi con la frecuencia de sucesión de las cuatro estaciones, me he aproximado a las páginas de NIRE y encontré mensajes de un pequeño grupo de escritores santafesinos. En unos, aludían al proyecto de edición de libros y de una Revista –al estilo de “Sur” de la entusiasta Victoria Ocampo a mediados de la década del ’50- y el Martín Orell, el 6 de enero de 2005 –día de los Reyes Magos-, escribió:

“…podemos empezar a sumar a mayor cantidad de gente al proyecto, pero insisto en que se pongan las pilas el resto porque yo no recibo mail del grupo que no sean lo tuyos ale, si hay más avisame, veo algo de falta de interés.”

Durante este otoño de 2008, persevero en el propósito de actualizar algunos documentos para incluirlos en el Portal SEPA y necesito la co-operación de amigos. Envié un mensaje a la generosa Norma Segades-Maniás y enseguida respondió:

Lunes 9 de junio de 2008:

Por supuesto, Nidia. Soy la representante del NIRE en la provincia de Santa Fe.

Ignoro a quienes te has dirigido con anterioridad, pero, por las dudas, te entrego el correo del jefe máximo, el Dr. Alejandro Bovino Maciel: talomac@gmail.com que seguro habrá de contestarte si el tema es relevante.

Besitos, Norma

Querida Norma:

Gracias por tu respuesta.  Al saber que eres la representante en Santa Fe estoy convencida de que recibiré información cuando organicen actividades coordinadas con escritores de esta provincia. Lo que me está interesando es precisamente destacar la integración de autores santafesinos en un breve documento que estoy elaborando.   Fraternal abrazo / Nidia

Hoy, 10 de junio de 2008, día de la Reafirmación de la soberanía argentina en las Islas Malvinas, considero oportuno incluir estos diálogos:

Martes 10 de junio de 2008: respuesta de Norma Segades…

Hasta ahora la participación de todos los escritores se ha manifestado a través de las diversas antologías editadas en el Paraguay por Servilibro. Sale una cada seis meses. Ya le han publicado a Miguel Ángel Gavilán, a Martín Orell y a mí desde Santa Fe Capital y a Marta Ortiz, Fanny Eidelberg y creo que a Antonia Taletti desde Rosario.
Pero debo confesarte que los escritores de nuestra ciudad se muestran neciamente remisos a participar. Los rosarinos, en cambio, continuamente envían sus colaboraciones. Es la idiosincrasia propia de cada ciudad. Pero la convocatoria fue lanzada de igual manera. Aquí hay gente que ni siquiera se dignó responder a la misma. Únicamente Horacio Rossi y vos en presencia aquel día de la Feria del Libro.

Besitos, Norma

En la Cofradía de los Duendes, es frecuente la lectura y relectura de obras de Miguel Ángel Gavilán, desde aquella edición impulsada por Silvia Braun de Borgatto con su proyecto “

Entre la correspondencia del N.I.R.E por Internet, siento el impulso de reiterar este mensaje:

—– Original Message —–

From: Martin Orell

To: nire2004@…

Sent: Tuesday, January 04, 2005 10:01 PM

Subject: [nire2004] Es de no creer

hablando en serio, lo pensé mejor y no vería con malos ojos que podamos hacer las dos cosas, el libro primero y a partir de ahí, construir una revista donde podamos extender un poco más esto, se puede hacer algo grande, creo recordar que hace unos cuarenta años se intentó hacer una revista de alcance internacional en Europa y se fracasó por no poder llegar a un acuerdo, de todas maneras quedaron cartas fabulosas de ese intento.

En abril de 2006, desde el diario “La Capital” de Rosario, anunciaron que el jueves 20 de abril, en el Centro Cultural Ross (Córdoba 1347), la distinguida escritora Angélica Gorodischer presentaría el libro El vuelo de la noche de Marta Ortiz, poetisa y narradora, coordinadora de talleres de lectura y escritura. Distintos medios, destacaron que por tales cuentos, obtuvo en el año 2000, el primer premio en la Bienal Internacional de Literatura de Puerto Rico…

Una vez más reconozco mis limitaciones. Entre tantos autores santafesinos que aún desconozco, incluyo los nombres reiterados por Norma Segades: Fanny Eidelberg y Antonia Talleti (desde Rosario)…´

Se impone nombrar a otra integrante del “N.I.R.E.”: María Eugenia Ayala Cantero, nacida en Buenos Aires en 1977, periodista y poeta; “hija de exiliados políticos nacionalizada paraguaya, coordinadora interinstitucional de la Sociedad de Escritores del Paraguay (SEP) y secretaria de RR.PP. del Pen Club del Paraguay.  Licenciada en Ciencias de la Comunicación por la Facultad de Filosofía de la Universidad Católica Nuestra Señora de la Asunción y coordinadora del Movimiento Literario Generación de los 90”… Tal vez algún día, podré leer alguno de sus libros: El callejón de las musas  (2001), Café Canela (2004)…

Quizás sea la talentosa y perseverante Norma Segades-Maniás desde su Gaceta Literaria Virtual quien me sorprenda al difundir algunos de esos textos literarios…

Dedico estos apuntes, a Norma -amiga a perpetuidad- y a los integrantes del N.I.R.E. que siguen soñando y solidariamente editando

No quedarán “cartas fabulosas de ese intento” -al decir de Martín Orell” porque en el siglo veintiuno los e-mails prácticamente han sustituido a las cartas

Nidia Orbea Álvarez de Fontanini.

Martes, 10 de junio de 2008 – Hora: 13:33:06

Casi colofón…

TODO tiene su tiempo. Ocaso del tercer lustro del siglo veintiuno…

Norma SEGADES-MANIAS, talentosa y perseverante mujer santafesina, es la FUNDADORA y coordinadora general del Movimiento Internacional de Escritoras “LOS PUÑOS DE LA PALOMA” en cuyo Manifiesto expresaron…

“El Movimiento Internacional de Escritoras ‘Los puños de la paloma’ está conformado por un grupo de mujeres unidas por ideales comunes tales como la justicia, la libertad, la hermandad, la dignidad y la paz duradera entre los hombres y mujeres del mundo.

Dispuestas a ejercer la palabra solidaria como denuncia y condena a todo tipo de servidumbre, deshonra o exterminio al que sean sometidos los seres humanos, cada una de sus integrantes cree en el irreemplazable ejercicio de la confraternidad entre quienes han reemplazado el hablar por el decir. Y es ese su compromiso intransferible con la problemática mundial.

En cada nacimiento, en cada muerte, entre olor a lejía o a lavanda, donde crezcan sonrisas o dolores; han de abortar derrotas, han de parir los sueños donde caben los nombres de la lluvia, la letra contundente, el hambre repartida
Por tanto, ser partícipe y protagonista en este proyecto, significa renunciar a la indiferencia, la pasividad y a las complicidades del silencio. Significa sumar voces a las oportunidades en que el pueblo se manifiesta en contra de la guerra, de la injusticia, de la impunidad, del abandono, de la marginación o discriminación. Pero también significa una responsabilidad personal desde lo domésticamente cotidiano. Acudir puntuales a las citas que la vida nos marca a cada instante. Para que nadie pueda enloquecer de miedo, de pobreza, morirse de intemperie, andar su soledad en carne viva, ahorcarse con las venas, ahogarse en la tristeza, aceptar la explotación como medio de supervivencia.
El propósito es desafiar a las mordazas, cantar a contraviento y contemplar al mundo con ojos alertamente esperanzados.

Pese a todo. Porque es mejor morir de heridas que de silencio.”

¡AMIGA a perpetuidad!… Celebración por tu fecunda siembra.

Nidia Orbea Álvarez de Fontanini.