Como nacen los brotes… (1989)

 omo

Prepara tu espíritu,

para leer hasta en los espacios en blanco

que encontrarás en estas páginas;

para descubrir mensajes aun con lágrimas

contenidas en sus naturales diques.

Prepara tu cerebro,

para que controle la aceleración de los latidos

de tu rítmico corazón,

cuando la emoción roce los límites.

 

Prepara tu voluntad,

para que modere con prudencia,

los impulsos de tus íntimas vibraciones…

para que estimule la solidaridad,

y para que la PAZ… sea una realidad.

 

¡No te detengas… salvo lo necesario!

Avancemos juntos…

DONDE HAYA TINIEBLAS, PONGAMOS LA LUZ.

………………………………………………………………………………………………………

Dedico estas páginas

a quienes me conmovieron con sus actos.

A Carlos Saúl Menem

                       …por la pureza

                       de la rosa y el jazmín

                       que dejaba todas las noches…,

                       su madre, sobre su almohada.

 

                       …por las banderas de la Fe

                       y de la Esperanza,

                       que enarbola todas las mañanas,

                       para que haya justicia

                       y sea perdurable la Paz,

                       con el trabajo honrado.

                       …Por su humildad,

                       por su indulgencia ante el agravio,

                       por su amor a Dios,

                       fuente de toda razón…

                                                  y Justicia.

……………………………………………………………………………………………………….

Gratitud a mi Patria: Argentina.

Homenaje a nuestra Madre Patria: España.

Confraternidad en nuestra casa: el planeta Tierra.

 

…Fértiles están los surcos de ayer,

las semillas de la esperada

¡CIVILIZACIÓN DEL AMOR!

 

que crecerán cuando los hombres juntemos

la FE de todos los tiempos,

con la ESPERANZA de un definitivo encuentro.

……………………………………………………………………………………….

El puente tendido hace casi cinco siglos…

ha sido transitado de península a península

por millones de inmigrantes y emigrados.

 

Pasaron cincuenta años…

desde el tiempo en que mi abuela

celebró la paz anhelada, en su lejana tierra.

 

En 1989, tal vez el misterioso eco

de sus invisibles castañuelas,

salude desde el Cielo el renovado milagro

de vencer las fronteras,

cuando la Navidad recoja las nanas a otra nieta

y el tramontana bese colinas y praderas.

 

Con ese sentimiento… lector amigo,

te propongo este diálogo…, sin urgencias,

¡despacio!…

como nacen los brotes.

 

* * * * * * * * * *

 

“La vida, poco a poco nos talla…

hasta que al fin nos tala.”

 

 

                                                      Así cree, LA MUJER TALLADA.

Ella sacó de su liviano equipaje,

estas imágenes y sus mensajes…

La síntesis de los lectores

completará la obra de DIOS, el Artista.

 

* * * * * * * * * *

(Estaba leyendo El niño abandonado y delincuente”, escrito por José J. Piquer i Jover (Edic. 1946, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto “San José de Calasanz” de Pedagogía) y me conmovió observar la imagen de una madre, con un niño en brazos que miraba con asombro y dos niñas a su lado, una tomando la falda de su largo abrigo y otra mirando hacia el fotógrafo, mientras cruzaban por una plaza donde había escombros y maderas. Hacia la derecha un árbol sin hojas y hacia la izquierda, uno con hojas perennes. Borrosas las fachadas de los edificios.

El autor, debajo de esa fotografía necesitó dejar estas señales:

 

“Yo conozco mis designios para con vosotros, dice el Señor, designios de paz y no de aflicción, de daros término y esperanza. Llamadme, pedidme, y yo os escucharé; buscadme, y me hallaréis. Sí, cuando me busquéis de todo corazón, yo me mostraré a vosotros, dice el Señor; y trocaré vuestra suerte, y os reuniré de entre todos los pueblos y de todos los lugares de que os arrojé, dice el Señor, y os haré volver a este lugar de que os eché.”

(JEREMÍAS, XXIX, 11-40).

 

* * * * * * * * * *

 

Evoco las palabras de CAMILO JOSÉ CELA, en “La colmena”, editada en Buenos Aires en 1951 – Presidencia de la Nación ejercida por el GENERAL JUAN DOMINGO PERÓN- y creo que en este trabajo también el lector, encontrará “un pálido reflejo… una humilde sombra de la cotidiana, áspera, entrañable y dolorosa realidad… Un trozo de vida narrado paso a paso, sin reticencias ni extrañas tragedias, sin caridad, como la vida transcurre, exactamente.”

Vida de ayer… vida de hoy… Palabras y sentimientos.

 

“Ni podemos ocultar la amarga pena que nos causa el recuerdo de tantos niños inocentes, que, arrancados de sus hogares, han sido llevados a lejanas tierras, con peligro muchas veces de apostasía y perversión: nada anhelamos más ardientemente que verlos restituidos al seno de sus familias, donde volverán a encontrar, ferviente y cristiano, el cariño de los suyos.”

(Pío XII.- Mensaje radiofónico, dirigido por el Papa el 16 de abril a todos los fieles españoles. Acta Apostolicae Sedis, Roma, 24 abril 1939.)

 

(En el libro, página 17.)

 

* * * * * * * * * *

 

El 7 de julio de 1963, en “La Nación” – Buenos Aires, República Argentina, CAMILO JOSÉ CELA dijo: “Del amor del hombre con la tierra nace la casa, esa tierra ordenada, esos muros de buen concierto en los que el hombre se guarece, cuando la tierra arde, para seguir amándola.”   …“Es posible que el hombre, desde que nace y se revuelve contra todo lo que le rodea y tan desordenado se figura intuir, no persiga más meta –aún ignorándolo- que el orden: esa sabiduría decantada que lo aploma, para que pueda caminar con paso firme, y le da alas para que pruebe a volar más como el ángel que se desliza que como el pájaro que se afana.”

Ese orden… se revela en lo ético y en lo estético de la vida.

Todavía sucede que…

“Los motivos verdaderamente éticos no son, ni mucho menos, los decisivos en todas partes; ni en la vida privada, ni en la política interior y exterior. Esas fuerzas no están todavía bastante desarrolladas para -hablando con el poeta- mantener en cohesión la cósmica estructura. Y por eso la Naturaleza alimenta -debemos agradecérselo- el trajín del mundo, mediante el hambre y el amor, y también, debemos añadir, mediante aquellas otras oscuras tendencias que, como hemos visto, pueden desenvolverse partiendo de apetitos egoístas.”

(Brentano, F. – El origen del conocimiento moral.- Madrid, edit. “Rev. De Occidente”, 1941, núm. 48).

 

(En el libro, página 19.

En las siguientes, sólo impresas impares.

Fotografías o dibujos lineales elaborados por niños.

Debajo, versos…)

 

Poemas…

Habrá desaparecido el viejo refugio.

Poco importa.

Lo llevo en mis retinas

… y es un TEMPLO.

 

(p. 21.)

 

Más difícil que saber repartir,

es aprender a sufrir y a partir.

A veces…

hay que hacerlo en un instante.

(p. 23.)

 

Una lágrima… ¡Oh, paradoja!

Pesa más que dos mantas…

y menos que una esperanza.

(p. 25.)

 

Inaugurado el horror…

han mudado los metales y los sonidos.

De redobles de campanas…

llegó apenas un silbido, y después…

¡Ay!… sólo el silencio.

(p. 27.)

 

Uno… dos… tres… cuatro…

sones de muerte… sonando.

Los hermanos gatillando…

y las piedras…

y las piedras… soportando.

(p. 29.)

 

En la contemplación…

emergen los mensajes

del silencio y del éxodo.

La comunión de las almas

gesta el milagro de esperanzado diálogo.

(p. 31.)

 

Sólo la Fe y el Amor…

estallan en una sonrisa

aunque áspera sea la huida…

Sólo la Fe y el Amor…

(p. 33.)

 

Como hojarasca a merced de los vientos,

los peregrinos de la tristeza

van con sus niños…

La muerte asecha… la marcha es lenta,

… la hierba guarda secretas huellas.

(p. 35.)

 

Fantasmales bosques

descubro en los milenarios Pirineos.

Me conmueve recordar que ayer,

mis hermanos, como los árboles…

han muerto sin quejidos, de pie.

(p. 37.)

 

La brisa… sólo la brisa

Acaricia los rostros de los caminantes.

La brisa, trae antiguas lágrimas…

rocío sobre los vitales árboles,

llovizna sutil sobre mi alma,

conmovida en la evocación de salvajes mañanas.

(p. 39.)

 

Los sueños, girando… girando.

El tramontana, detenido en la calle,

custodiando violentos fusiles y emboscadas.

La hermandad ineludible…

despuntando en el Jardín de nuevas alboradas.

(p. 41.)

 

Llega a Alicante…

a Villena,

un tren de ilusión.

Trae en sus vagones serena comprensión.

Viaja en el tren, mi asombro y mi pasión.

Viaja en el tren, la alegría y el dolor.

(p. 43.)

 

El dolor es la medida

de la resistencia íntima.

El dolor es un estímulo

i m p r e s c i n d i b l e,

para crecer… o perecer.

(p. 45.)

 

Era un seis de febrero…

Quieta estaba la rueda.

Los recuerdos, girando… girando.

La congoja, escondida…

Con mansedumbre, el caballo…

soportaba su rutinario yugo.

(p. 47.)

 

Dos de marzo, al mediodía.

A orillas del Gadalaviar

un niño sobre el regazo… y mil penas.

A orillas del Paraná,

un niño, apenas latido… y mil penas.

(p. 49.)

 

Desde el Génesis, todo tiene su tiempo.

“Tiempo de reír… tiempo de llorar…”

Mas, sucede que a veces,

el dolor es persistente…

nos agobia y nos vence.

(p. 51.)

 

Jugaba el otoño en La Garriga,

a mecer sombras…

a despeinar niños…

Jugaba el otoño…

Esperaban los niños…

con su plato de loza…

sobre la mesa… olorosa.

(p. 53.)

¿Dónde encontrarte niño,

hecho hombre?

¿Dónde descubrir tu nombre?…

De Asturias vengo… juntando sueños.

Hasta ella llego… sólo oración

en tu honor.

(p. 55.)

 

En todas las latitudes…

uniformes, uniformes, uniformes.

Necesitamos niños sin birretes,

sin uniformes.

¡Exijo un niño sin hambre, con sonrisas!

No existe más urgencia

que la del cansado planeta…

convocando a la dignidad del hombre…

(p. 57.)

 

Luz y tibieza…

anuncian el milagro de la floración.

Luz y tibieza…

amor y tolerancia…

hacen el milagro de la maduración.

(p. 59.)

El ocio… disipa las nubes de la fatiga

o forja rígidas rejas

en cárceles de indolencia y de hastío.

(p. 61.)

 

Ven, hermano…

Lleguemos hasta el barrio de la Torrasa.

Buscaremos la calle

donde quedó escondido

el monótono sonido…

del juego de las chapas.

(p. 63.)

 

Ven hermano,

lleguemos hasta el barrio chino

de la catalana, sabia ciudad.

Repasemos el verbo amar.

Ya lo dijo la abuela:

Las uvas frescas saben mejor

si son compartidas.

(p. 65.)

 

Ven, nieta de mis suspiros…

Ayúdame a cruzar la vieja calleja

del barrio antiguo de Santa Catalina.

Hagamos con la mirada una reverencia…

con el espíritu, elevemos un fervoroso rezo.

(p. 67.)

 

Mira, pequeña de mi alma…

Aquí, cerca del mar,

allá, cerca del Paraná,

la estampa es semejante,

casi igual.

¡Sin trabajo, no hay pan, no hay paz!

(p. 69.)

 

Por el aire viaja la muerte,

la acompañan los ruidos del terror.

Sobre la tierra sobreviven los hombres,

solitarios… sólo dueños del viento son.

(p. 71.)

 

Todo está previsto para el tercer milenio.

La humanidad expondrá sus obras:

naves espaciales…

Informática y Genética.

¡Todo su honor,

todo su genio!

Como un insólito museo viviente,

el pueblo invitará a su barrio, sufriente.

(p. 73.)

 

Hay rascacielos suntuosos…

y hay viviendas, sin paredes.

Hay foros internacionales…

y hay familias sin paredes.

Ayer, hoy y mañana…

habitará el amor en los humildes hogares

¡sin paredes!…

(p. 75.)

Desde el Edén

el hombre no cede en su terco afán

de amar, de odiar,

de construir, de destruir.

(p. 77.)

 

Aquí, allí y más allá,

hallamos las huellas de la humanidad.

El desafío es ser prudente,

ser el humilde albañil…

de la Civilización del Amor.

(p. 79.)

 

Traigo una postal invisible

sobre mi palpitante corazón.

Sólo el cielo es el mismo…

El cielo… y mi emoción.

(p. 81.)

 

Subo… impulsada por mi sentimiento.

Peldaño a peldaño, subo orando.

Siento en mis venas…

el pulso de la historia de mis antepasados.

(p. 83.)

 

Todo eso sucedió y no es un secreto.

Lo vi, cuando leí un estudio de José J. Piquer y Jover

Editado en 1946, disponible para consultas en el

Centromultimedios – Biblioteca de la Legislatura de Santa Fe

(República Argentina), en el verano de 1987,

cuando Marta, Rubén y Josefina…

                     trasplantaban su jardín familiar…

                     y Barcelona… era la ciudad que esperaba.

 

Lo que sigue, es mitad realidad, mitad reflejo.

Lo sentí, cuando contemplé los garabatos

y los dibujos…

de los hermanos de mi pueblo,

en el tiempo en que aquí, en el litoral,

aprendí a escribir,

me comprometí a comulgar,

ensayé resignación ante definitivas ausencias…

 

 

 

Lo que sigue… será un prisma de cristal

donde la Luz haga el milagro

de un inmenso Arcoiris

si tu mano ¡hermano compañero!

Es cuchara de albañil

para construir hogares con amor

y no puño cerrado… egoísta,

con violencia

y con rencor.

 

(Páginas 85 y 87.)

 

Ven, hermano compañero.

Ven,

conoce al genio malo de la guerra.

No tiene mirada,

sordo es al llanto de su hermano.

Iza la muerte

en la punta de su espada

(p. 89.)

 

Brotan sobre su cabeza violenta

laureles de tragedia.

Se agiganta su ira…

y crecen monótonos los lamentos.

(p. 91.)

 

El genio malo de la guerra

Ostenta indiferente su insólito trofeo:

uno, dos, tres, cuatro muertos.

Desfila altivo su orgullo:

rencor y espada en su diestra.

(p. 93.)

 

Viaja un rey con su corona

sobre un caballo sufriente…

El genio de la muerte no duerme!

En miles de tumbas siembra

semillas de horror y muerte.

(p. 95.)

 

Ven,

rey de oscura barba…

rey de alma gris.

Deja quieto tu fusil.

Cese la guerra entre hermanos.

 

Oye,

rey de la violencia

mi tímida voz de niño

sin sombra…

oculto detrás de un árbol…

sin sombra… en el mediodía.

(p. 97.)

Temblando…

abandonamos la casa

llevando lo que pudimos.

Mi madre llorando iba…

pasito a paso… por la larga carretera.

Su sensible piel sudaba

gotas de sal… hiel de ira…

sobre la hierba arrasada

al borde de la cuneta.

(p. 99.)

 

El horror de la batalla

viajaba en una escuadrilla.

El cielo era de nube y de fuego…

la calle amenaza y ruego.

Casas partidas y en llamas

son la ruina de un gran pueblo.

(p. 101.)

 

La atmósfera huele a odios…

Metálica granizada

mutila cuerpos, redime almas.

Caen unos…

huyen otros…

Crece el futuro en lo alto…

Más amenaza, más llanto.

(p. 103.)

 

Testigos son de la escena

dos castillos y dos banderas.

 

Mañana… por la mañana…

vendrán silenciosos a llevar la carga…

Hermanos…

sepultureros.

(p. 105.)

 

Lúgubre hilera de pasiones quietas

señala el pulso detenido de la guerra.

Simple y primitiva la imagen…

en dolorosa, rígida alegoría.

 

…A la idea del niño,

la reflejan sensibles líneas.

(p. 107.)

 

La furia extenderá sus dominios

y la insolencia cubrirá los campos.

 

Tanques y mericanos,

pasearán su delirio

entre inocentes niños…

entre abuelos pacientes…

y habrá anochecido.

 

En el cielo, titilantes, saludan las estrellas.

(p. 109.)

 

Cerca del campamento,

será ruido y palpitante lamento…

el zafarrancho de combate

entre hermanos vehementes…

En otro amanecer sangriento

con las dos banderas

juega el puntual viento.

(p.111.)

 

La revolución sorprende

a una ciudad fortificada.

 

Suenan sones de agonía

y de muerte…

Entre antiguos muros

y cerradas ventanas,

en la ciudad nombrada…

y en vano, fortificada.

(p. 113.)

 

En mitad de jornada…

ya han llegado a la guerra,

traen sueños de violenta tormenta.

 

Las bombas intentan matar el credo,

los hombres disparan

las mujeres esconden sus niños

y los Ángeles lloran en el cielo.

(p. 115.)

 

Rompiendo casas y templos

se hace guerra contra Dios

 

Y el hombre camina orando,

y la mujer con sus rezos,

y el niño duerme solito…

solito en su cuna…

 

En su alma…

con el Ángel de la Guarda.

(p. 117.)

 

Crece en los niños la pena,

crece en los niños el asombro.

 

A la ciudad han llegado

hombres que rompen cruces

y otro calvario inventaron…

condenando a sus hermanos.

(p. 119.)

 

Queman las misas

y matan los templos

 

Hombres que llegan con espadas de acero,

con odio en sus miradas.

 

Huele a incienso el holocausto.

 

Muerto Cristo, vive Cristo.

Es inmortal…

Los hombres que hacen la guerra

…levantan más cruces, sin piedad.

 

(p. 121.)

 

Huyen los fieles, azorados…

Los violentos

destrozan todas las capillas.

 

Yace la Custodia con su Luz

entre retazos de limosna y de blasfemia.

 

Los últimos pétalos, humildes,

se rinden en el instante sublime

de su fatal deshojamiento.

(p. 123.)

 

Como en brutal paradoja,

rotas las cruces,

crecen los calvarios…

en montes y en campos,

en refugios y en ciudades.

 

Trajeron los mineros

mineral hecho volcán ardiente.

 

Prendieron fuego en la Iglesia.

Un tiro fusiló al cura…

y el fuego cumplió el rito

de convertirlo en luminosa tea.

¡Crecen los Calvarios!…

 

(p. 125.)

 

Con avaricia llegaron

en busca de oro y campanas

los artesanos armeros.

 

Reposan santos y emblemas

sobre la acera violada…

Sumisas flamean las banderas,

ajenas a la fraternal contienda.

 

Sobre la acera violada

yacen muertas las sonrisas.

(p. 127.)

 

En la pupila de un niño

queda una imagen sombría.

 

Frente a frente se encontraron:

sacerdote… y miliciano.

 

Clama el cura por su vida:

 

¡Tenga piedad de mí!

Tenga piedad

Y se acabó…

la letanía.

(p. 129.)

 

El éxodo es melancólica rutina.

 

Mudan los niños su casa…

y los concentra el islote.

 

Todo está dispuesto en cuadros…

sólo hay dos cadenas gruesas

del ancho de los caminos…

que completan el contorno

de acero y de púas finas…

Por ellas… la libertad,

juega a las escondidas.

(p. 131.)

 

Desnudas llegan las nenas.

 

Hay pudor…

y no hay vestidos.

 

Crece el asombro

y conviven

La inocencia de la muerte…

La soledad con la risa…

Mensajera de nostalgias

y de sueños compartidos.

(p. 133.)

 

Más allá, juntito al río,

cruzando la gran cadena

otro campo es otro nido…

donde los pájaros son libres

y concentrados viven los niños.

 

Más allá, juntito al río,

donde son seis los caminos…

uno sólo es el recorrido…

uno sólo es el destino.

(p. 135.)

 

Llegando aún más al norte…

estrena su escena el invierno.

 

Lluvia y nieve…

rozando el perfil

de la pensativa mujer caminante.

 

Frío y viento…

golpeando los cristales

del campo que concentra mil tormentos.

(p.137.)

 

Duermen los niños, sin nanas.

Los cuentos de las abuelas

están dormidos.

 

Los niños cuentan leyendas,

leídas con son de guerra:

Los mataron en la carretera

Eran tres… ¡Eran!….

Iban los tres a la muerte,

indefensos,

amando,

iban los tres tomados de la mano.

(p. 139.)

 

Otro cuenta su historia:

Cuando prendieron a mi padre

 

Yo lo vi…

Yo lo vi…

Mas no puedo seguir el cuento…

Porque después no lo ví…

No lo vi…

Después sólo lo soñé.

Y no quiero contar mi sueño.

 

(p. 141.)

 

Cuenta otra historia otro niño:

Yo los vi…

Le hacían sufrir muchos miedos

y tormentos

Yo lo vi al hombre… sufrir.

 

Tanto lloré de impotencia que nada más vi…

Cuando por las noches duermo,

en pesadilla fatal

veo lobos con sonrisa humana

… y no sé cómo despertar.

 

…Nada más, vi. El resto… lo sentí.

(p. 143.)

 

Todo el polvo del camino

viajó en los zapatos rotos.

Guarda el niño en sus caracolas

el eco de las bombas y de la despedida.

Trae en sus pupilas

la urgencia de la huida

y la esperanza de sonreír…

cuando cese la guerra,

cuando vuelva a su hogar…

refugio incomparable…

de ternura y de paz.

(p. 145.)

 

Como en una doliente aventura,

como en una historieta…

cuenta el niño su visión profunda:

Mamá llora por su nene matado

                     …Mamá, llora…

y mi hermanito

no soltó el cordero que llevaba

no soltó el cordero…

que

llevaba…

porque los lobos merodeaban…

 

(p. 147.)

 

Se atreve un adolescente

y cuenta su íntimo martirio:

Mi hermano se había muerto

Los roedores danzaron

en un festín macabro.

Mi mamá se tiraba de los cabellos

y se mordía los dedos de desesperación.

Yo tuve mucho miedo… -murmuraba con dolor.

Yo tuve mucho miedo…

Y aún tengo

un íntimo temblor.

 

(p. 149.)

 

Trágica historia

la de las sangrientas revoluciones…

Sobre páginas blancas

dibujan los niños el suspenso

y el espanto.

La luna pone blanco sobre ingenuas almohadas.

La Fe inventa mágicas nanas.

El hombre-nuevo… ¡mi compañero!

Deposita en el surco semillas de Esperanza…

y bendice la lluvia… que viene de lo alto.

 

Y bendice la lluvia…

¡que viene de lo Alto!

para lavar las almas,

para besar las rosas.

 

(p. 151.)

 

Josefina…

en 1989, vive en LLORET DE MAR (Gerona)

                     …vive en tiempo de paz,

esperando que nazca Lucía,

su h e r m a n a.

Josefina…

No dibuja genios,

dibuja monstruos…

                      con grandes ojos,

            con largas pestañas,

casi humanos:

    son los monstruos

   que dibuja

J O S E F I N A.

Lo importante es que aprenda a AMAR…

a VER…

a ADMIRAR…

lo que puede el trabajo a pesar del dolor,

que es la ESPAÑA de HOY…;

que es la ARGENTINA… justa,

libre y soberana,

que construiremos con DIGNIDAD Y VALOR,

como pilar de la CIVILIZACIÓN DEL AMOR.

 

* * * * * * * * * *

En la página 159 del libro:

 

Las fotografías incluidas en esta obra, corresponden a:

“El niño abandonado y delincuente” escrito por José J. Piquer y Jover (Edic. 1946, Madrid, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Instituto “San José de Calasanz” de Pedagogía.)

Lám. 26 Foto Centelles. Teruel, 15 de diciembre de 1937……………… Pág. 21

…………. “Niños y mujeres buscan el refugio en una alcantarilla de la carretera.”

Lám. 19 Foto Branguli………………………………………………………………… Pág. 23

…………. “Dos tipos característicos del ‘trinxeraire’ o golfo de Barcelona, captados en el Distrito V, en el momento interesante de ajustar sus cuentas.”

Lám. 37 Foto Vilarrubias. 15 de febrero de 1937…………………………… Pág. 25

…………. “Refugiados de Levante en diversas poblaciones de Cataluña”.

Lám. 22 Foto Maymó. Barcelona, 9 de agosto de 1936…………………… Pág. 27

…………. “Los bronces de los templos destruidos son utilizados en una factoría barcelonesa para la fabricación de material de guerra”

Lám. 21 Foto Alberto y Segovia. 22 de enero de 1937……………………. Pág. 29

…………. “Milicianos que operaban en el sector del Centro haciendo fuego contra las fuerzas regulares.”

Lám. 36 Foto Centelles. Teruel, 20 de diciembre de 1937……………… Pág. 31

…………. “Instantánea tomada durante la evacuación de Teruel”.

Lám. 53 Foto Fulgur. Perthus, 30 de enero de 1939……………………….. Pág. 33

…………. “Treinta mil refugiados españoles entraron en Francia en tres días.”

Lám. 55 Foto Fulgur. Boulou, 31 de enero de 1939………………………… Pág. 35

…………. “Esperando pasar la barrera aduanera francesa, numerosos refugiados, la mayor parte niños, perecieron a consecuencia del frío.”

Lám. 57 Foto Fulgur. 7 de febrero de 1939……………………………………. Pág. 37

…………. Miliciano y civiles en retirada atraviesan los Pirineos y penetran en Francia por un camino de herradura.”

Lám. 40 Foto Puig Farrán. Barcelona, 8 de enero de 1937………………. Pág. 39

…………. “Niños evacuados desfilando por las calles de Barcelona.”

Lám. 06 Foto Brangulí………………………………………………………………… Pág. 41

…………. “Laboratorio Psicotécnico de la Junta Provincial de Protección de Menores de Barcelona. Salita de espera de los niños.”

Lám. 35 Foto archivo de “La Vanguardia”, Villana, 22 de mayo de 1937 Pág. 43

…………. “Evacuados de Levante. Detalle recogido en la estación del ferrocarril de Villena (Alicante).

Lám. 27 Foto archivo de la Vanguardia. Teruel, 10 de enero de 1938. Pág. 45

…………. “Paralizados por el terror permanecieron días enteros en un rincón del Seminario de Teruel diversas criaturas, a muchas de las cuales fue preciso administrarles sueros.”

Lám. 44 Foto Suárez. San Juan de Palmaos, 6 de febrero de 1937….. Pág. 47

…………. “Tres refugiados madrileños atendidos por una familia de San Juan de Palmaos (Gerona)

Lám. 39 Foto S.E.I. Valencia, 2 de marzo de 1937………………………… Pág. 49

…………. “Refugiados de Málaga en un comedor colectivo.

Lám. 38 Foto Vilarrubias. 15 de febrero de 1937…………………………… Pág. 51

…………. “Refugiados de Levante en diversas poblaciones de Cataluña.”

Lám. 41 Foto Walter. La Garriga, 10 de septiembre de 1938………….. Pág. 53

…………. “Niños asturianos refugiados en La Garriga (Barcelona).”

Lám. 42 Idéntico a anterior…………………………………………………………. Pág. 55

Lám. 48 Foto Universal. Obninskala, 13 de junio de 1938………………. Pág. 57

…………. “Niños españoles en la estación sanatorial de Obninskaia (Moscou).”

Lám. 43 Foto Walter. Caldetas, 18 de agosto de 19838………………….. Pág. 59

…………. “Estampa de la colonia de niños vascos de Caldetas (Barcelona).”

Lám. 20 Foto Brangulí………………………………………………………………… Pág. 61

…………. “Una compañía de ‘estraperlistas’ y vendedores ambulantes del barrio de Santa Coloma de Gramanet, jugando a los naipes en un momento de asueto.”

Lám. 18 Foto Brangulí………………………………………………………………… Pág. 63

…………. “Triste espectáculo de un grupo de menores, moralmente abandonados, jugando a las ‘chapas’, escena recogida en el barrio de la Torrasa (Barcelona)”

Lám. 17 Foto Brangulí………………………………………………………………… Pág. 65

…………. “El jefe de una pequeña banda de pilletes repartiendo el fruto de sus raterías en una de las calles de peor fama del ‘barrio chino’ de Barcelona.”

Lám. 16 Foto Brangulí………………………………………………………………… Pág. 75

…………. “Antigua calleja del casco viejo de la ciudad. Barrio de Santa Catalina (Barcelona).

Lám. 15 Foto J. Bondía Valls……………………………………………………… Pág. 69

…………. “Interior de una vivienda de pescadores del arrabal de Pekín (Barcelona).”

Lám. 23 Foto Inf. Letux, 15 de junio de 1937………………………………… Pág. 71

…………. “Los pueblecitos del frente de Aragón fueron los primeros en sufrir el castigo de los bombardeos.”

Lám. 13 Foto Brangulí………………………………………………………………… Pág. 73

…………. “Barrancas de Casa Antúnez, en la falda de Montjuich (Barcelona)”

Lám. 13 Foto Brangulí………………………………………………………………… Pág. 75

…………. “Modelo de choza de la playa de Somorrostro (Barcelona).”

Lám. 25 Foto archivo “La Vanguardia” Barcelona, 20-06-37………….. Pág. 77

…………. “Los niños se utilizan, también, para los trabajos de desescombro y defensa pasiva.”

Lám. 24 Foto infor. Letuz, 15 de junio de 1937……………………………… Pág. 79

…………. Idéntico al informa correspondiente a la pág. 23 (“Dos tipos característicos de ‘trinxeraire’ o golfo de Barcelona…”)

Lám. 02 Foto Brangulí………………………………………………………………… Pág. 81

     ……. “Vista parcial del Grupo Benéfico de la Junta provincial de Protección de Menores de Barcelona. Patio Central interior de la institución.”

Lám. 03 Foto Puig Farrán……………………………………………………………. Pág. 83

…………. “Vista parcial del Grupo Benéfico de la Junta Provincial de Protección de Menores de Barcelona. Dispensarios y Laboratorio Psicotécnico donde se han efectuado las observaciones y los ensayos del presente estudio” (Transcripciones del libro citado en la pág. 159 de este poemario-homenaje a la voluntad del pueblo español… a su amor.

………….

………………………………………………………………………………………………………………..

 

En los primeros años del siglo veintiuno, leí acerca de “el estraperlo” diversa información que aquí reitero:

El estraperlo

Sabido es que en España, durante el 20 de septiembre de 1935 víspera de primavera en el hemisferio sur y del otoño en el norte-, “se produjo una crisis ministerial y nació una palabra. Ese día renunció Alejandro Lerroux, político que había presidido “siete gobiernos republicanos”. Meses después, “su carrera política se hundió definitivamente y arrastró en su caída al partido radical que lideraba. La vinculación de Lerroux al escándalo del Estraperlo fue la causa inmediata de su muerte política. El carácter fraudulento de esa acusación era doble. Por una parte, Lerroux había aceptado un soborno para conceder el monopolio del juego -prohibido en España- a los poseedores de la patente de una variedad de ruleta que se conocía con el nombre de Estraperlo. Por otra parte, la ruleta Estraperlo estaba trucada y permitía hacer trampas. Realmente, en la conflictiva historia de la República, en este 1935 enmarcado por la revolución de octubre de 1934 y la Guerra Civil de 1936, este escándalo quedó reducido a la categoría de anécdota. La tensión entre la derecha y la izquierda, anulada la oferta política de los radicales que sólo ofrecía una república para todos los españoles ‘que desconfiaran a la vez de socialistas y clericales’. Pero, en cambio, Estraperlo se convirtió en una palabra incorporada al vocabulario de los españoles. Primero, por una extensión de su significado inicial, fue sinónimo de estafa. Más adelante, se produjo una restricción de su significado y ‘estraperlista’ se usó para denominar a los que se dedicaban al mercado negro.” [1]

 

Nidia A. G. Orbea Álvarez de Fontanini. 1989.

 

Incluido en el CD Del vivir y vibrar

Nidia A.G. Orbea Álvarez de Fontanini

Presentado el 10 de mayo de 2006 a las 19:30

en el Centro Comercial de Santa Fe – San Martín 2819

Santa Fe de la Vera Cruz (República Argentina)

 

[1] Clarín – El Gran Libro del Siglo. Buenos Aires, 2da. edición, 1998, p. 255.