2004 Prédica del Cardenal Mons. Jorge Mario Bergoglio…

bergoglio

2004 Prédica del Cardenal Mons. Jorge Mario Bergoglio…

Casi como prólogo, considero oportuno destacar que no ha sido por casualidad que el talentoso Mario Benedetti, uruguayo nacido en 1920 en Paso de los Toros -poeta, periodista, cuentista, novelista, dramaturgo, haya necesitado expresar…

“El Padre Nuestro Latinoamericano”

Padre nuestro que estás en los cielos
con las golondrinas y los misiles
quiero que vuelvas antes de que olvides
cómo se llega al sur de Río Grande.
Padre nuestro que estás en el exilio
casi nunca te acuerdas de los míos
de todos modos dondequiera que estés
santificado sea tu nombre
no quienes santifican en tu nombre
cerrando un ojo para no ver las uñas
sucias de la miseria
en agosto de mil novecientos sesenta
ya no sirve pedirte
venga a nos el tu reino
porque tu reino también está aquí abajo
metido en los rencores y en el miedo
en las vacilaciones y en la mugre
en la desilusión y en la modorra
en esta ansia de verte pese a todo
cuando hablaste del rico
la aguja y el camello
y te votamos todos
por unanimidad para la Gloria
también alzó su mano el indio silencioso
que te respetaba pero se resistía
a pensar hágase tu voluntad
sin embargo una vez cada tanto
tu voluntad se mezcla con la mía
la domina
la enciende
la duplica
más arduo es conocer cuál es mi voluntad
cuándo creo de veras lo que digo creer
así en tu omniprescencia como en mi soledad
así en la tierra como en el cielo
siempre
estaré más seguro de la tierra que piso
que del cielo intratable que me ignora
pero quién sabe
no voy a decidir
que tu poder se haga o se deshaga
tu voluntad igual se está haciendo en el viento
en el Ande de nieve
en el pájaro que fecunda a la pájara
en los cancilleres que murmullan yes sir
en cada mano que se convierte en puño
claro no estoy seguro si me gusta el estilo
que tu voluntad elige para hacerse
lo digo con irreverencia y gratitud
dos emblemas que pronto serán la misma cosa
lo digo sobre todo pensando en el pan nuestro
de cada día y de cada pedacito de día
ayer nos lo quitaste
dánosle hoy
o al menos el derecho de darnos nuestro pan
no sólo el que era símbolo de Algo
sino el de miga y cáscara
el pan nuestro
ya que nos queda pocas esperanzas y deudas
perdónanos si puedes nuestras deudas
pero no nos perdones la esperanza
no nos perdones nunca nuestros créditos
a más tardar mañana
saldremos a cobrar a los fallutos
tangibles y sonrientes forajidos
a los que tienen garras para el arpa
y un panamericano temblor con que se enjugan
la última escupida que cuelga de su rostro
poco importa que nuestros acreedores perdonen
así como nosotros
una vez
por error
perdonamos a nuestros deudores
todavía
nos deben como un siglo
de insomnios y garrote
como tres mil kilómetros de injurias
como veinte medallas a Somoza
como una sola Guatemala muerta
no nos dejes caer en la tentación
de olvidar o vender este pasado
o arrendar una sola hectárea de su olvido
ahora que es la hora de saber quiénes somos
y han de cruzar el río
el dólar y su amor contrarrembolso
arráncanos del alma el último mendigo
y líbranos de todo mal de conciencia
amén.

[17-05-2009 Atardecer… y en Montevideo,

Último Desprendimiento de Mario Benedetti.

Sugiero una pausa y escuchar…

http://www.youtube.com/watch?v=qS4-YhV7pt0 ]

TODO tiene su tiempo…

Señor, haz de nosotros

un instrumento de tu paz.

Allí donde haya odio pongamos el Amor

donde haya ofensa pongamos el perdón

donde haya discordia pongamos la unión

donde haya error pongamos la Verdad.

Donde haya duda pongamos la fe

donde haya angustia pongamos la esperanza

donde haya tinieblas pongamos tu luz

donde haya tristeza pongamos la alegría.

Señor, que no nos empeñemos tanto,

en ser consolados como en consolar

en ser comprendidos como en comprender

en ser amados como en amar.

………………………………………………..

11-04-2004 – Cardenal Bergoglio y su mensaje Pascual…

El arzobispo de Buenos Aires Cardenal Jorge Mario Bergoglio, el 11 de abril de 2004 desde la Catedral Metropolitana en la capital federal, durante la Vigilia Pascual propuso más reflexiones:

“No dejemos que la memoria de nuestra salvación se atrofie por el desconcierto y el temor que nos pueda sobrevenir ante cualquier sepulcro que pretenda adueñarse de nuestra esperanza.” /…/ “…el desconcierto, el temor y la apariencia de delirio son sentimientos que son un sepulcro…

Allí se detiene la marcha durante siglos de todo un pueblo.”

Destacó que “el desconcierto desorienta, el temor paraliza y la apariencia de delirio sugiere fantasías… clausuran toda mirada al cielo y tuercen la esperanza.”

Advirtió que “a todos nos ha sucedido alguna vez como personas y como pueblo, encontrarnos detenidos en el camino, sin saber qué pasos dar. En esos momentos parece que las fronteras de la vida se cierran, dudamos de las promesas y un positivismo craso se levanta como clave interpretativa de la situación. / Entonces, señorea en nuestra conciencia el desconcierto y el temor; la realidad se nos impone clausurada, sin esperanza, y tenemos ganas de volver sobre nuestros pasos hacia la misma esclavitud de la que habíamos salido.

La memoria del camino andado por la gracia de Dios es fortaleza y fundamento de esperanza para continuar caminando”…

Semana tras semana es posible escuchar su voz transmitida por televisión durante las Homilías en las Misas dominicales.

…………………………………………………………………………………….

2004 Julio – Unidos, por la paz…

En 1965 se realizó el primer encuentro de representantes de altas jerarquías de las religiones judeocristianas y al comenzar el siglo veintiuno se concretó en Nueva York (Estados Unidos).

Desde el diario “La Nación”, el periodistas Jorge Rouillon informó que cincuenta y tres representantes participaban en el “18° Encuentro Internacional del Comité de Enlace Católico-Judío” que se desarrolló a partir del 5 de julio de 2004 en el Hotel Intercontinental de la capital federal argentina, “a puertas cerradas” y con la presencia de “cincuenta y tres personalidades de ambos credos, de distintos países”. i

“El arzobispado de Buenos Aires y la Delegación de Asociaciones Israelitas de la Argentina (DAIA) auspician el encuentro. Sus buenas relaciones se evidenciaron el 10 de junio cuando el cardenal Jorge Bergoglio y el vicepresidente de la DAIA, Jorge Kirszembaum, coincidieron en la visita a una muestra sobre Maimónides en el Museo Larreta. Con ellos la visitó el titular del Centro Islámico, Adel Made” quien “dijo que la Argentina debe mostrarse al mundo como un ejemplo de gente que sabe convivir y comprender”.

En ese Encuentro participaron Jorge Mejía, argentino, que presidió esa comisión por una década desde 1977, y William Keeler, norteamericano, arzobispo de Baltimore. También ha llegado monseñor Michael Fitzgerald, inglés, presidente del Consejo Pontificio para el Diálogo Interreligioso.

El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Jorge Bergoglio en esa circunstancia, invitó a los participantes a “caminar juntos en la presencia de Dios con el compromiso de ser irreprochables, ayudándonos a serlo” y a “dejar surgir desde nuestro corazón esa profunda sed de encuentro que tenemos, para que se cristalice en estos días de reflexión. Que Dios nos ayude a cambiar el corazón para poder compartir lo mejor de nosotros.”

El cardenal Walter Kasper, teólogo alemán, “estuvo en la Argentina en 2001 en un encuentro de unos pocos especialistas católicos y bautistas, que se realizó aquí como podría haber sido en otro lugar del planeta, porque se trató de un diálogo en el más alto nivel mundial-; es presidente de la Comisión Pontificia para las Relaciones Religiosas con el Judaísmo y del Consejo Pontificio para la Unidad de los Cristianos, encabeza la delegación católica que tiene “el nivel de la Santa Sede”.

Al comenzar ese encuentro, el cardenal Kasper destacó:

“No nos reunimos como políticos, militares u hombres de negocios, sino como comunidades de fe.”

“La paz, que es más que el cese del fuego y el silencio de las armas, no puede darse sin respeto y justicia para todos”. “, afirmó ayer el cardenal alemán Walter Kasper, presidente de la Comisión Pontificia para las

“Necesitamos un diálogo que entre al corazón mismo de lo que constituye nuestras identidades como comunidades de fe.”

Se ha destacado que en “un enfoque del presente y futuro de las relaciones judío-cristianas en América latina, por el rabino Henry Sobel, de San Pablo, Brasil, y el prelado brasileño Joao Marchiori, del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam).”

“El rabino norteamericano Lawrence Schiffman, del Consejo Rabínico de América, y el escriturista católico Luis Rivas, argentino, trataron sobre las perspectivas bíblicas de la justicia y la caridad.”

Memoria necesaria…

A principios de la década del ’40 y momento en que comenzaba la segunda guerra mundial, aumentó la persecución a los judíos en el continente europeo y se constituyó “una suerte de parlamento constituido por representantes de judíos de todo el mundo” reconocido como “Congreso Judío Mundial”. Reúne a entidades de servicios solidarios y en el encuentro que se realiza en Buenos Aires, el rabino Israel Singer -estadounidense- encabeza la delegación en su carácter de director ejecutivo del citado Congreso.

Expresó un reconocimiento a la constante prédica de S. S. Juan Pablo II como contribución al logro de la paz mundial y “comentó que el Pontífice les dijo a él y a Kasper personalmente: ‘Vayan a la Argentina y tengan debates sobre la Tzedek y Tzedaká’, refiriéndose a las palabras hebreas que denominan a la justicia y la justicia o caridad, con los necesitados. Esos términos dan título al encuentro, con el lema ‘Enfrentando los desafíos del futuro: las relaciones judeo-católicas en el siglo XXI’.”

(“Entre los asistentes locales estaban el obispo de Morón y presidente de la comisión episcopal dedicada al ecumenismo y el diálogo interreligioso, monseñor Justo Laguna; el secretario de Culto, Guillermo Oliveri, y los directores del Registro de Cultos, José Camilo Cardoso, y Luis Saguier Fonrouge; la directora de Cultos de la Ciudad, Alicia Vázquez; el ex canciller Adalberto Rodríguez Giavarini; el académico Pedro J. Frías; el diplomático Vicente Espeche Gil, ex embajador ante la Santa Sede; el rabino sefaradí ortodoxo Angel Sacca; el presidente del Seminario Rabínico Latinoamericano, Mario Ringler; el titular del Consejo Superior de Educación Católica (Consudec), padre Hugo Salaberry; el vicario del Opus Dei, presbítero Patricio Olmos, y los dirigentes sefaradíes Mario Cohen y José Menascé, así como autoridades de la DAIA y la AMIA”.

“El ex secretario de Culto Norberto Padilla es uno de los dos laicos argentinos que participan en el encuentro integrando la delegación pontificia, junto al abogado Roberto Bosca, profesor de la Universidad Austral. También estaban el arzobispo Platón, de la Iglesia Ortodoxa Rusa; el canónigo Carlos Halperin, anglicano; el pastor bautista Tomás Mackey, y el pastor David Calvo, luterano, entre otros representantes de otros credos.

…”llamó la atención la presencia del secretario del Centro Islámico de la República Argentina, Omar Abboud.”

…………………………………………………………………………………………………………………

SEÑAL… – “La ternura de Dios”

Desde Buenos Aires -en la República Argentina-, el Cardenal Jorge Mario Bergoglio S.J. expresó:

“Cuando vemos a Jesús en medio de las fatigas y trabajos, en medio de los conflictos con las elites ilustradas de esa época (los fariseos, los saduceos)  vemos cómo muchas veces ellos le pedían una señal: dános una señal. Jesús predicaba y la gente lo seguía como a ninguno, curaba resucitaba… pero ellos pedían una señal. Ésta que veían no les bastaba. Se puede pensar que no les bastaba porque ese elitismo ilustrado clausuraba sus conciencias; ésa es una explicación válida. Pero también había algo más: ni aun al hombre más cerrado a la voz de Dios se le priva del instinto de saber donde está Él y hacia dónde debe buscar. Ellos intuían que resucitar muertos, curar enfermos no era “la señal”, por ello una vez Jesús les dijo: a ustedes se le va a dar la señal de Jonás (o sea la resurrección), pedían la señal trascendente e inconfundible en la que Dios se manifiesta en su plenitud; y en eso no se equivocaban incluso los que estaban más lejos, ni aun Herodes. Los asustaba y acuciaba ese instinto religioso del corazón que empuja a buscar y distinguir dónde está Dios.

 Pedían la señal… por otro lado eso también le pasaba a los Santos. San Juan Bautista, en la cárcel, sufría mucho, veía que Jesús predicaba, pero se sintió confuso; en la soledad de su calabozo empezó a dudar y mandó a preguntar a Jesús: ¿eres tú el que tiene que venir o tenemos que esperar a otro? Pedía la señal buscaba la señal de manifestación de Dios, aquélla que habían proclamado los Profetas y que el pueblo de Israel venía esperando desde hace cientos de años. Pedían la “gran señal”.

 En el relato del nacimiento de Jesús, que acabamos de escuchar, cuando los ángeles les anuncian a los pastores que ha nacido el Redentor les dicen: “…y esto les servirá de señal encontrarán a un niño recién nacido envuelto en pañales y acostado en un pesebre…” Esta es la señal: el abajamiento total de Dios. La señal es que, esta noche, Dios se enamoró de nuestra pequeñez y se hizo ternura; ternura para toda fragilidad, para todo sufrimiento, para toda angustia, para toda búsqueda, para todo límite; la señal es la ternura de Dios y el mensaje que buscaban todos aquellos que le pedían señales a Jesús, el mensaje que buscaban todos aquellos desorientados, aquéllos que incluso eran enemigos a Jesús y lo buscaban desde el fondo del alma era éste: buscaban la ternura de Dios, Dios hecho ternura, Dios acariciando nuestra miseria, Dios enamorado de nuestra pequeñez.

 Hoy se nos proclama esto: la ternura de Dios. El mundo sigue andando, los

hombres seguimos buscando a Dios pero la señal sigue siendo ésta. Contemplando al niño nacido en un pesebre, contemplando a ese Dios hecho niño enamorado de nuestra pequeñez, esta noche cabe la pregunta: ¿qué tal la ternura de Dios con vos? ¿te dejas acariciar por esa ternura de un Dios que te quiere, por un Dios hecho ternura? o ¿sos arisco y no te dejas buscar por ese Dios? –No, yo busco a Dios, podés decir. No es lo más importante que busques a Dios, lo más importante es que te dejes buscar por Él en la caricia en la ternura. Ésta es la primera pregunta que este Niño con su sola presencia hoy nos hace: ¿Nos dejamos querer por esa ternura? Y más allá todavía: ¿vos te animás también a hacerte ternura para toda situación difícil, para todo problema humano, para quien tenés cerca, o preferís la solución burocrática, ejecutiva, fría, eficientista, no evangelizadora? Si es así ¿le tenés miedo a la ternura que Dios ejerció con vos? y ésta sería la segunda pregunta de hoy. ¿Me hago cargo en mis comportamientos de esa ternura que nos tiene que acompañar a lo largo de la vida, en los momentos de alegría, de tristeza, de cruz, de trabajo, de conflicto, de lucha?

 La respuesta del cristiano no puede ser otra que la misma respuesta de Dios a nuestra pequeñez: ternura, mansedumbre. Acuérdense de aquella vez, cuando a Jesús y sus Apóstoles no los quisieron recibir en un pueblo de Samaría, Juan le propuso a Jesús: “¿…hacemos caer fuego del cielo…?, que es lo mismo que decir “nos metemos adentro y les rompemos todo”. Y Jesús les responde “no saben de qué espíritu son ustedes”; los reta, hoy les diría eso no es cristiano. Acuérdense también de aquella noche en que tomaron preso a Jesús y Pedro saca la espada, heraldo, defensor de la Iglesia que nacía, defensor infeliz (pues pocas horas después lo traicionó) y Jesús le dijo: guarda la espada ¿acaso no crees que si yo le pidiera a mi Padre más de doce legiones de ángeles para defenderme no las mandaría? (Cfr. Mt. 26:53), pero mi camino es otro, es la ternura. Y esto aun en los momentos de conflicto, aun los momentos que te abofetean; cuando te abofeteen en una mejilla poné la otra, mantené la ternura. Eso es lo que la noche de Navidad nos trae. Cuando vemos que un Dios se enamora de nuestra pequeñez, que se hace ternura para acariciarnos mejor, a un Dios que es toda mansedumbre, toda cercanía, toda projimidad, no nos queda otra cosa que abrir nuestro corazón y decirle: Señor si tú lo hiciste así ayúdanos, danos la gracia de la ternura en las penosas situaciones de la vida, dame la gracia de la projimidad ante toda necesidad humana, dame la gracia de la mansedumbre ante todo conflicto. Pidámoslo, ésta es una noche para pedir…y me atrevo a darles una tarea para el hogar: esta noche o mañana, que no termine el día de Navidad sin que se tomen un ratito de silencio y se pregunten ¿Qué tal la ternura de Dios para conmigo? ¿Qué tal mi ternura para con los demás? ¿Qué tal mi ternura en las situaciones límites? ¿Qué tal mi mansedumbre en los trabajos y conflictos? y que Jesús les responda, lo hará.

Que la Virgen les conceda esta gracia.

 Buenos Aires, 24 de diciembre de 2004.

                                                                        Card. Jorge Mario Bergoglio s.j.

…………………………………………………………………………………….

Señales en la trayectoria de Monseñor Bergoglio…

Releo información difundida desde el Arzobispado de Buenos Aires, elaboro esta aproximación a la trayectoria de Jorge Mario Bergoglio, sacerdote jesuita, actual Arzobispo [y agrego testimonios de las Hermanas Rosa y Marta expresados durante una entrevista el jueves 14 de marzo de 2013 ante las cámaras del canal de televisión “Todo Noticias” tras la elección del como Pontífice Francisco I.) Nació el 17 de diciembre de 1936 en Buenos Aires. Desde el Jardín de Infantes fue alumno en el Colegio de Nuestra Señora de la Misericordia de Las Flores, en esa Capilla recibió la Primera Comunión y terminó el ciclo de enseñanza primaria. Obtuvo el título de Técnico Químico y orientado por su vocación ingresó en el Seminario de Villa Devoto.

“El 11 de marzo de 1958 pasó al noviciado de la Compañía de Jesús, estudió humanidades en Chile, y en 1960, de regreso en Buenos Aires, obtuvo la licenciatura en Filosofía en el Colegio Máximo San José, en la localidad de San Miguel. Entre 1964 y 1965 fue profesor de Literatura y Psicología en el Colegio de la Inmaculada de Santa Fe, y en 1966 dictó esas materias en el Colegio del Salvador de Buenos Aires. De 1967 a 1970 cursó Teología en el Colegio Máximo de San Miguel y obtuvo el título de licenciatura. El 13 de diciembre de 1969 fue ordenado sacerdote. En 1971 hizo la tercera probación en Alcalá de Henares (España), y el 22 de abril de 1973, su profesión perpetua. Fue maestro de novicios en la residencia Villa Barilari, de San Miguel (años 1972/73), profesor en la Facultad de Teología y Consultor de la Provincia y rector del Colegio Máximo. El 31 de julio de 1973 fue elegido provincial de la Argentina, cargo que ejerció durante seis años. Estuvo en Alemania, y al volver la superioridad lo destinó al Colegio del Salvador, de donde pasó a la iglesia de la Compañía, de la ciudad de Córdoba, como director espiritual y confesor. Entre 1980 y 1986 fue rector del Colegio Máximo de San Miguel y de las Facultades de Filosofía y Teología de la misma Casa. El 20 de mayo de 1992, Juan Pablo II lo designó obispo titular de Auca y auxiliar de Buenos Aires. El 27 de junio del mismo año recibió en la Catedral primada la ordenación episcopal y el 6 de julio fue nombrado Vicario Episcopal Zona Flores (06/07/1992). Al año siguiente, el 21 de diciembre de 1993, fue designado Vicario General de la Arquidiócesis de Buenos Aires. El 3 de junio de 1998 fue promovido a arzobispo coadjutor de Buenos Aires. De dicha sede arzobispal es titular desde el 28 de febrero de 1998, cuando se convirtió en el primer jesuita que llegó a ser primado de la Argentina. Es Ordinario para los fieles de rito oriental residentes en la Argentina y que no cuentan con Ordinario de su propio rito. En la Conferencia Episcopal Argentina es vicepresidente 2º; y como miembro de la Comisión Ejecutiva es miembro de la Comisión Permanente representando a la Provincia Eclesiástica de Buenos Aires. Integra, además, las Comisiones episcopales de Educación Católica y de la Universidad Católica Argentina, de la que es Gran Canciller. En la Santa Sede, forma parte de la Congregación para el Culto Divino y la disciplina de los Sacramentos, y de la Congregación para el Clero. El 21 de febrero del 2001 fue designado Cardenal en el Consistorio por el Papa Juan Pablo II con el título de San Roberto Belarmino”. Cumplió diversas misiones: “Arzobispo de Buenos Aires y Primado de la Argentina; Miembro de la Congregación para el Clero; Miembro de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos; Gran Canciller de la Universidad Católica Argentina; Vicepresidente 2º de la Conferencia Episcopal Argentina; Ordinario para los Fieles de Rito Oriental que no cuentan con Ordinario propio; Presidente de la Comisión Episcopal para la Universidad Católica Argentina; Miembro de la Comisión Episcopal de Educación Católica de la C.E.A.”

…………………………………………………………………………………….

2006 – ECUMENISMO…

Desde el diario “La Nación” de Buenos Aires, el 26 de junio de 2006, el periodista José Ignacio López informó que “la Iglesia Católica en América latina ha puesto en marcha un proceso de movilización significativo” y anunció que el Papa había resuelto que la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano se concretaría junto al santuario mariano de Aparecida en la República Federativa de Brasil, momento de su primera llegada a Hispanoamérica para pronunciar su mensaje en el acto de inauguración. Destacó López que “en la línea de acontecimientos similares, como los de Medellín, Puebla y Santo Domingo, la etapa de preparación es concebida como el primer paso de un ‘proceso de comunión fraterna’ que se afianzará mediante la Gran Misión en América latina y el Caribe que los obispos desean convocar.”

En aquellas circunstancias propusieron la participación de quienes sintieran el impulso de expresarse en torno al tema fijado por Su Santidad: “Discípulos y misioneros de Jesucristo, para que nuestros pueblos en Él tengan vida”.

Destacó José Ignacio López:

“El documento de participación presenta su contenido en cinco capítulos y su lógica parte de la sed de sentido del hombre de hoy y va a Jesucristo, que es la respuesta de la cual la Iglesia es depositaria, según la lectura crítica ofrecida por el teólogo brasileño Agenor Brighenti en un trabajo destinado a promover la participación”…

“Aquel llamado a la participación de las diócesis, parroquias y comunidades de todo el continente fue puesto de manifiesto por el secretario general del Celam y obispo de Reconquista, monseñor Andrés Stanovnik, en sus últimos pasos por Buenos Aires y durante la reciente asamblea de la Conferencia Episcopal Argentina. Un par de días de ese plenario fueron dedicados al encuentro de Aparecida y a votaciones de los obispos para elegir a los nueve delegados de la Argentina.

Además del cardenal Jorge Bergoglio participarán los dos vicepresidentes de la Conferencia, monseñores Luis Villalba (Tucumán) y Agustín Radrizzani (Lomas de Zamora); los arzobispos de Mendoza y Santa Fe, monseñores José M. Arancibia y José María Arancedo, y los obispos de Neuquén, Marcelo Melani, y auxiliar de Rosario, Sergio Fenoy.”

……………………………………………………………………………………

No ha sido por casualidad que el Padre César Scicchitano Tagle, nacido el 25 de agosto de 1963 en la ciudad de Buenos Aires, el domingo 30 de mayo de 2010 desde el Canal 26 junto al grupo “Los pecadores” interpretó una canción que incluyeron en el último disco compacto…

Tampoco es casual que sigan pulsando en la memoria estas señales:

Bajar un cambio y no dejar… / que el tiempo me triture a mí”

Durante una entrevista, el Padre César rememoró su adolescencia en la década del ’70, su orientación hacia la Música y la influencia de los grupos rockeros de aquel tiempo. Reconoció que eso lo fue nutriendo…

“…fueron mi nutriente en toda la adolescencia.

En un momento aparece toda esta historia de empezar a creer en Dios, a querer consagrar mi vida a no sólo la música sino a trabajar y a conectarme directamente con aquello que no se ve pero que está, que es la vida espiritual”.

“La vida espiritual consiste en eso, es todo un mundo que existe pero no se ve… Fue allí que empecé a unir las dos cosas, no fue fácil; me llevó muchos años el ir dándome cuenta… ya ordenado sacerdote de que no era un sacerdote músico sino que yo era un músico que era sacerdote.

A veces se encasilla, como sos sacerdote tenés que hacer tal vida y no podés acertar otras cosas, lo cual me parece que en esta vida… no estoy para hacer lo que opinan los demás -aún dentro de la Iglesia- sino para hacer aquello que ÉSE que no veo pero que está y con quien me conecto o trato de hacerlo, me enciende esta llama que me permite este CAMINO.

No sé si estoy para decirle a los demás que tienen que hacer con su vida, por ahí sin ofrecer lo que a mí me viene bien hacer en la vida, que es un poco lo que hacía Jesús, ofrecía su MENSAJE. No se lo obligaba a nadie.”

En otra canción, el Padre César Scicchitano insistió…

Siempre detrás de la huella / que ha dejado Jesús…

Siempre por este CAMINO / donde me lleno de LUZ”…

…………………………………………………………………………………….

Hoy, miércoles 13 de marzo de 2013, transmitieron desde el Vaticano la decisión del Cónclave de Cardenales para elegir al sucesor del renunciante pontífice Benedicto XVI y conmovida escuché el nombre del Cardenal Jorge Mario Bergoglio…

Su prédica es coherente con sus humildes actitudes, silencioso en los momentos de ayuda al prójimo, visitaba en tiempo de Cuaresma a los internos en diversas unidades penitenciarias, a personas asistidas en centros de recuperación mental y a ancianos, el Jueves Santo se alejaba de la Catedral de Buenos Aires para estar con ellos lavando los pies como Jesús hizo con los doce Apóstoles, cuando expresó…

“Pues si yo, el Señor y el Maestro, os he lavado los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros. Porque os he dado ejemplo, para que también vosotros hagáis como yo he hecho con vosotros.”

“Bajar un cambio” Padre César en Canal 26, domingo 30/05/2010 – Martín Simonetta

http://www.youtube.com/watch?v=utH1cD6F_gk

…………………………………………………………………………………..

Santa Fe de la Vera Cruz, 13 de marzo de 2013.

Nidia Orbea Álvarez de Fontanini.

i Entre comillas, datos pertinentes a una crónica de Jorge Rouillón en La Nación -on line-; martes 6 de junio de 2004.