1988 – REPENTINO RELATO ACONGOJADO

Repentino Relato Acongojado…

SIN Rencores

SIN Resignación

SIN Ambigüedad.

Septiembre de 1988.

Nidia A. G. Orbea Álvarez de Fontanini.

ALFONSÍN hace treinta años…

I

Es oportuno empezar este trabajo de difusión histórica, reiterando las palabras que el entonces Diputado Provincial Dr. Raúl Ricardo Alfonsín pronunciara en la sesión del 16 de diciembre de 1958, cuando expresó: “Lo que yo sostengo es que hombres de la democracia que pretenden llevar al país hacia una democracia firme, no pueden hacer mérito de otra cosa que cumplir con su deber”. Esa aseveración es indiscutible y desde su singular servicio vocacional-laboral, las personas día a día contribuyen con su aporte de esfuerzo comprometido, a impulsar el desarrollo cultural de la comunidad o a generar desorden y caos. Aunque aparentemente es imperceptible, el quehacer cotidiano constituye la historia de la Historia; las palabras y los gestos expresados, son el testimonio ejemplar -positivo o negativo- para las nuevas generaciones, que se sirven de la memoria colectiva del pueblo o de las publicaciones periódicas, para establecer comparaciones, analizar situaciones, extraer conclusiones y seleccionar en el momento de las opciones. La realidad se ha dicho que “es la única verdad”, y aquí están transcriptas las ideas ejes en las discusiones parlamentarias con intervención del actual presidente de los argentinos, cuando actuaba desde la oposición (UCRP) por cuanto ejercía el Gobierno Nacional el Dr. Arturo Frondizi (UCRI).

Es interesante recordar su posición aludiendo a las “autoridades consagradas, por la voluntad popular”, cuando se sostenía que quienes pedían “la renuncia del titular del Poder Ejecutivo eran traidores a la Patria”.

Yo afirmo con veracidad y con la responsabilidad de diputado del pueblo de la Provincia, que se puede considerar traidor a la Patria a aquél que llega al gobierno a través de un programa que luego desmiente en cada uno de sus actos”, dijo Raúl Ricardo Alfonsín, diputado provincial, 26-06-59.

Una evaluación que se corresponde con una convicción que puede ser perdurable o modificable, en concordancia con los parámetros aplicados al intentar emitir juicios objetivos.

En el ámbito familiar, en las tertulias del café, es frecuente oír que la historia se repite. Algunas personas lo creen sin dudas, otras adhieren con algunas reservas y los más sensatos lo niegan, porque todo es evolución constante y sólo existen parcialidades semejantes, no idénticas, como no existen dos personas iguales. Siendo cada ser, único e irrepetible, es muy poco lo que se puede esperar como aproximación, dejando librada la coincidencia al transcurso del tiempo, para hallar la reiteración de los hechos. Esto quizás permita ubicar al lector, en una interpretación precisa de la serie de testimonios generados hace treinta años, que constituyen los aportes de R.R.A. al Parlamento bonaerense, cuando quizás imaginando en el tapiz histórico de su gestión, como Presidente de la República, con una oposición tan fervorosa como la que él ejerció convencido de que así defendía a la democracia, y cumplía con su deber. Considerando que la historia, hoy es el presente que hace posible actos, hechos, palabras y ejemplos que servirán para que las generaciones futuras conozcan su pasado, no es imprescindible ubicar en estas líneas más palabras que las del legislador Alfonsín, El lector, con la visión de los acontecimientos actuales, completará este esfuerzo nocturno de quien no concibe pasar, pasar, sin dejar semillas para abonar los surcos donde cosechará los frutos la civilización del amor, en países donde ha de existir no como palabra e intención, sino como ejercicio solidario, la JUSTICIA que reside en el mutuo respeto a la dignidad humana, en la defensa de la VIDA que asegura a las comunidades, una PAZ duradera.

Lea, reflexione, censure o apruebe. Piense. Compare. Compruebe una vez más la importancia de la palabra -oral y escrita- y sea consciente de que cuando usted vota –aunque sea cuestionable si realmente elige-, usted VETA: rechaza, niega lo que ha comprobado como programa no cumplido y otorga su confianza a la ESPERANZA, que adquiere una fuerza invencible cuando se gesta en acciones simples, coherentes, sin falsas promesas, con un compromiso de trabajo diario en igualdad de oportunidades, en un contexto de libertad, justicia y soberanía.

Esta publicación podrá servir -entre innumerables usos- para ir a la escuela, si los jóvenes y educadores profesionales incorporan recortes de periódicos como textos complementarios para la discusión y el estudio. Con el propósito de que sirvan eficazmente a ese propósito, sólo se incorpora un subtítulo orientador. El resto -de imprevisible proyección- queda para los lectores y críticos.

Distraer la atención. “…el país está viviendo momentos que alarman por su naturaleza. Entendemos que el problema universitario ha sido planteado por el gobierno con el fin de distraer la opinión pública del problema de su política económica.” Sesión 17-09-1958.

A continuación interrumpió el Dip. Ideler Santiago Tonelli: “Usted quiere entonces distraer también a la Cámara”, lo cual provocó la recomendación del presidente de la Cámara. “no interrumpir al orador”.) …Hoy ¿distraen?…

La libertad de información y la libertad de prensa. “Entiendo que la propaganda política que realiza un gobierno es el mejor índice para juzgarlo desde el punto de vista de su intención democrática. A un observador superficial se le podrí pasar desapercibido este tópico de la propaganda, cuando encuentra en un país, por lo menos en sus aspectos formales, una organización institucional democrática. Pero a poco que penetre en el meollo del asunto, se dará cuenta de aquello de ‘la legalidad y de la ilegalidad’. Por ejemplo, es necesario observar que la propaganda política que puede realizar un partido político gobernante no puede pretender cualquiera uniformidad de acción y de opinión, porque es como pretender que sólo el partido gobernante pueda realizar y que al resto sólo le quede el derecho de aceptar o de callarse la boca. Tampoco puede existir una clase de propaganda basada un juicio despectivo sobre la mentalidad media de un pueblo, porque toda propaganda que se realiza con ese concepto está destinada siempre, ha estado destinada siempre, en la historia, a servir a los totalitarismos.”

Interrumpió el Dip. Bernardo Agustín Harreguy: “Seguimos pintando al diablo”. Continuó R. R. A:

“…la propaganda es una forma de sugestión. No crea nada, sino que despierta y dirige tendencias que ya existen y que al ser exaltadas permiten que aquellas que existan sólo en un pequeño sector de la población, puedan mover a una nación entera”. Sesión del 13-08-1958.

La frase de “Mirabeau”. “…no olvidemos que uno de los motivos principales que provocó la caída del régimen imperante en la revolución de 1789 fue la frase de Mirabeau, el gran tribuno de la Revolución Francesa, dirigiéndose a la nobleza cuando dijo: ‘No desdeñéis a ese pueblo que con sólo cruzarse de brazos sería una potencia’. Y nosotros podemos decir: ‘No sigáis, señores gobernantes, engañando al pueblo, puede convertirse ese pueblo en un torrente que termina con todos ustedes.” Eso había expresado el Dip. Gerónimo Della Latta -socialista, también escrito Jerónimo-, antes de que hablara R.R.A. en la sesión del 02-06-58, cuando dijo: “…estamos considerando un proyecto de ley que hace fundamentalmente a la economía del país, por cuanto propone medidas que han de incidir de manera mediata e inmediata en los dos grandes sectores de riqueza nacional: los bienes y los servicios, pero que hacen también -y esto es lo más importante- a la justicia social en cuanto da al gobierno la posibilidad de regular los precios de las mercaderías que hacen al consumo social. …Contra toda lógica los gobernantes del fraude parecen no comprender el problema y lejos de preocuparse por el bienestar popular de la población y trazar un plan orgánico de industrialización de país, de manera que le permitiera diversificar sus productos y así independizarse… Era la época de las leyes de entrega de toda la economía del país… Y se produce la guerra mundial”…

“…la política del aumento permanente de los precios, y por ende de los beneficios de los empresarios es suicida para los intereses permanentes del país, al redundar tan solo en el continuo aumento de los costos internos que se reflejan inevitablemente en una continuada depredación de nuestra moneda en el orden interno y en la necesidad de sucesivas devaluaciones en el orden internación. El pueblo de la República -decía R.R.A. en 1958- tiene motivos para preocuparse y ya comienza a preocuparse”. Planteó luego:

“…Yo me pregunto, como argentino,… qué obrero de la República Argentina puede estar con la entrega de nuestro país, a no ser que se trate de aquel pobre hombre obnubilado por una mística lamentable, lindante en el fanatismo, dispuesto siempre a recibir una orden.

(En otra nota será oportuno evaluar lo siguiente, referido a contratos petroleros y soberanía nacional, que también induce a comparaciones con otros tiempos históricos y con la actualidad. Será el próximo desafío.)

Adhesión a la “Libertadora”. “Se nos ha acusado, señor presidente –y lamento profundamente que haya sido en esta primera sesión ordinaria-, de apoyar durante estos dos últimos años al gobierno de al Revolución. Y yo me pregunto si esta circunstancia que nos rodea, si ésta nuestra ubicación en estas bancas no son el producto de nuestro apoyo a esa revolución, porque de lo contrario… -interrupciones de varios diputados- …porque de lo contrario, decía, entonces sí, se hubiera caído en la vida del nacionalismo entreguista de Argentina, en la vía del totalitarismo de derecha… Estamos orgullosos y lo decimos al pueblo entero: hemos estado al servicio de los ideales políticos de la revolución, porque comprendimos que con nuestra actitud traeríamos para Argentina, años que posibiliten un futuro de felicidad para generaciones y generaciones de argentinos… Invito a la Cámara y al público presente a ponerse de pie en adhesión al 1º de Mayo”.

El 29 de marzo de 1962 a las 3:30, -escribió Julio E. Nosiglia-, “el Jefe de la Casa militar trae la comunicación oficial… el derrocamiento del Gobierno.

El 08 de mayo de 1958, R.R.A. seguramente no imaginó los riesgos y arriesgó una hipótesis falsa. La historia -cuando el tiempo transcurre y los datos quedan- es la que induce al juicio. Para ser LIBRE, es preciso ser esclavo del DEBER.

II

En las Bibliotecas Especializadas Parlamentarias, es posible consultar los Diarios de Sesiones del Congreso de la Nación y de las Legislaturas de las Provincias. Esas fuentes, son el reservorio de los testimonios de diputados y senadores que desde sus bancas expresan su ideal político, algunas veces coincidente con la realidad y con los hechos posteriores donde vuelven a ser protagonistas, y en otras circunstancias, son divergentes y obligan a tomar conciencia de cuán flexible es el modo de pensar, según las circunstancias… y las personas.

Sirvan estas citas para recordar la historia argentina en el período de proscripción de la fuerza política más representativa de los sectores de menores recursos -el justicialismo-, cuando los democráticos radicales se debatían n sectores de reciente separación partidaria, tratándose como enemigos acérrimos más que como simple adversarios.

(De poco ha servido la sentencia del Martín Fierro: “…si entre hermanos se pelean / los devoran los de afuera…” y aún se impone recapacitar y terminar con las polémicas estériles. Es suficiente recordar la historia, cumplir con el deber de ser artífices de un proyecto nacional de justicia y de paz, trabajando con honestidad.)

…¡Alertas, hermanos-compañeros!… ¡Unidos triunfaremos!

1. “…Por Dios y por la Patria”. Así juró R.R.A. en la primera reunión de la Cámara de Diputados, el 17 de marzo de 1958. El 8 de mayo, integra la Mesa Directiva del Bloque de al UCRP, en carácter de Vicepresidente 1º. En la sesión de esa fecha, habla refiriéndose al 1º de Mayo – Día del Trabajo… ¡Dios… y la Patria!

2. “Inflación y congelamiento de precios. “Los hombres que tenemos alguna responsabilidad política en el país y en la Provincia, tenemos que procurar contener la inflación”. / “Sólo a través del desarrollo de la economía del país se obtendrá un aumento en el nivel de vida de la población. Esta afirmación es cierta y seria. Se requiere el desarrollo de los transportes, de la energía eléctrica, de los ferrocarriles y el de la explotación petrolera”… Sesión 15-05-1958.

“Debido a la insuficiencia de los aumentos prometidos y a la no congelación de los precios, este aumento quizá muy conversado y que llenó de esperanzas a un gran sector de la población, resulta casi una burla.”

Problemas similares se viven en 1988, y las palabras de R.R.A. hace treinta años, algún atrevido podría repetirlas hoy: “Señor Presidente, estaríamos llevando al país por el mismo camino pernicioso por el que lo condujo el gobierno provisional en cuanto a su economía. Por eso considero que tenemos que tomar una rápida medida”.

En la sesión del 02-06-58, R.R.A. admitía: “cuando se quiebra la economía de un país, los primeros que sufren las consecuencias son las clases trabajadoras.”

Rechazaba las acciones del Señor Frigerio con estos términos: “Yo creo que el país espera con urgencia, sin cortapisas, una declaración del presidente de la República que diga terminantemente al pueblo del país que no va seguir de ninguna manera las intenciones del señor Frigerio y no, como lo ha hecho, ratificando su confianza. Yo quiero señor presidente, que esa rectificación del presidente de la República se produzca cuanto antes porque de lo contrario, tendrá derecho a pensar el pueblo que estamos entrando en la vía muerta de la entrega del petróleo argentino.”

Hoy… ¿qué pasa?…

3. Energía y soberanía nacional. “…Debemos nosotros ahora tratar de solucionar estos problemas que pudieron haber sido resueltos por nuestros mayores si hubieran tenido en cuenta que no podían hipotecar al país con concesiones que nunca beneficiaron a la Nación, ni aun en la época de su otorgamiento. No pensaron sin duda, que el problema de la electricidad es de tal índole que a la vez de ser social es también un problema que hace a la soberanía nacional y a la independencia económica…” (Sesiones 06 y 07-08-1958)

4. Llegar al gobierno para destruir su programa. Dijo R.R.A. aludiendo al convenio entre el Estado nacional y dos empresas de servicio energético: “…con amargura… recibimos el anuncio del convenio entre el Estado Nacional y las compañías CADE y CEP, de formar una sociedad mixta que prestará servicios de electricidad en la Capital Federal y en el Gran Buenos Aires. He dicho amargura y me atrevo a decir sorpresa porque la verdad es que, a través de la línea que parece seguir en lo económico el actual gobierno de la Nación, ya nada puede sorprendernos. Comprendemos perfectamente que estamos en presencia de un gobierno que realiza algo que nunca se había visto en el mundo: llegar al gobierno para destruir su programa y negarse a así mismo.”

Interrumpió Ideler Santiago Tonelli: “¡No es cierto!”

Agregó Julio O. Fernández Mendy: “¡Qué exageración!”

Y continuó Tonelli: “El pueblo no opina así.”

R.R.A. advirtió: Vamos a ver qué opina el pueblo dentro de poco tiempo. Con este convenio el gobierno…

Entonces, le fue recomendado no excederse en el uso de la palabra.

Instantes después, R.R.A. observó: ¡Mediante este convenio, el gobierno ha conseguido lo que había estado buscando siempre, y es necesario advertir que un convenio similar, durante el gobierno de la Revolución Libertadora, tan denigrada por muchos e injustamente criticada por otros, la compañía ANSEC presentó un proyecto de solución al problema que se le creaba con la revolución que, como en este caso, se hacía con los bienes de la CADE.”

Han transcurrido treinta años, ha habido varias revoluciones nominales -no transformadoras reales de la calidad de vida física y espiritual-, y son semejantes los discursos aunque otros los actores.

La soberanía, es aún un nombre, una ilusión, un desafío…

5. El abuso de poder. “…Hay un abuso de poder, que no siempre es abuso de poder físico, que puede ser abuso de poder moral, que se traduce en coacciones o en amenazas que tienden a concretarse en cualquier tipo de intimidación ilícita. Quiero recordar lo que dice Cabanellas, al respecto: ‘Cuando los funcionarios públicos limitan y cercenan o disminuyen facultades jurídicas o ejercicio de derechos que las leyes conceden, existen abusos de autoridad o de poder.” Sesión del 15-10-1958.

…Hoy, ¿cobran los jubilados el 82%? ¿Cuántos tienen vivienda?…

6. El clima del país. En momentos en que se prohibían actos públicos, dijo R.R.A. en la Legislatura de La Plata: “…El clima que vive el país no es ficticio, es un clima de angustia, de hombres y mujeres que se sienten traicionados. Es un clima de hombres y mujeres que esperaban otra cosa del actual gobierno de la Nación.

…Debo decir que es un clima que produce en el espíritu de todos los habitantes del país, entre los que me cuento, un estado tal de angustia como si hubiera aparecido en el horizonte de la patria algo que jamás se pensó que podría verse.

…Nos sentimos traicionados todos los radicales, lo que lucharon toda una vida por la defensa del petróleo y por la solución del problema de la CADE. Esas son las cosas que agitan al pueblo. Esas son las cosas que lo tienen levantado. Esas son las cosas que sacuden a las masas argentinas. Se sienten también traicionados los estudiantes, porque jamás pensaron que el gobierno de la Nación daría una puñalada por la espalda a la Reforma Universitaria”. Sesión 22-10-1958, para revisionistas…

Interrumpió el Dip. Tonelli, corrigiendo la expresión ‘puñalada por la espalda’, porque fue una ‘política anunciada con suficiente antelación a la ciudadanía del país’.

(… El fervor del discurso político impulsa a algunos equívocos, salvo cuando el carácter personal es reflejo de un equilibrio permanente, cualidad que algunos reconocen a los hombres montañeses o de tierras inhóspitas y solitarias, reflexivos por naturaleza y prudentes por educación).

.7. Jubilaciones y solidaridad. “Solidaridad significa ontológicamente, vinculación recíproca y éticamente, responsabilidad recíproca, en un responder uno por otro. / …Es decir que si obramos de acuerdo con este principio de solidaridad social, lo que debemos procurar, al legislar es que el hombre que se jubila, el hombre que llega a la vejez pueda mantener en su retiro el mismo nivel de vida que tenía cuando trabajaba.” Sesión del 16-12-1958.

(Han pasado treinta años, y asistimos a la paradoja de la creación de un impuesto para mejorar los haberes jubilatorios, y los jubilados vuelven a trabajar para poder sobrevivir.)

Impotentes las familias se conmueven con el éxodo de sus hijos y de sus nietos-niños…, porque la Universidad capacita y la Nación no está capacitada para absorber a los excelentes profesionales argentinos que cruzan el Océano para poder concretar con dignidad su vocación-misional.

En 1988, el país que se pobló de inmigrantes se despuebla por sutiles imposiciones de políticas económicas y sociales sin desarrollo, y son los descendientes de nativos o de extranjeros por igual, los que soportan el dolor del desarraigo para mantener una calidad de vida que aquí, les es negada.

Los que no pueden partir, los que se quedan, están en una constante búsqueda de respuestas, negadas… si por temperamento no pueden estar con los brazos cruzados.

Pregúntese el lector ¿qué puede estar pasando… en la Argentina invisible que busca realizarse en un destino de libertad, justicia y soberanía?

…Y todavía se niegan las manifestaciones… y el derecho a las huelgas… y se diluyen las responsabilidades. Se concretan las concentraciones, pero no hay eco, salvo el lamento de algún herido por lo no previsto…

* * * * * * * * * *

Raúl Ricardo Alfonsín en 1959…

El actual conductor de la Renovación y Cambio del radicalismo, siendo Diputado Provincial en Buenos Aires, participó en el tratamiento de la Ley de Presupuesto General de la Administración.

Es tan elocuente la participación de R.R.A. y sus conceptos adquieren tanta relevancia, cuando treinta años después ejerce la Presidencia de la Nación, que para los estudiantes y estudiosos de nuestra realidad, es un deber servir con este esfuerzo de fértiles insomnios, transcribiendo textualmente las palabras el entonces diputado radical (UCRP) en oposición al oficialismo (UCI), que llegó al poder con la prescripción del amplio sector de ciudadanos peronistas, ¡justicialistas!; ni de izquierda ni de derecha, tampoco del centro, sino de la tercera posición que se eleva sobre esas posiciones de mera especulación capitalista, para constituir una fuerza que trasciende en la defensa de la dignidad humana y que en consecuencia jerarquiza lo espiritual -religioso en el estricto sentido de la palabra-, acuerda un valor trascendente al trabajo -como autorrealización, perfeccionamiento y servicio solidario- y promueve la libre determinación de los pueblos en un contexto de armónico equilibrio universal, por cuanto ha sido el General Juan Domingo Perón, un impulsor de la Doctrina que se basa en la armonía ecológica, que se rige por ecosistemas a los que no pueden escapar los planteos geopolíticos ni los intereses absurdos de los imperialismos totalitarios.

(Esta expresión de la convicción que ha movido mi participación como docente, escritora y ciudadana, es incluida en este trabajo para aproximar al lector al conocimiento de una filosofía que ha sido realmente un estilo de vida.)

Es oportuno recordar que R.R.A. en el transcurso de la sesión del 06-02-1959, expresó: “Estamos al servicio de nuestra doctrina de siempre, cumpliendo con un mandato histórico. Votaremos en contra de este presupuesto…”

…Y lo importante de este testimonio es que así el diputado bonaerense estaba sirviendo a la democracia, porque cumplía con su deber; tal como él mismo expresara al sostener que cuando “…hombres de la democracia pretenden llevar al país hacia una democracia firme, no pueden hacer mérito de otra cosa que cumplir con su deber”.Sesión:16-12-1959

Las transcripciones están el orden del discurso del ex-diputado radical, y la incorporación de un subtítulo es al solo efecto de facilitar la lectura posterior e identificar los párrafos.

(…Las doctrinas, no sólo reposan en presupuestos…)

1. Inconstitucionalidad del proyecto: R.R.A. en su exposición, criticó el despacho de la Comisión, calificándolo de “insólito” y “debe ser la primera oportunidad en que la Legislatura de la Provincia vota una Ley de Presupuesto, donde no se especifica el total de gastos del inciso I ‘Gastos en personal’, del cual no se conocen cifras”.

Indudablemente que en estas condiciones la sanción de este presupuesto es manifiestamente inconstitucional.”

Los costos estimados son irreales, lo que implica que este presupuesto no contiene uno de los elementos básicos y fundamentales para hacerlo aceptable por una Legislatura: le falta veracidad.”

2. Comparación entre la política económica nacional y la de la Provincia. “Existe, indudablemente, una diferencia que se percibe con gran facilidad porque es evidente y se manifiesta en distintos aspectos de gobierno, entre la política económica que se preconiza en el orden nacional y la que todavía lucha por realizar el gobierno de la Provincia. (Aparentemente una situación similar a la que se vive en 1988-89).

Agregó R.R.A.: “Por supuesto que, colocados en una alternativa de hierro, no titubearíamos, y sin hesitación elegiríamos la política económica que realiza el gobierno de la provincia de Buenos Aires…”

Cierra ese análisis, diciendo: “Con esto queda dicho que no nos sumamos con estas críticas al coro de lamentos de los campeones del liberalismo y de la libre empresa, que sólo quieren ver un Estado Espectador del desarrollo económico, porque entendemos que, en definitiva, si se cumplieran sus deseos, sería nada más que un estado espectador de miserias y de injusticias”.

En 1988, son realmente palabras que inducen a una revisión y a una actualización, consumada la renovación y el cambio que actualmente revela la gestión radical, con las lógicas transformaciones que emergen por el sincronismo temporal y por la síntesis de lo histórico-político-social, ¡insoslayables!…

Es imposible volver al pasado. (¿…?)

3. Impuestos y restricción de consumos populares. Alude R.R.A. a la ausencia de su sector cuando se sancionó la ley impositiva (lo cual implica que es de tradición o casualidad, que cuando no hay coincidencia se aplica el recurso de la “no concurrencia”, obligada elisión del cumplimiento del deber.)

Fija su posición, diciendo: “…una estructura impositiva nacional, en el sentido de que los impuestos gravan con mayor pesadez a los sectores de menores ingresos y no a los de mayor capacidad contributiva” -la que se proyectó- y él asevera: “En los países desarrollados ocurre lo contrario”. Advierte que esas leyes regresivas, logran “que el pueblo no podrá abonar los impuestos o bien los trasladará a través de los precios agrícolas y de la producción pecuaria al resto de las provincias hermanas.”

4. Precios internos y externos. Sostuvo R.R.A.: “Hay que hacer una distribución entre precios internos y externos. El aumento de los precios externos acrecienta indudablemente, el ingreso bruto total; pero cuando aumentan los precios internacionales, sólo hay simples transferencias de ingresos del sector familiar al sector de la producción.

En ese momento había concurrido a la Cámara el Ministro de Asuntos Agrarios, según sus palabras “para acceder a los requerimientos en lo que respecta al proyecto de presupuesto que se está tratando, y solamente para tratar de complacer al señor Diputado Alfonsín, voy a citar las cifras que ha dado el Sr. Ministro de Agricultura y ganadería de la Nación, doctor Horne.

R.R.A. por una desviación en el tratamiento del tema, solicitaba “alguna cifra respecto al aumento del sector agropecuario en la provincia de Buenos Aires -…aumento de renta… que el Señor Ministro de Asuntos Agrarios no estuvo en condiciones de informar.

(¡Y era razonable!… se estaba tratando la Ley de Presupuesto y en el entusiasmo, aparecen los extravíos en vericuetos de palabras y datos, que sólo dilatan las decisiones y que no aportan en concreto, la claridad y exactitud que requieren esos asuntos.

¿Cambió?…)

5. Aumento de costo de vida y sueldos. Sostenía R.R.A: “…Vemos que el aumento que por esta sanción van a recibir los agentes de hasta la clase 14, ya no compensa el alza del costo de la vida si comparamos sueldos y el nivel de precios de octubre de 1957 con los e enero de 1959, y los que revistan en la case 15 a 20 quedarán sumergidos antes de fines de este mes, porque para febrero ya se calcula un incremento de costos de alrededor del 15%.

No imaginaba el diputado radical en aquel tiempo, los porcentajes que destrozarían el “Plan Austral”, que compiten con las cifras que comenzaron a brotar en el insólito “Plan Primavera”, inaugurado en la plenitud de un invierno donde el salario real está provocando en los sectores medios e inferiores de la población trabajadora, una vergonzante miseria que es el reflejo de una conducción política, ejercida por quienes han llegado a los Ministerios, designados por un Gobierno que elaboró una plataforma, un “programa que luego desmiente en cada uno de sus actos” y que siguiendo la afirmación de Alfonsín en la sesión del 16 de diciembre de 1958, “se puede considerar traidor a la Patria”.

Recuérdense sus palabras después de una intervención del diputado Julio O. Fernández Mendy, aclarando sobre horas extras y bonificaciones. Dijo R.R.A. algo que puede servir también, para cerrar las imaginerías y las preocupaciones que puedan nacer ante esa visión particular del radical, con respecto a la traición a la Patria. Es oportuno recordarlo y en esto, quizás coincidir con él: “…no vamos a hacer una discusión bizantina sobre este punto”.

Perón dejó para los argentinos una obra, -es la titulada “Los vendepatria”– incluyendo en la historia a los cipayos, y seguramente los lectores tendrán en ese punto un interesante tema para discusión, porque sí adquiere relevancia la opinión de R.R.A. respecto de la Revolución Liberadora, porque es prueba de lo que constituye una traición a la democracia y al pueblo, cuando los políticos sirven al golpismo y a pesar del tiempo y de las experiencias, lo elogia como hizo el veraz diputado en 1958, desde su banca en la Legislatura de La Plata.

En 1988, se impone una reflexión y toma de conciencia.

No ha sido por casualidad que Perón haya sentido el impulso de escribir el libro titulado “Las tres revoluciones” (06-09-1930 / 04-06-1943 / 16-09-1955) porque en las tres fue protagonista…

5. Coincidencia con Crisólogo Larralde. R.R.A. durante el tratamiento del ítem correspondiente al Personal, aclaró que “de ningún modo propiciamos cesantías… / …no sólo por razones de humanidad, que hacen a la esencia de nuestra doctrina, de nuestro sentimiento y de nuestra forma de ser, sino porque consideramos -y esto es muy importante-. Que medidas de esa naturaleza lesionan el desarrollo económico de la provincia y del país, porque el disminuir los consumos significa contraer la producción industrial, y también porque son atentatorias a la moral pública, ya que entendemos con Larralde, que ‘cuando un país se aprieta mucho el cinturón se aflojan muchas otras cosas’…”

(¿…? En 1988, ¿alcanza el salario para comprar cinturones?…)

6. El principio de separación de poderes. R.R.A. aludió a un contrato firmado entre el Gobierno de la Nación y la Shell Mex, dijo: “…señalamos sí, la incompetencia evidente del Poder Ejecutivo Nacional para actuar por sí como poder concedente.

…Aquí se ha violado el principio de separación de los poderes por untado y por el otro se invaden las autonomías provinciales y municipales. La autorización legislativa se justifica y se regula pues en virtud del principio según el cual la potestad de otorgar concesiones, exenciones y privilegios es una atribución propia de la Legislatura o del Congreso, y tanto la Legislatura como el Congreso sólo en parte pueden delegar esa atribución sea en la ley orgánica de municipalidad o en la ley de comisiones de fomento. La provincia no puede renunciar a establecer cargas pecuniarias, exigir contribuciones o disponer de ellas porque han a su soberanía, que se dan tanto en el orden nacional, como en el provincial, a su independencia política. De manera que por lo menos debe esperar, si el gobierno de la provincia acepta tranquilamente estas imposiciones, que se cubran apariencias aunque más no sea, y se envíe un proyecto de ley a la Legislatura para que se sancione la exención que establece el contrato celebrado con la Nación.

(Ésta fue una apasionada defensa de la autonomía provincial, y denota una preocupación por cumplir con el deber y a la vez, orientar para que se aprendan a cubrir las apariencias… en la historia de la Historia de la HISTORIA, que día a día forjamos los argentinos, aunque muchos pasan, giran, pasan, sin darse cuenta, y a veces, girando cada vez con mayor lentitud por la falta de gimnasia pedestre… ¡viajan sólo en automóviles o aviones!… o por el peso de expedientes y carpetas, o por cargar los bolsillos ¡con lo que pesan las monedas!… rondando entre sectores que ganan lo indispensable para vivir con dignidad y aparecen como privilegiados, ante la intensiva postergación de los asalariados, subocupados y desocupados…)

8. La propaganda estatal. En oportunidad de un debate a raíz de la propalación de noticias tergiversadas por la Radio Provincia de Buenos Aires, el diputado R.R.A. destacó “los peligros que entraña la propaganda estatal”

En respuesta a una imputación del señor diputado Ideler Santiago Tonelli, dijo R.R.A.: “…que nos decía que nosotros estábamos como aquel hombre que dibujaba un diablo en la pared y luego se asustaba al mirarlo, que bien hacían los hombres de la Provincia en pintar ese diablo para que todo el pueblo de la República se asuste al contemplarlo, si era que simbolizaba a la privación de la libertad de prensa, que es la piedra fundamental de todas las libertades que hacen a la esencia de la democracia. Pensamos en aquel momento que la propaganda que hacía el partido político gobernante no podía buscar la uniformidad de acción y de opinión en el pueblo, porque era pretender que sólo el partido gobernante pudiera realizar, y al resto sólo le quedaba el derecho repensar y callarse la boca. También señalamos que no podía realizarse una propaganda que se basara en un juicio despectivo acerca de la mentalidad media del pueblo, y recalcamos que estas dos deformaciones unidas a la imposibilidad expresar libremente su opinión los partidos opositores, conducían siempre al totalitarismo.”

Sensato criterio de R.R.A. que ratifica el inalienable derecho garantizado en la Constitución, aunque ejercerlo esté condicionado a las disponibilidades materiales -papel, impresor, medio de difusión…-, y por ende, ocurre con este asunto algo similar a lo que acontece en otros deberes: el DEBER de ejercer los DERECHOS, exige un carácter, una voluntad, una perseverancia y un esfuerzo tan firmes y continuos, que pocos son los que pueden gozar con la libertad de SER… simplemente SER… y decir, simplemente DECIR… lo leído, lo pensado, lo creado.

En 1988, no se ha resuelto acerca de la LEY DEL LIBRO, ni de la LEY DE RADIODIFUSIÓN… por mencionar sólo las que están directamente vinculadas con la palabra.

Los costos del papel no tienen límites, las radios son clandestinas. Las voces que denuncian estos hechos, por el momento no tienen el eco de una LEGISLACIÓN que otorgue igualdad de oportunidades y favorezca el conocimiento de la realidad, sin falsas apariencias.

Las noticias desde la ciudad-puerto aún eclipsan las voces desde los pueblos

El legado de un PROYECTO NACIONAL que está en el surco y en los cimientos, a medida que pasa el tiempo y se agravan las situaciones, adquiere tanto peso como la Cordillera de los Andes y exigirá su realización en medio de profundos e ignotos abismos, como los de nuestros mares australes.

Se impone cada día más: CUMPLIR CON EL DEBER… SER y HACER, con honestidad. Predicar con ejemplos positivos.

Trabajar, producir, compartir, con solidaridad.

Acerca del Presupuesto… y de las interrupciones.

“Estamos al servicio de nuestra doctrina siempre, cumpliendo con un mandato histórico”, dijo el diputado radical en el verano de 1959.

Luego, un diputado socialista, inició su discurso que incluye párrafos dignos de mención en este trabajo de difusión histórica, a partir de la fuente que constituyen los Diarios de Sesiones del Congreso y de las Legislaturas provinciales.

Dijo el Diputado Gerónimo Della Latta: “…Pudo haber en este gobierno nuevo algunos motivos que dieran una noción más clara de cómo encontrar los fundamentos para un presupuesto más científico y más adecuado… y voy a citar dos casos en que pudieron inspirarse los organizadores de este presupuesto. Uno de ellos podía haber sido la fuente más pura de nuestra producción: es el músculo y el cerebro de los hombres trabajadores, que agrupados en sindicatos obreros tienen todavía la valentía -a pesar de la persecución de que son víctimas- de reducirse para llegar hasta el Gobierno para decirle lo que ustedes van a oír.”

Enunció el diputado Della Latta diez puntos que constituían la contribución de los trabajadores, y recomendó a sus pares: “Vean… cómo de las fuentes sindicales, de las organizaciones en que se agrupa la masa trabajadora, salen ideas directrices y orientadoras par la formación de presupuestos económicos y para cumplir el objetivo que todos los economistas están reclamando pero que los gobiernos no buscan: provocar la mayor producción posible en todos los sectores, sin la violencia estatal, que es la que provoca resistencia y termina por empeorar las cosas. La inflación y la burocracia son también males que afectan enormemente los presupuestos y la economía general, y no se han tenido en cuenta en la elaboración de este presupuesto. Es un estado de crisis económica de singular trascendencia histórica el que está padeciendo el país, de notable calamidad para el pueblo, digno por cierto de mejores destinos.

Eran los tiempos en que se delineaba un programa tendiente a pasar el invierno, como si con superar las exigencias de una estación estuviera resuelto semejante problema.

En esta primavera de 1988, septiembre se anuncia con el 12% de aumento en el costo de vida, bajan un poco las tasas -¡el pequeño ahorrista no sabe cómo prevenir sus circunstanciales riesgos!- y el dólar ¡que no se utiliza en la verdulería ni en los supermercados!… tiende a una estabilización.

Durante esa sesión de tratamiento del Presupuesto, R.R.A. interrumpió al diputado del oficialismo (UCRI) para insistir en el punto referido a Personal.

Interrogó al Ministro de Obras Públicas y concluyó diciendo: “…entonces, esto se va a transformar en una discusión sin fin”

Y por espacio e intención de evitar el tedio, en este párrafo será oportuno concluir con la participación de R.R.A. en esa sesión, analizando sus párrafos, por cuanto servirá para orientar al lector la siguiente situación visible en el Diario de Sesiones.

Solicitó R.R.A. una autorización para interrumpir al diputado Aldo Horacio Cammissi, y el legislador respondió: “La última para no desordenar más mi exposición”.

El persistente diputado Alfonsín, lo interrumpió dos veces más. Cuando solicitó autorización para otra, a su pregunta le respondió el diputado Antonio Marchelleti.

El entusiasmo de Alfonsín quedó registrado en las trece participaciones posteriores y con humor, esto induce a pensar en los prolongados coloquios que habrá tenido con sus ministros durante la elaboración de los Presupuestos, siempre que el tiempo no haya menguado su verbo entre sus correligionarios (un dato que la autora de este trabajo no puede precisar), por cuanto es innegable que mantiene vivo y en crecimiento, su tono polémico para actuar ante sus posibles adversarios… ¡oh paradoja!… quienes trabajan de sol a sol como el hornero… a juzgar por las escenas en la Sociedad Rural de la capital Federal y por la duodécima huelga de la C.G.T. de la Argentina, en la soleada jornada del 9 de septiembre de 1988…

El valor fundamental que es la legalidad…

En la sesión del 26 de junio de 1959, en la Cámara de Diputados de la Provincia de Buenos Aires, se trató sobre tablas un proyecto de declaración en el que se ratificaba “la decisión de luchar por la plena vigencia de las instituciones republicanas, garantía cierta de orden, paz y democracia;… rechazar toda pretensión de los grupos que negando el federalismo procuran avasallar las autonomías provinciales…”

El diputado R.R.A. comenzó su discurso pidiendo “disculpas a la Cámara por lo que ha de ser, sin duda, un discurso desorganizado, ya que pienso ceñirme a responder observaciones e imputaciones formuladas en esta sesión por integrantes del sector mayoritario.”

El legislador, dedica varios minutos al enunciado y revisión de asuntos internacionales. Dijo: “Nosotros comprendemos que las fuerzas del imperialismo están en permanente pugna por desarrollar predominantemente su actividad en el país, pero protestamos de que se pueda decir en la Argentina que los que están en contra de este gobierno lo están porque también se hallan al servicio de uno de los imperialismos. Y quiero señalar también que en estos días, en esta crisis, tanto la prensa londinense como la más importantes de los Estados Unidos, no ha hecho otra cosa que destacar la personalidad del Presidente de la República, en términos absolutamente laudatorios. Y qué coincidencia que justamente en esos momentos trágicos que vivía el país, aparece en el Congreso el Embajador de los Estados Unidos, señor Beaulec, como para respaldar con su sola presencia al gobierno de la Nación. Y qué coincidencia también, que en esos momentos de la crisis, a tres días de haberse incidido, llegara una importante remesa del Fondo Monetario Internacional suficiente para defender la moneda en estos días de incertidumbre que se vivió”.

La discusión principal estaba centrada en los contratos de obras petroleras, fermento de las divergencias que aún son polémica en el país, al igual que otras decisiones en otros tiempos, cuando se ha dudado de la real defensa de la soberanía nacional, deseada y lejana si no se desarrolla un PROYECTO NACIONAL de crecimiento y justicia social.

El diputado Alfonsín, aludió al “liberalismo caduco que se pretende aplicar en el país. Manifestó luego: “Aparte de esto, olvidamos que vivimos en un permanente estado de sitio, que las cadenas de radios no han sido disueltas, nos olvidamos de la movilización de los obreros, de la falta de aplicación del 82% de los jubilados. Yo comprendo entonces cómo puede haber intranquilidad en el país. No son los representantes extranjeros sino los representantes del pueblo los que están anunciando esta intranquilidad y no es bueno acordarse del pueblo enana declaración cuando se trata de señalar la voluntad popular libremente expresada. Sería bueno que nos acordáramos del pueblo entonos los casos en que necesita de nosotros para darle las leyes que reclama como única forma de superar su situación de desamparo. Se dice también que se trata de avasallar las autonomías provinciales por un grupo. Creo que el único grupo que puede pretender avasallar la autonomía de la provincia de Buenos Aires es el grupo económico del señor Alzogaray, quien ha dicho públicamente, antes de ahora, que es necesario intervenir esta Provincia. Es indudable que tiene que estar dirigida a esa posibilidad la defensa que se hace en el planteo respectivo del proyecto de declaramos. Nosotros consideramos que no necesitamos señalar nuestro sentido federalista, porque lo hemos explicado toda la vida y ha sido bandera de nuestra plataforma política, siempre enarbolada.”

(Treinta años después, el juicio de los contemporáneos y el de historiadores honestos, expresará si desde el Gobierno Nacional el líder radical merece el cambio de verbos, y en vez de “explicado” es posible decir aplicado y si en lugar de “bandera” de una “plataforma política”… “siempre enarbolada”, fuera posible afirmar: ha sido compromiso de nuestra plataforma política, siempre cumplido.

Las hemerotecas conservan páginas enteras que ayudan a comparar y dilucidar esa simple cuestión.

Finalmente, sabe el lector que el federalismo no sólo queda demostrado en la no intervención y el respeto a la legalidad de las autoridades elegidas democráticamente. Tiene proyecciones significativas en actitudes sutiles, que exigen una clara visión y un sentimiento federal, que si bien lo desarrollan desde cualquiera latitud, tiene mayor arraigo cuando coincide con el de angustia por las postergaciones de las provincias con menores recursos, justamente por la falta de solidaridad, que acertadamente definió R.R.A. cuando en la proximidad de la Navidad de 1958 aludía al problema de los jubilados.

En la sesión del 26 de junio de 1959, la Presidencia de la Cámara -diputado Ángel Norberto Petraglia-, “comunica amablemente al señor diputado –R.R.A.- que ha vencido con exceso el término de que disponía para hacer uso de la palabra”.

Una moción del diputado Héctor Rodolfo Pujato, con quien Alfonsín -entre otros- compartió el debate, y el asentimiento de los presentes hizo posible que legislador radical dejara más testimonios para la historia, que sus biógrafos -entre ellos Hebe Clementi-, seguramente exaltarán por sus reales valores.

Para el lector de estas páginas, se transcribe lo más significativo.

Cuando defiende la posición de la UCRP, en cuanto a la Ley Impositiva y a la del Presupuesto, el diputado Alfonsín expresa: “…de ninguna manera nos sumamos a ningún coro que proteste. Decimos simple, sencilla y llanamente que esa ley impositiva es regresiva, porque en general no hace sino aplicar impuestos al consumo que ocasionarán un proceso acumulativo descendente de la producción nacional que hará posible una mayor postración del país.”

Estas manifestaciones de R.R.A. motivaron la intervención del diputado Julio O. Fernández Mendy: “Por eso las únicas que protestan son la Sociedad Rural y la Unión Industrial”, lo que provocó la inmediata reacción del legislador radical:

Le voy a contestar oportunamente todas esas observaciones. Todos los partidos políticos también han protestado; y ellos son los representantes del pueblo en una democracia. El Señor Diputado Pujato empezó su discurso de una manera y lo terminó de otra. Pareciera que hubiera habido un desdoblamiento en su personalidad. Empezó manifestando que era necesario hacer una convocatoria generosa para que el pueblo comprendiera la gravedad de este momento argentino, pero al cabo cayó en imputaciones que no se pueden admitir.

(¡Oh, la Rural y la UIA!… ¡Oh!…)

Siguió hablando el diputado Alfonsín: “¿Cómo comparar este momento argentino con el que se vivió en 1930? Entonces eran las fuerzas populares las que gobernaban a través de ese extraordinario demócrata que fue Irigoyen. Y fueron las fuerzas de la reacción las que pugnaron por evitar esa magnífica expresión popular.”

Al imponerse el cumplimiento del deber, corresponde interrumpir -sin admiraciones-, la transcripción del discurso de quien ya casi en el ocaso del siglo veinte se ha transformado en líder de la renovación y cambio.

En 1930 gobernaban las fuerzas populares y en 1958 ¡NO!, porque el peronismoel ¡justicialismo!- que abarca a los sectores de menores recursos quienes generalmente saben interpretan el valor de la solidaridad, estaba proscripto desde que reinaba la alabada Revolución Liberadora defendida por Raúl Ricardo Alfonsín.

…En 1930, las fuerzas de la reacción actuaron porque Irigoyen estaba en el Gobierno, pero no ejercía totalmente el Poder, como sucede cuando nefastos personajes se filtran en un entorno oportunista, que sólo sabe expresar ideas o levantar banderas elaborando consignas que repiten las palabras de los GENIOS, pero con su mediocridad y oscuros intereses destruyen los proyectos, anulan los programas, crean un caos irreversible.

La Historia Argentina, con distintos nombres tiene varios ejemplos que justifican esta aclaración. Quizás un caudillo-conductor-líder pueda en un tiempo cercano gobernar libre de tan temible riesgo, porque con las cualidades de una personalidad que conoce todas las formas de expresión de los militantes, los políticos… y de los independientes, es posible crear una situación original, que dé respuesta a la esperanza de una Nación potencialmente fuerte y a un pueblo dispuesto a trabajar para la liberación, la independencia y la soberanía.

Esta página finalizará con el último párrafo del diario de sesiones, cuando R.R.A. dijo: “Para terminar quiero decir -ya como expresión fundamental del bloque de la Unión Cívica Radical del Pueblo- que no coincidimos con lo señalado por el señor diputado Pujato, cuando dijo que las fuerzas armadas eran la reserva fundamental de la argentinidad. Nosotros, fieles a nuestra tradición y a nuestra lucha, seguimos sosteniendo que la reserva fundamental de la argentinidad está en el pueblo de la República.”

(…¿Las Fuerzas Armadas no son integradas con una parte del pueblo de la República? Aquí, queda plateada la duda, sin embargo en el recinto, de acuerdo a la versión en el Diario de Sesiones, hubo “(Aplausos)”…

R.R.A. pasó por la escuela militar. ¿Qué le inculcaron… y qué integró realmente en su personalidad? Un dilema vigente para todos los estudiantes argentinos, para todos los ciudadanos… ¡para quienes se detienen a pensar en el sentido de la EDUCACIÓN y de la VIDA!

Una pausa necesaria, para obrar solidariamente….

En el “joven” aflora la impaciencia…

La juventud se caracteriza por su ímpetu impaciente. Es muy difícil actuar con serenidad, sin imprudencias, cuando los años y las experiencias han sido insuficientes como para templar el carácter, revelando cierta sabiduría…

En la sesión del 1º de julio de 1959, seguramente ninguno de los legisladores podría haber imaginado que ese día y mes, podrían estar ligados a una fecha histórica trascendente como ha sido el del tránsito a la inmortalidad del GENERAL JUAN DOMINGO PERÓN, EN 1959, proscripto, calumniado, odiado… por minorías del pueblo, y admirado, defendido y esperado por las mayorías auténticamente democráticas de la Argentina.

Lo que importa aquí, en este trabajo (y después de cumplir con el deber que impone para un sincero justicialista, la relación inmediata que surge al decir primer día de julio), será serenamente continuar con el discurso de R.R.A. cuando era legislador en la provincia de Buenos Aires.

Estaban en tratamiento dos leyes: Código Fiscal y Ley Impositiva -Nº 6006 y 6.008- y en uso de la palabra el diputado Julio O Fernández Mendy. El joven Raúl Ricardo Alfonsín, interrumpió con acotaciones y preguntas seis veces en lo que fueron no más de cinco minutos, en la primera parte del debate, y otras siete veces, en circunstancias en que el diputado José Pedro Aramburu le expresó: “Por favor, déjeme concluir mi pensamiento”.

El lector, con este solo dato ya puede imaginar el fervor del legislador radical, y la tolerancia de sus pares cuando él hacía uso de la palabra: actuaban en forma silenciosa, in interrumpirlo…, que es como corresponde cuando se convive con solidaridad. Dijo R.R.A. en esa oportunidad, entre otros planteos:

Habrá que comprender entonces, que la democracia no es sólo un concepto político, porque para que su principio de que un hombre es igual a otro para las decisiones políticas se dé en el plano social, debe estar acompañado de una serie de medidas estatales que igualen las oportunidades a todos los ciudadanos y eliminen cualquier impedimento a la movilidad social. Los que se aparten de esta concepción no hacen otra cosa que empinar la pendiente que conduce a cualquier tipo de deformación. Lo otro, por el contrario, constituye un extraordinario aporte para levantar las potencias creadoras del pueblo, que siente, entonces sí, con fuerza, su responsabilidad. Y todos están dispuestos a participar en los sacrificios comunes cuando momentos como el que vivimos lo exigen. Así se evitarán estas serias tensiones sociales. Así se evitarán las continuas huelgas que aparecen en nuestro país como periódicas demostraciones de masa. Porque las medidas que toma el gobierno hacen pensar al pueblo que esta sociedad organizada, no es la suya, no es la propia, sino de unos pocos, construida para imponerle sacrificios y asegurar el privilegio de los demás.”

(Es “sociedad organizada” lo que dijo Raúl Alfonsín,

no comunidad organizada…)

Continuó su discurso el diputado Alfonsín:

Está claro que si así piensa el hombre de trabajo argentino no se le podrá pedir sacrificio alguno o contribución alguna para reparar la economía del país porque ha de pensar que cualquier esfuerzo que haya ha de servir para apuntalar esa sociedad que supone organizada para asegurar los grandes beneficios del sector del privilegio. Si nosotros consiguiéramos, en cambio, llevar al ánimo del pueblo argentino la certidumbre de que se está trabajando para su beneficio, es posible que consiguiéramos en base a su superación moral la creación de una verdadera mística nacional, que a la postre se traduciría en un ascenso general del nivel de vida y en un rápido incremento del proceso de desarrollo económico de la Nación.”

La lectura de estos conceptos, en 1988 impulsa a una relectura…, sin intención subjetiva para actualizar el vocablo a los modismos de los jóvenes impacientes actuales, ni para ejercitar el sonido de “r” como la que suena al decir respetable riojano recorra rápidamente risueñas reproducciones… Reestablezca rectores reproches, ratifique razonable resistencia. Revele renovado rumbo.

(Ría… ría…. ¡Ría!… lector, si esto le parece un absurdo.

Compense el llanto contenido por todos los absurdos que ha tenido que tolerar durante su vida…y si visita una Biblioteca especializada, podrá leer los Diarios de Sesiones e informarse sobre todo lo que sucedía cuando no se transmitían las sesiones por radio o por televisión.

Así podrá completar sus conocimientos de acuerdo con otros textos oficiales, o bien encontrará un nuevo motivo para la polémica.

Tal vez allí nos encontremos por mi vocación lectora.

Y en 1989: ¡VOTE!…

y ¡VETE! lo que considere

“una traición, un engaño”…

Nidia A. G. Orbea Álvarez de Fontanini.

Santa Fe de la Vera Cruz.

República Argentina.

* * * * * * * * * *