“Martín Fierro”: poema gauchesco.

2296a[1]

Sabido es que José Hernández (1934-1886), fue un estanciero dedicado al periodismo y a la política, considerado un “soldado de la causa federal”, destacado taquígrafo y legislador.

En la contratapa de la colección “Biblioteca Argentina Fundamental” del Centro Editor de América Latina, en 1967, destacaron: [1]

“De esa obra cumbre de nuestras letras se ha dicho que fue la culminación de la gauchesca, que constituyó el canto del cisne de una ética y de una vida social batidas por el progreso, que inició nuestra verdadera literatura nacional: todo lo cual no hace sino remitirnos a su vitalidad y vigencia.”

 

A fines de abril de 2003, durante un acto realizado en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, el crítico literario Martín Prieto leyó un artículo de Walter Mignolo publicado en 1995 y reiteró que “Leopoldo Lugones canoniza el Martín Fierro en 1913, un texto increíblemente popular en los años ‘70, pero impugnado por los contemporáneos cultos de José Hernández”. [2]

Cantos y pájaros…

Tras relecturas del libro Martín Fierro -incluyendo La vuelta de Martín Fierro-, es posible reiterar los versos que aluden a aves, a pájaros de distintas especies, a sus trinos y a algunos simbolismos.

De la Primera Parte

Canto 1. Estrofa 1.

“Aquí me pongo a cantar

al compás de la vigüela,

que el hombre que lo desvela

una pena estrordinaria,

como la ave solitaria

con el cantar se consuela.”

 

Canto 2. Estrofa 7.

“Y apenas la madrugada

empezaba a coloriar,

los pájaros a cantar,

y las gallinas a apiarse,

era cosa de largarse

cada cual a trabajar.”

 

Canto 3. Estrofa 2.

“Sosegao vivía en mi rancho

como el pájaro en su nido –

allí mis hijos queridos

iban creciendo a mi lao-

sólo queda al desgraciao

lamentar el bien perdido.”

                        Estrofa 47.

“Al que le dan un chuzaso

dificultoso es que sane-

en fin, para no echar panes,

salimos por esas lomas

lo mesmo que las palomas

al juir de los gavilanes.”

 

Canto 6. Estrofa 19.

“Los pobrecitos muchachos

entre tantas afliciones

se conchavaron de piones-

Más que iban a trabajar,

si eran como los pichones

sin acabar de emplumar!”

Canto 12. Estrofa 19.

“De los males que sufrimos

hablan mucho los puebleros,

pero hacen como los teros,

para esconder sus niditos:

en un lao pegan los gritos

y en otro tienen los güevos.”

Canto 13. Estrofa 4 y 5.

“Le dio claridá a la luz,

juerza en su carrera al viento,

le dió vida y movimiento

dende el águila al gusano-

pero más le dio al cristiano

al darle el entendimiento.

Y aunque a las aves les dio

con otras cosas que inoro,

esos piquitos como oro

y un plumaje como tabla-

le dio al hombre más tesoro

al darle una lengua que habla.”

La vuelta de Martín Fierro

Canto 3. Estrofa 20.

“En semejante ejercicio

se hace diestro el cazador-

cai el piche engordador,

cai el pájaro que trina-

todo vicho que camina

va a aparar al asador.”

            Estrofa 24.

“Y aves y vichos y pejes,

se mantienen de mil modos-

pero el hombre en su acomodo

es curioso de oservar:

es el que sabe llorar-

y es el que los come a todos.”

 

Canto 18. Estrofa 12.

“Hizo del rancho guarida

la sabandija más sucia;

el cuerpo se despeluza

y hasta la razón se altera-

pasaba la noche entera

chillando allí una lechuza.”

 

Canto 21. Estrofa 6.

“Dende el Alba hasta la noche,

en el Campo que tenía-

cordero que se moría,

mil veces me sucedió,

los caranchos lo comían

pero lo pagaba yo.”

 

Canto 26. Estrofa 2.

“Me dijo que yo era un vago,

un jugador, un perdido-

que dende que fi al partido

andaba de picaflor

que había de ser un bandido

como mi ante sucesor.”

Canto 30. El Moreno.

“El negro es muy amoroso,

aunque de esto no hace gala,

nada a su cariño iguala

ni a su tierna voluntá-

es lo mesmo que el macá

cría los hijos bajo el ala.

Pero yo he vivido libre

y sin depender de naides-

siempre he cruzado a los aires

como el pájaro sin nido-

cuanto sé lo he aprendido

porque me lo enseñó un flaire.”

………………………………………………

“A los pájaros cantores

ninguno imitar pretende-

de un don que de otro depende

naides se debe alabar-

pues la urraca apriende hablar

pero sólo la hembra apriende.”

……………………………………………….

“Ama el pájaro en los aires

que cruza por donde quiera-

y si al fin de su carrera

se asienta en alguna rama,

con su alegre canto llama

a su amante compañera.”

            Martín Fierro.

“Moreno te dejás cair

como carancho en su nido;

ya veo que sos prevenido

mas también estoy dispuesto-

veremos si te contesto

y si te das por vencido.”

 

El Moreno.

“Y este triste desengaño

me durará mientas viva-

aunque un consuelo reciba

jamás he de alzar el vuelo

quien no nace para el Cielo

de valde es que mire arriba.”

 

Martín Fierro.

“Al fin cerrastes el pico

después de tanto charlar,

ya empezaba a maliciar,

al verte tan entonao,

que traías un embuchao

y no lo querías largar.”

……………………………………………

“La cigüeña cuando es vieja

pierde la vista -y procuran

cuidarla en su edá madura

todas sus hijas pequeñas-

apriendan de las cigüeñas

este ejemplo de ternura.”

…………………………………………….

Ave de pico encorvado

le tiene al robo afición-

pero el hombre de razón

no roba jamás un cobre-

pues no es vergüenza ser pobre

y es vergüenza ser ladrón.”

………………………………………………

“Vive el águila en su nido,

el tigre vive en la selva,

el zorro en la cueva agena,

y en su destino incostaste,

sólo el gaucho vive errante

donde la suerte lo lleva.”

 

Selección a los fines de apoyar experiencias de educación por el arte en bibliotecas, talleres literarios y escuelas, relacionadas con EL DÍA DE LA TRADICIÓN -recordación de José Hernández-, comienzo de la SEMANA DE LOS PÁJAROS -10 de noviembre hasta el 16 inclusive- y 17 de NOVIEMBRE: “EL DÍA DE LOS PÁJAROS – HOMENAJE A GASTÓN GORI”.

 

Nidia A. G. Orbea Álvarez de Fontanini.

Santa Fe de la Vera Cruz.

Sábado 07 de octubre de 2006 – Hora 23.

[1] Hernández, José. Martín Fierro. Buenos Aires, Centro Editor de América Latina, Colección Biblioteca Fundamental Argentina; “Capítulo”, volumen 1, 18 de agosto de 1967.

[2] Comentario de la periodista Silvina Friera, en la edición del 6 de mayo de 2003 del diario “Página 12” de la capital federal argentina.