3 de julio de 1933: Hipólito Yrigoyen entró en la inmortalidad.

0011280134[1]

Una  mirada sobre la historia de la Historia permite saber que  a partir de Caseros, en 1853 se estructuró en el Río de la Plata una oligarquía reconocida como generación del ’80 y que tuvo en el mitrismo y en el roquismo, sus máximas expresiones.

Con la revolución del Parque surgen primero la Unión Cívica Radical de la Juventud y posteriormente la Unión Cívica Radical proclamando las libertades que en ese tiempo eran negadas. Para ubicarse en ese dilema, basta con leer el Martín Fierro donde José Hernández describe las injusticias soportadas por el gauchaje, por los aborígenes y los mestizos.

Hipólito Yrigoyen fue electo presidente de la Nación y el pueblo obtuvo importantes conquistas sociales durante su primer gobierno (1916-1922).

“Uno de los momentos importantes de la lucha”…

Gabriel  del Mazo al analizar ese período de gobierno, destaca que Santa Fe es intervenida el 1º de abril de 1911, y fue designado interventor Anacleto Gil.

“Con ese objeto convoca para fines de mayo, la Convención Nacional. El alto cuerpo debe considerar el problema de Santa Fe, que de hecho es un problema nacional”.

“Yrigoyen influyó decisivamente para que no prevaleciera el ánimo de tomar resoluciones que comprometiesen la concurrencia comicial del radicalismo en el escenario total del país, y par que aun las resoluciones relativas a la participación electoral dentro del orden provincial de Santa Fe, fuesen consideradas como de expectativa. Lucha porque no se renuncie al planteamiento de fondo, y no olvida la promesa presidencial de intervenir las catorce provincias. Sigue considerando esa intervención múltiple como la condición indispensable para nuestra transformación política y social a la altura del gran porvenir que, según sostiene el radicalismo, la Nación tiene derecho a aspirar”. Cursiva aquí

En ese tiempo, don Ignacio Iturraspe presidía el Comité de Santa Fe. Hubo intensa expectativa porque las reuniones fueron secretas. “La Convención se hace cargo de que, producido el conflicto de autoridades en Santa Fe, el poder ejecutivo nacional intervino, declarando su voluntad de que el pueblo santafesino hiciera acto de soberanía eligiendo en perfecta y absoluta libertad al gobierno que le conviniese” y “el quinto considerando recuerda que en la conferencia entre el Presidente de la República y la mesa del Comité Nacional. El doctor Sáenz Peña declaró solemnemente que ‘daba a la cuestión de Santa Fe un carácter nacional”.

Hipólito Yrigoyen incorporó a la vida cívica argentina, a sectores hasta entonces postergados y con sentido ético expresaba:

Ningún arquitecto humano levantó muros sobre asientos de lodo”.

Desarrolló una política antiimperialista y mantuvo la neutralidad durante la primera guerra mundial. Retiró la delegación argentina de la Liga de las Naciones, porque no eran aceptados los principios básicos de igualdad entre todos los pueblos del mundo.

Fue un defensor del patrimonio cultural nacional. Creó Yacimientos Petrolíferos Fiscales y bregó por la preservación de las riquezas naturales.

Reelecto en 1928, al año siguiente le expresó al Presidente de los Estados Unidos de América: “Los  hombres  deben ser sagrados para los hombres y  los  pueblos para los pueblos”.

Fue derrocado el 6 de septiembre de 1930.

Su muerte significó una sensible pérdida y las calles de Buenos Aires recogieron las expresiones de su pueblo que lo honró como lo merecía por su patriotismo.

Nidia Orbea Álvarez de Fontanini.

22-11-1993.