15 de noviembre de 1573: Fundación de Santa Fe.

“La desobediencia de Garay”.

FUNDACION+DE+SANTA+FE[1]

El Coronel Jorge L. Rodríguez Zía, tras sucesivas investigaciones acerca de la fundación de Santa Fe, elaboró una síntesis titulada “La desobediencia de Garay”, publicada en octubre de 1987 en el diario “Hoy en la noticia” de la capital santafesina. i

“Al cumplirse el 414º aniversario de nuestra ciudad, juzgo que es oportuno traer a la memoria la cuestión, tratada por diversos historiadores, sobre si Juan de Garay cumplió o no con las disposiciones o poderes que tenía sobre el lugar para fundar puerto y pueblo como ‘refugio y amparo de los navíos’.

Mi opinión basada en terminantes textos documentales es que no cumplió lo que se le había ordenado. Y pasamos a demostrarlo.

Los documentos a tener en cuenta son los siguientes:

  1. La Capitulación, es decir la orden del Rey de España, Felipe II, en la misión encomendada a Juan Ortiz de Zárate. En ella disponía que, además de tres pueblos, se fundara ‘puerto y pueblo en San Gabriel (costa hoy uruguaya) o Buenos Aires.

  2. El Bando, es decir el llamado a los voluntarios que desearan formar parte de la expedición. En él Martín Suárez de Toledo, gobernador del Paraguay en nombre del Adelantado Ortiz de Zárate, luego de citar los puntos de San Gabriel, San Juan o San Salvador (los tres cercanos a la actual Colonia del Sacramento) informa y dispone que ‘se ha de hacer y fundar pueblo y puerto en una de las tres partes que más conviene y provechoso sea’.

  3. El Mandamiento. No tiene valor documental como orden de marcha o poder. Es sólo para entregar elementos a Garay. Sin embargo, dice: ‘Que ochenta hombres y por caudillo Juan de Garay fúndase y poblase Puerto y pueblo de San Salvador o en otra parte de aquella comarca que más cómodo fuese.

  4. El poder. Es a lo único a que tenía que atenerse Juan de Garay. Es la orden definitiva, que anula cualquiera anterior y en ella, en nombre de su majestad y del adelantado Suárez de Toledo dispone ‘se fuese a poblar y fundar el dicho puerto y pueblo en El Salvador o Río de San Juan o San Gabriel, que es en el Paraná, en una de las dichas tres partes, donde más conviniese’.

La desobediencia de Garay

Algunas interpretaciones sobre lo que esos documentos establecen, en cuanto al lugar donde debían erigirse puerto y pueblo, hacen hincapié en la frase del mandamiento ‘que más conveniente y provechoso sea’. Y, también, al referirse al vocablo ‘comarca’.

Entiendo que, los cuatro documentos son -lo repito- terminantes:

La Capitulación establece (además de Buenos Aires) San Gabriel. El Bando cita a este punto y a sus aledaños San Juan y San Salvador. El mandamiento nombra a San Salvador u ‘Otra parte de aquella comarca’. Por último, el Poder (el único válido al caso) cita los tres lugares y reafirma que ‘En una de las tres partes’.

Según la documentación en que me he basado (la revista de la Junta Provincial de Estudios Históricos, haré resaltar lo siguiente:

El Bando: Cita los tres puntos y, luego no dice o dónde más conviniere, sino ‘una de las tres partes que más conviniere’. Concretamente debe fundarse en una de las tres.

El Mandamiento: Cita sólo a San Salvador y, después, no dice en otra comarca sino ‘en otra parte de aquella comarca’…

Aquella comarca es la de S. Salvador. Comarca que tiene el valor de cercano; y ‘comarcano’ (referido a personas o jurisdicciones) quiere decir ‘cercano’, ‘inmediato’. Claramente: debe fundarse en San Salvador o cerca.

El Poder: (único válido para Garay) luego de citar a los tres puntos no dice o ‘Dónde más conviniese’, sino en una de las tres partes donde más conviniese’. Terminantemente: Debía fundarse en una de las tres y no en otro lado.

La desobediencia de Garay. Sus razones.

Garay no cumplió lo dispuesto por el Rey de España, por el Adelantado y por el gobernador. Como en toda desobediencia histórica (recordar las de San Martín y Belgrano) el resultado feliz sobreeleva y no ensombrece la memoria de quien en ella incurrió.

Garay, un gran capitán, en misión de población y guerra, sabía que había –en leguas- 2.000 Km2. desde Asunción hasta el mar; y que esta ciudad debía buscar la relación con el Tucumán y el Perú.

Santa Fe (la actual) está a 1.018 Km. de Asunción, navegando. Garay, con una visión geopolítica intuitiva (como la tuvo, natural, en todas sus empresas) entendió que, antes de alcanzar la boca del Plata, era ‘fundamental’, para lo de ‘abrir las puertas de la tierra’ y establecer el ‘amparo y refugio de los navíos’, establecer un punto inmediato de escala (que se prefería y presumía era Sancti Spiritu).

La Capitulación la cumplió su Adelantado -y su tío- Ortiz de Zárate al fundar Zaratina. Y él, por su parte, la cumplió en 1580, al fundar Buenos Aires.

Fue, la suya, una desobediencia genial, suyos frutos -por la posición geográfica elegida- aún no han sido recogidos por quienes gobernaron nuestra provincia. Pero -al menos- sí, nosotros, al poder sentirnos y ser llamados santafesinos.

(Esta nota es síntesis de trabajo mayor, más documentado.)

Lectura y reiteración: Nidia Orbea Álvarez de Fontanini.

i Diario Hoy en la noticia. Santa Fe de la Vera Cruz, jueves 29 de octubre de 1987, p. 7, c. 1-3 con foto; Sección “La Página Abierta”, título La desobediencia de Garay. // En 1996, el Coronel Rodríguez Zía organizó una campaña para rememorar la travesía del general José de San Martín con su ejército libertador hacia Chile, inspirándose en una carta del gobernador de Santa Fe Brigadier Estanislao López a San Martín, cuando era perseguido por quienes promovían la guerra civil: “…A su solo aviso, lo esperaré con mi ejército en El Desmochado, para llevarlo en triunfo a la Plaza de la Victoria”. El grupo expedicionario se traslada sobre mulas e incluye a baquianos. Tras el fallecimiento del Coronel, simbólicamente nombrada “Patrulla Andina Santafesina Coronel Jorge Rodríguez Zía” -organización civil sin fines de lucro- siguió realizando otras travesías. La pertinente al verano de 2007 pasaría por el Paso del Espinacito (4536 m) en la provincia de San Juan y conmemorarán el 190º aniversario de la batalla de Chacabuco (12 de abril de 1817).