Argentina – “Escuela Serena” de Olga y Leticia Cossettini.

El 19 de mayo de 1904 nació Leticia Cossettini, en San Jorge, provincia de Santa Fe. Hija de Alpina Bodello y Antonio Cossettini -fundadores de escuelas en Gálvez, San Carlos…-, hermana de Olga, nacida el 18 de agosto de 1898. Mientras compartían sus juegos infantiles, se estaba generando un vínculo que trascendió en la fecunda labor educativa compartida.

Olga egresó como maestra normal en Coronda en 1914 y Leticia en Rafaela, en 1921, distinguiéndose por su sensibilidad y sus expresiones artísticas.

Después de ser maestra de grado en distintas escuelas santafesinas, Olga fue designada regente en la Escuela Normal “Domingo de Oro de Rafaela” y apoyada por la directora Amanda Arias y la talentosa Leticia, se puso en marcha la Escuela Serena –luego reconocida como “escuela activa”- inspirada en las teorías de los educadores italianos Gentile y Lombardo Radice. El ministro de Educación Juan Mantovani apoyó esa iniciativa y en el libro El niño y su expresión, ‘Escuela Experimental Dr. Gabriel Carrasco’ publicado por el ministerio de Instrucción Pública de la provincia de Santa Fe, ed. de 1940)”, expresó que esa escuela “muestra cómo es posible convertir en realidad viva ciertas ideas sobre educación que para algunos son vaguedades de espíritus teóricos o extremados…

La escuela no ha hecho una selección previa en busca de niños procedentes de hogares en cuyo seno han podido frecuentar formas superiores de cultura… Aquí son niños pobres, de padres trabajadores. Muchos de esos niños trabajan en las horas del día en que no concurren a la escuela. Entristecidos por el trabajo anticipado y la pobreza, encuentran en el ambiente de actividad y simpatía de la escuela y en la actitud cordial de los maestros una alegría compensadora, una vida serena y feliz’.”

En el lapso 1935-1950, las hermanas Cossettini desarrollaron el proyecto de la Escuela Serena en la “Escuela Experimental Dr. Gabriel Carrasco” del barrio Alberdi, en la ciudad de Rosario transformándose así la tradicional escuela mixta en una escuela activa con experiencias de aprendizaje basadas en criterios de educación por el arte de vivir y convivir.

En ese tiempo, educadores y artistas visitaron la Escuela Serena de Alberdi, entre ellos Ezequiel Martínez Estrada, Bernardo Canal Feijóo, Emilio Mira y López, la chilena Gabriela Mistral -amiga de la doctora Marta Samatán-, el español Juan Ramón Jiménez, Margarita Xirgu…

No fue por casualidad que en el prólogo del libro Escuela viva (Editorial Losada, Buenos Aires, ed. de 1945) Francisco Romero escribe: “…nuestra Olga Cossettini… pertenece a la familia de los que quieren los fines y se buscan los medios y cumplen una tarea cotidiana bajo el signo de la perennidad…

En general, los niños de esta Escuela Feliz, con su sencillo aplomo, con su sereno atareamiento, con sus miradas, pregonan que han hallado en la Escuela algo definitivo y fundamental…

En qué consiste este hallazgo dichoso y esencial? Sin duda, desde cierto punto de vista, en la propia Olga y el mundo que le ha sido dado organizar con su inteligencia y con su instinto de excelsa educadora, con su amor al niño y con su sentido y un tacto que no son sino los utensilios con que consciente e inconscientemente se ha buscado ese amor.

Pero desde otro punto de vista, desde el punto de vista íntimo y último, el hallazgo reconocido, como en un espejo, en las instancias de universalidad y de cultura… La tarea del educador, más que en introducir saber y normas desde afuera, consiste en sacar a la luz el hombre esencial, en revelar al hombre su propio ser escondido, en ponerlo en condiciones de que se afirme y actualice, en mostrarle la cultura como cosa entrañablemente suya, en reconciliarle con los demás y con la historia por las raíces comunes e idénticas.

Lo admirable para mí en la Escuela de Olga es que allí ocurre en modo eminente ese doble misterio del reencuentro y de la reconciliación.”

Tras una cesantía, mayor siembra de Olga…

Suele suceder que los méritos sean sepultados por los intereses creados y así fue como mientras las hermanas Cossettini desarrollaban esa admirada y fecunda labor, por disidencias políticas algunos decidieran que Olga debía ser declarada cesante precisamente en 1950, en el “Año del Libertador General San Martín”. i

Olga, “entre los años 1951 y 1954 actuó como Secretaria General del Colegio Libre de Estudios Superiores, filial Rosario. De 1955 a 1957, fue Inspectora de Escuelas de Santa Fe y en 1958, Directora de Escuelas de la provincia de Buenos Aires. Entre los años 1955 y 1964, fue asesora de extensión universitaria de la Universidad Nacional del Litoral, Rosario. En 1969, la UNESCO la designó experta en formación de maestros en Honduras”… ii

Olga Cossettini inició su Último Vuelo el 27 de mayo de 1987. iii

La “Orquesta de Pájaros”

Tal vez tanto como se emocionaron aquellos jóvenes, se sintió conmovido Juan Ramón Jiménez cuando escuchó “la Orquesta de Pájaros” dirigida por Leticia Cossettini en la escuela “Gabriel Carrasco” de Rosario, ya que como se ha reiterado, el diario La Capital de esa ciudad, en ese tiempo publicó una carta del escritor español en la que expresaba:

“…quiero hacer más público y más permanente mi testimonio de aquel bellísimo ejemplo de trabajo gustoso. Comenzó el acto con el concierto de la orquesta de ‘pájaros niños’, dirigidos por Leticia, con su concentrado espíritu en cada mensaje de mirada y gesto. Aquello fue un delicioso gracear de vida. La ponderación, el valor, la riqueza de los sonidos, componían una música como de un Debussy, un Ravel, un Prokofieff, un Alban Berg, que hubieran andado allí entre nubes sonrientes.

Vino después el teatro de los títeres, manejados por las muchachas y muchachos… Entonces siguieron tres estampas mágicas de mi ‘Platero’, escenificaciones extraordinarias de un juego, una nochebuena y un carnaval. Qué maravillosa armonía de color, sonido y ritmo, sobre qué fondos de primorosa estilización y luces!… Y cómo exaltaré si no es mostrándolos a todos también, el primor de las figurinas hechas con hojas y barbas de maíz (esta fabulosa muchacha de las mieses que hoy poseo para mi alegría) hechas con aire y fuego por las manos de Leticia!… Me voy de Rosario, fascinado. J.R.J.”

No ha sido por casualidad lo expresado el 27 de julio de 1981 por “el profesor Jorge Honorio Peyrano” -“director de la escuela ‘Luz Vieyra’ del Cerro de las Rosas” de Córdoba -citado por Nejama Lapidus-, referido a:

“…un homenaje al centenario del natalicio de Juan Ramón Jiménez (nacido en Moguer, España en 1881) y dedicado especialmente a Uds. Olga y Leticia, precursoras de la creatividad escolar en nuestra Patria y en América.” iv

A principios de la última década del siglo XX, alumnos de la Escuela Serena de Olga y Leticia, durante la filmación realizada por el cineasta Mario Piazza recordaron aquella sorprendente experiencia.

1985: Leticia Cossettini: Ciudadana Ilustre de Rosario.

Sabido es que Leticia Cossettini tanto lograba expresarse desde lo musical como por las artes visuales. Casi sexagenaria, seguía siendo una hábil artesana y con el título Fabulario organizó su exposición de tapices presentada en octubre-noviembre de 1963 en una galería rosarina. Tiempo después las circunstancias determinaron un aparente alejamiento de determinados ámbitos…

Por su reconocida trayectoria, la Municipalidad de Rosario le otorgó en 1985 el reconocimiento de Ciudadana Ilustre entregado por el subsecretario de Cultura Rafael Ielpi. En esos días la entrevistaron distintos periodistas, entre ellos la escritora rafaelina Elda Massoni quien luego reiteró lo expresado por Leticia Cossettini tras ochenta años de intensa vida, mientras era “casi una figura lejana, frágil quietecita en su sillón, pero atenta a los diálogos”: v

“En mí predomina una fuerza poderosa de intuición confraternizando con la cultura. Llegué a hacer experiencias en la pintura por intuición, porque me fascinaba el color, la forma y los ritmos del dibujo… En la experiencia con los chicos, que duró cuatro años en Rafaela y quince en Rosario, donde no había maestro de dibujo ni de cerámica, los chicos se expresaban con total libertad en su propio lenguaje… Hay que sugerir, sin perturbar la imagen infantil, y eso es algo que no entienden muchos maestros”.

La República de Italia, en 1990 la condecoró con el título Cavaliere Ufficiale al Merito. Al celebrar el centenario de su nacimiento junto a familiares y amigos, dijo:

“Un buen maestro debe ser la luz que alumbra a toros. La gente nos recuerda por los viejos maestros que fuimos. Porque enseñamos con amor”.

El 19 de mayo de 2004, al celebrarse el centenario de su nacimiento se destacaron sus cualidades personales y sus notables aportes a la educación por el arte de vivir y convivir. vi

No había sido por casualidad que sesenta años antes, en su libro Teatro de niños editado en 1947, “con un lenguaje poético”, en el Prefacio expresara:

“Aquí se narra la vida del Teatro de niños de la Escuela Dr. Gabriel Carrasco, de Rosario, que dirige Olga Cossettini. Situada en el barrio Alberdi, entre el río indio y el campo, el aire le trae olor de harina y no lejos del asfalto crecen las hierbas, florecen el amarillo limón de la cerraja y cantan los pájaros. Nueve años, como nueve círculos, componen esta breve historia; nueve años que con como ‘tiempos’ cuya música canta a todo el largo de la vida de la escuela, en cuya plasmación se ha volcado un grupo de maestros con el sentimiento apacible de trabajar para el mañana. No hemos querido preconizar qué es lo que puede hacerse. Hemos preferido soñar y construir. Artistas y educadores estimularon nuestra obra, pero fueron los niños los que, con su intuición y maravillosa y rica emoción, nos pusieron en el camino de la verdad. Si esta historia, tan pequeña que casi no se la ve, pero cuyo hálito se siente, consigue dar el mismo tono de gracia que fluye de las creaciones, de las impresiones, de las imágenes fotográficas y de los claros dibujos de los niños, sabremos que nuestros brazos tendidos hacia la luz se encontrarán con los vuestros”.

1991: trascendencia de “La escuela de la señorita Olga”…

Cuarenta años después del cese de Olga por mantenerse firme en sus convicciones, algo había cambiado entre los argentinos tras la turbulencia y el caos durante las décadas del’60 y del ’70.

No fue por casualidad que el talentoso Mario Piazza fiel a su afán de contar historias haya filmado La escuela de la señorita Olga, en 1991… vii

(Durante un diálogo, el cineasta Mario Piazza destacó la difusión que había logrado esa filmación, aunque “no ha llegado a un circuito comercial. Sólo se pasó en la televisión rosarina. Pero, fuera de circuito comercial, ha tenido unas 200 proyecciones especiales que las hacía yo mismo con un proyector, viajando con una furgoneta, hasta Santa Rosa, Misiones o Chubut”.

Durante otro reportaje, Piazza dijo: “La Escuela de la Señorita Olga tiene una circulación bastante especial, teniendo en cuenta que nunca accedió a canales comerciales, ya sea la exhibición en salas de cine o televisión -excepto el caso de una exhibición acá en Rosario. Ha circulado mucho y se lo conoce en muchas partes dentro y fuera del país, por la circulación entre los maestros, que es como si fueran los destinatarios específicos del mensaje del filme.”

Es oportuno tener en cuenta que tiempo después de esa declaración, el cineasta santafesino Rolando López logró ampliar esa difusión desde un canal santafesino.) viii

Leticia Cossettini inició su Último Vuelo el sábado 11 de diciembre de 2004… ix

Nidia Orbea Álvarez de Fontanini.

Sábado 23-04-2005 – Hora 15:45:46

i Primera Presidencia del General Juan Domingo Perón. Gobernador de la provincia de Santa Fe Ingeniero J. Hugo Caesar (04-06-1949-04-05-1952) tras la intervención federal (Cnel. Dalmiro Adaro (08-02-49) al ser desplazado el gobernador electo Dr. Waldino Suárez, en funciones desde el 16-06-46 hasta febrero de 1949. Ministros de Educación, Justicia y Culto en ese lapso: Dr. Alberto Dumont y luego Dr. Raúl N. Rapela, subsecretario Ecno. Ventura Bergallo; Ministro de Justicia y Educación Dr. Raúl Rapela, subsecretario Prof. Medardo Stessens. // Es oportuno expresar que en ese tiempo –como sucede aún con distintos procedimientos-, algunos trabajadores de empresas del Estado delataban a otros servidores públicos argumentando que no adherían al movimiento nacional justicialista. Resultaba evidente la torpeza en tales acciones porque solían permanecer en sus cargos personas no tan eficientes ni dedicadas a sus pertinentes misiones y eran reemplazados quienes realmente estaban sirviendo a la Causa de la solidaridad, de la justicia social… En marzo de 1953 comencé a trabajar en una escuela técnica y en agosto de 1957 en la escuela nacional de comercio de mujeres de la capital santafesina- compartiendo diversos proyectos educativos con personas de distintas orientaciones partidarias y con semejantes criterios de política educativa: educar para el amor y la justicia… El 16 de septiembre de 1955, interrumpida por el movimiento cívico militar la segunda presidencia del General Perón, fueron perseguidos y declarados cesantes notables educadores que habían militado en el movimiento justicialista. Tales son algunos de los absurdos en la historia de la Educación en la Nación Argentina…

ii Bertero, Gloria. Quién es ella en Santa Fe. Buenos Aires, edición de la autora, noviembre de 1995, p. 166. Recopilación de Nejama Lapidus, “escritora, nacida en Bakú, Cáuscaso, argentina por naturalización y formación cultural”. Ejerció la docencia en la Facultad de Humanidades y Filosofía de las universidades nacionales de La Plata (Buenos Aires) y Rosario (Santa Fe). Autora de diversos trabajos; cuentista. Fundadora del Grupo Cinco. Obtuvo diversas distinciones.

iii Ibídem, p. 167.

iv Bertero, Gloria de. Quién es Ella en Santa Fe. Buenos Aires, edición de la autora, 1995, p. 164-165. (Síntesis biográfica que termina con las iniciales N. L. pertinentes a Nejama Lapidus. Sirva esta página como reconocimiento a la dedicación de Gloria von Mende de Bertero y sus colaboradores. NOF.

v Ibídem, p. 164. Nejama Lapidus alude al Diario La Opinión de Rafaela, 12 de diciembre de 1986, Número especial. Elda Massoni, con el título “Apuntes para la historia de la Educación”.

vi En la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz, la maestra María Dagatti de Assenza conduce el Taller de Expresión Artística “José Pedroni” y a principios de 2004 convocó a los ex-alumnos, alumnos y a los santafesinos a participar en los actos que se realizarán en Rosario el 18 de mayo. En la parte final de la nota publicada en el diario “El Litoral” de la capital santafesina, destaca: “Ella y su hermana Olga marcaron un hito en la historia de la escuela pública, con la creación de la Escuela Serena que funcionó en Rosario de 1935 a 1950. / Sus notables publicaciones y experiencias pedagógicas despertaron no sólo la alegría de sus alumnos, sino la admiración de grandes personajes que visitaron la escuela Gabriel Carrasco, como Gabriela Mistral y Juan Ramón Jiménez.”

vii En mi memoria se acumularon las primeras señales acerca de Mario Piazza durante la primavera de 1984, meses después de conocer a Norberto Campos –con su mameluco azul y su invisible mochila cargada de sencillez y talento, conduciendo la Escuela de Teatro recién creada de Rosario-, tiempo de mi desempeño con funciones de Coordinación de las áreas de Educación y Cultura en el Ministerio provincial. (Resolución Nº 322/84; ver Campana, Jorge Crónica sobre la política Cultural de los Gobiernos Santafesinos, Santa Fe, Ediciones Culturales Santafesinas, p. 165.) El subsecretario Dr. Jorge Alberto Guillén (en funciones desde el 12 de diciembre de 1983, designado por el gobernador de la provincia CPN José María Vernet), había aprobado el anteproyecto de Plan Cultural que le presenté oportunamente, elaborado con aquel propósito de integración de áreas después de un diagnóstico de la situación actual que abarcó dos meses. Mediante sucesivas disposiciones ordenó varios de esos programas y subprogramas, incluyendo un Seminario de Educación por el Arte que se concretó los días 24, 25 y 26 de septiembre de 1984, con la coordinación del Prof. Norberto Vicente Zen, director del IPA “José Bartolomé Pedroni” –creado en diciembre de 1984, con subsedes en Rosario –incluyendo Escuela de Cine y Televisión- donde Piazza ya era reconocido por su talento y perseverancia en la acción. / En ese proyecto de coordinación de áreas, en un contexto de educación por el arte también se concretó el programa El teatro en la Educación, subprograma El mundo de los títeres y con mayor proyección, orientado hacia la educación por el arte de vivir y convivir, el subsecretario Guillén también aceptó la puesta en marcha del Programa “Ecología”; subprogramas: Movimiento de Jardineros y Horticultores; Movimiento de Consumidores Racionales hasta la generación del Movimiento Provincial Ecologista. Jorge Guillén falleció en su despacho, a primera hora de la jornada del lunes 2 de septiembre de 1985 y en consecuencia -como suele suceder cuando se renuevan las autoridades-, se generaron algunas desviaciones en ese rumbo señalado y se puso mayor énfasis en otras iniciativas.

viii Rolando López estudió en la Escuela de Cine creada por Fernando Quique Birri en la Universidad Nacional del Litoral (principios de la década del’ 60). Residente en la capital santafesina, después de asumir las autoridades electas en diciembre de 1983 cumplió funciones en departamentos de audiovisuales; subsecretaría de Cultura de la provincia… Desarrolló personalmente una vasta labor de difusión de “Documentales”, por distintos medios.

ix La semana anterior tuvo un derrame cerebral. El intendente de la ciudad de Rafaela C.P.N. Omar A. Perotti, “ante el dolor por el fallecimiento de quien fuera en vida una maestra singular, que supo ganarse el respeto y reconocimiento nacional e internacional tanto por su trayectoria profesional como por su calidad humana” firmó un decreto de honor y de adhesión “al duelo por el fallecimiento de la señorita Leticia Cossettini” que fue difundido por distintos medios.