DESDE EL LÍMITE

DESDE EL LÍMITE…

Evoco la presentación de Palabras para compartir 5, último de esa única serie editada por SEPA (Servicio de Educación por el Arte), iniciada el 15 de junio de 1989 –“Día del Libro” en el “Mes de las Letras”– y concluida en “Septiembre” de 1991, conmemoración del “Mes de la Educación”.

En tal “hermandad en las letras” confluyó la “fraternidad en las imágenes” con obras de Mirta E. Larcher de Lafuente, Jorge Drenkard y el dibujo “Árbol con nido” realizado por “Luciano Héctor Martín Fontanini Lauría / Santa Fe, el 23 de octubre de 1988 / 5 años, 3 meses, 11 días.”

Durante el acto realizado el 18 de octubre de ese año 1991 –“Mes de la Familia”-, a las 19:30 en la Sala Mayor “General José de San Martín” del Museo Rosa Galisteo de Rodríguez; como en los cuatro volúmenes anteriores fueron recordados dos poetas: Lidia del Luján Morcillo de Collins y Juan Manuel Inchauspe.

En un primer plano, sentados: el poeta Oscar Agú, Gastón Gori ¡el gigante de las Letras! y Eduardo Rodolfo Fontanini Doval, mi amado amante a perpetuidad.

Atrás, la bella, blanca escultura… “El Deseo” de Líbero Badii… i

Rememoro la voz de Leonardo Deb expresando su “Interpretación del lugareño”:

“Con el silencio a cuestas

y amarrada a la franqueza del horizonte,

con la pasividad con que transcurren las cosas conocidas.

Dentro suyo, a veces, brota un paisaje,

(o una sospecha clara de objetos y motivos)

que le es tremendo, por su sola presencia:

Un mate, la arcilla arremolinada entre los dedos del pie,

las redes tendidas al sol, el silbido de un pajonal.

Más allá de todo eso, acaso jamás sospeche

que está lo más importante:

Está el roce ardiente de esta existencia tan leve

(pero tan amiga)

Están los miedos tamizados de crecientes y heladas

Está la piel amada, como en secreto (que no es tal, porque

siempre se le ha develado)

Está la pobreza terca (que no le importa, porque así fue siempre)

Quizás por eso, por esta inusitada colección

de ceremonias y espineles cansados

el hombre se ha confinado sin más remedio

a este destino de ser costas,

a estas explicaciones que aparecen sin preguntas,

a este permitir que los sauces lloren sobre las canoas

y sobre el corazón.

A acostumbrarse a esta felicidad chiquita y acurrucada

que debe guardarse a cualquier precio, a toda hora

por ser el caballo mejor ensillado (y esto sí lo sabe bien)

para seguir adelante.

Junio 1991. ii

Recuerdo la emoción de Mirta Larcher de Coronda, de Oscar Miguel Santamaría, poeta de Villa Constitución al leer sus obras y las íntimas vibraciones al escuchar a Patricio Collins leyendo los versos escritos por su madre bajo el título “Un rayito de sombra y luz”:

“Entre las rejas de mi ventana

entra un rayito de sombra y luz.

Quiere besarme, ¿porque estoy sola?

Una caricia de compasión.”…

No había sido por casualidad mi decisión de incluir en la sexta página una de las tantas advertencias del filósofo español José Ortega y Gasset:

Los muertos no mueren por completo cuando mueren”.

Tampoco fue casual que en la página dieciocho, tras reiterar un poema de “Trabajo nocturno” de Juan Manuel Inchauspe, necesité escribir:

“JOTAEME. Los poetas no mueren, ni se alejan para siempre. Los poetas alguna vez, sólo parten… es cuando transponen la primera línea de su excelsa escritura.”

En esa edición de la Universidad Nacional del Litoral, “Cuadernos de Extensión Universitaria” – Serie Cultural Nº 4 – Año 1985, Juan Manuel Inchauspe destacó:

Escribo

hago rápidas anotaciones

en papeles que luego pierdo

u olvido entre las páginas de algún libro.

Son señales

señales que a veces aparecen en el camino o no.

Llamados hechos a otros desde otro lugar

o quizás a mi propia vida.

(“Algo así”… sucede con las palabras que

interiormente siento que se imponen,

hasta que confluyen en una sucesión de versos

que voy escribiendo en cualquier lugar…)

Es oportuno comentar que en 1991, el cuentista Juan Carlos Gruski llegó durante aquel atardecer de 1991, desde Avellaneda (departamento General Obligado), junto a personal directivo, docentes y alumnos de la Escuela de Enseñanza Media de esa localidad y dejaron algunos símbolos: una artesanía en cerámica, un capullo de algodón; el escudo de “la capital del algodón”, que convoca año tras año a los recolectores de distintas latitudes… Había escuchado por primera vez nombrar a Gruski, durante la presentación de Prosa y Poesía ’81, edición de “Asociación Literaria Nosotras” presidida por la docente y escritora Febe Cúccari de Ellena, en el Club Español de esa ciudad, calle La Rioja 1051.

También corresponde recordar que habían adherido a la presentación de “Palabras para compartir 5”, el Secretario General Carmelo Favaccio y miembros de la conducción de la Seccional Santa Fe de la Unión Docentes Argentinos.

Aludieron a la importancia del vínculo “escuela-familia-comunidad” y a la necesidad de difundir las obras de autores santafesinos, dos integrantes de ese gremio: Profesora Ana María Baroni y supervisora Dolly Cavigiuri de Gagliardi.

La distinguida recitadora Myriam Morcillo interpretó algunos poemas y el guitarrista Juan Carlos Mendoza conmovió con su mensaje musical “hispanoamericano”: Choros de J. T. Guimaraes, “Variaciones de milonga” de Eduardo Falú, “El Churito (Gato) de M. Gómez Carrillo, Valses Venezolanos de Antonio Lauro, “Gato” de Juan Falú y “Batucada” de Isaías Savio.

Debo reiterar una vez más lo expresado en aquellas circunstancias:

GRACIAS…

a la Directora del Museo “Rosa Galisteo de Rodríguez”

Sra. Nydia Pereyra Salva de Impini;

a la Asociación “Amigos del Museo” y

a quienes estimulan ese esfuerzo solidario

en un propósito de servir

a la educación permanente

por el arte de vivir y convivir.”

En las páginas voladoras entregadas a los asistentes, siendo el año del quinto centenario de su nacimiento y como reconocimiento a su obra como fundador de la “Compañía de Jesús”, fue destacada una vez más la prédica de San Ignacio de Loyola (1491-1556):

Más importante es el aprovechamiento

en las virtudes que en las letras,

cuando lo uno y lo otro

no se compadecen.”

Quedaron más señales en aquellas páginas:

“…SOLIDARIDAD EN LA ACCIÓN:

PALABRAS PARA COMPARTIR 5

en Bibliotecas Escolares

para conocernos

y reconocernos.”

………………………………………………………………………………………………………………………

Percibo sobre el oleaje,

gotas, gotas, gotas…

mientras el río cambiante, avanza hacia el mar… ¡hacia el Océano!…

Nidia Aurora Guadalupe Orbea Álvarez de Fontanini

1975

Porque…

Porque sufres ingratitudes…

Porque sabes que la mentira y el odio

aniquilan al hombre.

Porque tienes dolor y te clavan espinas…

Porque perdiste la confianza…

Porque sólo sabes del horror

y te cuesta reconocer a TUS HERMANOS.

Porque mis manos están cargadas de ternura

y mis dedos se prolongan como pétalos

para acariciarte…

Porque ha llegado el tiempo de dar…

abro las ventanas de mi espíritu

y dejo que pasen perfume y flores

para guiarte por senderos de paz.

Porque ya toca a su fin esta triste noche…

Porque amanecerá otra Primavera.

25-09-1975

1981

Es miércoles trece de diciembre de 2000…

Revisando papeles de ayer… encontré en una libreta con hojas cuadriculadas, las medidas de distintas prendas que alguna vez tejí con la máquina Knittax, quizás molestando bastante con el monótono sonido de

sucesivas pasadas del carro… a quienes preferían estar frente al televisor.

En el lento y largo camino…

Mientras hay hombres que luchan incansablemente

negándose toda tregua,

inmersos en la búsqueda de la verdad,

sobre la cual se edifica la paz…

tantos otros, agazapados y a la par

rondan vestidos de gris,

en oscuros caminos de obsecuencia y deslealtad.

Lento y largo se hace el camino.

Lento y fangoso…

Es difícil para andar, más aún para crear.

Recogen los hombres grises

en papeles a raudal,

no pocas falsas noticias

con calumnias y argumentos,

que disfrazan la verdad.

Y quienes aman la Vida

más para dar que esperar,

antes que ser obsecuentes

desean poder hablar.

Entonces hablando dicen:

¡Oh… mi dios!

Dadme fuerza para luchar.

Nunca quisieran caer

o negar la realidad.

Dios es justicia final:

entre el lodo y la mentira

fulgurará la verdad.

Siempre habrá hombres que busquen

antes que el bien, hacer el mal.

No nos asuste su grito,

tan solo es ruido, no es un cantar.

Antes que echar a llorar

formemos legiones fuertes

edificando la Paz, sobre bases de Verdad.

En aquel otoño del 81, quedaron más signos…

Monólogos eternos…

Tú buscas el casual motivo

para mostrarte siempre esquivo

convirtiendo en pronta ofensa

tus gestos y palabras sin sentido.

Mas ten en cuenta mi entrega,

que fue sincera y vital.

Recuerda mis monólogos eternos

esperando tu respuesta…

No me ataques aún…

No me ataques aún… sé piadoso.

Lleva tu fría mirada azul a otros abismos

donde te encuentres con un largo sueño

que devuelva el rostro verdadero del hombre que eres.

No me hieras con tus gestos, impetuosos…

ni me lastimes con tu gran indiferencia

sobre las llagas que han brotado de impotencia.

Sé prudente.

El camino es largo y escabroso

si no estamos alertas y cautelosos.

Los aires aclararán la verdadera esencia

y entonces… por imprudencia

puedes perder tu dicha y tu inocencia.

Escruta tu alma y tu conciencia.

No dejes que tus ojos sean daga de acero

porque sin pensarlo siquiera me habrás muerto.

Después… en vano irás buscándome por angostos senderos.

Sé prudente.

El camino es largo y escabroso

Si no estamos alertas y cautelosos.

08-06-1981 a las 16.

Esperando a Raota

Domingo a Domingo,

Pedro Luis Raota

entrega su nota.

Un título tan sólo

y la imagen viva

que es su fotografía.

Foto que es un cuadro

de artista señero.

Que es un gesto o grito

prendido en la página.

Risa o llanto,

vida o muerte,

luz o sombra…

es tu foto la que espero

domingo a domingo,

para así, a solas,

dialogar contigo Raota,

y con soledad… mi amiga;

hacer brotar de tu cuadro las palabras

y andar después…

recorriendo nuevos caminos.

Verano de 1981. iii

“¿Y ahora?…”

Te sentiste con fuerzas para trepar

y con un salto alegre y juguetón,

buscaste el haz de luz

que se hizo camino en la viga roída.

Mas de pronto… el temor.

Ser libre cuesta mucho en este mundo

a veces, traidor.

En las sombras puede estar

el que siempre espera agazapado.

¿Y ahora?… ¿Podrá más el temor?

¿Tú te rendirás indefenso

o quedarás oculto en oscuro rincón

esperando salvarte de tu vil opresor?

Espera… espera la noche en tu cueva

y verás que no es tan fuerte tu enemigo.

Él también huirá aterido

si percibe al instante algún ladrido

o el alarido de quien te descubra escondido.

Tras ver la fotografía

reproducida en “Clarín” Nº 12.496 /

Buenos Aires.

“El regreso”

Un horizonte límpido,

una calle angosta y silenciosa.

Suave gramilla verde

y un andar pausado, de niño asustado.

El amigo pato

con su cuello enlazado,

sigue el ritmo lento de redondas

en un pentagrama imaginado.

Ma…má… Cuá… Cuá…

El regreso ya ha sido logrado

después de breve paseo

por tierras de llanura…

inmensas… verdes… perfumadas.

Tras ver la fotografía

reproducida en “Clarín” Nº 12.503 /

Buenos Aires.

“¡Felicidades!”

Si al despertar, hermano,

encuentras en la tierra bañada con rocío

al niño puro, tembloroso,

con los brazos tendidos.

Si te conmueves, vibrando al punto

que son tus lágrimas húmedo frío

en la mañana que Dios te brinda

para que seas otro testigo.

Si haces que el llanto de tu emoción

sea fecundo y miras al cielo,

entre las nubes verás al sol

ardiente y lejano, dándote vida.

No necesitas ya más clamor,

Te sientes HOMBRE en la Creación.

Hallaste vida, está contigo DIOS.

Tienes todo tu tiempo para darte con amor:

Porque si algún día soñaste con despertar

y poder gozar de mucha felicidad…

ahora, tienes la gran oportunidad

¡Levanta al niño, ámalo, y con él,

échate a andar!

Tras ver la fotografía

reproducida en “Clarín” Nº 12.516 /

Buenos Aires.

“Hobby”

¡Mujer!…

que no apague tu rol

la tentación y el hobby.

Sé ante todo, mujer y madre joven.

Si Dios te ha dado un hijo,

ve en él al Señor.

Jamás peques tratando como objeto

la obra magnífica del Creador.

Haz lugar en tu vida

para el dulce placer

de captar en mil fotos

el rostro niño, de él.

No lo eches a tu espalda.

Abrázalo y siéntalo a tu lado.

Si crees en el alma de tu cámara

palpita -al menos- con su tierna mirada.

Sé ante todo: MUJER…

y madre joven, admirada.

06-01-1981

Tras ver la fotografía

reproducida en “Clarín” Nº 12.523/

Buenos Aires.

“De la mano de papá”

Tengo que alzar mi rostro

y buscarte muy alto,

porque aún soy un niño.

Pero en cambio tu mano,

tan fuerte que es mi apoyo,

es sólo una caricia

cuando me vas guiando.

Mi mirada te busca

y río con mis gestos…

Estoy bien protegido

y crezco… crezco… crezco.

Yendo de tu mano

un gigante me siento.

Tras ver la fotografía

reproducida en “Clarín” Nº 12.543 /

Buenos Aires.

1982

A María Mercedes

He sido arada tierra fresca

hueco fértil para la simiente

que creció pausadamente.

Árbol vigoroso con fuertes ramas

muestra sus frutos en la alborada

y en las raíces, pesan veranos.

Tiembla en la brisa un brote nuevo

nadie descubre cómo ha llegado.

¡Dios, con injertos lo ha creado!

Quiero ser lluvia, bañar la fronda

llegar a las raíces y…

ascender en la savia bienhechora.

Quiero ser rocío…

lágrima prendida en cada hoja

por la alegría de ser, en ese otoño…

Quiero ser…

iridiscente luz…

que proyecte tu larga sombra..

14-04-1982 – Hora 21:30

Reflexión

No será un río rojo

el que nazca en sus montes…

ni podrá hender el Pucará al espacio

con el mortífero Exocet.

No se abrirá la turba de su suelo

-húmeda y fría- para ser el último regazo

de jóvenes inquietudes o de sueños

aniquilados en opacas trincheras.

No seguirá el hombre adormecido

corriendo en la ciudad tras los objetos

el dólar y la última cotización…

No… ¡No seguirá el hombre adormecido!

No siga el campesino siendo esclavo

dueño sólo del surco abierto y de la semilla

mientras es de otros la tierra y la madura espiga.

¡No siga el hombre siendo esclavo entre rastrojos y lamentos!

No limitemos nuestra Patria en Litoral ni Pampa

Ni Mesopotamia… ni Antártida….

¡No limitemos nuestra Patria!

Un solo estandarte: bajo la Cruz del Sur

¡Celeste y blanco!

Cordillera nevada y cielo despejado.

Junio de 1982.

Durante la Gesta de las Malvinas,

desde el 02-04 al 14-06-1982. iv

Tú eres la rosa…

A mi adorada Marcela, junto con el beso

de todos los que te ven crecer desde las estrellas.

9 de octubre de 1982.

No pretendas llevar siempre en tus manos

este níveo ramo con tus quince rosas.

Basta con que sean recuerdo en tu alma.

Toma sí, el frágil pimpollo

nacido en el tiempo de tu último año,

contémplalo blanco como tus rosales.

Antes que mañana sea rosa abierta

aspira el perfume de su alma quieta.

Tú eres la rosa en cada mañana.

No dejes que injertos cambien tu blancura,

mudarás los pétalos sin perder espinas,

ellas serán savia, tú serás erguida.

Y cuando la alquimia de los tiempos nuevos

vista con rosales rojos y amarillos

este mundo áspero de tu crecimiento

no desdeñes flores con raros matices.

Basta con que lleves prendida en tu alma

esa rosa blanca de cada mañana.

Pocos… casi nadie sabrá de tu lágrima

ni verán la imagen de la foto hallada.

Tal vez un poeta descubra en tus ojos

la verdad callada.

Mas… no estás sola.

Coros de esperanza

rondarán tu mente en otra alborada

y tú, rosa blanca, aunque te deshojes

serás alabanza.

La palabra como lanza

Balcarce 3291… te imagino

un Paraíso en medio de la urbe.

Subiendo una escalera

paredes aladas y un techo de ilusiones.

Latente simiente

en la bohemia juvenil.

Es imposible ser indiferente.

Y crecen las ideas

crecen las voces

amantes de la paz.

La palabra

tan sólo la palabra

para usar como lanza.

Nadie sospecha en el caserío

que en el silencio trasnochado

hay una fragua de herreros.

Misteriosa fragua de herreros…

Herreros forjando versos,

no palabras al viento…

Herreros del pensamiento.

Cuatro décadas pasaron,

es otra la arquitectura.

El hombre puso las alas,

muro y techo se salvaron.

Y aquella fragua de herreros

cargada su piel de surcos

sigue tendiendo su mano

en un bello monumento

hecho de Acero…

No mero duro metal,

nombre de arraigo es Acero

…de duro temple.

Símbolo de una amistad

que nada pide, sólo lealtad.

21 de agosto de 1982 a las 9.

Impresiones tras un relato

del poeta Leoncio Gianello… v

Contigo a mi lado…

Hice una escalera con flores

para asirme

hasta alcanzar el primer peldaño.

Dejé la llanura,

sepultando bajo las hierbas

mi fugaz infancia.

Imposible es volver a la pradera.

Se deshojaron las flores

y los pétalos son polvo.

Una montaña enorme

me parece la vida

y quiero transitarla

en todos los caminos.

Hurgando en mis bolsillos

un poco de esperanza

recogí cuatro letras:

Mora dije… dulce sabor

de fruta silvestre o tal vez…una gitana.

La brisa pasó rozando la palma de mi mano.

Roma.. leo ahora, alelada.

Roma -Basílica de San Pedro-

profunda Fe, arraigada.

Percibo que me envuelven

esos viejos misterios cantados por Omar,

mas me falta talento.

Es tan íntimo el suspiro,

tan curiosa la mirada,

que espejo en mi alma tu nombre:

Ciudad Eterna…

y Amor, Amor, Amor, cargo feliz en mi alforja.

Plantaré la semilla

a medida que avance en el camino.

Trataré de ir despacio.

Quiero ver las espigas nacer:

verdes quiero verlas

…y maduras.

Cuando llegue la dorada hora

las recogeré en un admirable ramo.

Espero ir caminando de tu mano:

no importa si no es hacia Roma,

Yo quiero llegar como Omar,

allí, a la tierra sin nombre

donde mora el amor

y contigo a mi lado…

nuevas praderas contemplar.

Cubiertas las laderas con retoños frescos

ya no hará falta hablar.

La vida hecha poesía

nos fue enseñando a callar.

21 de agosto de 1982 a las 10.

1983

Cargando la invisible cruz

Tendrás que dejar tu coche

olvidarte del velocímetro y del semáforo

que obliga a tu ritmo acelerado

para ser s i e m p r e i g u a l.

No está en la calle, ni en la avenida

la luz encendida

que te deslumbra en cada d e s p e r t a r.

Sólo la ven quienes contigo avanzan

de la mano, por estrecho sendero

sin d e s e s p e r a r.

Tienes que detenerte… es un imperativo ineludible.

En tu apuro no viste la amarilla señal…

DIOS ha encendido el faro de la oportunidad.

Deja la carne anestesiada

llega hasta el hueso…

Pálpalo, es la única VERDAD.

Descarnado, poco importan las luces

con vanos fulgores y destellos…

basta con la roja lumbre del ALTAR.

En el ALTAR, carga tu invisible cruz,

llevándola a cuestas te liberará

del miedo a ser crucificado.

El peso de la cruz te irá acostumbrando

a no correr, a no des-esperar…

Un mundo nuevo de esperanzas nuevas

se abrirá en tu camino en otro despertar.

Miradas de tus hijos, bullicio de tus nietos…

Serán otra alborada en el hogar convertido en Altar.

27 de agosto de 1983.

Vigilia durante la agonía

de la abuela Teresa.

A las cinco de la tarde

Cuando en septiembre se prolonga la siesta

no es el Fin ni es la Muerte lo que duele, es la d i s t a n c i a.

Ese espacio inescrutable

entre dos cuerpos y dos almas

temblorosos como témpanos en mar calmo,

presagio de un estallido de moléculas despreciables.

Vencida la carga superflua de materia no deseable

se libera el espíritu en una dimensión inalterable.

Dolor de muerte en agonía incesante

en un camino que se consume con los pasos

hasta que llegue el Fin.

Más allá, seguirán vagando dos almas solitarias.

Imposible ha sido unirlas… ¡oh porfía distancia!

24 de septiembre de 1983.

Una gota de sal

¿Será sed este fuego interior

que me consume en el Silencio Final?

Bebo agua clara y fresca

que sabe a agua de mar.

Para otros es agua de manantial.

¿Volveré a ser la de otros tiempos

o tendré siempre en mis ojos

escondidas gotas de sal?

¿O seré yo misma -toda- una gota de sal

despreciable en el magnífico mar?

Agujas de plata sobre mis cabellos

No me dejan soñar.

Soy apenas una mujer -como la gota- evaporándose

Olvidada en el oleaje que se sacude

y rompe en espuma

y vuelve en repetido ciclo vital.

No renuncio a SER -aunque abrevie la huella-

una minúscula gota de sal esperando las estrellas.

24 de septiembre a las 17:05

Momento final

Tan sólo un laberinto de oquedades.

Pergamino por piel… un ojo entreabierto

Vacío de imágenes y nada de tu cuerpo…

Casi nada: un rictus y mil canas.

Quiero imaginarte cargados tus senos

con una curva atrevida en la novena luna

en otro amanecer de primaveras…

mas no puedo… ¡busqué tanto el olvido!

Te reconozco apenas en la letra grabada

en una vieja foto perfumada de azahares.

No hubo error en tu mensaje fraternal:

“Lo mejor de la vida son los hijos”

por eso todo el tiempo no alcanza

para amarlos tanto… hasta la eternidad.

……………………………………………………………

Te reconozco apenas en la letra grabada

En una vieja foto perfumada de azahares

24 de septiembre de 1983

Hora: 17:25

Día del fallecimiento de la

Abuela Teresa Doval Keller de Fontanini.

En el límite

Temblaba la tierra

Mientras las febriles arterias palpitaban.

Conmoción profunda

agonía de esperanzas

sepultura de sueños

Y una cruz astillada… sin tiempo

sin nombre.

Toda la tierra giraba.

Llegó el gran estallido.

Cual boca convulsionada

el cráter despedía ardiente lava.

Sobre el blanco de los días nuevos

estaba depositada una flor: era roja y

cargado de espinas estaba su tallo.

Junto a la flor: una cruz astillada… sin tiempo

sin nombre.

Temblaba la tierra

Mientras las escleróticas arterias se secaban.

24-09-1983 a las 22:55

Memoria y balance

Blancas y antiguas paredes.

Un alto techo con listones cuadriculados

y el piso -oloroso- de viejas maderas…

con frescos fluidos impregnado.

Infinitas transparencias habitando la austera casona

y una rosa escarlata con alma de mujer

enhebrando palabras…

brillante…

sorprende,

convoca,

conmueve.

En todo está la mano y la mente.

En todo está el HOMBRE.

En el barro amasado

con óxidos transfigurado.

En la urdimbre del tapiz con sus tramas exaltadas.

En el poema recortado

hasta sentirlo vivo y acabado.

Octubre -vestido de eterna primavera-

Exhala el perfume de los pimpollos.

Ritmos libres y puros -impensados-

vibran en cada canto esperanzado.

Una estampa de ayer -con otras formas-

Con las formas de hoy… se ha contemplado.

En la austera casona sureña

Ausente está la abuela de oscuras y largas faldas.

Es otra la oración: fluye del canto.

Sólo es recuerdo la mecedora.

El movimiento es libre y espontáneo.

Caja de resonancia es la guitarra.

Y por las puertas abiertas

vagando en el follaje de las plantas -van y vienen-

peregrinas transparencias.

Cundo se apaguen las luces

quedarán atrapadas como en una invisible telaraña

porque en todo está el ayer y el hoy… y está el mañana.

El pimpollo,

la rosa

y el hombre.

Siempre el HOMBRE.

Tras compartir vivencias con el

Grupo Literario “El Galpón” presentado por

Susana Bacchini en 4 de Enero al 1800…

Mis viajes

De una casa chica

a una casa grande

me pasean siempre

llevándome en brazos.

Siempre nuevos rostros

vienen a mirarme…

algunos muy claros

otros con mil rayas.

Esos son mis viajes.

O miro cristales de arañas

que cuelgan del techo…

o un cielo muy grande

me cubre TODO entero.

O miro plantitas

puestas sobre muebles

o la tierra toda

me regala el verde.

Esos son mis viajes.

Miro a las personas

y no sé de ellas

más que me aman mucho

y que me acompañan

aún en los sueños.

Escrito para Lucianito, nuestro segundo nieto,

nacido el 12 de julio de 1983.

Domingo 11-12-1983 a las 10:16.

1984

Inevitable

Todo es quietud.

Percibo un concierto de chicharras

torcazas

y benteveos.

Jóvenes hojas esmeraldinas tiemblan

de amor.

Se aproximan y se alejan

al ritmo de una sinfonía misteriosa.

Las sombras se insinúan

y mi asombro se repite

una vez más…

que si no muere la tarde

será imposible sonreír en otro amanecer.

22 de enero de 1984

Hora 20:35

Ruego… en la espera.

Deja crecer los tréboles

y vestir de lino la tierra

con sus frágiles flores.

Deja extenderse la gramilla

tobogán esmeralda del rocío

con su delgada nervadura.

Deja que la luz del sol

acentúe en el atardecer los verdes

y estire todas las sombras.

Deja que la Vaquita de San Antón

juegue a las escondidas con la Luciérnaga

entre las hojas del viejo malvón.

Deja que sueñe en esta antigua orilla

a ser un colibrí apenas suspendido

en el rito de visitar corolas y pistilos.

Deja que despierte con la aurora

reconociéndome en el barro del alfarero

en el horno de mi abuela, cobijo de cenizas…

Deja Señor… para mañana la esperanza

de descubrir la soledad en las miradas

y el valor de sonreír con mis hermanos…

Deja Señor… para mañana, la Esperanza.

Abril de 1984.

Predicador de la paz

¡Tú quieres llegar!

y que contigo lleguen muchos más.

No ser sólo tú con egoísmo.

Guijarros punzantes

van dejando heridos tus pies descalzos.

Eres humilde y lento caminante.

Pasan por tu cabeza piedras que hienden el aire.

Caen adelante y tú no temes.

¡Avanzas! Porque quieres llegar…

que todos lleguemos para disfrutar

del esperado CONCIERTO DEL AMOR.

Habrás pisado el fango -sin quererlo-

huyendo de ciénagas profundas

resbaladizas como la envidia.

Con la mirada en alto

sigues avanzando porque sabes

que una invencible fuerza

nos convoca para la redención.

Es una la idea avasallante.

Es una la cristiana doctrina

que marca un justo derrotero

sepultando las ruines miserias.

Cuando todas las piedras dormiten

y estén cicatrizadas las heridas

se abrirán nuevos surcos

en esta latitud latinoamericana.

¡UNIDOS TODOS!…

Pasará el arado sobre el limo

la semilla del amor dormirá sobre los surcos nuevos.

Bajo la Cruz del Sur

tesón y desvelos habrán fructificado.

Subirá por los aires en quebradas hasta los Andes

su hálito de fe y de esperanza en otra clarinada.

Serpenteará en los ríos meciéndose en trigales

la melodía de la justicia y la unidad hermana.

¡Unidos todos!… sin estridencia de batalla

seremos hacedores de la noble paz… ¡hermanos!

como ÉL lo anunciara.

Homenaje a Juan Domingo Perón

en el décimo aniversario

de su tránsito a la inmortalidad.

01 de julio de 1984.

Cargando la invisible cruz

Tendrás que dejar tu coche

olvidarte del velocímetro y del semáforo

que obliga a tu ritmo acelerado

para ser s i e m p r e i g u a l.

No está en la calle, ni en la avenida

la luz encendida

que te deslumbra en cada d e s p e r t a r.

Sólo la ven quienes contigo avanzan

de la mano, por estrecho sendero

sin d e s e s p e r a r.

Tienes que detenerte… es un imperativo ineludible.

En tu apuro no viste la amarilla señal…

DIOS ha encendido el faro de la oportunidad.

Deja la carne anestesiada

llega hasta el hueso…

Pálpalo, es la única VERDAD.

Descarnado, poco importan las luces

con vanos fulgores y destellos…

basta con la roja lumbre del ALTAR.

En el ALTAR, carga tu invisible cruz,

llevándola a cuestas te liberará

del miedo a ser crucificado.

El peso de la cruz te irá acostumbrando

a no correr, a no des-esperar…

Un mundo nuevo de esperanzas nuevas

se abrirá en tu camino en otro despertar.

Miradas de tus hijos, bullicio de tus nietos…

Serán otra alborada en el hogar convertido en Altar.

27 de agosto de 1983.

Vigilia durante la agonía

de la abuela Teresa.

A las cinco de la tarde

Cuando en septiembre se prolonga la siesta

no es el Fin ni es la Muerte lo que duele, es la d i s t a n c i a.

Ese espacio inescrutable

entre dos cuerpos y dos almas

temblorosos como témpanos en mar calmo,

presagio de un estallido de moléculas despreciables.

Vencida la carga superflua de materia no deseable

se libera el espíritu en una dimensión inalterable.

Dolor de muerte en agonía incesante

en un camino que se consume con los pasos

hasta que llegue el Fin.

Más allá, seguirán vagando dos almas solitarias.

Imposible ha sido unirlas… ¡oh porfía distancia!

24 de septiembre de 1983.

Una gota de sal

¿Será sed este fuego interior

que me consume en el Silencio Final?

Bebo agua clara y fresca

que sabe a agua de mar.

Para otros es agua de manantial.

¿Volveré a ser la de otros tiempos

o tendré siempre en mis ojos

escondidas gotas de sal?

¿O seré yo misma -toda- una gota de sal

despreciable en el magnífico mar?

Agujas de plata sobre mis cabellos

No me dejan soñar.

Soy apenas una mujer -como la gota- evaporándose

Olvidada en el oleaje que se sacude

y rompe en espuma

y vuelve en repetido ciclo vital.

No renuncio a SER -aunque abrevie la huella-

una minúscula gota de sal esperando las estrellas.

24 de septiembre a las 17:05

Momento final

Tan sólo un laberinto de oquedades.

Pergamino por piel… un ojo entreabierto

Vacío de imágenes y nada de tu cuerpo…

Casi nada: un rictus y mil canas.

Quiero imaginarte cargados tus senos

con una curva atrevida en la novena luna

en otro amanecer de primaveras…

mas no puedo… ¡busqué tanto el olvido!

Te reconozco apenas en la letra grabada

en una vieja foto perfumada de azahares.

No hubo error en tu mensaje fraternal:

“Lo mejor de la vida son los hijos”

por eso todo el tiempo no alcanza

para amarlos tanto… hasta la eternidad.

……………………………………………………………

Te reconozco apenas en la letra grabada

en una vieja foto perfumada de azahares…

24 de septiembre de 1983 Hora: 17:25

Día del fallecimiento de la

Abuela Teresa Doval Keller de Fontanini.

En el límite

Temblaba la tierra

Mientras las febriles arterias palpitaban.

Conmoción profunda

agonía de esperanzas

sepultura de sueños

Y una cruz astillada… sin tiempo

sin nombre.

Toda la tierra giraba.

Llegó el gran estallido.

Cual boca convulsionada

el cráter despedía ardiente lava.

Sobre el blanco de los días nuevos

estaba depositada una flor: era roja y

cargado de espinas estaba su tallo.

Junto a la flor: una cruz astillada… sin tiempo

sin nombre.

Temblaba la tierra

Mientras las escleróticas arterias se secaban.

24-09-1983 a las 22:55

Memoria y balance

Blancas y antiguas paredes.

Un alto techo con listones cuadriculados

y el piso -oloroso- de viejas maderas…

con frescos fluidos impregnado.

Infinitas transparencias habitando la austera casona

y una rosa escarlata con alma de mujer

enhebrando palabras…

brillante…

sorprende,

convoca,

conmueve.

En todo está la mano y la mente.

En todo está el HOMBRE.

En el barro amasado

con óxidos transfigurado.

En la urdimbre del tapiz con sus tramas exaltadas.

En el poema recortado

hasta sentirlo vivo y acabado.

Octubre -vestido de eterna primavera-

Exhala el perfume de los pimpollos.

Ritmos libres y puros -impensados-

vibran en cada canto esperanzado.

Una estampa de ayer -con otras formas-

Con las formas de hoy… se ha contemplado.

En la austera casona sureña

Ausente está la abuela de oscuras y largas faldas.

Es otra la oración: fluye del canto.

Sólo es recuerdo la mecedora.

El movimiento es libre y espontáneo.

Caja de resonancia es la guitarra.

Y por las puertas abiertas

vagando en el follaje de las plantas -van y vienen-

peregrinas transparencias.

Cundo se apaguen las luces

quedarán atrapadas como en una invisible telaraña

porque en todo está el ayer y el hoy… y está el mañana.

El pimpollo,

la rosa

y el hombre.

Siempre el HOMBRE.

Tras compartir vivencias con

el Grupo Literario “El Galpón”.

Presencia de Susana Bacchini, en 4 de Enero al sur…

Mis viajes

De una casa chica

a una casa grande

me pasean siempre

llevándome en brazos.

Siempre nuevos rostros

vienen a mirarme…

algunos muy claros

otros con mil rayas.

Esos son mis viajes.

O miro cristales de arañas

que cuelgan del techo…

o un cielo muy grande

me cubre TODO entero.

O miro plantitas

puestas sobre muebles

o la tierra toda

me regala el verde.

Esos son mis viajes.

Miro a las personas

y no sé de ellas

más que me aman mucho

y que me acompañan

aún en los sueños.

Escrito para Lucianito Fontanini Lauría, segundo nieto.

Domingo 11 de diciembre de 1983 a las 10:16.

1985

Réquiem a la biznaga…

4º viernes de agosto: Día del Árbol.

Te contemplo biznaguita… / apenas una matita

escondrijo de culebras / cerquita de las taperas.

También al árbol contemplo / desafiando bravos vientos…

capaz de darnos su sombra / cuando el calor va en aumento.

Meditando en la penumbra / prefiero roble a biznaga

porque sus ramas quebradas / ¡pronto serán agotadas!…

Mientras que el tronco talado / será cuna inaugurada

o tal vez segura caja / en la última morada.

En brazos de los gurices / muestras desnudas raíces

biznaguita de Entre Ríos… / apenas una ma-ti-ta…

Hoy te regalo estos versos / con generosa ternura…

¡pobre biznaga entrerriana / cuánto que has sido explotada!

Nombrándote la mejor / cosecharon tallos y flores.

del roble nada decían / mas su sombra preferían.

No llores con el rocío… / biznaga de mis amores…

toda planta es bienvenida / y siempre del HOMBRE ¡amiga!

aunque insensatos algunos / arrasen con lo vivido

y luego.. en andar cansino / terminen en el olvido.

Tú serás mañana polvo / y polvo serán los hombres…

Tal vez una cruz de roble / señale el FIN DEL CAMINO.

Los ojos de los gurices / descubrirán con asombro

un testimonio de siglos… / y este papel ¡será polvo!..

Quizá enamorada grilla / acuda al nuevo concierto

o algún caburé perdido / se pose sobre otro nido…

Sólo pido que haya PAZ / y hogares fortalecidos…

y flores… / y mil matitas… / y ríos… y roca… y cielo…

Y animales… ¡y hombres!…

Reptiles… ¡y Hombres!

Pájaros… ¡y HOMBRE!

¡Árboles… sombra… y nidos!

Sólo PAZ en los caminos!

Todo ha sido arrasado

(A Silvana Roger y Díaz Costa, de San Juan.) vi

Retumba en el valle un eco…

Imagino en Ullum y Jáchal fantasmales poblados:

Quinchas”, cuevas secretas y la “choza redonda”. vii

Sumisión y orden.

Todo el gobierno en un cacique

y en el “Nurum” la magia y el diabólico poder. viii

Huelo sutilmente

legendarias ofrendas a Hunuc Huar en el altar ix

¡oh Dios soberano de la Cordillera!

Persisten los ruegos en el aire

desde siglos, junto a la Luna y al Sol x

desafiando a los vientos.

Camino de Angualasto xi

percibo temblorosa viejos lamentos.

Yacampis y capayanes transparentes xii

rondan sobre ruinas de barro

Buscando a las pircas gastadas… erosionadas. xiii

Todo ha sido arrasado.

Duerme la huella del aborigen

en urnas funerarias en silenciosos museos. xiv

En rojo, negro y amarillo xv

todo el color de su historia.

Rojo de sangre:

palpitante en estoicos sacrificios xvi

sometida quietamente en mestizajes.

Negro de muerte:

de esclavitud, de noche y de silencios

consintiendo avasallantes holocaustos. xvii

Amarillo de fruto repetido:

débil, enamorado y abrazado a su “chala” xviii

luego… despojado, arrojado al mortero, pulverizado.

A orillas del Bermejo

descubro sobre las aguas un misterioso espejo.

Mi rostro en verde se refleja.

Han pasado los siglos y los ciclos históricos

todo el dolor del hombre exhiben sobre la esfera.

En el vértice de América, bajo la Cruz del Sur

sobre cenizas de aborígenes, el hombre sigue solo

y desnudo… en la final espera.

Todo ha sido arrasado.

15 de junio de 1985. Hora 16:30

Manzana transparente…

I

Primero, fue Dios y el Universo.

El Paraíso.

Un fruto perfumado, tentador.

Después: ¡Una manzana compartida!

El exilio.

Un nacimiento: la humanidad.

II

Primero, sobrevino el Diluvio: agua fue.

Hombres y especies castigados.

Hombres y especies volvieron a ser

milagro que crece

hasta desaparecer.

Después: ¡Otra manzana… con discordia!

III

Primero, atrás quedó un milenio.

Otro inauguró imperios.

Amor, odio, traición y decadencia.

Después: ¡Manzanas maduraron por doquier!

Insuficientes.

Sigue el hambre aún vigente.

IV

Hoy, en los umbrales del tercer milenio

lágrimas y horror conviven con el dolor

Esperanza y Fe persisten en al búsqueda del Bien.

Recorriendo opacas manzanas

hallé una ¡manzana transparente!

En la era del consumo voraz

y de los escaparates luminosos,

la descubrí como a un símbolo,

con su pedúnculo vital,

cediendo espacios al rito ancestral

del ondulante y minúsculo gusano.

Verdes están las hojas.

Presente la esperanza del vuelo en mariposas.

La manzana transparente ¡oh, paradoja!

Guarda deslumbrantes gotas de rocío

que en este amanecer…

compiten con guardadas lágrimas.

Ha quedado prohibida al tacto

de mis manos expectantes

la originaria piel de la manzana…

vacía de semillas.

V

Eternidad es Dios y el Universo.

¿El Paraíso?

Imágenes virtuosas…

Infinitos secretos,

la alegría

y el dolor

en equilibrio.

A Martita, nuestra hija…

10 y 11 de Noviembre de 1985 a las 10 y a las 16:30

Regalo para el hogar en España: una manzana de cristal.

Tormenta

Desató su ira el tirano viento:

¡Moverse!

¡Moverse!… es la orden.

No habrá rama que se resista

ni tronco sin oscilación

en toda la comarca.

Atrás de los cercos

cúmulos grises amenazan

con estruendos silenciados.

Sacude su follaje la vid

y sus pesados racimos verdes

murmuran augustas letanías.

Tiende el damasco

una alfombra amarilla

sobre la débil gramilla.

Lentamente…

la lluvia se derrama.

Cesó la ira.

Sigue la naturaleza

su ciclo inimitable

y crece el asombro.

Mi espíritu se quiebra

en apacible remembranza

y talla con palabras.

Persiste la amenaza sobre el valle.

Alineados ejércitos de flores

señalan los límites del territorio.

Altivos gladiolos y rosas

rojas, blancas y rosadas,

celebran el rito de las reverencias.

Cerca se mecen sumisas margaritas

y nacaradas dalias blancoamarillas.

Esperan la caricia del agua bienhechora.

Junto al ciprés

veloces alas sustentan al colibrí

y generan otra singular sinfonía.

Hacia el oeste

avanza el polvo…

¡liviano trashumante!

En Capilla del Monte, 05-12-1985 – Hora 16:50

(Desde la galería del departamento para directivos…

de AMEP, en el Hotel “Pinar del Río”)

1986

Senderos compartidos

(Aproximación a “La Casa de Todos”

en La Rioja, República Argentina.) xix

Sólo por la lectura de libros de texto referidos a la geografía argentina, sabíamos que avanzando hacia la cordillera de los Andes, era posible ascender por la Cuesta de Miranda o contemplar la nevada cima del Famatina.

Por la historia de la Historia, algo reconocíamos de aquellos espacios…

Regalaba la tarde su apacible luz y Talampaya su misterio.

El silencio su elocuencia.

Los hombres que casi todo lo miden, hablan de las doscientas setenta mil hectáreas de ese terruño majestuoso.

Tu palabra trasciende y el cañadón reitera los ecos. xx

Quien nos guía alude a los pumas y a los zorros; a los guanacos y a los cóndores y águilas, que no hemos hallado aún.

Sí, nos ha conmovido la huella de otros hombres con talento y perseverancia: un conjunto de petroglifos indescifrables.

Allí, en “La pizarra”, sólo algunas líneas o distintas formas insinúan lo que nuestra imaginación intenta presentir.

Paso a paso llegamos hasta “los morteros colectivos”, donde dicen que los primeros habitantes de ese lugar molieron los granos para alimentarse.

La mimética lagartija acelera su huida hasta la grieta; busca seguridad y alimento.

Se prolonga la mirada hasta el espacio donde “El monje” es un pétreo gigante de cincuenta metros.

Desde otras perspectivas, emergen “La ciudad perdida” y “La Catedral” mientras con la complicidad de la fantasía, quietos están también “Los reyes magos”, regalando en cualquier momento la belleza mineral y las tallas del viento.

Seguiremos por otros senderos.

El polvo rojizo delata nuestro rumbo tras cada pisada.

La fuerza del viento empuja a los médanos.

No hay hierbas. Sólo arbustos con hojas pequeñas y en pequeñas ramas, el original limpiador que frotado con agua fresca se asemeja a rústico jabón entre las manos.

Nos espera en el límite con San Juan -desde hace millones de años-, la cuenca del río Ischigualasto: el Valle de la Luna donde el viento avanza sin pausas.

Hacia ese espacio vamos: ¡hacia EL VALLE DE LA LUNA!…

Mientras tanto, se generan poemas. xxi

Junio nos convoca

No sea un río rojo enfurecido,

el que nazca en sus montes.

No siga el hombre adormecido

en la ciudad, tras los objetos.

No sea el campesino el esclavo del surco y la semilla,

cuando segadas las opulentas espigas

sólo recoja rastrojos y lamentos.

No nos divida el Credo ni el Partido.

Sea una la bandera de tres franjas; color de cielo y manto inmaculado,

y en su voz: justa, libre y soberana.

No nos pretenda someter el dólar.

No nos tiente ser un Reino ni un Imperio.

Confiemos sí en Dios y en su Palabra.

No nos vean destruidos claudicar.

En alto está nuestro estandarte:

el Hogar y la Patria, el fundamento,

la Cruz del Sur, en nuestro firmamento.

No todo es injusticia, hay cosas justas

en el clamor del pueblo, en sus consignas

de preferir la paz a la batalla

y buscar la unidad en los hermanos.

No aceptemos aún ser dominados.

¡Libres las manos y el pensamiento…!

convocados en el trabajo honesto

forjemos la Patria Grande, en el reencuentro.

No es que tú te alejas…

No es que tú te alejas…

sino que yo me quedo.

* * * * *

Imposible es llorar.

Debo esconder las lágrimas

porque tú fabricas los payasos

con desbordante alegría

para impedir que estalle en llanto…

* * * * *

No será por tu ausencia

mi inevitable llanto…

sino porque débiles diques

abrieron sus compuertas.

16/06/1986

Cerca… muy cerca,

la llovizna celeste, bienhechora…

que me regala tu mirada.

10-11-1986 Hora 10:40

Siglo XXI

La mujer tallada vibra

Agua. Nube. Rocío. Lluvia.

Sed y brumas.

Amanecer y ruidos.

Tierra. Lodo. Surco. Trigo.

Vacilante avanza el hombre.

Guardado está el arado y la quieta semilla.

Aire. Brisa. Vendaval. Pampero.

Cae la hoja. Vuela un sombrero.

Giran… giran… giran los pensamientos.

Fuego. Lumbre. Llama. Cenizas.

Pasión y claroscuro.

Consumación delirante en un letargo.

………………………………………………………………..

No quedan pájaros. No hay nidos.

Se agotaron los cantos.

Desbordaron los ríos.

Rotos están todos los puentes.

Incandescente espiral se dispersa.

Crece el calor. Extraña es la energía.

Fugaz en el recuerdo: el hongo de Hiroshima.

Agónicos suspiran millones de testigos.

Todo es aceleración.

A Lucrecia Gainza, tras un diálogo…

31 de octubre de 1986.

Hora: 01.35 xxii

El poema original sólo cambió en algunas pausas y el orden de algunas palabras.

Se había generado mientras aumentaba el agobio durante el peregrinaje por distintos ámbitos de la Ciudad de los Distraídos del País de los Contrastes…

1988

Tras “Los gritos”…

Tiemblo, hermano, tiemblo…

No es el terco miedo que incesante me oprime,

me oprime… cuando los cuervos revolotean insaciables.

Tiemblo, hermano, tiemblo…

porque he visto a la blanca rosa,

vertical, gestándose entre amigos.

Dibujó su fino tallo…

la cuerda vibrante de una hermosa guitarra.

Corcheas y semifusas,

huidas de un inquieto bandoneón,

fundaron la esperanza, en verdes…

verdes hojas, brillantes.

Blanco marfil de un teclado,

plasmó al instante, su frágil corola virginal.

Aunque lo nieguen mil voces

digo, hermano, digo, que percibo su perfume.

¡Altiva está la inmaculada,

simple

blanca rosa!

Miradas y manos unidas en gestos fraternales,

generan el misterio de un nuevo, esperado milagro.

Tiemblo, hermano, tiemblo…

La blanca rosa se ha multiplicado.

Iridiscentes, silenciosas gotas de rocío…

¡lágrimas de amor y de alegría!-

descansan sobre sus pétalos, en majestuosa armonía.

Roza mi piel la piadosa tibieza

de las sonrisas esenciales en esta alborada…

el eco tangencial de tus amantes gritos…

el arpegio de los últimos aplausos.

Ven hermano-compañero…

Juntemos nuestras fuerzas y todas las fuerzas del amor.

Llevemos silenciosos, el augusto ramo…

hasta el bosque recién inaugurado.

¡EVA confía,

EL RUISEÑOR, espera!

No dejemos que el viento violento, deshoje las blancas,

simples,

inmaculadas rosas…

de nuestro amado ramo.

En esta primavera, octubre y la lealtad, se renuevan.

La luna crece afuera…

es un cuerno de plata apuntando al este.

Gira… gira la luna, lejana… lejana… regalando un reflejo.

El oeste, es el inmenso regazo que aguarda paciente

que se cumplan los ciclos al alba.

¡Vuelve el eco de tus amantes gritos!

Aunque lo nieguen mil voces,

veo, hermano, veo…

la frágil rosa convertida en perdurable roca.

¡El ramo todo, es roca sobre roca!

Tiemblo, hermano, tiemblo.

Una legión de nobles compañeros construyó el firme pedestal…

Estuvieron juntos Marcos…, Eva…,

Juan… Carlos…,

los hijos de Lencina…

Pedro, albañil…

hacheros con sus cicatrices…

panaderos con sus migajas…,

¡todos los trabajadores!, construyeron.

…También estuvo el débil pordiosero,

cargando baldes con agua… cargando baldes vacíos.

Celebremos, hermano, celebremos.

En comunión con Cristo,

la blanca,

pura,

simple,

inmaculada rosa de la invencible confraternidad.

es venerada en su monumental altar, sencilla, diáfana.

¡EVA celebra.

Canta EL RUISEÑOR!

Es antevíspera de repetidas alabanzas.

Te invito, hermano-compañero…

¡TODOS, EN EL AMOR UNIDOS!

enarbolemos la bandera de tres franjas…

y sea un himno de paz y de justicia social,

el clamor de tus amantes gritos… redimidos.

Un vuelo de cóndores y de águilas

se agita en los llanos, cerca de la Cordillera.

Un alto vuelo que disipará las sombras de los cuervos.

¡EVA nos convoca…

EL RUISEÑOR es caja de resonancia de todas nuestras voces!

Celebremos, hermano, celebremos…

la henchida maternidad de los hombres-nuevos…

¡Los humildes forjadores de la civilización del amor, seamos!…

Hoy, nos demanda la agonía de este segundo milenio:

¡En comunión con Cristo…

descubrir la Luz en el sendero del Calvario,

hasta alcanzar la Gloria inmensa,

de acabar con el hambre de los hijos y nietos!

…de saciar su sed.

Celebremos hermano, celebremos.

Los gritos de los niños nos aclaman: ¡ABUELOS!… ¡ABUELOS!…

Es otro el cielo…

es otro el derrotero.

Sobre las cenizas de Marcos… Eva… Juan… Carlos…

Pedro… Lencina… ¡sobre las cenizas!

el sol crea el milagro de nuevas primaveras…

el vendaval rindió su furia… es una suave brisa.

Celebremos, hermano, celebremos…

Los niños nos aclaman: ¡ABUELOS!… ¡ABUELOS!…

Es otro el cielo…

es otro el derrotero…

…el paso será más lento,

…idéntico el espíritu,

…y una serena paz

prestará su cobijo.

¡La Cruz del Sur, infaltable testigo! xxiii

Sábado 15 de octubre de 1988.

Hora 23:15

Invitación.

Ha llovido…

La tierra está húmeda.

Ven conmigo…

te invito a sepultar

todos los pesares compartidos.

Escúchame…

Ha llegado el tiempo nuevo

sereno…

Vamos a empezar.

Retorno en primavera

¿En qué espiral

voló tu última sonrisa

arrebatada por inesperado tornado?

¿Cuándo?… que me halló distraída

o dormitando mi cansancio de esperas.

Un signo es esa grieta,

que como tajo sobre la tierra seca,

se ha convertido en acequia

en el antiguo jardín de nuestro amor.

Rocío… lluvia y lágrimas,

murmuran sus mensajes en extraños viajes.

Hoy, en el vuelo de una mariposa…

Quizás escondida entre las frescas frutillas,

retornó tu sonrisa.

¡Gracias jardinero!…

22-10-88.

Milagros del amor

Un día…

el lapacho desnudo

se vistió con rosadas flores y verdes hojas.

Los pájaros amantes

se despojaron de sus finas plumas,

hicieron cálido el nido.

Cumplido el ciclo,

las ramas -humildes- cedieron sus frutos,

los pájaros jóvenes buscaron aleros nuevos.

En los parques serenos…

puntuales se repiten las primaveras.

Alegres madres pasean con sus niños

…y suspiros de abuelas,

pueblan la antigua aldea.

Domingo 28 de octubre de 1988

1989

En tierra de esperanzas…

En tierra de esperanzas

germinó la semilla de un jardín anhelado.

En mañanas inciertas

las ramas regalaron sus nuevos brotes.

En siestas apacibles

se tejió la urdimbre de los sueños.

En atardeceres serenos

compitieron realidades y ensueños.

En noches de quimera

creció la cordial confidencia.

Había llegado el tiempo

del vuelo imaginado en cautelosos días.

El siglo celebraba

su tercer lustro henchido de tropiezos.

El camino hacia el sur

era asombro y cómplice promesa.

Con sombras en letargo

los cobijó la noche en la vigilia.

La tala fue el comienzo

del rito de mover maderas olorosas.

Como José en un tiempo,

ensayaron los aprendices nuevos.

* * * * * * *

Llegaré…

Llegaré

cuando los pétalos ofrezcan

su holocausto en el humus.

Llegaré sin apetencias.

Apenas un resto de fragancia

para la cuna nueva.

Sobre el antiguo tronco

reposan aún estériles desvelos.

Llegaré

cuando Dios haya dispuesto…

sin atraso, ni urgencias.

Se unirán nuestras manos

¡hermano compañero!

…hacedor de los frutos

que maduros esperan

ser Sublime alimento

en el Fin de los tiempos.

Noviembre de 1989

en viaje a España, cercano el nacimiento

de Lucía, nuestra única nieta catalana…

La imagen del espejo

Somos

lo que nos contiene

y nos sostiene.

Somos

un puñado de materia,

la identificación de la especie.

Somos

el eslabón de una cadena.

Apenas un eslabón

a veces débil o roto

insuficiente

para soportar el peso

de cotidianas presiones absurdas.

Somos

una minúscula partícula

en la dimensión cósmica.

… Un ser pensante

con locuras ancestrales.

Somos

lo que soñamos ser

lo que realmente somos.

Eso lo sabe Dios

desde su Alta perspectiva.

Navidad de 1989 – En Cataluña

el fuego celebra su rito ancestral…

Los frutos del fértil pinar

Los frutos del fértil pinar

mudaron su destino.

El sacrificio se consuma

entre brasas y cenizas.

La pupila del hombre

percibe el conmovedor holocausto.

Al espíritu humano

lo convoca la opción inevitable:

…arrimar más ramas secas

o atizar el gris polvo

apurando las llamas

mientras agoniza la lumbre.

Impotente

en su doliente despertar,

el alma silenciosa

dejó la ofrenda de su invisible lágrima.

Conviven en la intimidad

en el temple del contemplador:

la luz

la penumbra

las sombras

y la esperanza

de la Redención.

Navidad de 1989 en Canyelles -Costa Brava-,

cerca del latido del Mediterráneo…

1992

Bálsamo inesperado…

Poema para Solci…

Graciela María Marta Fontanini Leonhardt.

Un distraído caminante,

atenta la mirada sobre la húmeda vereda

sólo pensó en las nubes y en la lluvia,

severo el rostro, rápidos los pasos.

Una alegre adolescente

sonrió por la caricia del agua

y sintió que esa frescura

era el bálsamo inesperado

para calmar su ansiedad matutina.

La encontró el mediodía sin fatiga.

La noche la sorprendió con sus estrellas.

La conciencia le arrulló sus letanías:

Amor… amor…

Alegría… alegría.

Martes 02-04-1992.

Sombra… al Jardinero

Estaba la azucena en el Jardín.

El jardinero, la descubrió pimpollo.

Percibió su perfume. Contempló la blanca corola.

Después… necesitó acercarse, más… y más…

Ella aceptó la sutil caricia sobre su tallo.

Inclinada en amorosa reverencia,

no temía ser torpemente mutilada.

Bianual… crecía la floración.

Pasó el tiempo y el jardinero

obró en el milagro del nacer de otra azucena.

El invierno, lo sorprendió con magnífico fruto.

Aún… distantes… conservan las azucenas su pureza.

En el jardín tiemblan con la brisa

los últimos pimpollos,

¡juegan con el sol y con la luna!

En las pupilas del jardinero amante

se refleja el amor perdurable…

Hay un destello de ESPERANZA…

sobre el rocío de la madrugada.

En el instante del descanso y de los sueños…

sueña el jardinero con blancura de canas…

que son ¡plateadas!…

1º de septiembre de 1992. xxiv

Candombe del litoral

Pa’ comenzar…

en la estancia hay tropiyaj ’e quince palo,

’tan loj manchao, loj overo,

loj pintao y loj tobiano;

alazane y tordiyo,

loj tostao y doradiya;

loj bayo y loj zebrino;

blanco, picazo y lobuno,

quince potro p’al caudillo.

……………………………………………………….

Siga el circo

siga el circo

y que viva el león

…que si el león se muere

¿cómo vive el domador?…

Canto I.

No sabemoj a qué hora

comenzará la función

que la hora e’ lo de meno’

lo que importa e’ la ilusión.

Siga el circo

siga el circo

y que viva el león

…que si el león se muere

¿cómo vive el domador?…

Canto II

Apuremoj el discurso

que el asa’o listo está.

Todo puesto en la parriya

esperando al comensal.

Siga el circo

siga el circo

y que viva el león

…que si el león se muere

¿cómo vive el domador?…

Canto III

Entre vino y empanada

busque usté sinceridá

no haga caso a la’ promesa

sólo verso’ al final…

Siga el circo…

siga el circo

y que viva el león

…que si el león se muere

¿cómo vive el domador?…

04-09-1992 En un “Foro Nacional de Cultura” con poco pan y mucho circo. Recinto Cámara de Diputados de la Legislatura de Santa Fe.

Es tu Luz…

Es tu Luz, Señor,

la que guía mis días.

Es tu Fortaleza, Señor,

la que forja mi temple.

Es tu Piedad, Señor,

el alimento de mi espíritu.

Entre tinieblas

Mi compromiso es ser lumbre.

Entre los débiles

Defenderé la Vida con firmeza.

En tu Promesa, Señor,

Reside la Esperanza del Encuentro.

15-10-1992 – Hora 09:40

Fragua del herrero y orfebre…

02 de diciembre: día del herrero y del orfebre.

Se ha establecido porque San Eloy, era herrero y orfebre.

En 1992, se generaron estos versos:

“Cumplida su misión

el viejo fuelle

descansa en un rincón.

Al calor de la fragua

Con el torso desnudo

El herrero prolonga

La fuerza de su puño

En su herramienta amada.

Heredad de Hefaistos,

dios de los herreros…

es su admirable tesón.

De pie, libera su energía:

golpe a golpe

cede dócil la herradura

o la curva de hierro

del balcón imaginado…

o el portal de la estancia.

Ingenua sonrisa de niño

se dibuja en su rostro

cuando estrellas fugaces

escapan desde el yunque…

1994

Un destello de Luz

Rozó el misterio del agua

un destello de Luz.

En el rosal

la brisa renovó

promesas de vida

y de amistad.

Noviembre de 1994.

Camino a Ezeiza

al encuentro de “mis Soles”.

Altura calle Boulogne Sur Mer

1995

Al sillón…

Estamos frente a frente.

El ocio me regala

el placer de contemplarte

en tu fortaleza de roble,

en tu suavidad de felpa.

Luces gallardo:

catorce botones en hileras

paralelas

e insinúa tu respaldo

en arrugas simétricas,

la paciente labor

del lejano artesano.

Ausentes están las manos

que descansan en tus brazos.

La perspectiva impide

la observación de tu regazo.

Intuyo que en la urdimbre

de la pana y en las doradas tachas

guardas el eco de íntimos latidos,

su aceleración inesperada

en la injusticia

en la impotencia

ante absurdas dilaciones

y quizás -aunque se haya evaporado-

tengas vestigios del sudor de mis manos

en mañanas ariscas

y en atardeceres de esperanza.

Cumplido el transplante,

nutren tu existencia sensaciones nuevas.

Es parte del secreto de tu historia

que paradójicamente

contiene mi fugaz historia.

Hora: 17:05 – Presidencia del Senado.

Santa Fe de la Vera Cruz. Poco importa qué día. xxv

Pasaron los hombres…

Pasaron los hombres

hachando los bosques.

En el ocaso

se prolongaban sus escuálidas sombras.

Quebracho y algarrobo

pino y peteribí

todos sirvieron con su sombra

y vibrando ante la tempestad

conmovieron con su resonancia

proyectada desde un misterioso diapasón.

Otros hombres cargaron lo talado.

Otras sombras ambulaban por los caminos.

1996

Confidencia cerca de Solci…

Cuando después de disfrutar

de la mañana y del sol del mediodía,

pensé al atardecer en todo lo vivido;

lejos del deslumbramiento de luces callejeras

del agobiante ruido y de vanos movimientos,

cerré los ojos y escuché la Confidencia:

Ama sin apasionamiento, con benevolencia.

Leal a tu familia y tus amigos, día a día.

Espera -sin desesperar- lo que anhelas, y persevera.

Generosa serás para juzgar las críticas.

Reniega de las trampas y de absurdas mentiras.

Imagínate la sonrisa de quienes amas y sonríe.

Alborozo de Luz, será tu virtuosa conciencia.

En el arduo camino

es posible vivir con ¡Alegría!

¡Hosanna Señor, por tu milagro de amor!

por ser mi sublime Guía.

Lunes 01-04-1996

Se expandía el aroma…

El eco de lejanas emociones

se reitera en íntimos latidos.

Ha cambiado la calle

tanto como los rostros

de sus lentos caminantes.

Hasta el aire parece diferente.

Asoma en mi memoria

un boceto de huellas imborrables.

Esperaba la herida piel

leve caricia de aromático bálsamo

mientras la mirada descubría

el legado silencioso del Artista lejano.

Inevitable bruma al mediodía

impedía reconocer las formas.

Se esfumaban los tonos.

Una vez más al mediodía

el fugaz vuelo de la tacuarita.

Tras breves saludos…

algún diálogo

y prolongadas esperas

Se expandía el aroma

de la madreselva y del jazmín.

1997

Si hay algo que no existe es el olvido”.

Jorge Luis Borges xxvi

El olvido…

Un hombre se animó a decir

que el olvido no existe.

Pocos lo han conocido

más allá de las anécdotas

o de escogidas palabras

en discursos sinuosos.

Un hombre amado

miró tras los cristales

imprescindibles para ver

lo cercano y lo lejano.

Lamentó otro olvido

entre rutinas y fatiga.

¿Acaso

por alguna distracción?

…………………………………………………….

El hombre amado sabe

que en el jardín compartido

no hay señales de descuido

ni de negligencia, ni abandono.

Florecen sin competir

la madreselva y el jazmín.

¿Cómo olvidar ese aroma

o la caricia del rocío?…

¿Cómo olvidar

el agobio de las evasiones?…

Verano de 1997.

Confluencia insoslayable

Como epígrafe, en la edición del Colegio de Graduados en Ciencias Económicas de Santa Fe, reiteraron un poema de Milena María Aguirre.

Balance

“Si me sorprendiera la vida de pronto con las manos vacías

Si sintiera que son inútiles las cosas que creo importantes

Si descubriera de pronto en una tarde

reflejada en el espejo, el rostro envejecido

de una extraña con los ojos muertos.

Si el sol del ocaso fuera frío

como frío cada uno de los recuerdos.

Si no pudiera recordar el último momento bueno

si todo careciera de sentido

entonces fue que en algún punto del camino

he dejado mi alma.”

1998

Itinerario jubiloso

Era mayo y la blanca rosa

lucía su frágil corola.

En el jardín se anunciaban los brotes

y por quinta vez se estremecía nuestro espíritu

ante la promesa en gestación.

Hubo un tiempo de silencio,

de curva en crecimiento

y de vital esperanza.

Hubo un día de asombro

al descubrir en tus movimientos

el perfil de tus formas.

Al abrazarte por primera vez,

hubo una emoción intensa

semejante a la de todas las despedidas.

Año tras año se renuevan los sueños.

Alguna inquietud nos mantiene alertas

mientras tú creces en armonía.

Josefina… “mi dulce locura”:

eres irremplazable sol

en el universo de los sentimientos.

En la vigilia nocturna

la luna es solitaria mensajera

entre los cinco continentes.

Punto de fuga de melancólicas miradas,

en sus puntuales ciclos

me regala el reflejo de la tuya

sobre la espesura de la madreselva y del jazmín.

Enero nutre el perfume de sus flores

mientras tu presencia adolescente

vigoriza nuestro espíritu con renovado asombro.

Transitas tu segunda década

en constante crecimiento.

Te imagino mujer…

y se impone otra emoción intensa

porque…

“Parece simplísimo.

Y…

¡Cuán difícil es!”

Lunes 12 de enero de 1998.

En el coto de caza…

En el coto de caza ladran los mastines.

Ortigas urticantes señalan los límites.

Se mece el tallo de frágiles amapolas rojas

y hay rumores de follajes agitados

convocando al instante supremo

de meditar sobre todo lo hallado,

sobre lo mucho perdido

y lo que queda aún

de nuestro amor vivificado.

24-06-1998 – Hora 17:15

En la masía, cerca de Lloret de Mar…

2000

Destellos en el taller…

“Cumplida su misión

el viejo fuelle

descansa en un rincón.”

Al calor de la fragua

Con el torso desnudo

El herrero prolonga

La fuerza de su puño

En su herramienta amada.

Heredad de Hefaistos,

dios de los herreros…

es su admirable tesón.

De pie, libera su energía:

golpe a golpe

cede dócil la herradura

o la curva de hierro

del balcón imaginado…

o el portal de la estancia.

Ingenua sonrisa de niño

se dibuja en su rostro

cuando estrellas fugaces

escapan desde el yunque… xxvii

Lunes luminoso…

Ayer, rememoración de la historia de la Historia.

Anoche, reposo de fatiga e incertidumbres.

Al amanecer, el resplandor de la esperanza.

Lunes luminoso, por el sendero de las remembranzas.

El misterio mudando las ausencias en presencias.

Extraño vuelo, el de la imaginación…

Necesaria prudencia y silenciosa meditación.

Suena el timbre, señala el fin de la espera.

Llegó nuestro ahijado. De orilla a orilla ¡el puente!…

El Universo nos contiene…

………………………………………………………………………………………………………………

Temprano recogí el puntual deshojamiento.

Todo tiene su tiempo.

“Hay un momento para cada cosa

y un momento para hacerla bajo el cielo.

Hay un tiempo para nacer y un tiempo para morir,

tiempo para plantar y tiempo para arrancar lo plantado,

un tiempo para destruir y un tiempo para edificar,

tiempo para llorar y tiempo para reír,

un tiempo para arrojar piedras y otro para recogerlas,

un tiempo para abrazar y un tiempo para abstenerse del abrazo,

un tiempo de dar muerte y un tiempo para dar vida,

tiempo de rasgar y tiempo de coser,

un tiempo de luto y otro de gala,

tiempo de lamentarse y otro para las danzas,

un tiempo para callar y un tiempo para hablar,

un tiempo para buscar y otro para perder,

un tiempo para guardar y oro para tirar fuera,

un tiempo para amar y tiempo para odiar,

un tiempo para la guerra y un tiempo para la paz,

un tiempo para vivir y otro para morir”

…y este es nuestro tiempo de vivir.

(Eclesiastés 3, 1-8.

…………………………………………………………………………………………………………………….

Momento 2.

Hay un tiempo para el sosiego y un tiempo para el asombro.

Hay un tiempo para leer y releer, hay un tiempo para escribir.

Hay un tiempo para navegar y un tiempo para retornar al puerto.

Hay un tiempo para acercarse al faro y hay otro tiempo para ser lumbre.

Navegando es posible percibir ecos…

“La obra del divino arquitecto. xxviii

Dios da a cada individuo una máquina física adaptada a sus necesidades y le proporciona los medios de mantenerla en buen orden y de repararla si por descuido la estropea”…

………………………………………………………………………………………………………………………

Sin Oriente, no habría sido posible distinguir Occidente y recíprocamente.

Amanece y anochece, desde el levante al poniente, desde oriente a occidente.

Todo esto no es más que la síntesis del vuelo del colibrí.

En la Inteligencia están las señales y las claves.

………………………………………………………………………………………………………………………

La Tierra nos contiene: animales, minerales, vegetales.

El agua clarifica desde el Bautismo y sirve para lavar.

El fuego purifica desde Alfa hasta Omega.

El aire “no tiene dueño… el puro aire sin precio, que respira el hombre”… xxix

………………………………………………………………………………………………………………………

Observo que la Grande Pista está iluminada.

Hay luces en el rumbo de los aterrizajes y los despegues.

(Dicen que hay agujeros negros, poco entiendo.)

………………………………………………………………………………………………………………………

Percibo algunos guiños, indicios de próximos vuelos…

Sigo peregrinando y compartiendo encuentros.

………………………………………………………………………………………………………………………

Segundo a segundo, avanzo hacia otro Encuentro.

En la liviana alforja está todo lo vivido.

Nada me perturba.

¡Uno solo es el Camino! xxx

………………………………………………………………………………………………………………………

En el Camino…

“De qué árbol florecido llega?

No lo sé.

Pero es su perfume.” Basho.

Avanzar con la pesada carga

de formas deformes.

Creer que en la partida

nos orientó la brújula infalible

y soñar con la cima

como meta inefable.

Despertar en el atardecer

y vislumbrar que ese camino

era el mismo hacia la sima.

Ser paciente.

Con la guía del sol

andar y andar, otra vez…

y vivir… y vibrar.

Hacer y deshacer para crecer

hasta abarcar el deslinde anhelado.

Julio 2000.

* * * * * * *

Caminar sin urgencias…

Hurgar en los cofres secretos

en un intento de hallar

las agujas de las brújulas rotas.

Comprobar que no basta la voluntad

ni el intelecto

y caminar sin urgencias,

en el rumbo que señalan

las coordenadas iluminadas,

misteriosamente, por el Sol.

Agosto 2000.

* * * * * * *

Tras el derrumbe…

Cansado está mi cuerpo.

Anestesiados mis deseos.

Mi intelecto resiste al caos.

Espero que mañana

aceptado el derrumbe de las pasiones,

no sé si por instinto o por reflexión,

mis acciones reconstruyan el Orden

y haya armonía en mis emociones.

Septiembre 2000.

* * * * * * *

Gracias…

Gracias Mami, por tu luz.

Gracias amante, cobijo de sombra.

Gracias vida, porque sigo siendo lumbre.

* * * * * * *

Noche insondable…

Pendiente de tu mirada

me encontró la noche.

Noche insondable e infinita.

Noche de silencio

noche de despedida

y de encuentro.

Noche imprescindible

hasta el alba.

Septiembre 2000.

* * * * * * *

En vano…

Compartí tu brújula invisible

y por su naturaleza…

en vano sueño con recuperarla.

Octubre 2000

* * * * * * *

Partida inexorable…

Me deslumbré y grité tu nombre.

Me descubrí y empecé a amarte.

Me emocioné cuando me descubriste.

Me confundí con tus sugerencias.

Me convencí con nuestras experiencias.

Se agotó el grito.

Siguió al murmullo inicial

un coloquio inolvidable.

Los gestos reemplazaron las palabras.

El silencio se hizo grito

aquella medianoche de tu Partida

inexorable.

2 de noviembre de 2000.

Inventario de mis días…

Repaso el inventario de mis días.

Un tercio ha sido duda y desafío.

Otro se corresponde con alegrías.

Del tercero se esfumaron las señales

…el viento amigo borró los signos

mientras las nubes prometían la llovizna.

Diciembre 2000.

* * * * * * *

Doblan las campanas…

El eco de rosarios de permisos

y de antiguas letanías

es un monótono son

en el templo de las evocaciones.

Doblan las campanas.

Son las doce, bajo la Cruz del Sur.

Aun sin permiso…

es tiempo de renovar las oraciones…

31-12-2000.

2001

Mochila vacía…

Vacía de semillas

está mi mochila, arrinconada.

La voracidad del surco

compitió con la de los pájaros hambrientos.

Es verano.

Hay brotes vitales

y frutos en sazón

en el sombrío jardín, abandonado.

En el rumbo de las ilusiones

descubro distintas realidades.

Aprendí con las fugases mariposas

a dibujar espirales en el aire.

Busco en vano la estela de tu Vuelo…

05-01-2001

* * * * * * *

La luna era ilusión…

El río acunaba los peces.

La luna era ilusión en lejanía.

Flores y antorchas

delineaban el original sendero.

Poesía en movimiento

es tu adolescencia.

Poesía en movimiento.

Los pasos y las miradas

hacia el encuentro con Josefina.

Noche de Reyes, 2001.

Libro…

Libro:

Idea, sentimiento y talento.

Absurdo es su precio

como mercancía.

Se impone su valor:

voluntad, sabiduría

arte y trascendencia.

Insinuación…

Se derrumbó la pirámide del no.

Ahora, sí sería posible optar.

Sobre los grises escombros…

insinúa su presencia la libertad.

10-01-2001.

* * * * * * *

Secuencia…

Anteayer,

me cansé de correr las tras las ficciones.

Ayer,

me negué a ser una esclava.

Hoy,

creo seguir siendo libre…

Mañana

me hallará otra vez

en la órbita de mi amado amor.

13-01-2001.

* * * * * * *

Encuentro con la alegría…

En mi desesperación…

edifiqué entre callejones estrechos

un refugio para las penas.

Exploré laberintos cercanos.

Desvié la atención hacia los límites

de los sutiles condicionamientos.

Un pasaje luminoso

facilitó la huida para renacer

en otro encuentro con la alegría

de vivir, vibrando,

sin olvido…

Lunes 22-01-2001.

* * * * * * *

Mi identidad…

El primer día

mi identidad estaba escondida.

Después

hubo nombres en un acta reducida.

Más tarde

se renovaron los documentos y las leyes.

Mi identidad, escrita en una cédula,

en una libreta cívica.

Ahora…

están los datos en el pasaporte

están las señales como en el primer día.

Intento descubrirla…

25-01-2001 Hora 16:45

Día a día…

Desde la aproximación superficial

vislumbré la sublime relación esencial.

Día a día puse fervor

en nuestro vínculo gozoso.

Rotas las cuerdas del violín

Atesoro el eco de la sinfonía.

25-01-2001 – Hora 18:30

Palabra…

Palabra…

No sólo sílaba.

Necesidad

y significado.

25-01-2001 – Hora 20.

* * * * * * *

Ausencias y silencio.

Alguna vez…

el perfume del jazmín,

la caricia del aire,

el reflejo de la luna sobre el río,

la mirada de los nietos,

son esencia y emoción ante vitales recuerdos.

Alguna vez…

el silencio es un alarido,

la palabra…

apenas un atisbo de la amistad

conmovida por ausencias.

Dedicado a “Pocha Decarlini”.

Hoy es el séptimo día de abril del primer año del tercer milenio. Se conmemoran tres años del instante del Último Vuelo de Javier De Carlini -su hijo- y dos de la Partida de Alberto, su marido. xxxi

Tras la generosidad…

Tras la generosidad vislumbro el egoísmo.

Medí mi fortaleza desde mi debilidad.

Al amar, comprendí…

y con comprensión, amé.

Inmersa en miedos y fobias

resistí con fortaleza y valentía.

Soy lo que he sido y seré

por ser naturaleza humana.

…Apenas átomos latentes

en el Universo infinito.

Sábado 27 de enero de 2001- Hora 12:40

(Mientras en la TV, el peinador Roberto Giordano sigue vendiendo objetos y “cosas”,

moda y “nombres de personas”…)

Angustia…

Agonía. Angustia. Soledad.

Consumismo. Cansancio. Esclavitud.

Pensamiento. Sentimiento. Razón.

Verdad. Apasionamiento. Templanza.

Conciencia. Inconsciencia. Evasión.

Ideas. Presunciones. Adhesiones.

Cálculos. Convicciones. Especulaciones.

Técnica. Desarrollo. Dependencia.

Belleza. Sobriedad. Reserva.

Sueño. Ensueño. Vacilación.

Poder. Miedo. Amor.

Antojo. Fantasía. Distracción.

Hombre. Humanidad. Eternidad.

Palabra. Silencio. Tiempo.

Nombres. Obras. Vida.

Las horas…

Las lágrimas diluyen

lágrimas de despedida.

Los minutos son bálsamo

sobre antiguas heridas.

Los segundos nos aproximan

y a la vez nos alejan.

Domingo 28-01-2001 – Hora 15:50

Federico Fontanini Bouvier, nuestro séptimo nieto,

sigue creciendo. Saqué de la mochila unos versos

del poeta granadino Federico Gracía Lorca

y los leí para sorprenderlo:

………………………………………………..

“Llegan mis cosas esenciales.

Son estribillos de estribillos.

Entre los juncos y la baja tarde,

¡qué raro que me llame Federico!”

De “Canciones para terminar”.

Dedicado “A Rafael Alberti”.

Leve rocío

sobre gramilla y trébol

son mis lágrimas.

21/03/2001 Hora 15:45

Hermandad insoslayable…

A Genari, de Lloret de Mar,

de allá y de acá.

I

Amigos… acá estoy, recién llegado.

Vengo de lejanas tierras donde se anuncia el invierno

y hallo acá la primavera…

con su esplendor de fragancias, con su sorra cosquillante.

Traigo la voz de Koonek xxxii

-eco de lenguas tehuelches-

… allá quedaron las sombras

de los ñires y las lengas. xxxiii

II

Eran los Chonkes ayer xxxiv

amos en tierras sureñas.

Andaban de aike en aike xxxv

tras los guanacos y bayas. xxxvi

Escuchaban el rumor

del agua en los cañadones

y eran mirada y sonrisa,

en diálogos de enamorados.

Allá quedaron los Andes.

Acá hallé la Roca Grossa, el Montseny…

no importa tanto la altura

igual rumorea el viento…

III

Era Koonek una anciana

con sortilegios y magia.

De tanto recorrer los valles

sus piernas clamaron descanso.

El gran Kau con sus pieles xxxvii

fue un refugio centenario,

donde atesoró añoranzas

apenas se alejó el Gayau… xxxviii

Indiferentes trinaban las aves,

repetían altos vuelos

y cerca del lago sereno

se oía el tero-tero de mal agüero. xxxix

Un bullicio de cotorras

despidió a las golondrinas

y en el rumbo de El Chaltén xl

se fugó la Ariskáiken… xli

Bajo un cielo azul-grisáceo

se desplazaban en ángulos

bellos cisnes, blancas garzas, xlii

flamencos rosados e inquietas bandurrias.

IV

Tras el puntual éxodo en bandadas,

todo se cubrió de nieve

y la anciana con sus ruegos

vivió con Fe y Esperanza.

Lo sabía hasta el kíken: xliii

en su sinuoso camino

había dejado la huella

del Amor, que es Caridad.

Cuentan los hombres del sur

que sola mantuvo su fuego,

vio crecer los cafayates xliv

soñando con algún viajero.

V

En este tercer milenio,

el viento que es invisible sigue enérgico en su ruta

y brama en los continentes:

¡No hay fronteras! ¡No hay barreras! xlv

En mayo -el viento- emigró siendo pampero xlvi

y un murmullo entre las nubes

lo conmovió en las alturas…

ahora es fuerte tramontana. xlvii

El viento… trae el rumor del follaje

-de toda la flora y fauna-. xlviii

Trae el saludo de Koonek

con espuma de mares australes:

¡Genari!… ¡Genari!…

Es el alma de la Tierra

la que en tu Espíritu vibra.

¡Medio siglo!… Genari… ¡medio siglo!

son cincuenta… -sin cuenta años- ¡casi nada!…

porque con tus ejemplos

¡ya lograste ser Eterno, Genari!…

¡Brindemos!… por el Amor,

por la Fe, por la Esperanza,

por la Caridad… y por todos ¡hermano compañero!…

Desde el edén…hacia el Edén.

En Lloret de Mar -Gerona, España.

Por la amistad… Nidia Orbea de Fontanini.

Domingo, junio 17, 2001 – Hora 13:03:03

Presencia en el norte y en el sur.

El aire del Mediterráneo

besó los pétalos y los estambres,

en el misterioso jardín

donde reina el Señor de los Picaflores.

Desde cercana fronda

es el silbo del zorzal

armonía en el concierto matinal

añoranza en tierra de Esperanza.

Raudo vuelo de gaviotas

mece al aire que no tiene dueño

y suspendido en él

explora el colibrí su territorio.

Allá en el sur

sigue su camino el hombre

que no quiso coronas

ciñendo su frente.

A su lado, mujer poesía,

mujer roca, mujer suspiro

con sus manos aladas

completa las señales vespertinas.

Allá en el sur

sigue su camino

el carpintero soñador,

el cóndor sin fronteras.

II

Acá en el norte, allá en el sur,

latido acelerado ha sido

el adiós del último hachero.

Tierra sin árboles, es tierra sin nidos.

El Océano, oleaje sin límites,

ruge con su misterio insondable.

Unos dicen que separa

otros creen que une.

El aire, ruta invisible,

es cómplice de aceleradas migraciones.

Más allá de lo visible

están las promesas y los sueños.

III

Acá en el Sur

caen los pétalos, es otoño.

Elocuente silencio

delata inevitables ausencias.

Reposa el gato, duermen los gorriones.

Tibio refugio oculta a las palomas.

Bajo los escombros del legendario horno

Atesoran víveres inquietas hormigas.

Suave brisa roza la hojarasca.

Leve llovizna salpica los cristales.

Reposan los libros en los anaqueles.

El poeta es alma que mira.

Más allá de violines y flautas

el poeta es Verdad que ilumina.

Es el Rey del Jardín de la Vida:

es el hombre… ¡el Hombre!

¡el Señor de los Picaflores!

Sentires… en el “Jardín Marimurtra”, en Blanes

cerca de Lloret de Mar, en Cataluña (España).

Escrito en un vuelo de regreso…

En Aerolíneas Argentinas, 5 de junio de 2001.

* * * * * * *

Para Elisa…

En viaje desde Madrid, el 24 de junio de 2001, en torno a todo lo invisible y lo visible surgió un poema dedicado a una circunstancial compañera de ruta: Elisa Kopp, residente en Buenos Aires.

Si miro

veo sólo hileras y filas

un orden semejante al del bosque:

personas quietas

otras que caminan.

Si imagino

percibo voces y miradas:

en el escenario de la comedia humana

ya no hay títeres… se cayeron las máscaras.

Si sueño

siento que tengo alas misteriosas

que la distancia se corta

y ha llegado el momento del Encuentro.

Si despierto…

sobrevolando quién sabe qué espacio

sobre el océano Atlántico

donde también hay tantas cosas escondidas.

Si despierto…

el silencio que es Palabra

abarca la trayectoria de mi vida:

se deshoja la perfumada

blanca rosa.

Siestas de abril…

Antes de partir hacia Lloret de Mar.

Viaje de continente a continente.

¡No hay distancias para el amor!…1.

1

Cae un pétalo

sobre el húmedo surco.

Es el ocaso…

2.

Vuelan las garzas.

Aguas abajo el río

acuna sombras…

3.

Juega un niño:

en su barco de papel

es el timonel.

4.

Corre la lava.

La tierra se estremece.

Los hombre rezan.

5.

El sauce llorón

es refugio del zorzal…

aún sin nido.

6.

Mustios jazmines

delatan la ausencia

del jardinero.

7.

Oscuras nubes

anticipan el trueno.

Hay viento y agua.

8.

Roto el espejo

el rostro se estremece.

…y hay más arrugas

9.

Despierta amor…

Te espera la placidez

de mi caricia.

10.

Cierro los ojos.

Percibo tu perfume

…sólo memoria.

11.

Busco los granos

con ansias de paloma.

Me mueve el hambre.

12.

Este Carnaval

es pálido aguafuerte

sin serpentinas.

13.

Hombres pájaro

coronaron máscaras

… sobre carrozas.

14.

Último acorde

despide a la comparsa.

Duerme el tamboril.

15.

Te imagino…

llovizna de esmeralda

sobre mi alma.

16.

Pasó el colibrí.

Es deleite la lluvia…

bajo el alero.

17.

Fuga la angustia

y acosa a la multitud…

Se oyen suspiros.

18.

Tras las ventanas

reposan las fatigas:

sueño y lágrimas.

19.

Eran tu señal

los surcos de tu frente

y tu mirada.

20.

Cortan al sesgo

las sombras del olvido…

las remembranzas.

21.

Hueco en el muro…

es nido abandonado

pichón en vuelo.

22.

Todo es muy alto,

puertas, altares, tronos,

en las iglesias.

23.

Pequeño, el hombre…

va al confesionario

y se arrodilla.

24.

Cerrado el templo.

Silencio y desolación.

Dios nos contempla.

25.

Un bulto es almohada

en el sombrío zaguán.

Duerme el mendigo.

26.

Apenas una luz

sobre el cuerpo tendido.

Temor… miseria.

27.

Decía el linyera:

¡Mejor cielo estrellado

que cielorraso!

28.

Sangre… símbolo.

Amenaza, redención.

Mitos y ritos.

29.

Fluye la vida.

Aletean gaviotas.

Ríe un niño.

30.

Racimo de uvas…

gemas esmeraldinas

zarcillo débil.

31.

Todo es reflejo…

la bandada en el lago

y mi sonrisa.

32.

Te busco niña

oculta en mi espíritu.

¡Cuánto has crecido!…

33.

Estuve ausente.

Hay grietas en el huerto

…y hojas secas.

34.

Mira a tus nietos,

son hijos de tus hijos.

¿Ya los conoces?…

35.

Guardé secretos

por tanto que amé.

Hoy me libero.

02/04/2001-Hora 0:15

36.

Medí los hechos

más allá del ensueño

cuando me echó.

38.

Una lágrima

por la hache olvidada

fue un bálsamo.

Martes 02/04/2001 Hora 0:20

1982: Gesta de las Malvinas.

Nuestro ahijado, Carlos Gabriel

Orbea Gervasoni, tiene un año más.

Gracias Andrea… por haber dejado aquí, tus huellas invisibles pero necesarias para este punto final, ineludible. Lunes 16 de abril de 2001. Víspera del redescubrimiento de Lloret de Mar…

(Gerona-Cataluña-España).

Invierno…

1

Bebo naranja…

holocausto de azahares

y dulce zumo.

2

Tronco sin vida…

monumento natural

insoslayable.

3

Oh… monolito

a fuegos de artificio.

Luz y destellos…

4

Atrás la risa…

y en la comedia humana:

¡la carcajada!

(Escritos al regresar de España

tras mirar fotografías.

4 de junio de 2001)

5

Lloró la noche.

Al alba el hombre

nombró al rocío.

6

Al grande baobad…

en vano el elefante

ataca feroz.

7

Inmenso arenal…

África tiene hechizos

y hechiceros.

Siglo XXI

Me conmueve lo imposible:

esa libertad negada

por la inequidad

por la miseria humana.

El silencio posible

es cómplice

del estandarte de la guerra

en un extraño afán

de libertad duradera.

Me aniquila la latente amenaza

de esclavitud

y de exterminio.

26 de noviembre de 2001

* * * * * * *

América se estremece.

Ecos misteriosos

son el monótono son

que guía a los torpes peregrinos

de la Tierra.

26 de noviembre de 2001.

* * * * * * *

Señaló el filósofo Karl Popper:

“El porvenir está abierto”…

…Tras el ritmo febril de la utopía

avanzamos como una legión

de simples buscadores.

26 de noviembre de 2001 – Hora 11:40

2002

Ayer…

Ayer…

entre botes nuevos

se percibían leves aleteos,

sutil promesa de cercanos nidos.

Hoy…

invisible mochila

guarda lejanos sueños y algún recuerdo.

Es primavera en el ciclo vital.

Luego…

fresco rocío

descansará sobre la blanca rosa.

El rastrojo será fértil sustancia.

Aún…

reflejos de luna

alumbrarán el único Camino,

en armonía, bajo la Cruz del Sur.

11-10-2002 – Hora 16.

2003

Diecisiete sílabas…

1

Truenos y rayos.

Tiemblan las verdes hojas.

Cae el granizo.

2

Besa la luna

nacaradas corolas

bajo la sombra.

3

Cerca del nido

revolotean aves.

Espían las ratas.

4

Siento el latido

del mar Mediterráneo.

Sólo es un sueño.

5

Tarde de otoño.

Sonido de ocarinas

junto al molino.

6

Añoro y huelo:

Laurel, tomillo y menta,

flor de durazno…

7

Gaviota blanca

trae en su pico un pez

para sus crías…

8

Miran los gatos

aquello que no vemos

y no se asustan…

9

Nació otro niño:

está creciendo el hombre

que llora y ríe…

(Joaquín Fernández Orbea

31 de agosto de 2003.)

10

Mima la luna

altos ligustros verdes,

bajos malvones…

2004

Celebración en la llanura luminosa.

Bodas de Oro de Julia Gil y Augusto Fernández.

En el origen…

Sólo miradas

y el sol de la mañana.

¡Crecían las alas!

Leve caricia.

Silencios y palabras.

Tímido beso.

Luna lejana:

testigo de promesas

y de algún sueño.

Después…

Vida y misterio.

Tañido de campanas.

Boda… Bautismos.

Frutos maduros:

vagidos y alegría.

¡Llegan los nietos!

Hoy…

Entre esta orilla

y las lejanas playas:

un puente de amor.

Cuatro de marzo:

Llanura luminosa…

¡Dios sea loado!

Santa Fe de la Vera Cruz.

Jueves 04-03-2004 – Hora 23:46

(Julia, hermana-compañera.

En siete días… ¡la Creación!

……………………………………………….

Puntada a puntaba, tu bello tapiz.

Latido a latido, fluyeron siete “haiku”:

En el origen, alguna semejanza.

Después potentes emociones

compartidas en la pausa.

Hoy como ayer, la blanca rosa

es un símbolo…

¡Somos amigas a perpetuidad!…

Sigamos por el río,

Vayamos hacia el mar.) xlix

Nidia. 05-03-2004 – Hora 21:25

* * * * * * * *

Lunes luminoso…

A Carlos Gabriel Orbea, sobrino, ahijado.

Ayer, rememoración de la historia de la Historia.

Anoche, reposo de fatiga e incertidumbres.

Al amanecer, el resplandor de la esperanza.

Momento 1.

Lunes luminoso, por el sendero de las remembranzas.

El misterio mudando las ausencias en presencias.

Extraño vuelo, el de la imaginación…

De orilla a orilla

…¡el puente!

El Universo nos contiene…

Temprano recogí…

el puntual deshojamiento.

Todo tiene su tiempo:

necesaria prudencia y silenciosa meditación.

Suena el timbre, señala el fin de la espera.

Llegó nuestro ahijado.

………………………………………………………………………………………………………………

Momento 2.

Leí a principios de la década del ’80: l

“Hay un momento para cada cosa

y un momento para hacerla bajo el cielo.

Hay un tiempo para nacer y un tiempo para morir,

tiempo para plantar y tiempo para arrancar lo plantado,

un tiempo para destruir y un tiempo para edificar,

tiempo para llorar y tiempo para reír,

un tiempo para arrojar piedras y otro para recogerlas,

un tiempo para abrazar y un tiempo para abstenerse del abrazo,

un tiempo de dar muerte y un tiempo para dar vida,

tiempo de rasgar y tiempo de coser,

un tiempo de luto y otro de gala,

tiempo de lamentarse y otro para las danzas,

un tiempo para callar y un tiempo para hablar,

un tiempo para buscar y otro para perder,

un tiempo para guardar y oro para tirar fuera,

un tiempo para amar y tiempo para odiar,

un tiempo para la guerra y un tiempo para la paz,

un tiempo para vivir y otro para morir,

…y este es nuestro tiempo de vivir.

Eclesiastés 3 (1-8)

…………………………………………………………………………………………………………………….

Hay un tiempo para el sosiego y un tiempo para el asombro.

Hay un tiempo para leer y releer, hay un tiempo para escribir.

Hay un tiempo para navegar y un tiempo para retornar al puerto.

Hay un tiempo para acercarse al faro y hay otro tiempo para ser lumbre.

Navegando es posible percibir ecos…

………………………………………………………………………………………………………………………

Sin Oriente, no habría sido posible distinguir Occidente y recíprocamente.

Amanece y anochece, desde el levante al poniente, desde oriente a occidente.

Todo esto no es más que la síntesis del vuelo del colibrí.

En la Inteligencia están las señales y las claves.

………………………………………………………………………………………………………………………

La Tierra nos contiene: animales, minerales, vegetales.

El agua clarifica desde el Bautismo y sirve para lavar.

El fuego purifica desde Alfa hasta Omega.

El aire “no tiene dueño… el puro aire sin precio, que respira el hombre”… li

………………………………………………………………………………………………………………………

Observo que la Grande Pista está iluminada.

Hay luces en el rumbo de los aterrizajes y los despegues.

(Dicen que hay agujeros negros, poco entiendo.)

………………………………………………………………………………………………………………………

Percibo algunos guiños, indicios de próximos vuelos…

Sigo peregrinando y compartiendo encuentros.

………………………………………………………………………………………………………………………

Momento 3.

Mediodía nublado.

Pulsan las remembranzas.

Releo. Intuyo presencias y su Presencia: lii

Momento 4…

Segundo a segundo, avanzo hacia otro Encuentro. liii

En la liviana alforja está todo lo vivido.

Nada me perturba.

¡Uno solo es el Camino!

Nidia Orbea Álvarez de Fontanini.

Martes, 11 de mayo de 2004 – Hora 17:59:20

Sábado lluvioso…

Sábado 23 de julio de 2004

A Luciano Héctor Martín. liv

Aire frío. Aromas de jazmín y madreselva.

Tu voz de hombre. El placer de compartir.

En tu liviana mochila, lo visible y lo invisible.

Mágicas cuerdas de guitarra. Señales claras.

Más allá, los números y la roja estrella federal.

Otoñal deshojamiento y armonía.

……………………………………………………………………

Sábado lluvioso. Memoria latente.

Estás aquí, no hay distancias.

En el Gran Concierto, sonidos y silencios.

Bajo la Cruz del Sur, amor y esperanza.

Juntos avanzamos por el Único Camino.

2005

Desde la casona del sur…

I

Voces de galos en la huerta. lv

Bajo vuelo de siriríes en bandada.

Piar de nidos cerca del tejado.

Húmedos surcos, brotes de espárragos.

Reflejo de luna llena sobre el riacho.

II

Siglo veinte. Otoño y deshojamiento.

Distinto es el rumor en la casona.

En la alta torre de Santo Domingo

tañe la campana a la hora del Ángelus

y hacia el Cabildo vuelan las palomas.

III

Derrumban paredes de adobe

y las inquietas tacuaritas

se refugian entre los malvones.

En lo alto del eucalipto

cuidan sus nidos las cotorras.

IV

Bullicio de niños en las galerías.

Canto y tamboriles en el Carnaval.

El barco anuncia su entrada al puerto.

…………………………………………………………..

V

Cuarta década y nace otra Escuela.

Manuel Niel sería el entusiasta director. lvi

Jóvenes inquietos miran hacia el lago

más allá de los reflejos, el horizonte…

VI

Posado el benteveo sobre la rama

regala al aire su canto mañanero.

Una mirada clara atrae otras miradas.

El amor sigue encendiendo sus lámparas.

………………………………………………………….

Algunas señales

Al sureste de Santa Fe de la Vera Cruz, el regidor Ceballos a fines del siglo XVIII ordenó la construcción de una vivienda donde décadas después vivió una familia de inmigrantes franceses dedicados a cultivos en la huerta. En ese tiempo, era reconocida como “la casa de los esparragueros”.

A principios del siglo XX fue adquirida por el doctor Jerónimo Cello y su esposa Enriqueta Pristley, según ha relatado un descendiente, el Comisario (R) Miguel Adolfo Cello casado con la distinguida educadora Gladys Senn, fallecida el 2 de agosto de 1999.

A mediados de la década del ’40 en ese lugar funcionó la Escuela Provincial de Educación Física. Ahí nuestra profesora Nelly Parodi de Guala nos enseñaba también bailes folklóricos. “La firmeza” en ese tiempo, para quienes sentíamos las primeras señales del enamoramiento, era algo más que canto y danza. Él no me conocía, pero ahí estaba Eduardo Rodolfo Fontanini Doval, trabajando en una de las oficinas. Era atleta y en el intercolegial de 1946 lo había visto por primera vez. Después, magia y misterio en sucesivos descubrimientos. Juntos caminamos, juntos crecimos, juntos celebramos el nacimiento de cuatro hijos y de nueve nietos… Nidia, “la mujer tallada”

2006

En vuelo la palabra…

Sólo sílabas las palabras

y unidas nuestras manos.

Diálogo de miradas

en la revelación del ocaso.

Ocultas cicatrices y silencio.

En la memoria, el canto…

Títeres en reposo y la Poesía.

Metáforas de sueños y agonía.

A Adelia Beatriz Brunetti.

11-04-2006 – Hora 04:45 a.m.

La noche y sus misterios…

La noche y sus misterios

conmueven mis sentidos.

Palpo sutiles tramas.

Percibo lejanos ruidos.

Miro hacia la ventana

y en la oscuridad

titila la lumbre imaginada.

¿Desde dónde aroma de glicinas?

¿Por qué tan salobres las lágrimas?

Martes 11-04-2006

Hora 05:15 a.m.

Savia invisible…

Amarillea el otoño a las lozanas hojas.

Débil pedúnculo en agonía

soporta vientos y espera la caricia del rocío.

Milagro de la savia invisible

y misterio del excelso espíritu .

Viernes 12 de mayo de 2006 – Hora 5:59

Charito, mujer ternura…

Se deshojó la rosa

en luminosa mañana.

Vibraciones intensas en el Jardín.

Perdura su perfume…

Charito la nombrábamos,

era ¡mujer ternura!…

Viernes 12 de mayo de 2006 – Hora 11:30

“2006 – Año de la memoria por la verdad y la justicia”

1956

Como en mil ochocientos diez…

hablan los hombres cerca del Cabildo

de hermandad fragmentada y de libertad.

Exilio, desazón. En marzo más persecuciones.

Rebelión en junio, represión y ley marcial

como anuncio del desenlace y los fusilamientos.

1976

El eco lúgubre desde el basural…

acosa y despierta al huérfano del ’56

que aún sufre, perdona y no olvida.

Mientras duermen los niños y velan las mujeres,

guerrilleros del pueblo secuestran, torturan y matan.

Agobia el terrorismo en pueblos y ciudades.

Voces de orden retumban en los cerros tucumanos.

Miles de disparos, cientos de heridos lejos del hogar.

Agónicos lamentos de Soldados de la Patria.

Es verano. Asesinos claman por justicia y libertad.

Día a día más delaciones y se acelera la diáspora.

La grieta del cincuenta y seis ya es el abismo.

2006

Casi como en mil ochocientos dieciséis

siguen hablando los hombres en sus provincias:

de la hermandad fragmentada, de la independencia.

Dicen desde Buenos Aires: “Año de la Memoria”…

Definitivas ausencias aunque acataron Constitución y leyes:

violentos hermanos los acribillaron cerca del Aconquija.

“Por la verdad y la justicia”, insisten casi distraídos.

Crece otro clamor: ¡Honra a las Madres de la Plaza del Silencio!

…por la dignidad que emerge del fraternal amor, sin olvido.

Sábado 10 de junio de 2006.

Como hace cincuenta años: incertidumbre y desencuentros.

Como hace treinta años: dolor y confusiones.

Como hace veinticuatro años: renovada promesa hacia el encuentro.

A Víctor Hugo Vargas, por sus “maneras de luchar”…

De la invisible alforja…

Llevo en la alforja invisible misteriosos latidos,

ecos de diálogos casi legendarios…

Voces de la casona de los Gómez…

murmullos de los Candioti, los Cullen y los Mántaras.

Pulsan las añoranzas de breves anécdotas:

aquella pesadilla del Negro en el rincón

con rojo moño en la cabeza

y el vano sostén del roto jarrón en absurda penitencia.

Alucinación del felino, osado niño,

hijo de estancieros y su asombro ante el agua derramada

sobre folios de expedientes judiciales tras el fracaso

del vehemente intento con la mucama adolescente.

Llevo en la alforja invisible la gratitud

de mi madre por el cúmulo de vivencias

compartidas en aquel familiar taller del sur,

donde los nietos se acercaban a la abuela

mientras las hijas iban y venían,

buscaban el sombrero o dejaban la boina

hasta que en el agónico diciembre del ’33

la discreta Señora ordenó dejar la costura

conmovida por la frustrada conspiración.

Llevo en la alforja invisible más imágenes:

el sepia del retrato de Gringa y de Georgina,

sus leves sonrisas e inocentes miradas,

finas alforzas y originales diseños,

blancos sombreros con copa redonda y ala angosta,

calzado clásico con presillas y suaves medias.

Vislumbro en melancólica añoranza

movimientos de manos de virtuosa mujer:

drapeados en satenes y vuelos de fino tul,

el brillo de la aguja enlazando canutillos

y la artista con su obra, silenciosa hasta la madrugada.

Llevo en la alforja invisible otros recuerdos:

la tristeza de soñadoras jóvenes sin abolengo

que no pudieron bailar en aquellas veladas.

Duele aún la lejanía de la cordial Laura de Arenaza

y más aún aquel derrumbe tras el estallido:

hoguera atroz del tiempo de una guerra civil

no declarada y real en la enmarañada

década del ’70 cuyas heridas aún no cicatrizan.

Pujantes me acosaron las lágrimas en aquel mediodía

al llegar a la esquina cercada y ver las tibias cenizas.

Salobre sensación que aún persiste

por el holocausto del Arte y aquellos jirones de Historia

yacentes entre cristales rotos y astillas de maderas.

Añoro los retiros espirituales en la década siguiente

congregados por la Obra de Dios en ese mismo espacio,

frente a un sencillo altar en pequeño departamento.

Llevo en la alforja invisible eso y mucho más:

la impotencia que perdura ante la indiferencia.

Intuyo que la comarca sigue siendo tal

aunque hace tiempo la nombran ciudad cordial,

“cuna de la Constitución” y “corazón legal de la República”.

Otros protagonistas repiten rutinas semejantes.

Hay desórdenes aún en el ostensible Orden

e incertidumbre y desazón en las calles

dónde como contraste se prodiga con monotonía

el tañido de las campanas convocando a la oración.

Llevo en la alforja invisible

señales y claves de presencias perdurables.

La blanca rosa sigue siendo vital símbolo.

En el Camino han quedado

¡migajas de Caridad!

Llevo en la alforja invisible

¡la Esperanza y la Fe!

Jueves 06 de junio de 2006. Primer verso a las 12:20.

Tras almuerzo y quehaceres, último verso: Hora 14:33.

El orden ineludible…

A Danilo Doyharzábal, hermano y Duende…

Hoy es jueves.

En hileras las blancas sillas.

Dieciocho filas.

Dos angostos senderos.

Miradas. Saludos discretos.

Es invierno.

Ya no tapizados en el centro.

Gira el ventilador

cual mágico caleidoscopio.

Sorprende una vez más el Duende.

Despliega el Arte su excelencia.

Zumbona abeja vuela a su panal.

De la tierra de Dios llegan más ecos.

Bravío pajonal, canoa y río.

Rojizo adobe y en lo alto nubes.

Después apagarán las luces.

Reflejo de luna en cuarto creciente

rozará los cristales cerca del límite.

Ignoto protagonista aparecerá en sueños.

Grotesco personaje será otra pesadilla.

En agosto, hoy es jueves, dirán.

Idéntico el ritual y habrá otros rostros.

Taciturna la servidumbre voluntaria

ocupará el sitial de la esperanza.

El Arte conmoverá por su Belleza.

Jueves 06 de julio de 2006.

De 23:30 a 24.

Festines en praderas…

Llegó un zorro al gallinero,

tras el cacareo vuelan más plumas.

Más allá de la tranquera pace la majadita

y otro zorro con astucia derrota al ovejero.

Alerta en su cubil acecha el puma,

olfatea su cercanía y cuida sus crías.

Inquieto el peletero vigila su trampa

prepara cuerdas y lazos, confía en su perro.

Un solitario y prevenido zorro

astuto y veloz merodea entre arbustos,

desconfía hasta de su sombra

y en maraña de ramas atrapa a la culebra.

En ondulante recorrido la pícara zorra

ligera halló su presa fácil cerca del arroyo.

“Hay que robar todo lo que se pueda”

decía Tellagorri con voz de Pío Baroja.

Zorros nutridos con racimos de uvas

y perros engrosados con los orujos

fueron manjares en festines de romanos

en las celebraciones de los cartagineses.

Cauteloso ha de ser el hombre ante el zorro

y cuidadoso con su hembra y sus crías:

alejan a los pumas, eliminan roedores…

¡Sus pieles son preferidas por las mujeres!

Lunes 18-09-2006.

Hora: 10:49

i Líbero Baddi nació en Arezzo Italia, el 2 de febrero de 1916. Llegó a la Argentina en 1927, adoptó tal nacionalidad en 1947, dos años después de iniciar su gira por países americanos becado por la Escuela Nacional de Bellas Artes. En 1953, durante la segunda presidencia del General Juan Domingo Perón recibió el Gran Premio de Honor “Presidencia de la Nación”. Consecuencia de una úlcera estomacal y de una afección pulmonar, se generó una descompensación y falleció el 11 de febrero de 2001. / Nuestro amigo a perpetuidad, Gastón Gori -doctor Pedro Raúl Marangoni-, nacido en Esperanza el 17 de noviembre de 1915 y su tránsito a la inmortalidad, el 17 de noviembre de 2004.

ii Palabras para compartir 5, p. 49. Ver más información en Portal www.sepaargentina.com.ar “L” / Literatura / Autores Argentinos / Autores santafesinos…

iii El 6 de mayo de 1988, en el diario “El Litoral” de Santa Fe de la Vera Cruz publicaron un comentario titulado “La literatura y su problemática a través de una trilogía de José Luis Víttori”, elaborado por el profesor Osvaldo Valli teniendo en cuenta las obras de Víttori: La Región y sus creadores; Literatura y Región; Literatura y Cultura Nacional. Una fotografía del artista Pedro Luis Raota -in memoriam-, muestra una mínima porción de la región fluvial: es invierno; la húmeda tierra costera nutre las raíces de árboles desprovistos de hojas mientras la savia completa los ciclos para los nuevos brotes. / Sabido es que Pedro Luis Raota: En la International Exhibition 1985, obtuvo por tercera vez el Trofeo donado por Eastman Kodak Company; los anteriores en 1972 y 1976. En consecuencia, esa distinción “le permite ocupar el primer lugar en el Who’s Who 1984” -Quién es quién 1984- “que a nivel mundial lleva la Photography Society of America”. Ver La comarca y el mundo – Diario El Litoral, sábado 7 de diciembre de 1985, comentario de Fanny Mandelbaum. (Textos incluidos en Universo Vittoriano, una aproximación a la trayectoria y obra del escritor y académico José Luis Víttori. N. O. de Fontanini.)

iv Casi a fines de esa década se generó el poema “Junio nos convoca” -dedicado al doctor Carlos Saúl Menem-, casi reiteración de ese íntimo ruego, seleccionado por el poeta platense Oscar Abel Ligaluppi y publicado en la Antología “Patria Plural”, La Plata (Buenos Aires, abril de 1990 ), presentado en distintos países hispanoamericanos y en Estados Unidos.

v Acero, era el perro-amigo de Leoncio Gianello cuando estudiaba en la casa situada en una esquina de barrio Candioti, donde seguían creciendo dos altas palmeras, hace tiempo taladas… El doctor Leoncio Gianello, abogado, fue un destacado historiador y ejemplar profesor en la Escuela Superior Nacional de Comercio “Domingo Guzmán Silva” de Santa Fe de la Vera Cruz a mediados del siglo XX. Luego fue ministro de Educación durante sucesivos gobiernos de facto, en la provincia de Santa Fe y en Entre Ríos, su provincia natal.

vi Generado durante la lectura de “Los indígenas de San Juan” de Silvana Roger y Díaz Costa. Edición “Colección Patria Chica” de San Juan.

vii Quinchas: habitaciones de material liviano. / Choza redonda: destinada a la liturgia. (Página 9

viii Nurum: hechicero o brujo de los Huarpes (Página 13).

ix Hunuc Huar: Dios principal de los Huarpes al que ofrendaban chicha, maíz, plumas de avestruz. Residía en la Cordillera. (Página 13).

x Luna y Sol: aparte de este numen, reverenciaban y ofertaban al Sol, la Luna, los Ríos, los cerros y al Lucero.

xi Angualasto: Población del departamento Iglesia, provincia de San Juan. 1960: 168 habitantes. (Diccionario “FIDES”, Buenos Aires.)

xii Yacampis y Capayanes: pueblos sedentarios, agricultores y recolectores. Habitantes de la parte septentrional y oriental de San Juan, que culturalmente pertenecían a los diaguitas. (Página 15)

xiii Pircas: muros levantados con piedras superpuestas sin argamasa ni otro tipo de mezcla.

xiv Urnas funerarias: elaboradas en cerámica, decoradas con guardas incisas, motivos geométricos, colores negro, ocre y rojo.

xv  Negro, amarillo y rojo: colores que caracterizan a las artesanías de esos aborígenes, incluso los vestidos y mantas. (Páginas 17-18)

xvi Sacrificios: lesiones leves cuando entraban en la adultez y aunque no están demostrados, se supone el sacrificio de niños para propiciar la lluvia. (Página 21)

xvii Holocaustos: entiéndase la muerte soportada por estos pueblos ante la presencia avasallante de los conquistadores.

xviii Chala: hojas que recubren al “choclo”, fruto del maíz que constituía uno de los principales alimentos del aborigen. Metáfora que alude a la situación del aborigen teniendo en cuenta el curso de nuestra Historia…

xix El gobernador de La Rioja Dr. Carlos Saúl Menem estuvo en Santa Fe de la Vera Cruz el 8 de marzo de 1986 –celebración del Día de la Mujer- y luego, viajamos a La Rioja porque necesité estar, observar, comparar y evaluar, cómo se iniciaba ese movimiento de renovación en el seno del movimiento nacional justicialista. “La Casa de Todos” es el lugar donde se congregan algunos “hermanos-compañeros riojanos” y quienes llegan desde distintas provincias argentinas. Doctor Carlos Menem: Presidente de la Nación Argentina (1989-1995; 1995-1999).

xx Parque Provincial de Talampaya (Provincia de La Rioja, República Argentina). Lugar descubierto en 1940 por el científico Dr. Joaquín Freüello de la Universidad Nacional de la Plata, perteneciente a los departamentos de Independencia y General Lavalle (Ruta Prov. 26, Km 144). Las paredes del cañadón son de aproximadamente ciento cincuenta metros de altura. ¡Vivimos y vibramos, por los caminos de La Rioja!…

xxi 1990: poema publicado en “Patria plural”, edición Argentina. Selección de poemas de autores americanos, desde el extremo norte hasta el extremo sur. La Plata, Buenos Aires, El editor interamericano, Oscar Abel Ligaluppi. Incluido en la página 174. Dedicado al Dr. Carlos Saúl Menem (junio elecciones internas en el Justicialismo, obtuvo mayoría de votos y el gobernador de Buenos Aires Dr. Antonio Cafiero no llegó a la Presidencia, ya que hasta 1999 ejerció esas funciones el doctor Menem. Después… agonía del equilibrio en el control de la inflación, en la estabilidad monetaria -un peso equivalente a un dólar-, fin de los enfrentamientos con la cúpula de las fuerzas armadas –reafirmación del proceso democrático que durante la presidencia de Alfonsín estuvo inestable hasta que logró la aprobación de las leyes de “punto final” y “obediencia debida” luego derogadas en el período de transición con la presidencia provisoria del senador Eduardo Duhalde (ex gobernador de Buenos Aires, el distrito que se impone por la cantidad de votos que emiten los ciudadanos registrados en esos lugares. Tiempo de revisión de leyes que continuó durante la presidencia del doctor Néstor Carlos Kirchner -ex intendente de Río Gallegos, ex gobernador de Santa Cruz, provincia con aproximadamente 250.000 habitantes-, quien llegó a ser titular del Poder Ejecutivo por iniciativa y apoyo de Duhalde; con el 21 % de votos positivos del total del padrón nacional. # Junio nos convoca porque el 4 de junio de 1943 el soldado Juan Perón en ese tiempo Coronel, empezó a ser conocido en todas las provincias argentinas. Junio 9 y 12 de 1956: asesinato del general Juan José Valle, fusilamientos en José León Suárez… casi una guerra civil no declarada. Declararon la vigencia de la ley marcial. Desde el 5 de marzo de ese año, el general Pedro Eugenio Aramburu y el Contraalmirante Isaac Francisco Rojas, firmaron el Decr. 4161 y en consecuencia no podían exhibirse fotografías de Perón ni otra imagen alusiva al movimiento nacional justicialista; prohibieron libros y palabras… Democráticos civiles apoyaban a quienes habían puesto en marcha la autodenominada revolución libertadora y el 27 de octubre de 1955, quienes detentaban el poder informaron sobre la Constitución de la Junta Consultiva integrada por: 1.Aguirre Cámara, José; 2. Allende, José Antonio ; 3. Allende, Oscar; 4. Ariotti, Enrique Eduardo; 5. Bullrich, Luis María; 6. Corominas Segura, Rodolfo; 7. Díaz Arana, Juan José; 8. Gauna, Juan O.; 9. Ghioldi, Américo; 10. López Serrot, Oscar; 11. Marcó, Horacio G.; 12. Martínez, Rodolfo (h); 13. Molinas, Luciano; 14. Moreau de Justo, Alicia; 15. Mujica, Adolfo; 16. Muñiz, Ramón; 17. Noble, Julio A.; 18. Ordoñez, Manuel; 19. Pastor, Reynaldo; 20. Rebaudi Basavilbaso, Oscar; 21. Repetto, Nicolás; 22. Storni, Horacio Julio; 23. Thedy, Horacio y 24. Zavala Ortiz, Miguel Ángel. Un mes después, mediante el decreto 3865, establecieron la disolución del Partido Peronista –siguiendo la definición de Perón: “la herramienta política, electoral”-, una de las tres ramas del movimiento nacional justicialista integrado por la Rama Femenina y la Rama Gremial..

xxii Original escrito con lápiz; cuatro palabras tachadas y reemplazadas; inversión de orden en un verso. Papel: reverso de uno de los más de cuatrocientos “diplomitas” con banderitas argentina y santafesina, que entre ritmos de chamarritas ordenaron imprimir principios de agosto en la Imprenta de la Provincia, para ser utilizados en cursos referidos a la música y el canto… que se realizarían en distintas localidades y en diferentes fechas. Como en todos indicaron escribir “realizado los días 15 y 16 de agosto de 1985”,sólo se utilizaron los entregados en ese fecha, cerca del lugar donde se congregan “las Musas del Rosa Galisteo”… Recuperadas las banderitas para trabajos de escolares, utilizado el resto para borradores. Tiempo de incertidumbre y de agonía…

xxiii Poema generado durante la presentación de “Los gritos” del poeta-hermano-compañero Danilo Doyharzábal, en el Museo “Rosa Galisteo de Rodríguez”… donde están atrapados los ecos del Tríptico II – “Homenaje a la Palabra”, desde diciembre de 1983; los proyectos esbozados hasta fines de agosto de 1985… La tristeza ante la muerte del doctor Jorge Alberto Guillén, en su despacho de la Subsecretaría de Cultura, sector sur del museo… cerca de donde estaba colgado el cuadro titulado “El trono vacío”, cerca también de la escultura de mármol blanco, cabeza de “Cholo” del artista Agustín Riganelli…

xxiv No fue por casualidad que la tarjeta elegida para escribir este poema -impresa en Israel- sorprendiera con la Sinfonía Floral concebida por la artista Batya Ton. Ella buscaba pacientemente las imágenes que reflejaban sus íntimas percepciones e insistía en que no habrá belleza donde no haya amor…

xxv No importa qué día porque lo esencial era que debía firmar otro ajuste de la estructura orgánica, aprobada por la mayoría de la Comisión… El poema es una aproximación al sillón destinado a la Dirección de la Biblioteca de la Legislatura (1987-1991) y que fue transferido a la presidencia del Senado – Vicegobernador Miguel Ángel Robles (1992-95). Sobre el escritorio: un calendario de Firenze 1995 (Florence); el David con una innovación: lo habían cubierto dibujando con bolígrafo azul, una prenda íntima, rayada…

xxvi Acercó a nuestro hogar, mi amante amado, más testimonios de “un año más de vida institucional que suma solidez y credibilidad a nuestra CAJA” de Seguridad Social para los Profesionales en Ciencias Económicas de la Provincia de Santa Fe. Circular destinada “A los Consejeros y Amigos”, en diciembre de 1.996 deseando “las mejores fiestas y un 1.997 que se brinde ‘para seguir construyendo cosas que creemos valen el esfuerzo’.” CPN Roberto Forchetti – Presidente; CPN Guillermo Puebla – Tesorero – CPN Rubén Tarré – Secretario. Tal conclusión de Borges, había sido reiterada para terminar aquel “fraternal saludo”…

xxvii Los primeros versos entrecomillas, aluden al “fuelle inconcluso”, artesanía que Eduardo –nuestro primogénito desarrolló hace tiempo…- y las estrofas siguientes, emoción tras observar por televisión el trabajo de un herrero en su taller.

xxviii Yoghi Ramacharaka – Hata Yoga – Filosofía Yoghi y del bienestar físico. Buenos Aires, 18ª ed.. 1974; Cap. II, p. 23.

xxix Gori, Gastón. El aire, sí, el aire. (Poema). Leer: Orbea de Fontanini, Nidia A G. (y otros) Palabras para compartir 4, Santa Fe de la Vera Cruz, 1990. # Leer: Birri Fernando y Gori, Gastón. Una vez la Poesía. Santa Fe, Universidad Nacional del Litoral, 2000, p. 72. (Quique y Gastón, amigos a perpetuidad de Eduardo Rodolfo Fontanini Doval, de Nidia…) Leo la dedicatoria, con letra que revela dificultades motrices: “Para mí muy querida amiga Nidia O. de Fontanini, escritora y difundidora de literatura con un gran abrazo y cariños de Gastón Gori – Charito, 15 de junio de 2001 (ocaso del otoño, día del Libro entre los argentinos; cumpleaños de Norma Guadalupe Gervasoni Astudillo; cerca estaba mi hermano -único e irrepetible, como todos los seres humanos-, nuestro amado y amante Carlos; próximo también su Último Vuelo, cinco meses después, en Primavera, el 13 de noviembre…) Escribo esto el martes, 11 de mayo de 2004. Hora 02:35:36. # Es necesaria otra mirada sobre otra escritura: (“Capítulo VII. El crematorio del organismo. / El aparato respiratorio consta de los pulmones y de los conductos del aire que a ellos llega. Los animales silvestres respiran normalmente y lo mismo haría sin duda el hombre primitivo. El anormal género de vida predominante en el hombre civilizado, como sombra que eclipsa la luz de la civilización, le quitó el natural hábito de respirar en debida forma, con grave perjuicio para la humanidad en general. La única salvación del hombre en cuanto a su vida física es el retorno a la Naturaleza.” (p.48-49) Escribo esto a la hora 04:06:08, el monótono sonido del reloj compite con el de la computadora… ¡Sonrío!… no estoy sola. Sigo leyendo y reiterando: “Capítulo XXIV. Importancia de los ejercicios físicos. / El hombre, en su primitivo estado, no tuvo necesidad de que nadie lo instruyese en los ejercicios físicos, ni tampoco sienten esta necesidad el niño y el joven normalmente constituidos. La vida del hombre primitivo le proporcionaba variadísima actividad al aire libre, con inmejorables condiciones para el ejercicio. Estaba compelido a buscarse el sustento, a preparárselo, a levantar sus cosechas, a construir sus casas, a acumular combustible y a hacer la multitud de cosas necesarias para vivir con relativa comodidad. Pero a medida que el hombre se fue civilizando delegó en manos ajenas algunos menesteres y se contrajo a determinado grupo de actividades, hasta que hoy día muchas personas no trabajan corporalmente, mientras que otras sólo se ocupan en penosos trabajos musculares, por lo que unas y otra viven contra las leyes de la Naturaleza. / El trabajo corporal sin la actividad mental empequeñece la vida de un hombre y el mismo efecto produce la actividad mental sin el ejercicio físico. La Naturaleza demanda el mantenimiento del equilibrio, la adopción del virtuoso término medio. La vida normal requiere el uso de las facultades físicas y mentales del hombre, y quien unas y otras acertadamente ejercita tiene las máximas probabilidades de gozar de salud y dicha. Los niños se ejercitan naturalmente en el juego a que los inclina su instinto. El hombre prudente, de profesión sedentaria, lo alterna con el saludable ejercicio de los deportes, cuya difusión en estos últimos años denota que no ha muerto en él su instinto natural.” /…/ “No es difícil adquirir la habilidad de concentrar la mente en el punto del cuerpo que se desee. Todo cuanto se necesita es fe en la posibilidad de enviarla y rechazar toda duda sobre este convencimiento, se ordena a la mente que intensifique el flujo de prana en el punto determinado y acreciente allí el riego sanguíneo. La mente hará en parte esta labor sin necesidad de mandato, por natural instinto; pero el esfuerzo de la voluntad intensificará mayormente el resultado. /…/ Esta expectante confianza equivale a una orden dada imperiosamente a la voluntad, que la pone en acción y se realiza el propósito. / Por ejemplo, si deseamos acrecentar el flujo de prana en el antebrazo e intensificar en esta parte del cuero el riego sanguíneo y por tanto la nutrición, hemos de doblar el brazo y enseguida irlo extendiendo poco a poco mientras concentramos la vista y atención en el antebrazo, con el pensamiento fijo en la obtención del apetecido resultado. Repitiendo varias veces la operación, se notará mayor fortaleza y vigor en el antebrazo, a pesar de no haber hecho esfuerzo alguno ni empleado aparatos gimnásticos. / Sise ensaya este método en cualquier otra parte del cuerpo, haciendo algún movimiento muscular para fijar la atención, muy pronto se tendrá la calase del ejercicio y será posible efectuarlo poco menos que automáticamente. / En una palabra: siempre que se haga un ejercicio, hay que pensar en lo que se hace y para qué se hace y se logrará el propósito deseado. / De esta suerte allegarán tanto provecho la mente como el cuerpo, y al terminar el ejercicio se experimentará un placer tan vivo como nunca.” (p. 163-166) # “Capítulo XXVII – Energía solar. “Nuestro sol, lo mismo que los demás soles, está irradiando continuamente energía en el espacio, con la que vitaliza a los planetas circundantes y posibilita la vida en ellos. Sin los rayos de sol sería imposible en la Tierra ni aula más sencilla forma de vida que conocemos. Del Sol recibimos la fuerza vital que los yoghis llaman prana, que está por dondequiera, aunque ciertos centros la absorben y la vuelven a irradiar para mantener una corriente continua de dicha energía. Así también la electricidad está por doquiera, y sin embargo, se necesitan dinamos y otros centros análogos de absorción e irradiación para establecer la corriente eléctrica. Entre el sol y sus planetas fluye una continua corriente de prana. / Tomad el sol un rato cada día y caminad por el lado del sol al ir por la calle, excepto en el rigor del verano y a las horas del mediodía. /…/ Los rayos matutinos del sol son los más beneficiosos, pues según adelanta el día decrecen los efectos vitales del sol. /…/ Los jardineros y los aficionados a las flores saben de sobra que el sol es tan indispensable como el aire, el agua y el suelo. Si volviéramos al regazo de la madre Naturaleza aprenderíamos provechosas lecciones. El sol y el aire son admirables tónicos. ¿Por qué no aprovecharlos mejor? / Ya dijimos que la mente humana podía absorber del aire, del agua y de los alimentos la mayor cantidad de prana que de ordinario. También es posible extraer mayor cantidad de prana de los rayos del sol mediante la apropiada actitud mental”… (p.183-186) “Todos los días hay que tomar un baño de aire, pues muchas son las propiedades vitales y salutíferas de este agente natural. Todos estamos de ello convencidos, lo hemos estado toda la vida, y sin embargo muchos son los que se recluyen puertas adentro de un modo completamente ajeno a las leyes de la Naturaleza”… (p. 189) “Capítulo XXIX – El sueño – …Quien tenga idea de la verdadera naturaleza del hombre y del lugar que ocupa en el universo, será más capaz que el hombre ordinario de dormirse como un niño, porque se siente tan por completo en su propia casa en el universo, y tiene tan absoluta confianza en la bondad de Dios, que relaja sus miembros y poco a poco va cayendo en plácido sueño. /…/ Si es posible, convendrá descansar un rato al mediodía, relajando el cuerpo, porque así se podrá reanudar más ventajosamente el trabajo diario. /…/ Un poco de recreo ayuda a reanudar con mayor gusto la tarea y vencer sus asperezas.” (p. 191-194) ¡Llegó el momento del recreo! Hora: 04:51:19.

xxx Hallé sin indicación del año, estas señales: Este segundo lunes de mayo, leí en el Diario La Nación on-line que “el diálogo islámico-cristiano estuvo presente en la Feria del Libro en un panel que compartieron Marco Gallo, de la comunidad de San Egidio; Adel Made, presidente del Centro Islámico, y José Camilo Cardoso, director del Registro de Cultos. ‘Constituimos con la grey cristiana y la grey judía parte indisoluble del tejido social argentino -dijo Made-; cualquier atentado en nuestro país lo es contra el tejido social y esos tres componentes. Como musulmanes, agradecemos a Dios haber nacido en un país donde reina la mayor libertad religiosa’.” # La primera Feria Internacional del Libro “Del autor al lector” se realizó en la ciudad de Buenos Aires, en 1976, comienzo del autodenominado Proceso… En 1981 asistí por primera vez, entre los autores de Provincias presenté “Poemas para Tioco”, nos acompañaba María Delia Álvarez Ramos de Sonzini (nuestra tía-amiga, nacida el 26 de julio de 1917, sin vida en su departamento de Otamendi 21, cuarto piso, el día 4 de marzo de 1984… se supuso que había fallecido tres días antes. Por algo, en “Poemas para Tioco” -cariñoso apodo de mi abuela Teodora Ramos de Álvarez-, en las estrofas finales del poema 21. “Santa María de los Buenos Aires, necesité expresar: “Cuatro siglos Buenos Aires / que festejo con tristeza. / Con grandeza los tentaste / y su tiempo me robaste. // ¡Cuatro siglos… Buenos Aires! / Y esa fecha trascendente, / me sacude irreverente / por tantos seres ausentes. /…/ Santa Fe cobija a muchos, / polvo o brisa, ¡ya volvieron!… Pero sigue en la distancia ELLA y mi ansiedad constante. N. de la autora: ELLA: Mi tía Negrita, Ma. Delia…” (p.76-77) # Entre el otoño de 1976 y el 21 de enero de 1977, fallecieron seis tíos (líneas paterna y materna, colaterales…) y tales circunstancias, generaron la necesidad de reunir lo escrito en tarjetas entregadas a familiares, amigos y alumnos, dejar en ese libro más testimonios de amor…

xxxi Pocha de De Carlini, nuestra generosa vecina –amiga del alma- sigue conmoviéndonos con su mirada y su sonrisa. / Navidad de 2005: Necesito expresar que aunque no dialogábamos todos los días, desde que Pocha decidió otra mudanza, sigo sintiéndola como si estuviera al lado y ha de ser porque seguimos vinculada por una amistad a perpetuidad, como decía e insistía Gastón Gori, el Gigante de las Letras, el Patriarca de los Pájaros…

xxxii Koonek: mujer tehuelche distinguida por sus poderes: curaba a enfermos, consolaba a los afligidos, orientaba a los enamorados… Con ese nombre, reconocían ellos al cafayate, que ofrece sus frutos maduros a principios del otoño.

xxxiii Ñires, lengas: árboles característicos de la zona patagónica.

xxxiv Chonkes: nombre que identificaba a algunas tribus del sur argentino –también nombrados tehuelches, en distintas zonas: mapuches, araucanos-; obligados a trasladarse a pie hacia el norte cuando se aproximaba el invierno porque escaseaban los alimentos -no podían cazar ni pesar, ni recolectar vegetales; escaseaba el agua en estado líquido… La historia de los argentinos alude a que recién en 1526, la expedición de Jofré de Loaiza incorporó en ese paisaje a los primeros caballos, entre las tantas modificaciones que fueron generando en los hábitos, costumbres, tradiciones, religión… de esas tribus que hasta la llegada de los conquistadores españoles estaban desarrollando sus propias culturas, respetando las insoslayables leyes de la naturaleza.

xxxv Aike: lugar. Aike en aike: de lugar en lugar.

xxxvi Bayas: frutos silvestres, comestibles. Guanaco: mamífero que sirve para la alimentación; curtida su piel sirve para hacer los toldos, para vestimenta y otros usos.

xxxvii Kau: toldo entre los tehuelches (mapuches, araucanos…)

xxxviii Gayau: canto familiar; coro de la tribu.

xxxix tero-tero: en la lengua tehuelche -chonke-, tero-tero significa malo-malo.

xl El Chaltén: nombre aborigen correspondiente a la zona próxima a Laguna del Desierto (uno de los últimos límites argentino-chileno acordados durante la presidencia del Dr. Carlos Saúl Menem, de modo que ya no hay hitos en discusión.)

xli Ariskáiken: Primavera.

xlii Cisnes, flamencos, garzas son protagonistas en distintas leyendas recopiladas en la Argentina, referidas a historias de personajes míticos o alusivas a los orígenes de la flora y fauna nativa.

xliii Kíken: pequeño chingolo (pajarito).

xliv Cafayate –koonek, entre los tehuelches-: arbusto que crece en la región precordillerana andina, con flores amarillas y sabrosos frutos que maduros son de color azul morado -semejante a los arándanos-. La leyenda advierte que quien allí come cafayate, luego vuelve al mismo lugar.

xlv Etapa hacia el Universalismo… Escribió Juan Domingo Perón -en 1972, durante su prolongado exilio en Madrid-, un Mensaje a los gobiernos de los pueblos libres del mundo y en uno de sus párrafos reitera un diálogo con un ecologista, reconociendo que la humanidad ha soportado sucesivas guerras, para defender unas “fronteras” que “sólo existen en la imaginación”:.. Perón encendió la chispa del movimiento nacional justicialista el 17 de octubre de 1945 y ejerció la presidencia de la Nación Argentina en tres oportunidades: 1946-1952; 1952-1955, derrocado el 16 de setiembre por la autodenominada Revolución Libertadora que aplicó la ley marcial y ordenó fusilamientos de peronsitas, el 9 y 12 de junio de 1956.

xlvi Pampero: fuerte viento, característico de la zona pampeana argentina que suele generar tornados

xlvii Coherente con su misión, el viento sigue siendo lo que es, lo nombren como lo nombren y acepta tales diferencias -establecidas por los hombres-, porque no alteran su naturaleza. (Interesante maestro ¿no?…) / Tramontana, viento en Cataluña…

xlviii Ese rumor abarca también los murmullos humanos, porque somos animales y el follaje suele estar a ras del suelo -hierbas, arbustos-, de modo que también en ese rumor es posible percibir el universo de las hormigas, de los escarabajos…

xlix Julia Gil y Augusto Fernández celebran Bodas de Oro matrimoniales… ¡Amiga del alma! desde principios de la década del ’50. Abuelos de nuestras nietas Josefina y Lucía hijas de Nidia Marta Susana Fontanini Orbea y de Rubén Alfredo Fernández Gil.

l Revista Esquiú (Iglesia Católica Apostólica Romana). Buenos Aires, dirigida por el Padre Luchia Puig, entrega dominical. Texto en “Ch&M” –chicas y muchachos-, en el pie: (Para tu colección posters de CH&M); un joven frente al río, un barco que avanza sobre el río, resplandor en lo alto y algunas ramas… # En unas páginas tituladas Cerca de Eduardo Rodolfo, con el título 1983: celebraciones y derrumbes, escribí “Puntual llegaba Jorge con la entrega semanal de la revista Esquiú y Eduardo Rodolfo -desde 1926-, seguía inaugurando septiembre con emociones diferentes. En cincuenta y siete años estuvo acumulado vivencias, sin cuenta”… demasiado estricta acerca del resultado final, a pesar de su oficio de contador, licenciado en administración. / La parálisis y la esclerosis múltiple habían dejado huellas profundas en su madre que estaba asistida diariamente por el doctor Horacio Sad, con consultorio en los altos de la residencia donde la cariñosa Angela Franco atendía a varios ancianos, en la calle Catamarca 2784. Eduardo durante algunas esperas, recordaba que a principios de la década del ’50, el doctor Cecilio Durán -destacado abogado y su profesor en el curso de Contadores-, estrenaba esa suntuosa residencia con su familia. En aquel tiempo era inimaginable que en ese amplio living, él fuera testigo de tanta desesperanza… En junio de 1983, la abuela seguía siendo atendida en la residencia de Angela Franco y además, se contrataba a una enfermera durante las noches. Betty seguía con el abuelo en avenida Freyre, aunque la convivencia iba demostrando que el entusiasmo inicial de ambos se estaba agotando. El abuelo tuvo una sorprendente reacción emocional

li Gori, Gastón. El aire, sí, el aire. (Poema). Leer: Orbea de Fontanini, Nidia A G. (y otros) Palabras para compartir 4, Santa Fe de la Vera Cruz, 1990. # Leer: Birri Fernando y Gori, Gastón. Una vez la Poesía. Santa Fe, Universidad Nacional del Litoral, 2000, p. 72. (Quique y Gastón, amigos a perpetuidad de Eduardo Rodolfo Fontanini Doval, de Nidia…) Leo la dedicatoria, con letra que revela dificultades motrices: “Para mi muy querida amiga Nidia O. de Fontanini, escritora y difundidora de literatura con un gran abrazo y cariños de Gastón Gori – Charito, 15 de junio de 2001 (ocaso del otoño, día del Libro entre los argentinos; cumpleaños de Norma Guadalupe Gervasoni Astudillo; cerca estaba mi hermano -único e irrepetible, como todos los seres humanos-, nuestro amado y amante Carlos; próximo también su Último Vuelo, cinco meses después, en Primavera, el 13 de noviembre… ) Escribo esto el martes, 11 de mayo de 2004. Hora 02:35:36. # Es necesaria otra mirada sobre otra escritura: (“Capítulo VII. El crematorio del organismo. / El aparato respiratorio consta de los pulmones y de los conductos del aire que a ellos llega. Los animales silvestres respiran normalmente y lo mismo haría sin duda el hombre primitivo. El anormal género de vida predominante en el hombre civilizado, como sombra que eclipsa la luz de la civilización, le quitó el natural hábito de respirar en debida forma, con grave perjuicio para la humanidad en general. La única salvación del hombre en cuanto a su vida física es el retorno a la Naturaleza.” (p.48-49) Escribo esto a la hora 04:06:08, el monótono sonido del reloj compite con el de la computadora… ¡Sonrío!… no estoy sola. Sigo leyendo y reiterando: “Capítulo XXIV. Importancia de los ejercicios físicos. / El hombre, en su primitivo estado, no tuvo necesidad de que nadie lo instruyese en los ejercicios físicos, ni tampoco sienten esta necesidad el niño y el joven normalmente constituidos. La vida del hombre primitivo le proporcionaba variadísima actividad al aire libre, con inmejorables condiciones para el ejercicio. Estaba compelido a buscarse el sustento, a preparárselo, a levantar sus cosechas, a construir sus casas, a acumular combustible y a hacer la multitud de cosas necesarias para vivir con relativa comodidad. Pero a medida que el hombre se fue civilizando delegó en manos ajenas algunos menesteres y se contrajo a determinado grupo de actividades, hasta que hoy día muchas personas no trabajan corporalmente, mientras que otras sólo se ocupan en penosos trabajos musculares, por lo que unas y otra viven contra las leyes de la Naturaleza. / El trabajo corporal sin la actividad mental empequeñece la vida de un hombre y el mismo efecto produce la actividad mental sin el ejercicio físico. La Naturaleza demanda el mantenimiento del equilibrio, la adopción del virtuoso término medio. La vida normal requiere el uso de las facultades físicas y mentales del hombre, y quien unas y otras acertadamente ejercita tiene las máximas probabilidades de gozar de salud y dicha. Los niños se ejercitan naturalmente en el juego a que los inclina su instinto. El hombre prudente, de profesión sedentaria, lo alterna con el saludable ejercicio de los deportes, cuya difusión en estos últimos años denota que no ha muerto en él su instinto natural.” /…/ “No es difícil adquirir la habilidad de concentrar la mente en el punto del cuerpo que se desee. Todo cuanto se necesita es fe en la posibilidad de enviarla y rechazar toda duda sobre este convencimiento, se ordena a la mente que intensifique el flujo de prana en el punto determinado y acreciente allí el riego sanguíneo. La mente hará en parte esta labor sin necesidad de mandato, por natural instinto; pero el esfuerzo de la voluntad intensificará mayormente el resultado. /…/ Esta expectante confianza equivale a una orden dada imperiosamente a la voluntad, que la pone en acción y se realiza el propósito. / Por ejemplo, si deseamos acrecentar el flujo de prana en el antebrazo e intensificar en esta parte del cuero el riego sanguíneo y por tanto la nutrición, hemos de doblar el brazo y enseguida irlo extendiendo poco a poco mientras concentramos la vista y atención en el antebrazo, con el pensamiento fijo en la obtención del apetecido resultado. Repitiendo varias veces la operación, se notará mayor fortaleza y vigor en el antebrazo, a pesar de no haber hecho esfuerzo alguno ni empleado aparatos gimnásticos. / Sise ensaya este método en cualquier otra parte del cuerpo, haciendo algún movimiento muscular para fijar la atención, muy pronto se tendrá la calase del ejercicio y será posible efectuarlo poco menos que automáticamente. / En una palabra: siempre que se haga un ejercicio, hay que pensar en lo que se hace y para qué se hace y se logrará el propósito deseado. / De esta suerte allegarán tanto provecho la mente como el cuerpo, y al terminar el ejercicio se experimentará un placer tan vivo como nunca.” (p. 163-166) # “Capítulo XXVII – Energía solar. “Nuestro sol, lo mismo que los demás soles, está irradiando continuamente energía en el espacio, con la que vitaliza a los planetas circundantes y posibilita la vida en ellos. Sin los rayos de sol sería imposible en la Tierra ni aula más sencilla forma de vida que conocemos. Del Sol recibimos la fuerza vital que los yoghis llaman prana, que está por dondequiera, aunque ciertos centros la absorben y la vuelven a irradiar para mantener una corriente continua de dicha energía. Así también la electricidad está por doquiera, y sin embargo, se necesitan dinamos y otros centros análogos de absorción e irradiación para establecer la corriente eléctrica. Entre el sol y sus planetas fluye una continua corriente de prana. / Tomad el sol un rato cada día y caminad por el lado del sol al ir por la calle, excepto en el rigor del verano y a las horas del mediodía. /…/ Los rayos matutinos del sol son los más beneficiosos, pues según adelanta el día decrecen los efectos vitales del sol. /…/ Los jardineros y los aficionados a las flores saben de sobra que el sol es tan indispensable como el aire, el agua y el suelo. Si volviéramos al regazo de la madre Naturaleza aprenderíamos provechosas lecciones. El sol y el aire son admirables tónicos. ¿Por qué no aprovecharlos mejor? / Ya dijimos que la mente humana podía absorber del aire, del agua y de los alimentos la mayor cantidad de prana que de ordinario. También es posible extraer mayor cantidad de prana de los rayos del sol mediante la apropiada actitud mental”… (p.183-186) “Todos los días hay que tomar un baño de aire, pues muchas son las propiedades vitales y salutíferas de este agente natural. Todos estamos de ello convencidos, lo hemos estado toda la vida, y sin embargo muchos son los que se recluyen puertas adentro de un modo completamente ajeno a las leyes de la Naturaleza”… (p. 189) “Capítulo XXIX – El sueño – …Quien tenga idea de la verdadera naturaleza del hombre y del lugar que ocupa en el universo, será más capaz que el hombre ordinario de dormirse como un niño, porque se siente tan por completo en su propia casa en el universo, y tiene tan absoluta confianza en la bondad de Dios, que relaja sus miembros y poco a poco va cayendo en plácido sueño. /…/ Si es posible, convendrá descansar un rato al mediodía, relajando el cuerpo, porque así se podrá reanudar más ventajosamente el trabajo diario. /…/ Un poco de recreo ayuda a reanudar con mayor gusto la tarea y vencer sus asperezas.” (p. 191-194) ¡Llegó el momento del recreo! Hora: 04:51:19.

lii Bodas de Oro de Augusto Fernández y Julia Gil. Escrito para “Julia, hermana-compañera. / En siete días… ¡la Creación! / / Puntada a puntaba, tu bello tapiz. / Latido a latido, fluyeron siete “haiku”: / En el origen, alguna semejanza. / Después potentes emociones / compartidas en la pausa. / Hoy como ayer, la blanca rosa / es un símbolo… / ¡Somos amigas a perpetuidad!… / Sigamos por el río, / Vayamos hacia el mar. // Nidia. 05-03-2004 – Hora 21:25”

liii Este segundo lunes de mayo, leí en el Diario La Nación on-line que “el diálogo islámico-cristiano estuvo presente en la Feria del Libro en un panel que compartieron Marco Gallo, de la comunidad de San Egidio; Adel Made, presidente del Centro Islámico, y José Camilo Cardoso, director del Registro de Cultos. ‘Constituimos con la grey cristiana y la grey judía parte indisoluble del tejido social argentino -dijo Made-; cualquier atentado en nuestro país lo es contra el tejido social y esos tres componentes. Como musulmanes, agradecemos a Dios haber nacido en un país donde reina la mayor libertad religiosa’.” # La primera Feria Internacional del Libro “Del autor al lector” se realizó en la ciudad de Buenos Aires, en 1976, comienzo del autodenominado Proceso… En 1981 asistí por primera vez, entre los autores de Provincias presenté “Poemas para Tioco”, nos acompañaba María Delia Álvarez Ramos de Sonzini (nuestra tía-amiga, nacida el 26 de julio de 1917, sin vida en su departamento de Otamendi 21, cuarto piso, el día 4 de marzo de 1984… se supuso que había fallecido tres días antes. Por algo, en “Poemas para Tioco” -cariñoso apodo de mi abuela Teodora Ramos de Álvarez-, en las estrofas finales del poema 21. “Santa María de los Buenos Aires, necesité expresar: “Cuatro siglos Buenos Aires / que festejo con tristeza. / Con grandeza los tentaste / y su tiempo me robaste. // ¡Cuatro siglos… Buenos Aires! / Y esa fecha trascendente, / me sacude irreverente / por tantos seres ausentes. /…/ Santa Fe cobija a muchos, / polvo o brisa, ¡ya volvieron!… Pero sigue en la distancia ELLA y mi ansiedad constante. N. de la autora: ELLA: Mi tía Negrita, Ma. Delia…” (p.76-77) # Entre el otoño de 1976 y el 21 de enero de 1977, fallecieron seis tíos (líneas paterna y materna, colaterales…) y tales circunstancias, generaron la necesidad de reunir lo escrito en tarjetas entregadas a familiares, amigos y alumnos, dejar en ese libro más testimonios de amor…

liv Un día después, anoté: Badía Concierto… y antes del diálogo con el Chango Farías Gómez, a las 19:30, una advertencia: “No importa la periferia importa el artista”. En el estudio del Canal de Televisión, estaba Pipo Cipolatti sentado en el suelo junto a su hijo Donato, pequeño vivaz que extendió el brazo y tomó los lentes de Badía… Hora 20: Daniel Agostini, aludió a su mujer Nazarena Vélez y a sus hijos que estaban ahí, en esa mágica confluencia de amor y arte. Con voz emocionada, Daniel cantaba: “Que seas feliz en este día / te deseo de corazón en esta canción / amor de mi vida / En el camino vamos juntos de la mano…”

lv Algunas señales… Al sureste de Santa Fe de la Vera Cruz, el regidor Ceballos a fines del siglo XVIII ordenó la construcción de una vivienda donde décadas después vivió una familia de inmigrantes franceses dedicados a cultivos en la huerta. En ese tiempo, era reconocida como “la casa de los esparragueros”. // A principios del siglo XX fue adquirida por el doctor Jerónimo Cello y su esposa Enriqueta Pristley, según ha relatado un descendiente, el Comisario (R) Miguel Adolfo Cello casado con la distinguida educadora Gladys Senn, fallecida el 2 de agosto de 1999. // A mediados de la década del ’40 en ese lugar funcionó la Escuela Provincial de Educación Física. Ahí nuestra profesora Nelly Parodi de Guala nos enseñaba también bailes folklóricos. “La firmeza” en ese tiempo, para quienes sentíamos las primeras señales del enamoramiento, era algo más que canto y danza. Él no me conocía, pero ahí estaba: Eduardo Rodolfo Fontanini Doval, trabajando en una de las oficinas. Era atleta y en el intercolegial de 1946 lo había visto por primera vez. Después, magia y misterio en sucesivos descubrimientos. Juntos caminamos, juntos crecimos, juntos celebramos el nacimiento de cuatro hijos y de nueve nietos…

lvi El doctor Manuel Niel habría sido el primer director si determinadas circunstancias no lo hubieran impulsado a ceder tal oportunidad: asumió el farmacéutico Pedro Antonio Candioti, más conocido como “El Tiburón del Quillá”, destacado nadador.