Graciela Pacheco de Balbastro

(Santa Fe de la Vera Cruz, República Argentina)

Confluencia en el rumbo de la educación por el arte…

En 1984 empecé a conocer a Graciela, en la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Santa Fe, cuando el doctor Jorge Alberto Guillén me había encomendado la supervisión del área de Cultura Literaria, ad honorem. Soy una persona convencida de que todos tendríamos que tener igualdad de oportunidad en función de semejantes aptitudes y sentí alegría al imaginar su presencia en nuestro grupo de trabajo al servicio de la comunidad.   María del Carmen Villaverde de Nessier, desde principios de la década del ’70 conducía la Sección –o departamento- de Literatura Infantil –luego “y Juvenil”- y recuerdo que en aquel primer diálogo sólo hablamos de Literatura porque las clasificaciones suelen ser valoraciones secundarias.

(Cinco años después, logré avanzar con el proyecto iniciado a mediados de la década del ’60 y enseguida adhirió a la iniciativa de participar en ediciones conjuntas (la mitad de la edición financiada por el servicio a los fines de donaciones en bibliotecas públicas y escolares y el resto en proporción por los autores, quienes recibían una cantidad de ejemplares en proporción a lo aportado.   Eso, aparentemente, pasó casi inadvertido…)

Graciela P. de Balbastro: aproximación a su trayectoria…

“Maestra Normal Nacional; Profesora de Castellano, Literatura y Latín. Relacionista en Turismo. Formó parte del grupo de narradores organizado por la Prof. Virginia Arengo Echeverri, en Paraná (Entre Ríos). Asesora de la Biblioteca Pedagógica, organizó en La Paz (Entre Ríos), la primera Feria Regional del Libro y el programa radial “La Biblioteca”, que dirigió durante varios años. Adscripta a la cátedra de Literatura Española I de la Universidad Nacional de Noreste, obtuvo un ‘Summa cum laude’ por un trabajo de investigación. Seleccionada para una Beca en España, en 1963, cuando cursaba el Profesorado en Letras. En 1987, la Universidad de Navarra la invitó a realizar un curso de tres meses. Fue columnista semanal en ‘Hoy en la noticia’ de Santa Fe, y colabora en periódicos y revistas literarias. Concurrió a varios Congresos (nacionales e internacionales) y realizó numerosos cursos de perfeccionamiento.” Datos en Palabras para compartir 3, p. 178)

Obras y reconocimientos:

1988: distinguida en el Tercer Certamen Cuento y Poesía de la SADE (Sociedad Argentina de Escritores).

1989: Dulce de leche (cuento de tres páginas) incluido en el primer volumen de la colección Palabras para compartir; publicación del SEPA (Servicio de Educación por el Arte, de Santa Fe de la Vera Cruz) con el propósito de “avanzar en la educación por el arte de vivir y convivir. 15 de junio. Día del Libro”. Idea, proyectos y ejecución: Nidia Orbea Álvarez de Fontanini, presentado en el Centro Comercial de la capital santafesina.

1989: Ladrones en la noche (cuento de seis páginas) integra la edición Palabras para compartir 2, en adhesión a “Setiembre – Mes de la Educación” (que incluye veinte escritores.) Presentación: 5 de octubre de 1989 en el Centro Comercial de Santa Fe. “Palabras… que acercan al perfil expresivo de los escritores santafesinos, con el propósito de conocernos y reconocernos…, a pesar de las distancias.” p.29

1989: La creciente (cuento de tres páginas), incluido en Palabras para compartir 3, en adhesión a “Octubre – Mes de la Familia” (con treinta y cuatro autores y sus respectivos antecedentes; se reproducen comentarios acerca de las ediciones anteriores, en un diario local, carta de un escritor argentino y del poeta Otello (Mario) Martinelli, de Bologna, Italia, quien tradujo varios poemas al italiano y los difundió por distintos medios: radios y encuentros literarios (29-09-1989).

1996: Floresta nueva de leyendas viejas. Buenos Aires, El Ateneo.

“Faja de Honor de la SADE”, 17 de noviembre de 1997.

1996: “Urdimbre de sueños” – “Antología de Poetas Santafesinos, Fundación Bica” de Santo Tomé, prov. de Santa Fe.

1996: “La Filmadora” –cuento- “ha sido recogido en la antología ‘Huellas de palabras’, de la Fundación Bica, Santa Fe.”

1996: “¡Sh…!, estamos narrando” – “Instituto de Cultura Hispánica de Santa Fe”. Ese mismo año, “publicación sobre la teoría de la narración oral”.

1996: “Su obra fue la única de autor argentino que obtuvo un stand en el 25º IBBY Congress, realizado en Groningen en 1996, para ser expuesta durante la realización de ese importante encuentro”.

1997: En “El laberinto de los Textos” de la misma editorial, incluyeron algunos de sus relatos.

1997: “El libro ‘La palabra viento en popa’, que recoge algunos de sus cuentos y conferencias sobre la oralidad y la narración oral fue publicado por la Universidad Peruana, Lima” Información en una página web.

1998: “El libero arbitrio en Melibea” –ensayo- “publicado por el Instituto de Cultura Hispánica. (Premio Edición)”.

1998: “…viajó a la India encabezando la Delegación Santafesina al 26th. Congress IBBY (Decreto Municipal Nº 00468).

2000: “Su obra literaria y la difusión que ha hecho en el extranjero de las letras latinoamericanas le ha valido que la Publishers & Booksellers Guild y el Indo-Argentine Cultural Centre la hayan propuesto para recibir el Certificate of Honour en la… Feria Internacional del Libro de Asia (25 de enero al 6 de febrero del 2000).”

2001: “Las piedras vienen contando…” – Buenos Aires, Editorial Alsina. Fue “traducido al bengalí y publicado en la India… por el Institute of Spanish Studies, Calcutta en una edición trilingüe (español, inglés y bengalí)… es material de lectura en escuelas bengalíes”.

Otras publicaciones:

“A los numerosos artículos aparecidos en periódicos, se le deben sumar los artículos publicados en revistas especializadas. Han publicado sus estudios Novedades Educativas (Buenos Aires), La Obra (Capital Federal), Apoyo Educativo (Santa Fe), De Buena Fuente (Santa Fe), La Gaceta Literaria (Santa Fe), Orientaciones para la lectura (Boletín del Ministerio de Educación y Cultura de la provincia de Santa Fe), “Literatura Infantil y Juvenil” de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universidad Nacional de San Luis, “P.L.L.”, de Buenos Aires, “Istituto delle Ricerche”, Travesía, etc.
Prologó el libro “Educación, Política y Ciencia, algunas relaciones olvidadas”, del Dr. Jorge Alfredo Roetti de la Universidad Nacional del Sur, Bahía Blanca.
Siendo funcionaria del Ministerio de Educación de la Provincia, organizó “Cartillas de Apoyo”, que fueron distribuidas en todas las provincias y cedido su texto a la de Entre Ríos.

Dirigió y produjo “La Página”, publicación de la Asociación de Mujeres Hispanistas.” “Sus artículos de crítica y opinión han sido utilizados por Embajadas Argentinas para presentar artistas nacionales en el extranjero.

Cuentos infantiles de los que es autora fueron solicitados por el State Institute of Children’s Literature, del Cultural Department Govt. of Kerala, para ser traducidos al sánscrito y trabajados en el Sanskrit College de Kerala, India.

Actividad docente en el exterior.

En el año 1995, “viajó a La Habana invitada a participar del encuentro latinoamericano del IBBY”. “Dicta conferencias sobre el Cuento y la Radio.”

“Contratada por la Universidad Peruana dictó en Lima un Seminario-Taller desde el 26 al 28 de mayo de 1997. Dicho Seminario formó parte de las Jornadas Pedagógicas Internacionales que concluyeron el 29 de mayo de ese año con la conferencia del Dr. Antoni Zabala de la Universidad de Barcelona (director de Aula de Innovación Educativa).

Dichas jornadas fueron auspiciadas por la Editorial Grao, de España
Por invitación de la Generalitat de Catalunya dictó una conferencia sobre Literatura Infantil y Juvenil en Tarragona, en 1996.”

“El Centro de Estudios Hispánicos de la Jawaharlal Nehru University la invitó a dictar clases para el posgrado en la carrera de Estudios Hispánicos (Año 1998).”

Emociones junto a una nube llorona…

En reconocimiento a su trayectoria, aquí este servicio de educación por el arte, reitera un breve cuento disponible en la biblioteca virtual…

Nubilda”

 

“Había una vez una nube. Una nube juguetona. Una nube que se llenaba de sol. Una nube que viajaba con el viento.

Un día Nubilda, que así se llamaba, pasó sobre una casita y vio que Mercedes lloraba.

Como Nubilda era bastante metereta se hizo finita finita y se deslizó por la cerradura.

Mercedes, cuando vio la nube parada delante, no lo podía creer.

-Yo soy Nubilda, ¿por qué llorás?

-Y . . . porque estoy sola y re-aburrida.

– ¿No tenés juguetes?

– Y sí, pero ningún muñeco.

– ¿Por qué no te hacés uno?

– Porque no sé, yo soy chiquita.

– ¡Bah! Chiquita, chiquita ¿sabés mirar no es cierto? Vení conmigo delante del espejo.

Y diciendo y haciendo, Nubilda la puso a Mercedes delante del espejo. – ¿Qué es esto con pelo?

– ¡Ja, Ja! Mi cabeza, se rió la nena.

Que tiene lindo pelo, dos ojos grandotes para ver el cielo y para abrirse en la mañana cuando el sol ya está, y cerrarse con sueñito para descansar.

Tu cabeza tiene esa linda boca que ya sabe cantar.

Y tiene dos orejas, una nariz adelante y ninguna para atrás.

Tienes             dos                  brazos,

cinco               dedos              en       las       manos

una                  pierna             en       cada    lado y ninguna para atrás

Ja, ja, ¿quién quiere más?

 

Y mientras decía esto, Nubilda hizo miguitas del pan. Con una pelotita hizo una cabeza, con choricitos finos armó el cuerpo, le puso brazos y piernas. Se estiró y trajo un poquito de sol, se corrió y juntó algo de viento y con todo eso terminó el muñeco de pan.

-Mirá Mercedes, tu muñeca está lista. Tiene algo de sol, de nube y de viento. Pero serás tú la que puedas hacer las más hermosas cosas pues tienes ojos para ver,

corazón           para                 querer,

boca                para                 cantar,

brazos             para                 abrazar,

manos             para                 tocar,

piernas                       para                 caminar

y cabecita para todo lo demás.

 

Diciendo esto, Nubilda se hizo finita finita y se escapó por la chimenea. En el cielo escribió

– Adióssssss, Mercedessssssssssss!

Y desapareció. Pero Mercedes desde ese día aprendió a hacer juguetes preciosos. Y cuando tuvo hermanitos hizo para ellos unos muñecos tan lindos como jamás nadie vio.”

 

Nidia Orbea de Fontanini. Primavera de 2003.