Reutemann: más allá del protocolo.

reutemann

Con el título Detrás de Reutemann: el Lole, el periodista Darío Pignata publicó parte de una entrevista con el gobernador de la provincia de Santa Fe, un día después de su encuentro con el “nuevo presidente de Brasil –Lula- junto a Felipe Solá”, gobernador de la provincia de Buenos Aires; un tiempo de excesivas conjeturas en torno a posibles fórmulas para la elección de presidente de la Nación Argentina. i

Santa Fe: 11ª Fiesta del Deporte…

Pignata estaba junto al gobernador y a los Fabianes Acosta y Tavella, “organizadores de la 11ª Fiesta del Deporte” que le habían entregado la invitación para la “11ª Fiesta del Deporte” y en esa oportunidad, Carlos Alberto Reutemann dijo:

Tengo ganas de ir a la Fiesta del Deporte el próximo 19 para estar junto a los atletas”…

Aquí, sólo se pretende dejar algunas pinceladas más que podrán servir para seguir completando el perfil del reelecto gobernador santafesino y por eso, es interesante reiterar lo expresado por el periodista santafesino: “La primera impresión es que al ‘Lole’ lo distiende hablar con interlocutores que no son los diarios (pasando en limpio: noteros políticos).” Sabido es el acoso que suelen soportar algunas personas -artistas, políticos, víctimas de secuestros…- cuando algunos periodistas quieren ser los primeros en difundir noticias o producir impactos emocionales en lectores, sean de diarios, revistas o televidentes. No sorprende que Carlos Reutemann haya expresado:

Entiendo el trabajo de cada uno, pero por momentos llega a ser enfermizo y desgastante hablar siempre de lo mismo.”

Recuerdos desde diciembre de 1999…

No pudo eludir otra referencia a su trabajo desde que asumió el 10 de diciembre de 1999:

La gestión en sí, lo que nos tocó del ’99 hasta ahora, fue muy dura. Yo tenía, cuando asumí, una visión complicada de lo que iba a ser el período, pero jamás pensé que iba a ser tan negativo en todo. Siempre malas noticias, porque es una situación inesperada. Inesperada en cuanto a su magnitud. Son tres años de una pelea continua de lo cotidiano, de lo negativo. Lo malo, la mala noticia, todo lo que pasó, la situación política, el que se vayan todos, el corralito, el desempleo, la desnutrición, la inseguridad y todas esas cosas…”

…Son una cantidad de crisis simultáneas que ojalá le puedan dar al país la posibilidad de sentar las bases para construir algo sólido. Quiera Dios que estemos, con este sufrimiento presente, construyendo los cimientos de un gran edificio para el futuro. Nos tocó una época mala de estar en la función. Si es el sacrificio para que los que vengan vivan mejor, lo asumiremos como algo poco feliz pero totalmente justificado”…

Sabido es que en diciembre de 1999 también asumió sus funciones el presidente de la Nación Dr. Fernando de la Rúa (UCR) y que continuó la crisis socioeconómica a la vez que se acentuaron las demandas de diversos grupos incluyendo cortes de calles y de rutas.

Protestas con cortes de rutas, cacerolazos…

Después en la capital argentina siguieron los cacerolazos y en algunas ciudades resultaron contundentes los acontecimientos del 19 y 20 de diciembre de 2001, determinante de la renuncia del presidente Dr. Fernando de la Rúa, enseguida la aplicación de la ley de acefalía: asunción del presidente del Senado; designación por la asamblea legislativa del doctor Adolfo Rodríguez Saa (asumió el 24 de diciembre y estuvo en funciones una semana), renuncia y asunción transitoria de otra autoridad legislativa; otra asamblea y elección del doctor Eduardo Duhalde hasta el 10 de diciembre de 2003, fecha que luego se modificó para entregar el poder el 25 de mayo de ese año. En ese contexto, era frecuente ver pancartas y escuchar el clamor de los grupos de oposición organizados como sectores de partidos políticos, desocupados, personas que recibían planes de asistencia social y diversas asociaciones barriales. En consecuencia, durante aquella entrevista en diciembre de 2002, cumplido el tercer año de gobierno de Reutemann, el periodista Pignata lo impulsó a que opinara con respecto a la insistencia “¡Que se vayan todos!”… también expresada por algunos políticos, aunque tiempo después quedó demostrado que la única coherente fue la diputada Dra. Elisa Lilita Carrió, quien a partir del 2003 no ocupa cargo político…

¿Qué se vayan todos?…

Es oportuno reiterar el párrafo completo difundido desde el litoral:

No viene mal saber qué piensa un tipo como Reutemann, al que ven bien ‘casi todos’, justamente acerca de la frase del año en este bendito país: ‘Que se vayan todos’. Primero piensa, respira, se toma su tiempo y responde: ‘El que se vayan todos fue una época. Desde mi óptica, como observo las cosas, ojalá mucha gente participe en política. Es mejor. Yo sería una persona muy feliz de que la gente participe en lo público. Me gustaría mucho que la gente vea cómo es desde este ángulo la situación. No muchas veces es desde adentro lo que se plantea desde afuera, por cosas que escucho. En estos tres años, en lo personal, sentí situaciones físicas complicadas, porque tanta presión de lo negativo y lo malo te pasa una factura muy cara, a veces, paga la mente y otras el físico.”

(Lo dijo un hombre que hasta mediados de 1990 no había militado en Partidos políticos y que sin estar afiliado comenzó la campaña para la gobernación porque lo impulsó el presidente de la Nación, doctor Carlos Saúl Menem, riojano, justicialista…)

Nidia Orbea de Fontanini.

i Santa Fe, Diario El Litoral. Semanario “Nosotros”, sábado 14 de diciembre de 2003, p. 12 y 13. Crónica de Darío Pignata.