Un lugar para el sosiego y el asombro

Para compartir palabras y sentimientos.
La palabra ha convocado para este mágico encuentro.
La palabra que nos permite comunicarnos, entendernos, comprendernos…
La puerta está entreabierta, las ventanas abiertas y sin rejas.
Una vez más, hallarás algunas señales y tú, elegirás el camino.
En este recorrido descubriremos las huellas de generaciones anteriores.
Al avanzar, sin urgencia, hallaremos más claves acerca de…

¡el arte de vivir y convivir!