FÚTBOL y LITERATURA

Un deporte es educativo cuando permite el desarrollo de sus aptitudes motrices y psicomotrices, en relación a los aspectos afectivos, cognitivos y sociales de su personalidad.”

Dr. Jean Le Boulch, francés.

El deporte educativo” – 1999

FÚTBOL y LITERATURA…

Perdura el entusiasmo para impulsar diversas actividades desde el servicio de educación por el arte iniciado en el siglo XX, a principios de la década del ’60 al desarrollar sucesivos programas tendientes a la educación permanente.

NOVIEMBRE: MES DE LAS ARTES y DE LA SOBERANÍA

Esta semana en la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz, después de varios lustros de abandono hay logrado proponer un recorrido por LA ESTACIÓN DE LOS LIBROS, en el amplio espacio donde aún son evocados los encuentros y las despedidas cuando se detenían la locomotora y las personas procedentes de distintas latitudes bajaban de los vagones. Miradas, sonrisas, lágrimas…

Observé en diversos anaqueles, obras del periodista e historiador OSVALDO BAYER y rememoré sucesivas lecturas, interesantes diálogos con su amigo GASTÓN GORI, el doctor Pedro Raúl Marangoni nacido en Esperanza el 17 de noviembre de 1915. ¡Maestro!¡el Patriarca de los Pájaros!

Abogado egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Litoral, escritor, miembro correspondiente de la Academia Argentina de Letras, Ciudadano Ilustre de Esperanza y de Santa Fe de la Vera Cruz, Premio “Juan de Garay” otorgado por el gobierno de la provincia de Santa Fe, proclamado Ciudadano de Honor en el Congreso Nacional…

Percibo vestigios de las vibraciones durante la primavera de 2006, en la casi legendaria Carpa “Gastón Gori” de la última “feria del libro” realizada en el denominado “predio de exposiciones” de la municipalidad de la capital santafesina donde fueron alojados los inundados…

Evoco sucesivos diálogos y el momento del ingreso de la doctora GRISELDA TESSIO, hija del ex gobernador doctor ALDO EMILIO TESSIO (1963-1966), cuando ya algunas personas sabíamos que podía ser candidata a vicegobernadora.

Se aceleran los latidos cuando recuerdo la llegada de Osvaldo Bayer con MÓNICA MARANGONI CAMPANA… “¡la niña de mis ojos!” solía decir Gastón sonriendo… hasta que inició su Último Vuelo el 17 de noviembre de 2004.

No es casual que en este momento aceleradamente pulse las teclas para dejar estas señales que servirán para elaborar oportunas claves.

……………………………………………………………………………………

Ecos desde México: “El Fútbol es un arte”.

Durante el otoño de 2004, desde Xalapa (Veracruz, México) difundieron lo expresado por el destacado escritor y músico Alain Derbez: i

El Fútbol es un arte

“El Fútbol… es un tema que nos ocupa cotidianamente y que los hacedores de la información y del quehacer cultural no habían atendido con tanta civilidad como hoy empieza a manifestarse. Algunos narradores importantes en Latinoamérica y en Europa han tenido el Fútbol como pretexto.

Lo interesante y atractivo es que haya futbolistas o ex futbolistas que también se den cuenta de que la literatura es una opción.

Dijo que no hay muchos casos de seres pensantes y críticos dentro de las canchas, pero los pocos que hay son ejemplares y eso es lo que habría que destacar, de ello citó como ejemplo al futbolista argentino Jorge Alberto Valdano que ha tenido incursiones en la literatura y cuyas opiniones van más allá de la cancha o del vestidor.” Subrayado aquí

“A pesar de todas las cargas negativas que puede tener en cuanto a espectáculo enajenante, el Fútbol sigue siendo algo que convoca a congregarnos. Si la guerrilla, la política o cierta visión de la realidad son temas para la literatura, para incidir críticamente en ella, entonces el Fútbol también lo es y de manera importantísima.”

“Los que destacan en el Fútbol, como Pelé, son como muchos artistas y músicos que tienen eso que llaman intuición o ‘sincronicidad’.

En el Jazz, por ejemplo, cuando te oxigenas mucho tocando el saxofón entras en un lenguaje colectivo con tus compañeros, en el que sabes que algo va a pasar y ya estás preparado para que pase, para seguir siendo no contingente ante la situación”.

En el Fútbol… las grandes figuras son aquellas que, desde su capacidad individual, saben participar en la colectividad, e incidir en ella en el momento exacto. En ese sentido es que puede ser una forma de arte, como lo puede ser el ballet o la gimnasia.”

……………………………………………………………………………….

Osvaldo Bayer: “El fútbol es un deporte socialista”…

Desde la red de redes, el martes 27 de octubre de 2009 con el título “El fútbol es un deporte socialista”, en el diario “Página/12” de la ciudad de Rosario, destacaron:

Como historiador, periodista y escritor, a lo largo de su admirable carrera Osvaldo Bayer se ocupó por recuperar la historia de ‘los más débiles’, de los ‘olvidados’. Sobre eso acostumbra a disertar en diferentes ámbitos académicos o donde lo inviten al autor de La Patagonia Rebelde, salvo que la convocatoria llegue de parte de la secretaría de Cultura de Central, donde a Bayer, por sobre todas las cosas, se los rescata por su condición de ‘canaya’.

‘Cuando vi jugar a Central por primera vez no dudé en hacerme simpatizante canaya por lo popular de su hinchada’, afirmó Bayer ante un auditorio colmado y que lo recibió con caluroso aplauso.

‘No saben lo que significa esto para mí, es como tocar el cielo con las manos. Ver allí al Negro Fontonarrosa, tan hermosa persona. Es muy lindo estar en esta casa tan popular y donde hay gente que está pensando en abrir una biblioteca, porque no todo es fútbol y resultado’, valoró el historiador al ser recibido por más de un centenar de simpatizantes canayas, en charla moderada por el editor de Rosario/12, Pablo Feldman.

‘Si ustedes vieran qué lindo era el fútbol antes. Jugaban caminando, era hermoso, y nadie se vendía de camiseta. Los equipos formaban igual durante años. Yo no entiendo cómo ahora el jugador se va al Manchester, a un país donde no conoce ni el idioma, a cambio de un millón de dólares. Pero sí aquí le pagan muy bien, y pueden jugar para el pueblo que los ama’, se planteó el autor de Fútbol Argentino.”

……………………………………………………………………………….

“…el escritor debió confesar su efímera y frustrante experiencia con el deporte. ‘Nunca me elegían para jugar. Una vez tuvimos un desafío con los de la calle Manuel Pedraza. A nosotros nos faltaba uno y el capitán en un momento me hizo seña para que entre a jugar, en el arco. Empezó el partido y uno de ellos se marea a todos, me pega un taponazo, como se decía, pateó, la pelota me pegó en las manos, luego en la frente y entró. Iban 20 segundos. El capitán me mira y empieza a venir hacia mí, y como se dice en lunfardo, me rajé. Nunca corrí tanto en mi vida, y no me alcanzó. Pero me dijo el peor insulto que me podía decir. Me gritó ‘alemán culo de pan’. No se lo perdoné jamás. Esa fue la única vez que jugué el fútbol”.

“Después escribí, resentido, el libro Fútbol Argentino. El fútbol es un arte, es hermoso ver cómo hacen las jugadas. Es un deporte socialista, donde todos deben ayudar un poco para lograr la victoria.

Yo era de Colón, pero no jugaba en Primera, de manera que cuando se inauguró el estadio de River, que estaba a siete cuadras de mi casa, fui a la cancha a ver a Central y me quedé con ese equipo”…

………………………………………………………………………………

* * * * * * * *

“El Fútbol es ARTE y CIENCIA”…

Casi a fines del siglo veinte, Gustavo Laborde -corresponsal del Servicio Informativo Iberoamericano de la OEI- desde Montevideo, capital de la República Oriental del Uruguay destacó lo expresado por el Dr. Edgardo Rienzi, uruguayo que “realizó una investigación deportóloga durante la Copa América Uruguay 95. Sus ‘conejillos de indias’ fueron jugadores de la talla de Gabriel Batistuta, Carlos Valderrama, Enzo Francescoli, Roberto Carlos, Faustino Asprilla y Marco Antonio Etcheverry”. ii

El fútbol es un arte, pero también una ciencia”.

“La principal conclusión a la que llega la investigación es que en el fútbol hay una estrecha vinculación entre la conformación física del jugador y el puesto en el que se desempeña. Esto se determinó en función de dos categorías de análisis: la morfológica y la de prestación física. Los índices de la primera categoría se obtuvieron a través de 45 mediciones antropométricas realizadas a 110 de los 220 jugadores que participaron en el torneo. A 22 jugadores de Uruguay, 22 de Argentina, 14 de Colombia, 20 de Bolivia, 10 de Paraguay y 22 de Ecuador les fueron medidos, entre otros atributos, el contenido graso de sus pliegues cutáneos, el diámetro óseo y el perímetro muscular, a fin de determinar sus proporciones corporales. El estudio sobre la prestación física se hizo a través de la filmación del futbolista durante todo el partido. Esa cinta luego se sometió a un análisis en el que se discriminaron las distintas actividades desempeñadas por el deportista.

Según este estudio, los futbolistas más trabajadores son los que se desempeñan en los puestos centrales de la cancha. El promedio de distancia recorrida por un jugador durante todo el partido es de 8 kilómetros 800 metros. Pero un centrocampista -que en el fútbol sudamericano cumple la función de enlace entre la defensa y el ataque- alcanza fácilmente a los 10 kilómetros. Los que actúan en este puesto no se caracterizan por los piques veloces, pero son los de mayor despliegue aeróbico, ya que están casi permanentemente en movimiento. Estos individuos, físicamente, tienen una conformación bastante magra, aunque no tanto como la de otros compañeros que cumplen funciones tácticas diferentes.

La evidencia recogida por los investigadores determinó que los deportistas con menos volumen de tejido adiposo son los que recorren los laterales de la cancha, ya sea en la función de defensa -modernamente llamados carrileros-, como los que se proyectan al ataque, los tradicionales punteros. Precisamente son los que militan en este puesto los que cubren la menor distancia con un promedio de 7 kilómetros. Sin embargo, como se puede observar en los registros de video, se caracterizan por la explosión aeróbica, por sus veloces piques. ‘Son los más magros de todos y tienen, en proporción a su cuerpo, las piernas más largas que el tronco’, comentó Rienzi. ‘El tejido adiposo es un peso muerto extra que deben trasladar. Si no lo tienen es porque están bien entrenados y, al estar en mejores condiciones, pueden optimizar su rendimiento’. La particularidad de los hombres de área es otra. Tanto atacantes como defensas -golero, defensor central y centro delantero- son individuos cuya supremacía está dada por el tamaño, sobre todo de su tronco. Según el científico ‘son jugadores que, por su tarea táctica, la prevalencia en el contacto físico es más importante que la velocidad. Son grandes pero menos magros’.

Los más singulares de todos son los volantes de creación, los cerebros del equipo, los típicos número 10. Son los más gorditos de todos, sus piernas, en relación al tronco, son más bien cortas y no son de gran talla. ‘Es algo que se condice con la realidad. Basta ver a Diego Maradona, a Romario de Souza, a Carlos Valderrama o Pablo Bengoechea para comprobarlo. En este puesto, los aspectos que priman sobre el físico son la técnica y la inteligencia. Maradona nunca tuvo un cuerpo privilegiado de deportista, pero fue el más exitoso’…”

…….………………………………………………………………………….

Ayer llegó Carlitos… ¡el MAESTRO, DIRECTOR, COOPERADOR!… iii

Una vez más nos congregó la pedagogía científica revelada por la talentosa doctora María Montessori en 1906… y hablamos de barriletes, ¡de pájaros en el aire!…

Como decía el titiritero poeta José Bartolomé Pedroni,

DEPORTES y EDUCACIÓN PERMANENTE…

Si nos proponemos avanzar hacia la educación permanente del ser humano es imprescindible reflexionar sobre la persona, sus posibilidades de expresión, de movimiento y de evolución. “Mens sana in corpore sanum” -mente sana en cuerpo sano- es el aforismo repetido por sucesivas generaciones y en las últimas décadas, en sentido inverso es frecuente escuchar que un cuerpo sano es casi elemental para una mente sana.

Ángel Ramos -presidente de la asociación civil “Ciencias del Movimiento Humano” con sede en la ciudad de Buenos Aires, en el discurso pronunciado en julio de 2004 al constituirse esa institución, aludió al filósofo racionalista holandés Baruch Spinoza (1632-1677) y a su interrogante: iv

“…‘si la realidad se compone de dos sustancias opuestas, una mental y una material, es decir la mente y el cuerpo, ¿cómo puede la mente desplazar el cuerpo en el espacio?…”

Ángel Ramos también aludió a Jean Le Boulch, nacido el 28 de enero de 1924 en Brest (capital de Bretagne, Francia), maestro, destacado atleta y jugador de baloncesto que dedicó la mayor parte de su tiempo libre a avanzar en sucesivas investigaciones acerca de la Educación Física; fallecido el 27 de mayo de 2001 a los setenta y siete años de edad, mientras estaba trabajando en “su biblioteca”…

Dijo Ramos:

“…Jean Le Boulch, francés, graduado en Educación Física, Medicina y Psicología, postula en su ensayo la necesidad del rechazo de todo presupuesto filosófico”…

“Con su propuesta  sienta las bases para una nueva ciencia, la ‘ciencia del movimiento humano’.

En relación con lo expuesto es adecuada la reflexión de Platón, ‘todo está en constante cambio, nada es’.  Esto nos permite dimensionar el concepto con toda la  riqueza y majestuosidad manifiesta que conlleva, y afirmar  que en su unidad se fusionan sus componentes helicoidalmente, que su manifestación es la belleza, que  el producto es  la totalidad, la unidad humana en movimiento: una de las  más imponentes creaciones de la naturaleza.”

………………………………………………………………………………..

Desde su punto de vista en el siglo XXI, es necesario intentar la confluencia de propuestas tendientes a “una reelaboración o reconceptualización del ser humano en el ámbito educacional, social y científico.

Es necesario  que las ciencias tengan como objetivo el desarrollo en espiral de su creador, para comenzar un nuevo camino de ensayos en el que éste sea conceptualizado como una unidad en su esencia dialéctica y así recuperar el protagonismo del hombre como eje de todo esfuerzo humano para  evolucionar, y en este sentido, al referirme a todo esfuerzo humano me refiero a la humanidad y al aplicar el término de humanidad no aislado de su concepto nos lleva a la generalidad de la Especie Humana.

Finalizando y orientando el  planteo al área de la educación física, actividad física, el ejercicio y el movimiento humano, como un ejemplo claro y concreto que éstos no sean simplemente una acción compensadora, sino un componente esencial en la evolución en espiral del hombre”.

………………………………………………………………………………..

Rememoro otras señales del filósofo holandés Baruch Spinoza que han traducido así al idioma castellano: v

He procurado diligentemente no reírme de las acciones humanas,

Ni llorarlas, ni abominar de ellas, sino comprenderlas.”

Nada es tan útil al hombre que el hombre

* * * * * * * * *

Valor educativo del DEPORTE…

El francés Jean Le Boulch ha insistido en que “lo educativo es lo conformador de la personalidad del alumno. Lo referimos siempre a la optimización en la configuración cognitiva del alumno, en línea con las teorías de la Escuela Nueva”. vi

… “un deporte es educativo cuando permite el desarrollo de sus aptitudes motrices y psicomotrices, en relación a los aspectos afectivos, cognitivos y sociales de su personalidad”.

“Lo educativo del deporte no puede estar fundado en base a una determinada ideología, sino hacerlo a través de unos fundamentos filosóficos que contengan como referencia los valores humanos de autonomía y libertad. A partir de ellos, se debe construir un sistema capaz de superar cualquier marco ideológico coyuntural”…

“…Meinel y Schnabel (1988) proponen: ‘El efecto de la actividad deportiva sobre el ser humano es la contribución decisiva y constituyente para el desarrollo de una personalidad multifacética’. Por lo tanto, la actividad deportiva del ser humano accederá a niveles educativos siempre que en su realización conlleve la necesidad y la responsabilidad de referencia hacia la persona que realiza esa actividad, no sobre el posible resultado. No puede estar fundamentada en ideologías que condicionan toda la práctica, conduciéndola hacia fines que serán siempre coyunturales, sino que debe basarse en la ciencia para configurar un tipo de práctica que comprometa íntegramente a la personalidad del deportista, que es un objetivo intemporal y prioritario.”

………………………………………………………………………………..

Valores educativos del fútbol

Es necesaria esta pausa para señalar una vez más, los auténticos valores del fútbol en torno a los valores humanos en un contexto de autoestima, libertad, responsabilidad y confraternidad. vii

El fútbol como deporte requiere un trabajo en equipo, promoviendo el desarrollo de diversas habilidades y destrezas personales, estimulando el compañerismo, la responsabilidad y el mutuo respeto a los fines de lograr eficientes resultados.

Mediante un adecuado uso del tiempo libre, los valores inculcados desde la niñez mediante las prácticas de fútbol inciden en la formación personal desde el momento en que es imprescindible admitir los límites entre los sueños y las posibilidades, entre el deseo y las potencialidades.

Entre los valores educativos del fútbol son insoslayables los pertinentes a la higiene y cuidado de la salud. Cada jugador debe estar bien alimentado evitando cualquier tipo de adicción -alcoholismo, tabaquismo, drogadicción- y debe ser consciente de que mientras avanza hacia distintas posiciones en el campo de juego y cuando corre soporta un creciente desgaste de energías que exige prudentes actitudes.

La práctica del fútbol en distintas latitudes origina solidarias integraciones sin absurdas exclusiones.

Observaciones acerca de las prácticas en las escuelas…

El profesor barcelonés Francisco Seirul-lo Vargas ha expresado que “el deporte que se hace en el medio escolar no es educativo. No es una práctica conformadora, sino deformadora de la personalidad del practicante, pues sólo estimula algunos aspectos puntuales y, por lo tanto, deforma la homogeneidad que debe sugerir toda actividad educativa.

El deporte escolar se presenta como un modelo reducido del macromodelo deportivo, y antesala de éste. En sus sesiones se enseñan las técnicas y tácticas que en las prácticas de los profesionales están vigentes, y ello no sería malo, si esto no fuera el fin educativo que se enarbola como justificación de las mismas.

Se elaboran mini-deportes que en su origen son adaptaciones, teniendo en cuenta elementos morfo-funcionales de los principiantes, pero en la realidad son las mismas formas y finalidades que el deporte-grande.

Estas adaptaciones del reglamento, atendiendo a los parámetros indicados, son del todo insuficientes para construir modelos dirigidos hacia la persona, no al deporte, Pero aún así, no son mayoritariamente aceptadas en la iniciación, por tener grandes problemas de transferencias posteriores al modelo dominante, lo que pone más aun en evidencia su validez, aumentando el desconcierto pedagógico que generan esas prácticas. Por otro lado, el profesional que practica un deporte dispone de todo el tiempo necesario para entrenarse y poder competir, mientras que el tiempo dedicado al deporte escolar es, a todas luces, insuficiente para asimilar toda esa cantidad de cosas, para aprender, del modelo profesionalizado. Vienen las prisas y aquello de que el fin justifica los medios, realizándose prácticas injustificables desde cualquier perspectiva pedagógica, desatendiendo incluso las mínimas condiciones exigibles a una práctica con seres inteligentes. Esta práctica no sólo es inadecuada sino también incongruente, pues se aplica en forma indiscriminada a todos los alumnos de la clase, incluso al total de los escolares de esa institución docente, cuando sólo con mucha suerte tres o cuatro alumnos, en el mejor de los casos, podrán realizar el deporte a nivel competitivo que se les enseñó de esta forma, para ese fin. Los entrenadores se lamentan del nivel de abandono de la práctica deportiva cuando los alumnos tienen cierta edad, y lo atribuyen a los estudios, a las compañías, a cualquier cuestión, evitando las personales de falta de competencia y atracción por la actividad, que según Marc Durand (1988) son las principales causas del abandono”… (…)

El entorno familiar…

Pero aún hay otra parte implicada, y que influye de modo fundamental en la competición, la familia del deportista. En estas edades, el entorno familiar es decisorio para la permanencia en la competición. Desde la familia que se empeña y ven a su hijo campeón, atosigando a su entrenador, colegio, y al mismo protagonista, hasta aquella que tiene organizado el fin de semana, ignorando, o dando otras opciones, en la mayoría de los casos coyunturales, al interés del niño deportista. Tanto una situación como la otra son límites, pero habituales, y las intermedias, por neutras, tampoco satisfacen y acomodan el entorno del deportista. Esta situación de intereses encontrados desvirtúa la competición y la irracionalidad se apodera de la misma, haciéndola insostenible, pues no hay una compatibilidad entra la práctica y la competición, no existe un modelo pedagógico de la práctica que se vea reflejado en unas condiciones pedagógicas de su momento competitivo. Y aunque reconocemos que algunas instituciones intentan lograr un clima más educativo en los planteamientos pedagógicos de sus competiciones, no se encuentran con el entorno favorable para reconducir el deporte escolar, por falta de incomprensión de los demás estamentos implicados, que se sienten agredidos en sus intereses, y desposeídos de sus competencias. Por todo ello creemos necesario modificar totalmente las condiciones del deporte escolar, con las propuestas que a continuación sucintamente exponemos.”

Deporte Escolar Educativo…

Francisco Seirul-lo Vargas, enunció diversas propuestas básicas para un DEPORTE ESCOLAR EDUCATIVO:

La primera propuesta es previa a todas, y consiste en desvincular la ‘Práctica Deportiva Escolar’ (P.D.E.) -la de aquellos alumnos que en determinada edad presentan talento para una especialidad deportiva- de la ‘Práctica Escolar Deportiva’ (P.E.D.) del resto de alumnos que no disponen de este talento.

Debemos secuenciar estas dos prácticas. La Práctica Escolar Deportiva (P.E.D.) es común a todos y previa a la otra práctica especializada. Debe permitir la educación de toda la población escolar, y orientar a los que tienen talento hacia una posible especialización, pero también permite la práctica del resto de los niños/as. En un momento dado, las dos prácticas llevarán caminos distintos. El escolar con talento realizará los dos tipos de prácticas mientras pueda; el resto, sólo la no específica (P.D.E.). El momento de esta separación estará sujeta a criterios objetivos como: grado de desarrollo biológico, entorno del deportista, afinidad psicológica con la pretendida especialidad, evaluación objetiva de los aprendizajes específicos, componentes cognitivos, etc. Como vemos, todos ellos, referidos al sujeto, que es el protagonista, el deporte será sencillamente el decorado y la especialidad el argumento, las instituciones no deben de aparecer en esta obra.”
La “Práctica Escolar Deportiva” (P.E.D.) y sus condiciones para la competición
Es fundamental separar la Práctica Escolar Deportiva (P.E.D.) de cualquier tipo de ideología recurrente, para ello, es necesario desvincularla del estatismo institucional ya establecido, que siempre transmitirá su ideología. Para ello, proponemos los siguientes criterios:

-Incluirla dentro del horario escolar y con tiempo suficiente.

-En instalaciones no necesariamente reglamentarias, ya poder ser dentro de la propia institución escolar, o en colindantes.

-Cada sujeto competir en el mayor número de especialidades institucionalizadas y no institucionalizadas.

-Modificar según criterios pedagógicos las reglas del deporte, que no deben desvirtuar su esencia, y sobre todo su normativa de competición.

-Implicar a la familia en labores de organización, gestión y arbitraje.

-Relacionarla con otras manifestaciones competitivo-culturales de otras materias escolares.

-Eliminar de ella todos los elementos que la identifiquen con los deportes institucionalizados, uniformes, jueces y árbitros federados, clasificaciones convencionales, categorías de los contendientes atendiendo sólo a la edad, instrumentos reglamentarios, trofeos y distinciones tradicionales, etc.
La competición así construida logrará los objetivos pedagógicos dirigidos al sujeto, para configurar su personalidad agónica, satisfaciendo sus necesidades individuales.

La ‘Práctica Escolar Deportiva’ (P.E.D.) y sus condiciones de entrenamiento

Aunque decimos condiciones de entrenamiento utilizando terminología clásica, son realmente las connotaciones que debe tener en cuenta el entrenador durante las prácticas de cada día, con el objeto de crear en ellas un ambiente y unos objetivos pedagógicos compatibles con las condiciones que se logran en la referida competición.

Las sesiones, para obtener una adecuación individualizada a la competición, deben equilibrar el componente agón con los componentes ludus y eras, para poder construir tareas que permitan al deportista conformar su personalidad. Para ello, el entrenador deberá tener una formación pedagógica sólida que le permita:
-Proponer situaciones para la activación perceptiva del deportista y estimular la identificación plena de la información que dispone, así como su tratamiento polarizado en el fenómeno deportivo que se trate.

-Disponer de una gran variabilidad de formas jugadas con muy diferentes estructuras internas para ponerlas a disposición del deportista en sus prácticas.

-Construir propuestas de tareas que contengan ‘bloques temáticos’ comunes a varias especialidades deportivas, y promover su aplicación individual específica como elementos de actividad personal.

-Recurrir continuamente a la auto-observación, al auto-control y la auto-evaluación del ejecutor.

-Estimular al deportista para diseñar sus propias prácticas y organizar o controlar las de los que con él comparten la actividad.
-Incluir elementos de variación temporal en todas las tareas, una vez reconocidas por el deportista en su dimensión espacial.

-Crear situaciones que estimulen la toma de decisiones a nivel individual, y colectivo, en ámbitos muy diferentes, con normativas estables e inestable, pactadas e impuestas.

-Permitir e incitar a interpretar y comunicar las situaciones vividas, por muy diferentes canales, estimulando aquellos que menos sean utilizados individualmente.
-Analizar la práctica individual lo más objetivamente que le permitan los medios que logre disponer, y ponerla a disposición del ejecutor.
Podríamos ampliar todas estas propuestas y añadir muchas más, pero consideramos que el lector tiene información suficiente, con lo hasta aquí expuesto, para entender el ambiente que debe presidir en las prácticas construidas con estos criterios.


La ‘Práctica Deportiva Escolar’ (P.D.E.) y sus condiciones para la competición

Por ser práctica minoritaria en al ámbito escolar, ya que sólo debe ser practicada por los individuos con talento, su entorno competitivo debe configurarse con aproximaciones sucesivas hacia el modelo dominante en la especialidad que se trate. No importa que se instale en el límite de lo educativo, pues el practicante de esta opción ya ha realizado el otro deporte (P.E.D.) y debe compatibilizar los dos, mientras su implicación en éste se lo permita, pero siempre ha de ser suficiente para que su educación pueda ser correcta. Creemos que debe ser el entrenador de la Práctica Escolar Deportiva (P.E.D.) y el propio deportista quienes conjuntamente decidan el paso a la Práctica Deportiva Escolar (P.D.E.) y su desvinculación total de la Práctica Escolar Deportiva (P.E.D.). Las formas competitivas de esta opción deben estar construidas siguiendo estos criterios:

-Debe ser realizada fuera del horario escolar y en instalaciones reglamentarias, aunque puedan ser modificadas.

-Cada sujeto competirá en varias especialidades afines para progresivamente concentrarse en una sola.

-Sólo deben modificarse las reglas de la competición, nunca las del juego.

-Someterse al arbitraje federativo, si bien éste debe ser modificado del estado actual.

-Incluir progresivamente los elementos de identificación ya institucionalizados, para poder contrastar la adaptación individual a ellos.

La posibilidad individual de adaptación consciente a estas condiciones permite al individuo asumir el compromiso de forma progresiva, pero como continúa vinculado, durante las primeras fases, a la Práctica Escolar Deportiva (P.E.D.), si no se encuentra atraído por estas condiciones, puede regresar sin traumas a esa práctica, de la que no se siente desarraigado.


La ‘Práctica Deportiva Escolar’ (P.D.E.) y sus condiciones de entrenamiento


Estas condiciones mantienen alta semejanza con las del entrenamiento profesional y para él deben preparar al deportista.

No podemos romper con el ambiente de la Práctica Escolar Deportiva (P.E.D.) pero nos vamos alejando paulatinamente de él. La formación pedagógica del entrenador será fundamental para mantener ese ambiente en el desarrollo de las sesiones. No se trata de educar a esa persona, se intenta que esa persona educada logre ser un deportista de élite en una determinada especialidad y, si tiene suficiente talento, pueda ser profesional en aquel deporte durante el tiempo que su naturaleza, formación y porque no, suerte, se lo permitan. Pero, ese deportista, cuando esté en su práctica, tiene, irremisiblemente, que haber completado su educación con la ejecución de la Práctica Escolar Deportiva (P.E.D) porque tanto durante, como después de ella, deberá ser una persona bien educada.

El entrenador de esta opción deberá construir, junto con el deportista, un modelo de relaciones interpersonales que permitan elaborar tareas con, entre otros, los siguientes criterios como más significados:

-Descubrir la estructura del juego e interpretarla de muchas formas, desarrollando aquella en la que ambos coinciden, para que pueda así florecer con toda la fuerza el talento individual.

-Ofrecer al deportista la mayor cantidad posible de información objetiva, tanto en relación a su ejecución, como a su resultado, pero estimulándolo para el acceso a esa información por cuenta propia.

-Contrastar los elementos de juicio, con los de auto-observación, para lograr la auto-afirmación en base a resultados reales.

-Construir modelos de práctica que sean estructurales, no monolíticos unidimensionales, pues así se evitará el anquilosamiento técnico. Estos modelos estructurales serán el desarrollo de aquellos ‘bloques temáticos’ de la Práctica Escolar Deportiva (P.E.D.).

-Proponer modificaciones temporo-espaciales a todas las adquisiciones motrices, incitando a su auto-exploración para crear un deportista con opciones creativas, no estandarizadas.

-Situar al deportista en interacciones individuales, o grupales, independientemente de la categoría de deporte en que se especialice, si bien, progresivamente, serán más las específicas, para su personal formación táctica.

-Estimular al deportista a que descubra sus identidades personales con las del deporte que practica para que pueda jerarquizar sus intereses al modo como los ha constatado en la práctica real.

* * * * * * * * * *

“El fútbol a sol y sombra”

Eduardo Galeano (República Oriental del Uruguay)

La historia del fútbol es un triste viaje del placer al deber. A medida que el deporte se ha hecho industria, ha ido desterrando la belleza que nace de la alegría de jugar porque sí. viii

En este mundo del fin de siglo, el fútbol profesional condena lo que es inútil, y es inútil lo que no es rentable. A nadie da de ganar esa locura que hace que el hombre sea niño por un rato, jugando como juega el niño con el globo y como juega el gato con el ovillo de lana: bailarín que danza con una pelota leve como el globo que se va al aire y el ovillo que rueda, jugando sin saber que juega, sin motivo y sin reloj y sin juez.

El juego se ha convertido en espectáculo, con pocos protagonistas y muchos espectadores, fútbol para mirar, y el espectáculo se ha convertido en uno de los negocios más lucrativos del mundo, que no se organiza para jugar sino para impedir que se juegue. La tecnocracia del deporte profesional ha ido imponiendo un fútbol de pura velocidad y mucha fuerza, que renuncia a la alegría, atrofia la fantasía y prohíbe la osadía.

Por suerte todavía aparece en las canchas, aunque sea muy de vez en cuando, algún descarado carasucia que sale del libreto y comete el disparate de gambetear a todo el equipo rival, y al juez, y al público de las tribunas, por el puro goce del cuerpo que se lanza a la prohibida aventura de la libertad.

¿El opio de los pueblos?

¿En qué se parece el fútbol a Dios? En la devoción que le tienen muchos creyentes y en la desconfianza que el tienen muchos intelectuales.

En 1880, en Londres, Rudyard Kipling se burló del fútbol y de “las almas pequeñas que pueden ser saciadas por los embarrados idiotas que lo juegan”. Un siglo después, en Buenos Aires, Jorge Luis Borges fue más que sutil: dictó una conferencia sobre le tema de la inmortalidad el mismo día, y a la misma hora, en la selección argentina estaba disputando su primer partido en el Mundial del ’78.

El desprecio de muchos intelectuales conservadores se funda en la en la certeza de que la idolatría de la pelota es la superstición que el pueblo merece. Poseída por el fútbol, la plebe piensa con los pies, que es lo suyo, y en ese goce subalterno se realiza. El instinto animal se impone a la razón humana, la ignorancia aplasta a la Cultura, y así la chusma tiene lo que quiere.

En cambio, muchos intelectuales de izquierda descalifican al fútbol porque castra a las masas y desvía su energía revolucionaria. Pan y circo, circo sin pan: hipnotizados por la pelota, que ejerce una perversa fascinación, los obreros atrofian su conciencia y se dejan llevar como un rebaño por sus enemigos de clase.

Cuando el fútbol dejó de ser cosas de ingleses y de ricos, en el Río de la Plata nacieron los primeros clubes populares, organizados en los talleres de los ferrocarriles y en los astilleros de los puertos. En aquel entonces, algunos dirigentes anarquistas y socialistas denunciaron esta maquinación de la burguesía destinada a evitar las huelgas y enmascarar las contradicciones sociales. La difusión del fútbol en el mundo era el resultado de una maniobra imperialista para mantener en la edad infantil a los pueblos oprimidos.

Sin embargo, el club Argentinos Juniors nació llamándose Mártires de Chicago, en homenaje a los obreros anarquistas ahorcados un primero de mayo, y fue un primero de mayo el día elegido para dar nacimiento al club Chacarita, bautizado en una biblioteca anarquista de Buenos Aires. En aquellos primeros años del siglo, no faltaron intelectuales de izquierda que celebraron al fútbol en lugar de repudiarlo como anestesia de la conciencia. Entre ellos, el marxista italiano Antonio Gramsci, que elogió “este reino de la lealtad humana ejercida al aire libre”

…………………………………………………………………………………….

La pelota como bandera

En el verano de 1916, en plena guerra mundial, un capitán inglés se lanzó al asalto pateando una pelota. El capitán Nevill saltó del parapeto que lo protegía, y corriendo tras la pelota encabezó el asalto contra las trincheras alemanas. Su regimiento, que vacilaba, lo siguió. El capitán murió de un cañonazo, pero Inglaterra conquistó aquella tierra de nadie y pudo celebrar la batalla como la primera victoria del fútbol inglés en el frente de guerra.

Muchos años después, ya en los fines del siglo, el dueño del club Milan ganó las elecciones italianas con una consigna, Forza Italia!, que provenía de las tribunas de los estadios. Silvio Berlusconi prometió que salvaría a Italia como había salvado al Milan, el superequipo campeón de todo, y los electores olvidaron que algunas de sus empresas estaban a la orilla de la ruina.

El fútbol y la patria están siempre atados; y con frecuencia los políticos y los dictadores especulan con esos vínculos de identidad. La escuadra italiana ganó los mundiales del ’34 y del ’38 en nombre de la patria y de Mussolini, y sus jugadores empezaban y terminaban cada partido vivando a Italia y saludando al público con la palma de la mano extendida.

También para los nazis, el fútbol era una cuestión de Estado. Un monumento recuerda, en Ucrania, a los jugadores del Dínamo de Kiev de 1942. En plena ocupación alemana, ellos cometieron la locura de derrotar a una selección de Hitler en el estadio local. Le habían advertido: –Si ganan mueren.

Entraron resignados a perder, temblando de miedo y de hambre, pero no pudieron aguantarse las ganas de ser dignos. Los once fueron fusilados con las camisetas puestas, en lo alto de un barranco, cuando terminó el partido.

Fútbol y patria, fútbol y pueblo: en 1934, mientras Bolivia y Paraguay se aniquilaban mutuamente en la guerra del Chaco, disputando un desierto pedazo de mapa, la Cruz Roja paraguaya formó un equipo de fútbol, que jugó en varias ciudades de Argentina y Uruguay y juntó bastante dinero para atender a los heridos de ambos bandos en el campo de batalla.

Tres años después, durante la guerra de España, dos equipos peregrinos fueron símbolos de la resistencia democrática. Mientras el general Franco, del brazo de Hitler y Mussolini, bombardeaba a la república española, una selección vasca recorría Europa y el club Barcelona disputaba partidos en Estados Unidos y en México. El gobierno vasco envió al equipo Euzkadi a Francia y a otros países con la misión de hacer propaganda y recaudar fondos para la defensa. Simultáneamente, el club Barcelona se embarcó hacia América. Corría el año 1937, y ya el presidente del club Barcelona había caído bajo las balas franquistas. Ambos equipos encarnaron, en los campos de fútbol y también fuera de ellos, a la democracia acosada.

Sólo cuatro jugadores catalanes regresaron a España durante la guerra. De los vascos, apenas uno. Cuando la República fue vencida, la FIFA declaró en rebeldía a los jugadores exiliados, y los amenazó con la inhabilitación definitiva, pero unos cuantos consiguieron incorporarse al fútbol latinoamericano. Con varios vascos se formó, en México, el club España, que resultó imbatible en sus primeros tiempos. El delantero del equipo Euzkadi, Isidro Lángara, debutó en el fútbol argentino en 1939. En el primer partido metió cuatro goles. Fue en el club San Lorenzo, donde también brilló Angel Zubieta, que había jugado en la línea media de Euzkadi. Después, en México, Lángara encabezó la tabla de goleadores de 1945 en el campeonato local.

El club modelo de la España de Franco, el Real Madrid, reinó en el mundo entre 1956 y 1960. Este equipo deslumbrante ganó al hilo cuatro copas de la Liga española, cinco copas de Europa y una intercontinental. El Real Madrid andaba por todas partes y siempre dejaba a la gente con la boca abierta. La dictadura de Franco había encontrado una insuperable embajada ambulante. Los goles que la radio transmitía eran clarinadas de triunfo más eficaces que el himno Cara al sol. En 1959, uno de los jefes del régimen, José Solís, pronunció un discurso de gratitud ante los jugadores, “porque gente que antes nos odiaba, ahora nos comprende gracias a vosotros”. Como el Cid Campeador, el Real Madrid reunía las virtudes de la Raza, aunque su famosa línea de ataque se parecía más bien a la Legión Extranjera. En ella brillaba un francés, Kopa, dos argentinos, Di Stéfano y Rial, el uruguayo Santamaría y el húngaro Puskas.

A Ferenk Puskas lo llamaban Cañoncito Pum, por las virtudes demoledoras de su pierna izquierda, que también sabía ser un guante. Otros húngaros, Ladislao Kubala, Zoltan Czibor y Sandor Kocsis, se lucían en el club Barcelona en esos años. En 1954 se colocó la primera piedra del Camp Nou, el gran estadio que nació de Kubala: el gentío que iba a verlo jugar, pases al milímetro, remates mortíferos, no cabía en el estadio anterior. Czibor, mientras tanto, sacaba chispas de los zapatos. El otro húngaro del Barcelona, Kocsis, era un gran cabeceador. Cabeza de oro, lo llamaban, y un mar de pañuelos celebraba sus goles. Dicen que Kocsis fue la mejor cabeza de Europa, después de Churchill.

En 1950, Kubala había integrado un equipo húngaro en el exilio, lo que le valió una suspensión de dos años, decretada por la FIFA. Después, la FIFA sancionó con más de un año de suspensión a Puskas, Czibor, Kocsis y otros húngaros que habían jugado en otro equipo en el exilio desde fines de 1956, cuando la invasión soviética aplastó la resurrección popular.

En 1958, en plena guerra de la independencia, Argelia formó una selección de fútbol que por primera vez vistió los colores patrios. Integraban su plantel Makhloufi, Ben Tifour y otros argelinos que jugaban profesionalmente en el fútbol francés.

Bloqueada por la potencia colonial, Argelia sólo consiguió jugar con Marruecos, país que por semejante pecado fue desafiliado de la FIFA durante algunos años, y además disputó unos pocos partidos sin trascendencia, organizados por los sindicatos deportivos de ciertos países árabes y del este de Europa. La FIFA cerró todas las puertas a la selección argelina y el fútbol francés castigó a esos jugadores decretando su muerte civil. Presos por contrato, ellos nunca más podrían volver a la actividad profesional.

Pero después Argelia conquistó la independencia, el fútbol francés no tuvo más remedio que volver a llamar a los jugadores que sus tribunas añoraban.

* * * * * * * * *

Casi colofón con humor…

Es primavera y entre tanto deporte y literatura, pulsan en la memoria señales de la historia de los argentinos. No fue por casualidad que el 22 de septiembre de 1829, los montoneros de Félix Aldao asesinaron a Francisco Narciso Laprida, el presidente del Congreso que reunido en San Miguel de Tucumán, el 9 de julio de 1916 proclamó la independencia minutos antes de la firma del acta pertinente.

Tampoco fue casual que Jorge Isidoro Francisco Luis Borges Acevedo, nacido el 23 de agosto de 1899 en la ciudad de Buenos Aires, República Argentina, haya sentido el impulso de escribir su Poema Conjetural que suelen incluir en los programas de las efemérides escolares, versos que reflejan un tumultuoso período histórico.

Era bisnieto y nieto de militares por línea materna y bisnieto de un escritor y periodista por línea paterna. Comenzó el aprendizaje del idioma inglés a los siete años y estaba cursando estudios en Buenos Aires cuando su padre decidió viajar a Ginebra para un tratamiento oftalmológico, ya que su abuela fue ciega. Comenzaba la primera guerra mundial y regresaron a Buenos Aires en 1921, dos años después editó Fervor de Buenos Aires. Su padre Jorge Guillermo Borges también soportaba enfermedad en sus ojos y falleció en febrero de 1938 agobiado por la hemiplejia.

Han reiterado que durante la Nochebuena de ese año, el poeta y cuentista tras un accidente debió ser internado y el diagnóstico de septicemia considerando que padecía glaucoma fue considerado como una posible causa de su ceguera. Recibió el Gran Premio de Honor por su libro Ficciones (1944) y dos años después, al comenzar la primera presidencia del general Juan Domingo Perón, renunció a su empleo en la Biblioteca “Miguel Cané” dedicándose a pronunciar conferencias en la capital federal, luego en la República Oriental del Uruguay y en algunas provincias argentinas.

Casi ciego, durante la primavera de 1955 cuando detentaron el poder los militares de la autodenominada revolución libertadora, Jorge Isidoro Francisco Luis Borges Acevedo aunque tenía prohibida la lectura, siguió dedicándose a las Letras…

Fue nombrado Director de la Biblioteca Nacional y en 1956 le otorgaron el “Premio Nacional de Literatura” y un “Doctorado Honoris Causa”…

Veinte años después, aceptó la invitación del General Jorge Rafael Videla para compartir un almuerzo junto al físico y escritor Ernesto Roque Sábato, el jesuita Padre Leonardo Castellani Conte-Pomi y el presidente de la Sociedad Argentina de Escritores Horacio Esteban Ratti. Dos años después, en la Argentina se congregaron los equipos de fútbol representantes de países de distintas latitudes y el Mundial 1978… aparentemente serenó los ánimos.

El controvertido Jorge Luis Borges –Georgie-, había expresado sus opiniones acerca del deporte inglés expandido en todos los continentes:

El fútbol es popular porque la estupidez es popular”.


“Que raro que nunca se le haya echado en cara a Inglaterra haber llenado el mundo de juegos estúpidos, deportes puramente físicos como el fútbol. El fútbol es uno de los mayores crímenes de Inglaterra.”

Esa cosa estúpida de ingleses, un deporte estéticamente feo: once jugadores contra once corriendo detrás de una pelota no son especialmente hermosos.”

Jorge Luis Borges falleció en Ginebra el 14 de junio de 1986 y fue sepultado en el cementerio de Plainpalais, a orillas de un camino de grava.

Cerca estaba su esposa María Kodama, hija de un arquitecto japonés…

…………………………………………………………………………………….

En “la página de los cuentos” de uno de los incontables foros que confluyen en la red de redes, leí el “Decálogo del buen humano preocupado por la humanidad” insertado por “petrodelhum”… circunstancial rival de… “elnegropablo”.

El fútbol es el opio de los pueblos

  1. No patearás una pelota.

  2. No serás ni simpatizante, ni aficionado, ni socio de un club de
    fútbol.

  3. Desprogramarás de la televisión aquellos canales que
    hablen de fútbol.

  4. Quemarás aquellas partes de los diarios y revistas de
    interés general que hagan alusión al fútbol.

  5. No leerás publicaciones especializadas en fútbol, ni
    escucharás programas radiales que hablen de fútbol.

  6. Nunca lucirás una camiseta de fútbol ni regalarás
    prenda alguna con alusión al fútbol.

  7. En tu entorno familiar y amistoso no habrá lugar para alguien
    que piense en fútbol.

  8. Eliminarás de tu vocabulario palabras como
    réferi ladrón!”…“juez ratero”… y otras por el pecaminoso estilo.

  9. No usarás el ejemplo de Maracaná para poner en
    común el ejemplo de proeza.

  10. No discutirás con elnegropablo

…………………………………………………………………………………………………………………

Una vez más, el inquietante Duende Azul susurra los versos escritos por el poeta español León Felipe (1884-1968) y que con la voz de la talentosas Myriam Morcillo, nuestra amiga a perpetuidad… generaron emociones en distintas circunstancias…

No me contéis más cuentos

Ya se han contado todos.

Todos se han dicho y se han escrito.

Y todos se han ovillado y archivado.

…………………………………………

Yo sé muy pocas cosas, es verdad.

……………………………………………………….

Quiero… Sueño…

No me contéis más cuentos.

…………………………………………

NAGOAF.

Sa. 07-11-2009 / Hora 13.

i El Fútbol es un arte: Alain Derbez. Por Dunia Salas. “UniVerso: El Periódico de los Universitarios”, Año 3, Nº 135, marzo 29 de 2004. Xalapa, Vera Cruz, México. Comentario referido al acto de presentación del libro “Un Crack mexicano – Alberto Onofre”, obra de Agustín del Moral. // Alain Derbez, escritor, músico, crítico de arte. Autor de El Jazz en México.

ii El fútbol en el microscopio. Nota del corresponsal Gustavo Laborde, publicada por la OEI (Organización de Estados Iberoamericanos) – Para la Educación, la Ciencia y la Cultura. Investigación realizada en la República Oriental del Uruguay para conocer las características físicas de los futbolistas.

iii MAESTRO CARLOS ALBERTO BARRERA. Director y Maestro en la Escuela Nº 411 “Manuel Alberti” situada en Los Tres Reyes, San Agustín, departamento Las Colonias, provincia de Santa Fe. ÚNICA ESCUELA EN LA ARGENTINA, DE GESTIÓN OFICIAL, QUE APLICA EL MÉTODO “MONTESSORI”. Profesora Nivel Inicial: Carina Pontoni de Vigliecca.

iv CMH – Ciencias del Movimiento Humano Asociación Civil – En busca del desarrollo integral del hombre… (Asamblea constitutiva 7 de julio de 2004. Presidente Señor Ángel Ramos. Av. Directorio 7155 – (C1440ATK) – Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina – Tel./Fax: +54 11 4687-7078 – cienciasmh@yahoo.com.ar

v Sopena – Parnaso – Frases célebres y Citas. Barcelona, 1988, p. 459.

vi Seirul-lo Vargas, Francisco. Valores Educativos del Deporte. Barcelona (España), Universidad de Barcelona. Instituto Nacional de Educación Física de Catalunya

vii Sugerencia: Leer La educación por el movimiento en la edad escolar y Educación psicomotriz en la escuela primaria y El desarrollo psicomotor desde el nacimiento hasta los años por Jean Le Boulch. Buenos Aires, Edit. Paidós, 2002 .

viii Sitio: www.sololiteratura.com/gal/futbolasolysombra.htm+el+futbol+a+sol+y+a+sombra&cd=2&hl=es / sololiteratura / literaturahispanoamericana.com