2003-2006 PAJAROS en hojas blancas… desde Ceres.

 

EL DÍA DE LOS PÁJAROS – Celebraciones…

Tras la presentación del libro El día de los pájaros del talentoso poeta y escritor santafesino Gastón Gori, desde el “Servicio de Educación por el Arte” se generó un proyecto de celebración a partir de lecturas de obras de autores santafesinos relacionadas con árboles y pájaros, también con algunos insectos…

Así fue como Ime Biassoni Morbidoni -también amiga a perpetuidad de Nidia Orbea Álvarez de Fontanini-, fue una de las primeras educadoras por el arte invitadas a desarrollar algunas experiencias desde su Conservatorio de Declamación “Luz y Lorca” y el Taller Literario “Alfonsina Storni” que dirige en Ceres (Departamento San Cristóbal), con proyección en localidades cercanas.

2003 – “Pájaros en hojas blancas para volar en palabras…”

Después de algunas comunicaciones por e-mail desde el SEPA y mediante ese sistema remitidos varios textos seleccionados para estimular la lectura de obras de autores santafesinos, Ime Biassoni Morbidoni elaboró un plan de actividades y a fines de diciembre de 2003, con el título Pájaros en hojas blancas para volar en palabras… reunió un conjunto de poemas escritos en el Taller de Literatura “Alfonsina Storni” que ya ha publicado dos libros: Un lugar (1990, ed. Universidad Nacional del Litoral) y Ventanas –coedición Municipalidad de Ceres – Secretaría de Postgrado y Servicios a Terceros. Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral.

Aquí, la bandada de pájaros dispuesta para seguir volando desde el amanecer…

Mil colores

Pinto a mi colibrí

de mil colores

Porque cantando

adorna a la primavera

Viajero incansable

mis flores te esperan

navegando mundos

te dibujo una espera.

Daiana Nicolau – 6 años.

Corazón a la mañana

Corazón del aire

despierta en la mañana

anunciada por el sol.

Es mamá calandria

que a sus tres pichones

protege de telarañas.

Gimena Correntti – 6 años/2003.

Sedosos hilos

Pájaros del aire

en busca de libertad

y una canción de agujeros

que por la calle va.

Sedosos hilos

para tu nido

aunque algunos niños

te quieran enjaular.

Yamira Nicolau – 8 años/2003.

Ime Biassoni Morbidoni, el 28 de noviembre de 2003, sintió el impulso de expresar:

Ave sin nido

Ave sin nido.

Te quitaron tus raíces

lo mismo que al indio.

¿Cuál fue tu culpa

si surcando cielos

adornaste el paisaje

con tu persistente vuelo?

¡Si con tu canto

despiertas cada mañana

anunciando un nuevo comienzo!

Ave sin nido

sin culpa.

sin rencores.

Simplemente

¡Vuelas!

Imitando a los pájaros

Muchas veces me pregunto

si tal vez Dios quiso castigarme…

Yo no sé, no entiendo

¿por qué hizo que nazca en medio de humanos…?

convirtiéndome como fin obligatorio en uno de ellos,

sintiendo los besos crueles y los golpes del destino,

cayendo y tropezando con las piedras

de un camino, estrecho y callado,

repleto de charcos donde se ahoga mi felicidad

donde muere mi risa y donde caen mis lágrimas.

En las monótonas noches del barrio

Cada noche, voy a encontrarme con mis sueños…

Tirada en un tapialito venido abajo, con luna llena, a veces dulce a veces amarga…

Aunque al despertar, temo

encontrarme sólo con una oscuridad vacía e ignorante.

Entre mis locos deseos

siempre aluciné con… con ser un pájaro

y así, volar y volar sobre un mar sin agua

con sabor a libertad, a frescura…

Y yo le cuento mis ganas

de que me hubiese conformado con ser…

¡tan sólo una pluma!

para cubrir sus alas del frío

y para no enamorarme del amor,

para no sentir, para no sufrir

para nunca desprenderme de su masa,

y así, con un pájaro… revolotear por el aire y dibujar las estrellas

para no volver a amar.

Pero abriendo los ojos, ubicando la mente

yo sé que…

más allá de los problemas

más allá de lo que somos

todos podemos respirar un aire más puro,

todos podemos emprender un nuevo vuelo

imitando a los pájaros…

con las alas del alma.

Ana Paula Cremona – 23 años/2003.

Buscando pájaros

Busco pájaros, el viento lo sabe.

Absorbo alas del libertino encuentro de copas verdes.

Busco un nido para mis condenas…

Busco la alegría en las arenas de tus uñas.

Busco el plumaje de tus sabias voces,

el trino sagrado que conjuras con tu música

en el campo matutino y relajado.

Quiero elevarme al aire donde habitas,

y dibujar en las nubes con pinceles mágicos de tus brillantes colores;

dos niños jugando, dos pájaros alados.

Busco verte, quiero verte, alegrarme el día.

Busco escucharte, alado manto del cielo.

Te busco pájaro en la mañana, cuando aclara el día,

al amanecer, en la tarde dormida, colmada de amarillos dorados;

tarde bañada en oro.

Quiero tu complacencia, tus placeres divinos.

¿Me acompañarías a volar?

Serías mi amigo, seguramente si fueras humano.

Es mejor que lo sigas siendo.

¿Prometes llevarme a volar contigo?

Vamos, volemos!

Antonio Dovis – 19 años / 2003.

Leyenda de unas aves

De la soledad de la antigua roca

resaltan dos esbeltos soldados llenos de poderío.

Eran exacerbados por la ingenuidad de una nube.

Se dirigían con rumbo norte-sur por el camino de las gaviotas.

Se dirigían con rumbo norte-sur por el camino de las gaviotas.

Y pasando por la sombra de un gigantesco árbol acamparon.

Se sentían cansados y fatigados por haber perdido mil batallas,

pero trataban de comenzar una vez más.

Les llamó la atención la antigua roca,

no esperaban verla tan sola, desolada.

El viento tocó las hojas de los árboles

y se elevó una leve brisa.

Rápidamente refrescó.

Estos soldados eran enviados del Señor.

Eran soldados de Cristo.

De pronto la antigua roca brilló con intensidad

llamando la atención de los guerreros.

Los guerreros de la paz sintieron una voz interior que les hablaba.

Transcurría el año 17 a.c.

Por imperio divino algo extraño había ocurrido.

El Señor les había encomendado una tarea.

Una tarea bastante difícil.

La de hacer feliz a la humanidad con sus cantos.

De allí que los transformó en una pareja de aves.

Lanzaron dulces romanzas al infinito

y recorrieron el mundo elevando sus sones diamantinos

y esparciendo aves de distintas especies.

No habían estado perdidos.

Se habían dirigido por el camino correcto,

por el camino del sueño de la antigua guerrera madre.

De allí que al primero de sus hijos lo bautizaron gaviota.

Los dos guerreros murieron fundios en el fondo de un mar.

Pero el espíritu elevado tan alto por los aires… y los cielos.

Antonio Dovis – 19 años / 2003.

2006 – Primavera en el Taller “Alfonsina Storni”…

Seguimos cerca de Ime Biassoni Morbidoni y de las señales que van dejando los niños y jóvenes asistentes a su Conservatorio de Declamación “Luz y Lorca”; seguimos recibiendo mensajes sobre diversas actividades en distintas provincias argentinas y en el exterior.

En esta primavera, así como han nacido pichones en diferentes nidos, también crecerán las familias de queridos ceresinos cuando tras nueve lunas emocione otro llanto recién nacido…

En el Servicio de Educación por el Arte, así como nacen los brotes se han generado diversas propuestas para celebrar la “Semana de los Pájaros (10 al 16 de noviembre)” y el “17 de Noviembre: Día de los Pájaros – HOMENAJE a GASTÓN GORI… ¡el Patriarca de los Pájaros!”

Ime a mediados de octubre, preguntaba acerca del “acto del 16 o 17. Supuestamente yo debería estar en San Luis para presentar unos talleres, el día 18 de noviembre. Digo supuestamente porque no sé lo que puede pasar… en estos días debía estar en Lima para retirar un premio publicación y por la nueva nieta que ha de llegar no viajé…”

En el mismo correo, envió estos poemas:

Pajaritos amorosos

Las nubes son muy lluviosas

cometen un error.

Los pájaros vuelan hacia el sol

navegando en busca de calor.

Entre flores hermosas

brincan cantando

hechizando mi día

con campanas

en altas torres.

El viento comete otro error

tumbando nidos con huevos.

A los pájaros los trato con amor

y junto sus huevitos

para que nazcan

lindos pajaritos.

                       Belén Dovis (8 años)

Gastón Gori…

señaló una fecha

para que los pájaros

vuelen mas alto.

Gastón Gori

un 17 de noviembre

pintó con plumas

la palabra AMOR.

Los pajarillos

Cantan en una rama

todos los pájaros

y hacen piruetas.

Llaman a Dios

con una canción

de amor.

Y en sus movimientos

brillan sus colores

con la luz del sol.

María Sol Braica – 4 años

Pájaros voladores

Los pájaros

vuelan entre flores

y desparraman

sus plumas de colores.

Tienen magia

en su libertad

y enormes alas

que en el cielo

los hacen brillar.

Lara Ferrero – 4 años

Los pajaritos

Los pajaritos en el arbolito

cantan, bailan y juegan.

El sol los abraza,

les da su calor

y ellos felices están.

La abejita y la mariposa

les piden ronditas

a los pajaritos

que cantan, bailan y juegan.

Jazmín Biancucci – 4 años

Los pájaros

Sobre las ramas

del árbol de Dios,

un pájaro se posó.

Su corazón brilló

como los rayos del sol,

entonces supe

que era un pájaro de amor.

Brisa Dovis – 5 años

Regalo

Un nido de barro

en el árbol del campo,

un pájaro de cielo

pintando mi jardín.

Les regalo mi amor

a los pájaros del campo,

les regalo un sol

a los pájaros del jardín

Agustina Soria – 6 años

Pájaros alegres

Arco iris de libertad

y colores de lluvia

en un árbol de magia

para los pájaros alegres.

Brisa Rueda – 6 años

Vuela

Vuela con magia

mi pájaro feliz,

sus colores brillantes

al sol hacen reír.

No quiero tristeza

alegría sí,

el amor en su pico

viene por mí.

Luisina Ferrero – 7 años

Amor de pájaros

El nido vacío

ahora tiene huevos…

La mamá los empolla

y salen las sorpresas

con el nacimiento de pichones

que van a la libertad.

El asombro

pinta emociones de vuelo

por un arco iris de paz.

Da la suerte

amor de pájaros

y gran felicidad.

María Victoria Braica – 7 años

Pajaritos amorosos

Las nubes son muy lluviosas

cometen un error.

Los pájaros vuelan hacia el sol

navegando en busca de calor.

Entre flores hermosas

brincan cantando

hechizando mi día

con campanas

en altas torres.

El viento comete otro error

tumbando nidos con huevos.

A los pájaros los trato con amor

y junto sus huevitos

para que nazcan

lindos pajaritos.

Belén Dovis – 8 años.

Libres

Palomas que me darán

el silbido,

colores que me darán

pasión

y gritos que no me encadenarán.

La luna, paloma

le dará a tus plumas.

Mi corazón

y las estrellas

amasarán luces

para brillar pájaros,

en el campo,

con suspiros blancos.

El don de tu volar

paloma

es luz para mi alma.

En el mundo

en que yo vivo

ocupan un lugar

los pájaros queridos.

Leticia Paulón – 9 años.

Mi pájaro

Mi pájaro

tiene plumas

de colores.

Vive en

su nido

en una rama.

Sus alas

tienen sombras

extrañas.

Mi pájaro

viste de rojo

azul y amarillo

y vuela

muy feliz

sobre los ríos.

Cecilia Fidalgo – 9 años

Ventanas

Ventanas de canto

vuelos blancos

y melódicos pájaros

perfumando al sol

con campanas de amor.

Construyen sus nidos

con pajitas y barro

y sus silbidos

recorren el aire,

pintando mi ventana

en cada mañana.

Cecilia Paulón – 10 años

Pájaro

¿Cómo armar esta historia

cuando tantos son los tiempos

que se tejieron?

La luz descolgó sus hilos

para tu primer pío

en el tibio nido.

Tus alas de seda

pintaron espacios

con el libre movimiento.

El viento fue testigo

de tu raudo vuelo

jinete del aire.

Sonrieron los cardos

al despertar del movimiento

esperando las melodías.

El misterio en follajes

fue música para el alma

anunciando cada mañana.

¿Cómo entender esta vida

tan bella y buena

cuando una honda se presenta?

El campanario queda sin campanas

cuando se cercenan alas

por error del dominio.

El verde se vuelve rojo,

lloran huevos en los nidos

mutilados en el olvido.

Existe una verdad para entender

para que el camino no sea dolor

para que un pico firme

porte la palabra AMOR.

Ime Biassoni Morbidoni.

NO TE OLVIDES DE MIRAR EL CIELO

no rechaces el milagro

de contemplar pájaros celestes,

para dar nuevas formas

al espacio verde.

Ime.

Desde Ceres…

30 de octubre de 2006.