Derechos del Niño – SUSANA ELENA DALLE MURA

SUSANA ELENA DALLE MURA – Abogada, escritora…

Susana Elena Dalle Mura Rodríguez, nació en Santa Fe de la Vera Cruz, capital de la provincia de Santa Fe, República Argentina.

7618[1]

En su libro Tía Leguleya y la Banda Educachicos – Los Derechos del Niño en la actualidad – Historias de Girasoles (Buenos Aires, Editorial Dunken, 2007, páginas 185-186), Susana Elena Dalle Mura incluyó algunos datos que es oportuno reiterar:

Abogada, egresada de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral en 1986. Traductora al portugués.

Estudió canto lírico en el Instituto Superior de Música de la Universidad Nacional del Litoral y fue aspirante al Coro Polifónico de la provincia de Santa Fe.

Ha sido docente en todos los niveles del sistema educativo. Colaboradora frecuente en diarios y revistas regionales.

Sucesivas etapas de actualización, cursos, publicaciones…

1989: Capacitación en idioma Francés.

1990: Maestra de Inglés.

1993: Becada por la Subsecretaría de Cultura del Ministerio de Educación de Santa Fe “para la preparación de un curso sobre la Integración Latinoamericana y el MERCOSUR para docentes de la provincia de Santa Fe de los diversos niveles de la enseñanza.”

1994: Profesora de Portugués.

1997: Capacitación en idioma Italiano.

1997: Becada por la OEA (Organización de los Estados Americanos) y el Comité Jurídico Interamericano para asistir al “XXIV Curso de Derecho Internacional dictado en la Fundación Getulio Vargas, sede Río de Janeiro, en la República Federativa del Brasil”.

1999: Especializada en docencia (Instituto Superior Nº 13 del Magisterio de Santa Fe).

2000: “Asistió al Curso de Verano de la Academia de Derecho Internacional de La Haya (Holanda).

2003: Abogada Mediadora.

2005: Publicación de su traducción de una obra jurídica. Revista dos Tribunais (RT) de San Pablo. (Primera traducción publicada. En actualidad, varias en diversos sitios de la red de redes.)

2005-2006: “La Universidad de Bolonia, representación Buenos Aires, la seleccionó para realizar el Módulo Jean Monnet ‘Integración Europea: historia, evolución y sus efectos en el proceso de integración de América Latina’. Disertante en el país y en el extranjero”.

2006: Postítulo en Epistemología con orientación a las Ciencias Humanísticas y Sociales (Instituto Superior Nº 13 del Magisterio de Santa Fe). p. 185

“En la actualidad, Profesora Adjunta de la cátedra de Derecho Internacional Público en la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de Santa Fe. Profesora de varias escuelas del nivel medio y también en el nivel terciario de la Escuela Normal Superior y Superior de Comercio Nº 46 ‘Domingo Guzmán Silva’ tanto en la formación de formadores como en la de técnicos de su ciudad natal”. p. 186

Sinopsis difundida por la Editorial Dunken

“Los Derechos del Niño en la actualidad es una obra de derecho y literatura sobre la niñez y la adolescencia de nuestros días. Es un libro de educación jurídica con una perspectiva tanto legal como literaria acerca de la sociedad globalizada. La mencionada obra puede utilizarse fragmentariamente, en los diferentes niveles del sistema educativo, con el fin de su aprovechamiento no sólo para temas generales sino también para los pedagógicamente específicos. La originalidad de Historias de Girasoles reside en que llena un vacío bibliográfico sobre la materia y además respeta la necesidad de la enseñanza de estos derechos con una aguda visión de la comunidad internacional actual.”

* * * * * * * * *

Los Derechos del Niño…

Tía Leguleya y la Banda Educachicos

“Los Derechos del Niño en la actualidad – Historias de Girasoles”.

EDUCACIÓN JURÍDICA – Para la infancia y la adolescencia.

Buenos Aires, Editorial Dunken, 1ª edición, Octubre de 2007.

“Dedicado a Josefina Dalle Mura de once años, a Luisina Dalle Mura de siete años y a los girasoles anónimos de la globalización.”

Libro presentado por la Prof. Nora Didier de Iungman, Presidenta de la Asociación Santafesina de Escritores, quien en los párrafos finales del Prólogo, expresó:

“La novedad de esta obra de la Profesora Susana Elena Dalle Mura consiste en apelar al razonamiento y al mundo de la creación como ejemplos vivificadores para la formación de adolescentes críticos, autónomos, activos participantes de la historia en el momento actual.

Una sucesión de méritos. Valiosa, sin dudar.”

* * * * * * * * * *

Comentarios periodísticos…

En el diario “El Litoral” de Santa Fe de la Vera Cruz (capital de la provincia de Santa Fe, República Argentina), el martes 13 de noviembre de 2007, en la “Agenda” de la Sección “Escenarios & Sociedad”, informaron que al día siguiente, “a partir de las 20, la profesora Susana Elena Dalle Mura presentará su libro ‘Los Derechos del Niño en la actualidad. Historias de Girasoles’. El acto tendrá lugar en el Salón de Actos de la Unión y Benevolencia (25 de Mayo 2569), y es auspiciado por la Asociación Santafesina de Escritores.

El lunes 19 de noviembre en la misma sección y con el título “Libro sobre los derechos del niño en la actualidad”, publicaron este comentario:

“Días pasados, en la Unión y Benevolencia de nuestra ciudad se presentó el libro de educación jurídica para la infancia y la adolescencia titulado ‘Los derechos del niño en la actualidad. Historias de Girasoles. Tía leguleya y la Banda Educachicos’, escrito por la profesora Susana Elena Dalle Mura, por la editorial Dunken de Buenos Aires.

La obra cuenta también con una opinión de la Dra. María Josefa Méndez Costa, colaboradora con un texto sobre la ley de Protección Integral de la Niña, Niño y del Adolescente, ley 26.061 de 2005. El prólogo del nuevo libro, con elogiosas palabras, fue realizado por la Prof. Nora Didier de Iungman, presidenta de la Asociación Santafesina de Escritores”…

Según se adelantó, es una obra tanto jurídica como literaria acerca de la vigencia de las normas en la sociedad globalizada. Está plenamente adaptada a la necesidad de la enseñanza de los derechos del niño y del adolescente en todos los niveles y jurisdicciones del sistema educativo argentino tal como lo dispone la nueva Ley Nacional de Educación.

El libro puede utilizarse fragmentariamente para los temas pedagógicos específicos como para los generales. La originalidad de ‘Historias de Girasoles’ reside en que llena un vacío bibliográfico sobre la materia, contiene la legislación vigente y, además, ayuda al lector a reflexionar acerca de la operatividad de los derechos de la infancia y la adolescencia en la comunidad internacional actual.

Es interesante destacar que la obra fue presentada en el mes de noviembre, fecha de la sanción de la Declaración y de la Convención sobre los Derechos del Niño y del Adolescente de 1959 y de 1989, respectivamente.

Varios ejemplares fueron donados a la provincia de Santa Fe, a través de la Subsecretaría de Cultura y a escuelas de nuestro medio, In memoriam del padre de la autora.”

Memoria necesaria…

20-11-1959: Declaración de los Derechos del Niño y del Adolescente, Nueva York, Estados Unidos.

20-11-1989: Convención sobre los Derechos del Niño y del Adolescente… Nueva York, Estados Unidos. (La doctora Dalle Mura, reproduce el texto completo de lo aprobado en la citada Convención por la “Asamblea General en su resolución 44/25, de 20 de noviembre de 1989. Entrada en vigor: 2 de septiembre de 1990”… p. 123

Constitución Nacional Argentina (ref. 1994): “Art. 75, inc. 22 incorpora la Convención de los Derechos del Niño, con igual jerarquía que las Declaraciones, Derechos y Garantías de la primera parte de la misma. / El Código Civil Argentino, contiene las normas referidas a la capacidad, la patria potestad y las funciones del Asesor de Menores.” p. 29 (…)

El derecho a enseñar y aprender está reconocido en el artículo 14 de la Constitución de la Nación Argentina -reformada en 1994-, en concordancia con lo establecido en la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño.

A fines del siglo veinte, durante la Asamblea de la Organización de las Naciones Unidas se aprobó un decreto que estableció:

2001-2010 – Década Internacional para una cultura de la paz y la no violencia para los niños del mundo”.

Tras la pertinente declaración de la UNESCO, se acentuó la promoción de diversos programas tendientes a lograr la educación en un contexto de armónica convivencia.

La consigna comenzó a ser reiterada en foros internacionales y al anunciar sucesivos proyectos de gobiernos en distintas latitudes.

En la República Argentina, el 14 de diciembre de 2006 fue sancionada la Ley Nacional de Educación promulgada el 27 de ese mes con el Nº 26.206/2006 y publicada al día siguiente en el Boletín Oficial Nº 31.062.

La citada ley, estableció precisos criterios referidos al respeto a los Derechos Humanos.

En los capítulos II y III, están enunciadas diversas normas relacionadas con la “Educación Inicial” -desde los 45 días hasta los 5 años, obligatorio el último año- y la “Educación Primaria” desde los seis años…

“Artículo 27, inciso k): Promover el juego como actividad necesaria para el desarrollo cognitivo, afectivo, ético, estético, motor y social.

Inciso l): Promover el conocimiento y los valores de protección y cuidado del patrimonio cultural y del medio ambiente.”

…………………………………………………………………………………….

Síntesis: Nidia Orbea Álvarez de Fontanini

Miradas sobre lo escrito por Susana Dalle Mura…

Hoy, jueves 5 de febrero de 2009, llegué una vez más hasta la Biblioteca Pedagógica “Domingo Faustino Sarmiento” y retiré el libro que había reservado.

Leí el índice: “I Parte Jurídica” – II Los Cuentos sobre la Declaración de los Derechos del Niño y la Globalización – III Las canciones de Tía Leguleya y la Banda Educachicos – IV Anexo con diferentes textos legales y opiniones. – Bibliografía y Currículum de la autora.

Cuando leí el penúltimo párrafo del “Prólogo de la autora”, interpreté el merecido agradecimiento a la “profesora de Derecho de Familia en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), la Dra. María Josefa Méndez Costa, por su desinteresada colaboración con la obra”…

Antes de avanzar en la lectura de lo pertinente a la “presentación de la obra”, releí el índice y en la parte IV Anexo punto e. encontré la oportuna señal: página 180.

Aquí, la reiteración de los primeros párrafos:

e. Opinión de la Profesora Doctora María Josefa Méndez Costa

Como la Tía Leguleya, es una tía muy ella, no quería dejar de conocer la opinión de su profesora de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Litoral, la Dra. María Josefa Méndez Costa, más conocida por todos sus alumnos en el cariño y la admiración, como Pepita.

Un día llamó por teléfono a su casa para pedirle una opinión sobre la ley Nº 26.061, a la que ella gentil y desinteresadamente accedió.”

Expresó luego la doctora Susana Elena Dalle Mura, que le envió la respuesta “por mail” y transcribe el texto completo firmado en mayo de 2007 por su ex profesora.

(En esta aproximación a la trayectoria y obras de la autora, es tenido en cuenta lo impreso al dorso de la anteportada: “No se permite la reproducción parcial o total /…/ sin el permiso previo por escrito de la autora. Su infracción está penada por las leyes 11.723 y 25.446.)

Agrego: Pepita Méndez Costa, nació en Santa Fe de la Vera Cruz, el 8 de septiembre de 1921. Hija de María Esther Costa Martínez y de Malaquías Méndez Barrios. i Hermana de nuestra querida maestra María Eugenia Méndez Costa ¡Marity!… en el Colegio de Nuestra Señora del Calvario. En ese tiempo conocí a la familia Méndez Costa, en la amplia casa del sureste de la capital santafesina, cuando Pepita era Maestra Normal Nacional (distinguida con Medalla de Oro del Ministerio de Justicia e Instrucción Pública y del Rotary Club Santa Fe) y simultáneamente Bachiller (egresada del Liceo Nacional de Señoritas). Ferviente católica, Dirigente Diocesana de la Acción Católica Argentina (desde 1938). Renunció al cargo de Maestra en 1944 mientras estaba estudiando Derecho en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral (1941-1946). Profesora de distintas asignaturas en escuelas secundarias privadas. Doctora en Ciencias Jurídicas y Sociales (1964). Destacada profesora universitaria, Titular de cátedra seleccionada en sucesivos concursos de títulos y antecedentes. ii

Alegría al compartir… Conocí a SUSANA DALLE MURA en la sede del Centromultimedios “Biblioteca de la Legislatura de Santa Fe” , a principios de la década del ’90 y compartimos diversos análisis sobre sucesivos proyectos en el contexto del MERCOSUR y de la reforma de la Constitución Nacional durante el invierno de 1994 en la capital santafesina, aludimos a Fray Mamerto Esquiú y ambas ya habíamos elaborado una aproximación a su trayectoria.

El martes 20 de marzo de 2007, tras la lectura del libro que incluí en el portal SEPA (Servicio de Educación por el Arte), inaugurado en noviembre de 2004, envió su primer mensaje por correo electrónico y continuamos dialogando…

Se acercó a nuestro hogar el 23 de febrero de 2009 y dejó su libro “Los Derechos del Niño en la actualidad. Historias de Girasoles para la Biblioteca de la “Cofradía de los Duendes”, con una dedicatoria manuscrita. ¡Gratitud!… iii

* * * * * * * * * *

La doctora Susana Elena Dalle Mura, Introduce en la Parte Jurídica refiriéndose a las fuentes del Derecho y a evoluciones normativas y legales.

Alude a “la nueva Ley Nacional de Educación Nº 26.606 y al artículo 92, inciso a), referido al “fortalecimiento de la perspectiva regional latinoamericana, particularmente de la región del MERCOSUR, en el marco de la construcción de una identidad nacional abierta, respetuosa de la diversidad.”

Destaca la doctora Dalle Mura, en el contexto histórico-jurídico de la Argentina, los significativos aportes del catamarqueño Fray Mamerto Esquiú y del tucumano Juan Bautista Alberdi.

(Agrego: Mamerto Esquiú nació el 11-05-1826, en Piedra Blanca. Fraile franciscano, celebró su primera misa el 15 de mayo de 1849. Falleció el 10-01-1883 en la catamarqueña Posta de “El Suncho” cuando regresaba de una gira apostólica por la provincia de La Rioja.

Juan Bautista Alberdi nació el 29-08-1810 –Día del Abogado– y falleció el 29-06-1884 en una casa de salud situada en un suburbio de Neully Sur Seine.)

Incluye la doctora Dalle Mura en la página treinta y uno de su libro: Decálogo de los Derechos del Niño y Decálogo de los Deberes del Niño, “redactados de acuerdo con los derechos contenidos en la Convención de Nueva York de 1989 sobre los Derechos del Niño y del Adolescente”.

“11. Decálogo de los Derechos del Niño” *

  1. Derecho a la igualdad y a la oportunidad.

  2. Derecho a su idioma y religión.

  3. Derecho a tener un lugar en el mundo y una nacionalidad.

  4. Derecho a la salud y al deporte.

  5. Derecho a la educación.

  6. Derecho a una alimentación apropiada.

  7. Derecho a un vestuario digno y a festejar el cumpleaños. *

  8. Derecho al esparcimiento, a jugar y a soñar.

  9. Derecho a ser queridos y respetados.

  10. Derecho a la dignidad humana.

“12. Decálogo de los Deberes del Niño” *

  1. Obligación de esforzarme en mis logros y no discriminar.

  2. Obligación de estudiar y realizar todas las actividades que sean necesarias para mi formación intelectual, moral, espiritual y física.

  3. Obligación de ser un ciudadano de mi país y del mundo.

  4. Obligación de alimentarme adecuadamente, practicar deportes, al a higiene personal y acudir al médico o dentista.

  5. Obligación de practicar piadosamente mi religión.

  6. Aprender a alimentarme adecuadamente de acuerdo con los requerimientos e mi edad y salud.

  7. Obligación a vestirme de acuerdo con las condiciones socioeconómicas de mi familia con decoro y propiedad.

  8. Obligación de respetar los juegos y esparcimientos permitidos para mi edad.

  9. Obligación de respetar a mis padres, abuelos, bisabuelos, tíos hermanos, primos, maestros y cualquier persona a cargo.

  10. Obligación de respetarme a mí mismo y a mi prójimo cualquiera se la condición física, económica, jurídica o social que posean.

* Redactados de acuerdo con los derechos contenidos en la Convención de Nueva York de 1989 sobre los Derechos del Niño y del Adolescente. p. 31

“13. Decálogo de la niñez del mundo del revés en el país Jardín de Infantes”

En la página treinta y tres, impreso el “Decálogo de la niñez del mundo del revés en el país Jardín de Infantes” y una nota al pie:

“En homenaje a la obra de la escritora argentina María Elena Walsh, la que me acompañó en mi infancia”.

La doctora Susana Dalle Mura en ese Decálogo comienza cada punto expresando: No piensen… y advierte a sus lectores sobre una sucesión de actitudes y hechos contradictorios en su país, donde es necesario que “este catálogo se revierta”.

  1. No piensen que viven en un lugar de recompensa sino en el país del acomodo en el que con amigos y parientes, dispuestos a ayudarlos, se puede más que con capacidad y estudio.

  2. No piensen en una tierra de honor sino en la del sarcasmo y la cobardía.

  3. No piensen en una República de respeto a la ley sino en la de la burla y del empeño puesto en ridiculizarla.

  4. No piensen en el ahorro ni en la austeridad sino en el despilfarro.

  5. No piensen en pagar sino en deber y si es mucho mejor.

  6. No piensen en ahorrar sino en gastar y si fuera de sus posibilidades y los dejan, aprovechen la oportunidad.

  7. No piensen en estudiar sino en zafar. Los que saben nunca llegan lejos, los dejan en el camino los oportunistas de siempre.

  8. No piensen en ser sino en tener y si es en aparentar mejor aún. Si van a tener háganlo en el extranjero, en el país jamás se sabe qué es tuyo y si te lo van a dejar conservar.

  9. No piensen en vivir aquí sino en emigrar. Hay tantos países que premian el mérito, el talento, la ética del trabajo y del esfuerzo.

  10. No piensen en la exigencia sino en la holgazanería.

Los indolentes siempre llevan las de ganar en el mundo del revés. Triste destino les espera en una Nación desmemoriada donde no hay instituciones sólidas ni respeto por los derechos individuales ni seguridad jurídica…

El desafío de ustedes, niños del mundo del revés en el país Jardín de Infantes, es hacer que este decálogo se revierta.

El milagro es posible, como es posible el cambio, si nos proponemos cambiar.”

(Susurra el duende Azul: Estamos despertando… ¡vamos a cambiar!…

Bostezan otros duendes mientras la Tacuarita revolotea cerca del malvón.)

Casi ineludible por los potentes impulsos de la memoria, es reiterar que María Elena Walsh nació en Ramos Mejía (ciudad de Buenos Aires, República Argentina), el 1º de febrero de 1930. Vivió en Francia desde los veinte años de edad hasta fines de la década del 60’ y en ese tiempo publicó su canción El Reino del Revés

Me dijeron que en el Reino del Revés

nada el pájaro y vuela el pez,

que los gatos no hacen miau y dicen yes

porque estudian mucho inglés.

Vamos a ver cómo es

el Reino del Revés.

Me dijeron que en el Reino del Revés

nadie baila con los pies,

que un ladrón es vigilante y otro es juez

y que dos y dos son tres.

……………………………………….

Insoslayable. Durante el autodenominado “proceso de reorganización nacional” que comenzó el 24 de marzo de 1978, María Elena Walsh se animó una vez más a publicar algunas de sus conclusiones con el título “Desventuras en el País-Jardín-de-Infantes” referidas a “la censura”.

En el diario “Clarín” de Buenos Aires, en la edición del 16 de agosto de 1979 reiteraron ese texto completo, pertinente al libro que María Elena logró editar catorce años después (1993).

Aquí algunos párrafos que revelan comportamientos que aún siguen conmoviendo en todo el territorio argentino:

“Nosotros, pobres niños, a qué justicia apelaremos para desenmascarar a nuestros encapuchados y fascistas espontáneos, para desbaratar listas que vienen de arriba, de abajo y del medio, para derogar fantasmales reglamentos dictados quizás por ignorancia o exceso de celo de sacristanes más papistas que el Papa.”

………………………………………………………………………………
“Todos tenemos el lápiz roto y una descomunal goma de borrar ya incrustada en el cerebro. Pataleamos y lloramos hasta formar un inmenso río de mocos que va a dar a la mar de lágrimas y sangre que supimos conseguir en esta castigadora tierra.”

………………………………………………………………………………

Sólo podemos expresar nuestra impotencia, nuestra santa furia, como los chicos: pataleando y llorando sin que nadie nos haga caso.”

………………………………………………………………………………

Durante la primera lectura de lo expresado por la Tía Leguleya se percibe la formación interdisciplinaria de la autora Susana Elena y un constante propósito de comunicación a los fines de buscar espacios de confluencia para inculcar valores trascendentes: amor, libertad, justicia…

Tras un enfoque jurídico-social relacionado con los derechos de los niños, elaboró una secuencia de relatos incluidos en el segundo capítulo: “II. Los Cuentos sobre la Declaración de los Derechos del Niño y la Globalización”.

Reitero esa parte del índice que vela su creatividad porque la mayoría de los títulos de esos relatos son nombres de flores reconocidas como símbolos nacionales en distintos continentes:

  1. Sakura / 1. Protea / 2. Lunayuv / 3. Edelweiss / 4. Loto / 5. Clavel / 6. Ipé. / 7. Mburucuyá / 8. Muzungu / 9. Wang / 10. Zabra.

  2. Girasol.

“a. Sakura”

“La niña japonesa amante de la paz”.

(Fragmento)

Sakura tenía doce años, y vivía en las afueras de Hiroshima en 1945. Su nombre en japonés significa flor de cerezo. Mientas el crisantemo es la flor nacional de la dinastía nipona. El Japón es un país donde abundan tanto una como otra flor. En el momento en que transcurre la historia este país participaba en al Segunda Guerra Mundial, aliado con Alemania e Italia, conocidos como los países del eje. Pocos días antes de finalizar la guerra, como lo hacía cotidianamente nuestra protagonista, se levantó muy temprano para ir a la escuela. No imaginaba que el día 6 de agosto de 1945 pasaría a ser internacionalmente reconocido, y su ciudad mundialmente famosa. La niña ignoraba que el lugar donde vivía feliz y tranquila con su familia, se convertiría enana de las ciudades japonesas del horro. No percibía en su inconsciencia que algo terrible podría suceder que cambiaría el curso de la historia del mudo, de su país y de su vida. Esa población sería por primera vez destruida con un bombardeo atómico. No intuía que más de trescientos mil inocentes serían las víctimas de la bomba atómica, y que los sobrevivientes jamás olvidarían ese fatídico día. Tampoco ella lo hizo después de más de sesenta y dos años. Salió aquel día rumbo al colegio caminando, porque vivía en las afueras de la ciudad, a dos kilómetros y medio. Debía partir siempre una hora antes y caminar bastante hasta tomar un autobús para llegar a la escuela en el centro de Hiroshima. Ese día a mitad de camino rumbo al colegio, a las 8.15 de la mañana más precisamente, comenzó a caer una lluvia que no era de agua blanca y cristalina, la que moja la cara y la refresca como gotitas de cristal, sin negra… negra… muy negra… La lluvia la encegueció y recostó a la vera del camino. En un momento, además de sentir un ruido aterrador, observó un cielo negro que se desplomaba hacia la tierra. Al instante estaba bañada por una ceniza carbón que la tiñó e tal manera que en vez de parecer japonesa era una auténtica africana. Esa lluvia quemaba. Era una lluvia ácida. Perdió el conocimiento y quedó tendida en el camino sin poder llegar a la escuela. Ese lugar que tanto amaba, con sus compañeros que la esperaban entre risas y ante la mirada atenta de su adorada maestra, Masako. Ni siquiera sospechaba qué podía haber pasado y se desvaneció. Al día siguiente despertó en el hospital y conoció todo lo sucedido. Su padre que estaba trabajando en Hiroshima había muerto y su madre con su hermana se habían salvado milagrosamente. Ellas se encontraban sanas y salvas pero hospitalizadas en una ciudad cercana. Sakura pensó: cómo la vida puede cambiar en un minuto. Nos regala alegrías infinitas o dolores inmensos. Días después también le informaron que la mayoría de sus amigos habían muerto al igual que la maestra. Que el Japón estaba de duelo no sólo por Hiroshima sino también por Nagasaki, donde había explotado otra bomba atómica tan solo tres días después. Rompió en llanto. Cómo soportar la tragedia.

…………………………………………………………………………………….

Sakura continuó la vida con su madre y hermana. En el momento en que la bomba explotó, su hermana Sadako, tenía dos años y ahora doce. En una década la ciudad de Hiroshima había sido reconstruida y todo parecía volver a la normalidad. Sadako que estaba a dos kilómetros y medio de Hiroshima cuando ocurrió la explosión y parecía no tener un rasguño en 1945, diez años más tarde cuando la ciudad había reflorecido, enfermó de leucemia y debió ser internada en un hospital. Sakura estaba muy asustada y sabía que podía morir porque el cáncer en la sangre es fulminante. También pensó con dolor: todos tenemos una bomba de Hiroshima en nuestras vidas o tal vez varias y ellas modifican nuestro destino para siempre.

…………………………………………………………………………………….

Sakura… y los amigos de Sadako formaron una asociación para juntar dinero y levantar un monumento. Esta asociación fue creciendo y miles de niños de todas partes del mundo hicieron donaciones. Después de tres años tenían dinero suficiente para el edificio. Actualmente es conocido como el Monumento a la Paz de los Niños y está en el Parque de al Paz en Hiroshima. En él hay un mensaje tallado en piedra: ‘Este es nuestro clamor, ésta nuestra plegaria: paz en el mundo’. También se fundó el ‘Club de la Grulla de Papel’. Los miembros de este club cuidan el edificio que fue construido en memoria de las víctimas de Hiroshima. (…) Es la única sobreviviente de la familia. Se recibió de abogada con honores en la universidad de Hiroshima de la que luego sería profesora, fundó su propio hogar y se convirtió en una activista pro la paz y los derechos humanos en general y los de la infancia en especial. Hoy nuestra heroína piensa en el legado de trabajo y compromiso hacia sus hijos y nietos”. p. 35-38

…………………………………………………………………………………….

Moraleja:

Un día los jóvenes aprenderán palabras

que no comprenderán.

Los niños de la India preguntará:

¿qué es el hambre?

Los niños de Alabama preguntarán:

¿qué es la segregación racial?

Los niños de Hiroshima preguntarán:

¿qué es la guerra?

Y tú les responderás, tú les dirás:

son palabras que ya no se usan,

como las diligencias, las galeras, la esclavitud,

palabras que ya nada quieren decir.

Es por eso que se han retirado del diccionario.

Martin Luther King.

[Nació en Atlanta, 15-01-1929. Asesinado en Menphis 04-04-1968. Pastor Iglesia Bautista. En Estados Unidos condujo el Movimiento por los derechos civiles para los afroamericanos. Activista en protestas contra la guerra en Vietnam y la pobreza en distintas latitudes…]

La paz es un anhelo de todas las naciones civilizadas. La paz debe convertirse en el principal valor de las relaciones de los pueblos del mundo, sólo así se podrán respetar los derechos humanos en general y los de los niños en especial. La educación para la paz mundial debe alentar el entendimiento entre gobiernos y pueblos, erradicando la guerra como medio de solución de los conflictos y la proliferación de las armas nucleares que sólo llevan a la destrucción de vidas humanas y de infancias vulneradas para siempre…

Sakura, la niña con nombre de flor de cerezo, floreció en el dolor y sus frutos fueron la búsqueda de la paz y el perdón sin olvido. p. 39

* * * * * * * * *

Luego, la doctora Susana Elena Dalle Mura desarrolló el tema “c. El trabajo infantil en el mundo y en la República Argentina basándose en documentos de la OIT (Organización Internacional del Trabajo), de la Organización de las Naciones Unidas y en proyectos nacionales…

“Wang”

“La niña trabajadora china con derecho a la protección contra los abusos”

(Fragmento)

Wang tiene sólo 12 años y su historia es una más de las que se pueden escuchar hoy del milagro económico chino a punto de consolidarse como potencia mundial. “Mis padres no querían que trabajara. Lloré e imploré para que dejaran porque quería ver el mundo… En mi familia hay tres hijos más, y ellos van al colegio. Quería ahorrar dinero para que mis padres puedan sobrevivir. Son pobres para mantenernos a todos. En China era frecuente que las matronas ahogaran a las niñas al nacer. Ésta era una costumbre en determinados poblados del interior rural hasta hace unos años, porque las familias preferían y aún hoy siguen prefiriendo, tener un varón. En el campo, es muy importante tener varones para trabajar la tierra y para conservar el apellido. Además los padres cuando envejecen dependen de los hijos varones, no de las hijas mujeres, que pasan a formar parte de la familia del marido.

Wang nunca pudo vivir su infancia pues siempre ayudó en las tareas rurales a sus padres y no deseaba continuar siendo una carga para ellos. Un día partió a trabajar a una gigantesca fábrica en Censen, la ciudad más moderna del sur de China. En esa pujante ciudad industrial existen muchas fábricas similares con miles de empleadas, niñas y jóvenes. Muchas viven en círculo de pobreza difícil de superar. Wang a sus 12 años es ya una dagongmei, una niña abandonada a su suerte y sin nadie que la defienda.

En China una dagongmei significa ser una niña o una adolescente que trabaja hasta que el cuerpo aguanta. Muchas abandonan sus trabajos de semi esclavitud en pleno siglo XXI, otras se prostituyen y algunas hasta mueren. Sólo pocas logran escapar de ese círculo casi indestructible y pueden regresar a sus pueblos en el interior de China con lo puesto. El perfil de estas “niñas trabajadoras” es casi siempre el mismo: jóvenes de entre 12 y 17 años, sin estudios secundarios y capaces de enviar más de la mitad de su salario a sus pueblos de origen. Con frecuencia cada vez más terminan dejando trabajos fabriles para prostituirse. Piensan: ‘Es mejor que trabajar en la fábrica’. Wang es todavía tan niña que en su inocencia, no ha rozado aún esos pensamientos. Emigró del campo para trabajar en una industria de muñecos de plástico. La jornada de trabajo es extenuante. Sólo termina cuando cumple el objetivo de producción impuesto por los supervisores.

Es decir nunca antes de las dos de la madrugada y a las seis nuevamente regresa a trabajar. Trata de mantenerse despierta durante horas; pero el cansancio la ha vencido varias veces y la han descubierto exhausta, completamente inconsciente, con la cabeza apoyada sobre la mesa de montaje”. (…)

“Wang un día no despertó más… No cumpliendo así el sueño por el que entregó su corta vida: ayudar a su familia.” (…)

La flor del ciruelo es la flor de la República Popular China. Wang fue una flor que no pudo florecer gracias a las iniquidades de un sistema económico, jurídico y social injusto.” *

* Este cuento está basado en un hecho real reflejado a través de varios artículos periodísticos sobre el trabajo infantil en China. p. 80-83

Moraleja:

Debemos aprovechar las oportunidades de cuidar nuestra salud y estudiar porque existen derechos que nos protegen de cualquier forma de abandono, crueldad o explotación. El final de la historia era previsible; quizás abusos como éste deberían despertar una conciencia a nivel internacional para tratar de mejorar las condiciones de vida de muchos niños que están condenados a no poder vivir su infancia con dignidad como lo proclama la Declaración de los Derechos del Niño.

El Principio Noveno de la Declaración estipula que: ‘El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No será objeto de ningún tipo de trata. No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral’.” iv

“Modelos” en nuestro terruño…

Significativo aporte de la doctora Susana Dalle Mura es este libro titulado Los Derechos del Niño en la actualidad – Historia de Girasoles”.

En la Argentina las máximas autoridades nacionales insisten en que “hay que profundizar el modelo”. Sigo preguntando y preguntándome: ¿Qué modelo?

Sabido es que en las escuelas aumenta la deserción escolar; que los niños asisten a las clases cuando necesitan pedir el certificado imprescindible para que sus padres o tutores perciban el importe que mediante la constancia de tal condición de alumno primario o secundario, cobrarán en el momento del pago de algún insuficiente plan de asistencia familiar que confirma una vez más el estado de pobreza o de indigencia.

Hay miles de niños que trabajan y viven prácticamente a la intemperie: venden diarios o lustran zapatos (cada vez menos porque se ha generalizado el uso de zapatillas); ofrecen tarjetas o “estampitas” casi milagrosas…

Algunos informes difundidos por televisión ratifican que están controlando a quienes deambulan por las calles y avenidas de las principales ciudades para ofrecerles un lugar transitorio para vivir, disponiendo de un baño como servicio imprescindible. Han informado que aproximadamente el 50% son niños entre 6 y 11 años -dos tercios varones- y entre ellos, aproximadamente el 20% nunca asistió a la escuela. Del restante 50% por ciento de adolescentes entre los 12 y 16 años, sólo el 16% completó los estudios primarios. Interrogados, destacan que no quieren volver a “las casas” y que prefieren ofrecerse para limpiar veredas o patios, cuidar autos o hacer “changas” en los supermercados o verdulerías. Si la recolección de “residuos” para la venta es insuficiente, enseguida empiezan a “mendigar”. Asociaciones no gubernamentales han indicado que en la Argentina, aproximadamente 57.000 niños -ambos sexos-, se dedican a juntar cartones. No ha sido por casualidad lo expresado por Javier González-Olaechea Franco, Director Adjunto de la Oficina de la OIT en Buenos Aires – República Argentina; la Organización Internacional del Trabajo que como destacan sucesivas crónicas, desde 1919 promueve políticas de “justicia social”:

Los niños, niñas y adolescentes que recolectan materiales reciclables en basurales, rellenos sanitarios y en la vía pública (conocidos como cartoneros) viven una situación peligrosa que vulnera sus derechos”.

Fotografías difundidas en diarios de la capital federal, revelan el trabajo de adultos junto a menores, repartiendo guías de teléfonos en viviendas, negocios y edificios. Mientras tanto desde el gobierno siguen hablando de la prioridad: mejorar la calidad de vida de los niños, adolescentes y ancianos.

En el “País de los Contrastes” hay notable publicidad en torno a desfiles de “Kosiuko” mientras desde La Alameda protestan “los cooperativos” e insisten en la exigencia de terminar con el “trabajo esclavo” realizado por las personas ocupadas en confecciones que abarcan trabajos a domicilio -incluyendo niños y adolescentes- y si es conveniente, también promoviendo el tráfico de inmigrantes.

También el director de Migraciones del Arzobispado, sacerdote Mario Videla e integrantes de la Fundación Judaica conducida por el rabino Sergio Bergman han insistido en denuncias contra el taller que aquella empresa tiene instalado en el barrio de “Flores”, entre otras fábricas que producen con aproximadamente con ochenta marcas registradas.

Entre las originales celebraciones en los primeros años del siglo XXI, se destaca el 8 de octubre: Día Internacional del Huevo. Páginas en diarios y revistas, comentarios por radio y televisión, incluso algunas “humoradas” destacan el valor alimenticio de ese producto “avícola”. Pocos hablan de los niños que trabajan revolviendo el excremento de las gallinas en los pisos de las jaulas de las granjas y menos aún quienes aluden a las setenta sin ninguna flor… de Nuestra Huella S.A. Entiéndase, “Sociedad Anónima” y no confundir con “Sin Alma”, porque algunas son reconocidas en “Exaltación de la Cruz”, “Capilla del Señor”… en la provincia de los Buenos Aires, “San Juan” y “Córdoba”, la de las legendarias estancias jesuíticas. Exportan los huevos a cinco países europeos y a la lejana China; como prevención suelen “electrificar los alambrados”… Insisten los gremialistas rurales en la necesidad de erradicar el trabajo no registrado y “erradicar” el trabajo rural; las siglas que los identifican son insuficientes, poco cambia para “los esclavos del siglo XXI”.

En Mendoza, la tierra del “SOL” y del buen vino, hay explotaciones tenebrosas y pareciera ser que la ebriedad confunde a quienes debieran controlar las que dicen ser “cooperativas” donde trabajan niños -varones y mujeres-, de sol a sol cortando “cabezas de ajos” de las miles de plantas y limpiándolas luego para armar las originales “trenzas” previas al almacenamiento en cajas de 20 kilos. Todo el trabajo es a la intemperie, sin carpas ni baños, sin agua… Lo que esos “niños-cautivos” necesitan consumir deben comprarlo y luego es descontado del pago que oscila entre $ 1,50 y 1,70$ por caja, siendo la mayor posibilidad llenar cuatro decenas de cajas…

Así como a mediados del siglo veinte he visto como los fines de semana acercaban a una lisiada en silla de ruedas a la puerta del cementerio municipal y la retiraban minutos antes del cierre, con lo que habían dejado en la cajita de latón que tenía sobre su falda, aún en la primera década del siglo XXI sirven para un fin semejante, niños con diferentes limitaciones que sientan en las veredas y plazas de las principales ciudades mientras algún “mayor” controla cómo mueven “las manos en la lata”. No hay palabras para describir la sensación que provoca ver en la “Ciudad de los Distraídos”, a flacos niños acercándose a las mesas de bares de las peatonales pidiendo “algo para comer”. Otros se evaden con “el Paco” o con cualquier droga que les venden y si no hay dinero, lo inducen a asaltos, robos, heridos o muerte… v

…………………………………………………………………………………….

Girasol

La niña banderilla de mi paisaje santafesino

La doctora Susana Elena Dalle Mura incluyó en su libro otra versión de Banderilleros de mi paisaje, narrativa seleccionada por al Editorial Dunken para la antología titulada: ‘Lo que llega a la plaza…’ del año 2007”.

Con el título La niña banderilla de mi paisaje santafesino, describió las tareas que suelen realizar algunos niños mientras desde las avionetas hacen fumigaciones con agroquímicos. Girasol es el nombre elegido por Susana para identificar en su relato, a la niña que murió como consecuencia de tales contaminaciones ambientales en la localidad de “Las Petacas”, departamento San Martín; a diez kilómetros del límite con la provincia de Córdoba.

Distintos medios de comunicación desde la primavera de 2006, han denunciado esas fumigaciones desde la avioneta que vuela bajo y expele una nube de plaguicida, nombrada en la zona “el mosquito” que se guía por las señales humanas, generalmente niños casi adolescentes que sin protección trabajan desde que sale el sol hasta el anochecer sosteniendo una caña con una tela roja en lo alto.

Los niños banderilleros comen en el medio del campo y reciben aproximadamente veinticinco centavos por hectárea… aunque sabido es que en la provincia de Santa Fe, está vigente una ley referida a los límites en la manipulación de agroquímicos que debe ser exigido para preservar la salud humana.

La legislación nacional establece pautas precisas acerca las condiciones de higiene y seguridad requeridas para el trabajo agrario: Ley Nº 22.248 y Decreto Reglamentario Nº 564, capítulo V. Trabajo de Mujeres y Menores, art. 107: “Queda prohibido el trabajo de menores de 14 años, cualquiera fuera el índole de las tareas que se pretendiere asignarles. La prohibición precedente no regirá cuando el menor, siendo miembro de la familia del titular de la explotación, integrare con aquella el grupo de trabajo y horario de labor, permitiere su regular asistencia a la institución primaria, en caso de no haber completado dicho estudio”.

Esta advertencia de la doctora Susana Elena Dalle Mura referida al insalubre trabajo de niñas banderilleras –no sólo en “Las Petacas”…-, está directamente vinculada con lo expresado en el noveno principio de la Declaración de los Derechos del Niño y del Adolescente, “proclamada por la Asamblea General en su resolución 1386 (XIV), de 20 de noviembre de 1959” (página 119 y 122 del citado libro de Tía Leguleyo y la Banda de Educachicos:

“El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No será objeto de ningún tipo de trata.

No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada, en ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a su ocupación o empleo alguno que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral”.

El relato referido a niñas banderilleras también concuerda con lo establecido en la Convención sobre los Derechos del Niño, aceptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 20 de Noviembre del año 1989; texto ratificado mediante la ley nacional Nº 23.849 de septiembre de 1990; incorporado en la Constitución Nacional reformada en mayo de 1994 (derechos reconocidos en el inc. 22 del artículo 75 de la CN).

Con acertado criterio, en su libro que es un valioso aporte para la actualización de educadores profesionales y de asistentes comunitarios, la doctora Dalle Mura reprodujo el texto completo de lo aprobado en aquella Convención y es oportuno reiterar lo expresado en la página 138:

Artículo 32

1. Los Estados Partes reconocen el derecho del niño a estar protegido contra la explotación económica y contra el desempeño de cualquier trabajo que pueda ser peligroso o entorpecer su educación, o que sea nocivo para su salud o para el desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social.

2. Los Estados Partes adoptarán medidas legislativas, administrativas, sociales y educacionales para garantizar la aplicación del presente artículo. Con ese propósito y teniendo en cuenta las disposiciones pertinentes de otros instrumentos internacionales, los Estados Partes, en particular:

a) Fijarán una edad o edades mínimas para trabajar;

b) Dispondrán la reglamentación apropiada de los horarios y condiciones de trabajo:

c) Estipularán las penalidades u otras sanciones apropiadas para asegurar la aplicación efectiva del presente artículo.

…………………………………………………………………………………….

Se impone una pausa para releer lo escrito por la doctora Susana Dalle Mura mientras por distintos medios, se insiste en señalar a “la Argentina camino al Bicentenario” de las primeras manifestaciones de “libertad” e “independencia” expresadas en el Cabildo abierto del 25 de mayo de 1810.

Susana Dalle Mura, en su nota publicada el 7 de marzo de 2001 en la sección “Opinión” del diario “El Litoral” de Santa Fe de la Vera Cruz, provincia de Santa Fe, República Argentina, titulada “La Argentina en su laberinto” destacó las dificultades existentes para atenuar la desesperanza y recuperar los valores esenciales para una armónica convivencia y un normal desarrollo sin discriminaciones.

La Tía Leguleya (simpática e incisiva en sus análisis), un lustro después necesitó ratificar aquellas conclusiones porque como lo expresa en las páginas 22-23 y suele ser destacado por distintos medios ya en el ocaso de la primer dácada del siglo XXI, aún es evidente la irresponsabilidad en quienes conducen y en los conducidos. En la mayoría de las áreas de trabajo, la impunidad aumenta sustentada por la complicidad de quienes debieran promover valores y méritos hasta la imprescindible comprensión de que cualquier quehacer requiere aptitud, capacitación y voluntad para lograr los mejores resultados, como lógica expresión de justicia y solidaridad.

La Tía destacó “la importancia de la ley” y tras sucesivas consideraciones, se refirió al “principio de igualdad ante la ley” y a “la libertad de prensa”, en un tiempo donde el autoritarismo se manifiesta aún en los planos superiores de las pirámides gubernamentales. p.23-24

Ha sido coherente “la Tía”… cuando escribió el “Decálogo de la niñez del mundo del revés en el país Jardín de Infantes”, porque cercano el bicentenario del anuncio del propósito de liberación del colonialismo español, es como si aún en la Argentina acosada y fragmentada, estuviéramos en una etapa de EDUCACIÓN INICIAL…

Hay que tener en cuenta lo expresado por la Tía Leguleya al final de su original Decálogo:

“El milagro es posible, como es posible el cambio, si nos proponemos cambiar”.

…………………………………………………………………………………….

Edelweis y el derecho a la identidad…

La niña europea con derecho a un nombre y a una nacionalidad”.

La doctora Susana Elena Dalle Mura, en su relato titulado Edelweiss, la niña europea con derecho a un nombre y a una nacionalidad, describe las vivencias de una “hija única de padres grandes” que tenía doce años y vivía en Nüremberg, en la República Federal de Alemania.

No habrá sido por casualidad que Susana Dalle Mura haya elegido ese nombre para su personaje, porque Edelweis es el nombre de la flor nacional de Suiza (Leontopodium Alpinum); en realidad un conjunto de diminutas florecillas que han evolucionado hasta crecer agrupadas para sobrevivir; nombre de origen griego que significa para unos “pie de león de los Alpes” -que sugiere fuerza y resistencia-; para otros “estrella de plata” o “nobleza blanca” o “flor de las Nieves”, también reconocida como símbolo de la protección de la Naturaleza, de la Pureza y la Inmortalidad y considerada la reina de las flores en los Alpes

Tampoco ha sido casual que Susana Dalle Mura haya situado temporalmente su relato en el período del autodenominado proceso de reorganización nacional, cuando enfrentados los ejércitos revolucionarios populares y las fuerzas armadas nacionales, hubo heridos, muertos, desparecidos, madres embarazadas en cautiverio y recién nacidos entregados sin identificación, entregados a personas de distintas edades y residentes en diversos países.

Describe la Tía Leguleya las experiencias que determinaron su necesidad de comprobar su verdadera identidad, su emoción al saber que podría conversar con sus abuelas maternas y que con la abuela María recordarían el diálogo “vía Messenger”, cuando ella le contó la leyenda de la flor del ceibo -o seibo, seíbo o bucaré-; la flor nacional de la Argentina con celebraciones el 22 de noviembre de cada año, también el Día de la Música…

Susana Dalle Mura, incluyó en su libro la leyenda de la cautiva indiecita Anahí!… condenada a morir en la hoguera, atada a un árbol y misteriosamente transformada en un árbol con ramilletes de aterciopeladas flores rojas que según los duendes, cada una parece un originalísimo “gorro frigio”…

Es interesante saber que la leyenda de Edelweis relata las peripecias de los hombres europeos que tenían que probar su amor ascendiendo por las altas cumbres alpinas entre julio y septiembre -tiempo de verano en el hemisferio norte y también de nevadas en algunas latitudes-, hasta aproximadamente dos mil metros de altura para poder conseguir alguna de esas blancas flores y luego entregarla a su amada como testimonio de coraje y fortaleza…

…………………………………………………………………………………….

“Epílogo”

Finalmente la doctora Susana Dalle Mura, con el título d. Epílogo, alude a la evolución continua en las comunicaciones sociales; a los beneficios y perjuicios de las redes virtuales donde son evidentes los contrastes culturales, las tendencias a promover excesivo consumo de bienes con notables riesgos económicos y de supervivencia.

En la parte “III – Las canciones de Tía Leguleya la Banda Educachicos”, Susana Dalle Mura incluyó:

1. Canción de la Tía Leguleyo. / 2. Canción de todos los niños del mundo.

3. Canción de un niño japonés / 4. Canción de un niño sudafricano En homenaje a Nelson Mandela.

5. Canción de un niño esquimal. / 6. Canción de un niño soldado. / 7. Canción de un niño musulmán. / 8 Canción de un niño europeo.

9. y 10 Canción de un niño del MERCOSUR. (Castellano-portugués)

11. Salsa de un niño caribeño. / 12. Canción de un niño chino. / 13. Canción de un niño africano. / 14. Canción de un niño trabajador.

15. Canción de la paz. / 16. Canción de los girasoles.

…………………………………………………………………………………….

Coraje y fortaleza… son atributos esenciales para llegar a desempeñar un oficio o profesión entre las coordenadas de la vocación y la misión, en un contexto de compromiso y solidaridad.

Tras una relectura de “Los derechos del niño en la actualidad. Historia de Girasoles” se perciben las insoslayables señales que Susana Elena Dalle Mura, estudiosa y perseverante, logra transmitir aún en las entrelíneas, en los puntos suspensivos.

Celebro haber empezado a conocerla a fines de la década del ’80 en el legendario Centromultimedios “Biblioteca de la Legislatura de Santa Fe” y una vez más, elogio su fecunda siembra…

Nidia Orbea Álvarez de Fontanini

ACTIVIDADES – Sugerencias…

Las siguientes actividades, son simplemente algunas que el docente podría proponer.

Para el  nivel medio o terciario:

1. Pensar por qué se eligió cada una de las frases en negrita que acompaña los doce cuentos y proponer otra del mismo cuento o de creación libre del lector.

2. Proponer un nuevo título y subtítulo para cada historia.

3. En el libro se hallan por lo menos tres historias subsumidas en otra.

Elegir una de ellas y escribir una nueva  -dentro de la otra historia-, tal como lo hizo la autora.

a. Escribir  diferentes finales  para cada cuento. Fundamentar el cambio.

b. Escribir un guión de teatro y después dramatizarlo para un acto escolar o en cualquiera otra oportunidad.

c. Pensar qué música podría acompañar cada historia y fundamentar la elección.

Por ejemplo para el niño soldado, las canciones: “Sólo le pido a Dios” de León Gieco o “Niño Soldado (Letra y música: Manolo Almeida / Ska-P – “Que corra la voz”) y comparar las letras de esa canción y la del libro.

d. Realizar un dibujo por cada cuento que complete la falta de imágenes del texto y que represente el tema tratado.

e. Leer y debatir  los decálogos del libro.

f. Leer en  la Constitución Nacional  los derechos relativos a la infancia y la adolescencia.

g. Leer los derechos enunciados en el Título II de la Ley de Protección de la Niña, Niño y del Adolescente y enumerar ejemplos concretos del mundo de la vida que demuestren su falta de operatividad en la sociedad globalizada.

h. Redactar una carta dirigida a quien correspondiera, solicitando medidas concretas sobre alguno de los derechos vulnerados (carta de lectores de un diario, funcionario o cualquiera otra autoridad)

4. Sintetizar una historia, en no más de 30 líneas y relatarla en clase a los compañeros.

5. Buscar en  las páginas web consignadas  la información brindada y actualizarla. ¿…?

6. Investigar  otras legislaciones respecto a los Derechos del Niño y del Adolescente y compararlas. Por ejemplo en el MERCOSUR o en la Unión Europea.

7. Requerir distintas opiniones sobre el derecho de la minoridad y compararlas. Puede ser por la técnica de la entrevista, reportaje, búsqueda en  diarios, libros, Internet, etc.

8. Analizar los avances en materia legislativa sobre  los derechos del niño en la provincia, el país y en el mundo.

9. a. Investigar que otras violaciones a los derechos de la infancia existen a nivel mundial y no están consignadas en el libro.

b. Buscar películas que hablen del tema  de la minoridad en la comunidad internacional  y realizar actividades para su análisis y debate. Por ejemplo: Crónica de un niño solo de Leonardo Favio .

c. Provocar una discusión sobre algunos de los temas tratados en el libro donde se puedan  escuchar las diferentes posturas críticas  de los alumnos ante la violación de los derechos del niño.

d. Comparar esas violaciones con las que suceden o sucedieron en nuestro  país en algún momento histórico determinado. Por ejemplo la época de Rosas y la muerte de Camila  O’Gorman con la de los desaparecidos.

e. Producir un programa de radio o de televisión sobre la base de información recolectada mediante reportajes, entrevistas, investigación, etc.

f. Ser periodista por un día y escribir un artículo para el periódico local o la Revista Escolar  sobre el tema.

10. Ser legislador por un día y promover  reformas tanto a nivel internacional como  nacional en la legislación de la minoridad. Formular propuestas concretas y fundamentarlas.

Para  el nivel primario:

1. Cantar o leer las canciones y buscar los significados en el diccionario de las palabras desconocidas.

2. Sustituir algunas por sinónimos o antónimos.

3. a. Dibujar o pintar  lo sugerido en la Canción (en cuaderno, láminas, afiches, uso de recortes…)

b. Con fotos de revistas y/o diarios: colocar el título  que represente la imagen  y escribir un  breve párrafo de no más de veinte palabras que explique lo observado.

4. Buscar ejemplos de la realidad que se identifiquen con la cotidianeidad  del niño. Por ejemplo: Derecho  a  alimentarme con  comida  nutritiva para mi crecimiento y alejarme de la  comida chatarra.

5. Difundir durante los actos escolares algunas experiencias realizadas en el aula.. (Generalmente es lo concreto cuando se evalúa el programa pertinentes. Sugiero que propongas [En un acto escolar para su mayor difusión que se traten  los derechos del niño con material producido en clase.]

6. Redactar sobre algunos de los  derechos  y los deberes enunciados en los decálogos.

7. Proponer juegos donde estén involucrados los derechos del niño. Completar una grilla o una oración. Crucigramas. Verdadero o falso. Sopa de letras. Darles la respuesta y encontrar la pregunta adecuada. Relacionar con flechas conceptos u oraciones. Completar la palabra. Llenar los espacios en blanco de un texto o una oración.

Por ejemplo: en una caja se colocan en papeles  todos  los derechos del niño. Cada alumno que pasa al frente saca un papel y debe hacer  mímica sobre el derecho que le corresponde representar  y los demás adivinarlos. Gana el grupo o el alumno que más veces adivina…

8. Elaborar un  poema sobre los derechos  estudiados. Para facilitarles la tarea se les puede dar una o varias  ayudas. El  derecho a estudiar… El derecho a cantar…

9. Escribir cartas o mails a  alumnos de escuelas cercanas o de distintas localidades, contando lo aprendido tras la lectura del libro.

10. Imaginar y programar actos comunitarios para beneficiar a los niños que estén en condiciones más desfavorables. Por ejemplo: donar juguetes, ropa, etc. y entregarlos en las escuelas con menores recursos.

* * * * * * * *

i Vínculo familiar: Malaquías Méndez (n. 1859), fue periodista, es considerado el primer novelista santafesino. Amigo del rinconero Domingo Guzmán Silva, casi autodidacto, periodista y educador (décadas después presidente del Consejo General de Educación) Malaquías aproximadamente a los veinte años, con el propósito de mejorar su estado de salud porque padecía asma, decidió radicarse en la cercana Helvecia (departamento Garay). Allí escribió Una tumba en la selva. Regresó a la capital santafesina, siguió trabajando como periodista y escribió Lucía Miranda. En las actas del Senado han quedado las señales de su escritura sensible… Falleció cinco años después, en 1897.

ii Marity fue una excelente MAESTRA. Durante las clases dedicaba algunos minutos para comentar sus vivencias. Nombraba a su novio Mario Cibils. Lo conocimos cuando le acercamos a su hogar un regalo en el día de la Maestra. Supimos después que se habían casado. Si aún emociona nombrarla, más aún es conmovedor estar evocando sus generosas actitudes. En aquel tiempo, no se hablaba de los Derechos de los Niños y era evidente el respeto entre las personas, actitudes que años tras año están declinando en algunos sectores sociales, comportamientos que ineludiblemente es necesario revertir para atenuar el caos… LAS MAESTRAS ERAN PREDICADORAS, PORQUE NO SÓLO EXPRESABAN RECOMENDACIONES; APRENDÍAMOS A SER MEJORES PERSONAS, ADMIRANDO SUS EJEMPLARES ACTITUDES.

iii “Para ‘la pandilla’ de los afortunados descendientes de Nidia Orbea y Eduardo Fontanini, con estima y respeto, en reconocimiento de su amistad. Susana Elena Dalle Mura / Santa Fe, 23 de febrero de 2009.

iv Agrego en la primavera de 2009, lo expresado en un mensaje electrónico del diputado provincial Marcelo Gastaldi: “En el marco de la edición 2009 del programa “Pido la Palabra – Diputados por un día”, del que participan alumnos de escuelas de nivel secundario del departamento La Capital, el próximo 13 de octubre, desde las 15, se llevará adelante la experiencia en el recinto de la Cámara de Diputados, donde los estudiantes sesionarán y debatirán los proyectos elaborados a lo largo del ciclo. / El autor de la iniciativa, el diputado provincial Marcelo Gastaldi, recordó que “en la sesión especial se abordará el debate y votación de los proyectos, que en este caso están relacionados con el tema “Erradicación del Trabajo Infantil”. / La continuidad del programa en el departamento La Capital se llevó a cabo con alumnos de los siguientes establecimientos: Escuela de Enseñanza Media N° 331 Almirante Brown; Escuela de Enseñanza Media N° 264 Constituyentes; Escuela Particular Incorporada de Nivel Secundario Sagrada Familia, y el colegio San Ezequiel Moreno [Agustinos Recoletos], todos de la ciudad de Santa Fe; la Escuela de Enseñanza Media Nº 340, República del Perú, de Santo Tomé, y la Escuela Técnica Nº 658 [Mariquita] Sánchez de Thompson, de la ciudad de Rincón.” (sic) [Comuna de San José del Rincón.]

v Durante el otoño elaboré esta propuesta de lectura tendiente al análisis de la situación actual de la niñez y adolescencia; con el propósito de solicitar al señor Jorge Rinaldi, Director General del ICAP (Instituto de Capacitación Parlamentaria) como en años anteriores, que contemplara la posibilidad de entregar las pertinentes carpetas y un c.d. a las autoridades de las escuelas participantes. Se impuso una pausa por causas imprevisibles. / El 9 de octubre de 2009, recibí otro mensaje del diputado provincial Marcelo Gastaldi -vinculado al Instituto del Paraná con sede en Rosario y en la capital entrerriana-, con más información referida a proyectos y actividades en el contexto de los “servicios” de la Legislatura santafesina. Reitero los primeros párrafos: En el marco de la edición 2009 del programa “Pido la Palabra – Diputados por un día”, del que participan alumnos de escuelas de nivel secundario del departamento La Capital, el próximo 13 de octubre, desde las 15, se llevará adelante la experiencia en el recinto de la Cámara de Diputados, donde los estudiantes sesionarán y debatirán los proyectos elaborados a lo largo del ciclo. / El autor de la iniciativa, el diputado provincial Marcelo Gastaldi, recordó que “en la sesión especial se abordará el debate y votación de los proyectos, que en este caso están relacionados con el tema “Erradicación del Trabajo Infantil”. / La continuidad del programa en el departamento La Capital se llevó a cabo con alumnos de los siguientes establecimientos: Escuela de Enseñanza Media N° 331 Almirante Brown; Escuela de Enseñanza Media N° 264 Constituyentes; Escuela Particular Incorporada de Nivel Secundario Sagrada Familia, y el colegio San Ezequiel Moreno, todos de la ciudad de Santa Fe; la Escuela de Enseñanza Media Nº 340, República del Perú, de Santo Tomé, y la Escuela Técnica Nº 658 Sánchez de Thompson, de la ciudad de Rincón.